27726
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27726,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
VENTURA, PEDRO NOLASCO

 

Arquitecto. Estella (Navarra), 1775 – Madrid, 1834.

 

Pedro Nolasco Ventura nació en Estella en 1775. Se desconoce la fecha de su llegada a la corte e igualmente escasa es la trayectoria vital del arquitecto navarro, fallecido en Madrid en 1834.

 

Formado en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, bajo el ministerio de Pedro Arnal y Silvestre Pérez, integró según Carlos Sambricio la tercera generación de arquitectos ilustrados compuesta entre otros por Pedro Manuel Ugartemendia y Custodio Moreno.

 

En 1799 consiguió el primer premio del concurso trienal de la clase de arquitectura organizado por la Academia, con una propuesta que incluía 3 diseños (1ª, 2ª y 3ª Propuesta. Madrid, Archivo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, GD (A-4751 A 4759), para un cementerio para la corte, respondiendo con ello al tema y requerimientos de la institución para la prueba de pensado, en los que, de manera reflexiva, expresó su concepción sobre la política higiénica imperante concretada en este tipo de edificios concebidos en base a su función para la periferia de la ciudad. Su interés por este tipo de establecimientos se volvió a evidenciar en 1800 cuando afrontó la ejecución de un proyecto de Lazareto ideado igualmente para las inmediaciones de Madrid, respondiendo de nuevo al asunto solicitado por la Academia para optar al título de maestro arquitecto que alcanzó en 1802.

 

Facultado para el ejercicio de la actividad, en 1803 se estableció en su lugar de origen, tras asumir el nombramiento como director de los Caminos Reales de Navarra. En 1806 fue nombrado arquitecto municipal de la ciudad de Pamplona. Las nuevas competencias asumidas si bien le alejaron de la corte, le permitieron introducir el lenguaje clasicista y los ideales de la arquitectura de la Razón, en el norte, convirtiéndose en el principal difusor de los preceptos arquitectónicos imperantes. De este periodo destacan entre otras obras la torre de la iglesia de Arroniz y la iglesia de Santa María de Alló.

 

A instancia de las principales personalidades políticas de Pamplona, recibió el encargo de crear una Real Academia de Bellas Artes en dicha ciudad, un proyecto de notable interés que, por razones, principalmente económicas quedó sin concretar, si bien refleja la consideración lograda por el arquitecto y la confianza depositada en él por las autoridades locales.

 

En 1821 se trasladó a Madrid, estableciendo definitivamente su residencia en la corte. A finales de ese mismo año fue nombrado académico de mérito por la Academia de san Fernando, una distinción que refrendó con una disertación ante sus colegas sobre los órdenes clásicos, griegos y toscanos, argumentos que habían figurado entre sus intereses teóricos. La relación generada con la institución a partir de entonces le permitió asumir nuevos encargos a través de la Comisión de Arquitectura. Su presencia en la villa favoreció su nombramiento como arquitecto del Ayuntamiento de Madrid.

 

En 1825 fue propuesto como director de las materias de Aritmética y Geometría en el Estudio de la Merced de la calle de Fuencarral de Madrid, la escuela que desde 1817 dirigía Custodio Moreno, en la que ocupó el cargo de secretario del centro hasta su muerte ocurrida en el verano de 1834.

 

A pesar de su capacidad, los años difíciles en los que le tocó desarrollar su actividad impidió la materialización de proyectos en Madrid. El último de los proyectos destacados que llevó a cabo fue la conclusión de la Aduana de Málaga.

 

CATÁLOGO DE OBRAS

 

-1801

Proyecto de iglesia de San Marcial. Junto con Pedro Arnal.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

AA.VV., Hacia una nueva idea de la arquitectura: Premios Generales de Arquitectura de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (1753-1831): cat. exp., Madrid, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 1992.

 

GUTIERREZ DE PABLOS, CARLOS , El palacio de la Aduana de Málaga; Construcción y reformas posteriores, Sevilla: Tesis doctoral, 2005.

 

SAMBRICIO, CARLOS, «La tercera generación ilustrada: la arquitectura de la Revolución», en La arquitectura española de la Ilustración, Madrid, Universidad Politécnica, 1986, p. 268.

 

HERAS CASAS, CARMEN, Pedro Nolasco Ventura, Diccionario biográfico de la Real Academia de la Historia, https://dbe.rah.es/biografias/22615/pedro-nolasco-ventura

 

LABEAGA MENDIOLA, JUAN CRUZ, Pedro Nolasco Ventura, Pamplona: Gran Enciclopedia Navarra, 1990, t. XI.

 

BALSALOBRE GARCÍA, JUANA MARÍA, «Lazaretos, historia y proyectos en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Parte I)», Espacio Tiempo y Forma, Serie VII, Historia del Arte, 15 (2002), pp. 203-228.

 

MUÑOZ MORA, MARÍA JOSEFA, «Historia de dos ciudades: análisis del urbanismo de los primeros camposantos españoles», Revista de temas de arquitectura, 7 (2016), pp. 83-100.

 

LARUMBE MARTÍN, MARÍA, «La arquitectura académica en Navarra», Cuadernos de la Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro, 3 (2008), pp. 405-426.

 

LARUMBE MARTÍN, MARÍA, El Academicismo y la arquitectura del siglo XIX en Navarra, Pamplona: Gobierno de Navarra, 1990.

 

CONCEPCIÓN LOPEZOSA APARICIO

FECHA DE REDACCIÓN:

FECHA DE REVISIÓN:

X