27873
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27873,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Breve tratado de todo genero de bobedas, 1661.
JUAN DE TORIJA                                 

 

Aparejador mayor del Buen Retiro y alarife de la Villa. Madrid, 1624 – Madrid, 1666.

 

Juan de Torija nació el 14 de julio de 1624 en la calle del Leal de Madrid, siendo bautizado en la iglesia de San Sebastián el 4 de agosto[1], hijo del maestro albañil Gabriel de Torija y de Antonia García de Angulo. Juan contrajo matrimonio con Isabel de la Peña, hermana de Pedro de la Peña el Mozo, que sería después aparejador segundo de las obras reales, y de Gaspar de la Peña, futuro maestro mayor de las obras reales[2].

 

El 15 de septiembre de 1648 se obligaron Pedro y Gaspar de la Peña a favor del convento agustino calzado de San Felipe el real de Madrid a hacer de cantería el ornato de un lienzo del claustro y un cuarto en ángulo arrimado a él. Se aludió a unas plantas y alzados que serían sin duda obra de padre e hijo. No podría excederse salvo acuerdo por escrito con el prior y el convento[3]. Pedro de la Peña falleció el 14 de enero de 1650 y le sustituyó en la obra su yerno Juan de Torija. El 21 de febrero dio poder Gaspar a éste para presentar ante la justicia una requisitoria despachada por un alcalde, relativa a cierta cantidad de teja de Añover que debía dar a los contratistas Alonso Pérez, vecino de esta localidad, y el 1 de octubre de 1653 otro para cobrar cal por valor de 1.280 reales que le habían entregado. Para 1652 ya estaba acabado el cuarto pero al año siguiente seguía faltando el lienzo del claustro. Por Llaguno sabemos que se trataba de la panda del sur y que el cuarto era el dormitorio, y que la obra se acabó en 1654, cuando la tasaron el hermano jesuita Francisco Bautista y Martín García[4].

 

En 1649 cayó un rayo sobre el chapitel de la torre de la parroquial de la Asunción de Colmenar Viejo y la deterioró gravemente. Se llamó a varios canteros de Madrid para explicar cómo hacer la reparación y valorar su coste, y Domingo de Adúzar la estimó en 7.000 ducados y después Gaspar de la Peña y Bartolomé Sombigo en 6.000, que dejaron en 5.000 al otorgar escritura a falta de la licencia del arzobispo de Toledo[5]. Ambos maestros propusieron arreglar primero, por ser lo más urgente, los dos arcos de las campanas de un lado de la torre y después fabricar las tres hiladas desaparecidas del ochavo del chapitel y reparar el remate de éste. Por su testamento de 1676, sabemos que Peña contrató la obra en solitario y la traspasó a Juan de Torija.

 

Por estos años Torija debió hacer una obra importante para el duque de Osuna, que debió ser en sus casas madrileñas, por las cuales le debían 7.000 reales en 1676, de los que la mitad correspondía a su hermana Isabel como heredera de Torija, fallecido en 1666.

 

El 21 de agosto de 1652 Juan de Torija cobró por obras hechas en las casas del duque de Uceda en que vivía el valido don Luis Méndez de Haro, marqués del Carpio. El 13 de mayo del año siguiente valoró Villarreal los balcones grandes que había hecho Torija en la gran galería. El 4 de febrero de 1654 otorgó carta de pago por varios arreglos que hizo en el palacio[6].

 

El palacio del Buen Retiro sufrió un incendio el 15 de marzo de 1653 y Torija tuvo un importante papel en su reedificación porque se le pagaron 100 ducados por su asistencia en las obras[7]. Al parecer fue aparejador del real sitio y del de la Zarzuela en sustitución de su cuñado Pedro de la Peña desde el 14 de noviembre de 1652[8].

 

El 17 de mayo de 1653 otorgó testamento su madre, que vivía en sus casas de la calle del Leal y vivió aún bastantes años más. Era poseedora de un mayorazgo fundado en la iglesia de San Juan de Ocaña que legaba a su hijo primogénito, el alférez Gabriel de Torija. A su hija Juliana al casar le dieron ella y su marido 300 ducados en la mitad de su casa y 100 ducados en bienes muebles y menaje de casa. Mandó la otra mitad de la casa a su otra hija Antonia, que con esta dote pudo casar con Manuel del Olmo, quien llegaría a ser aparejador de las obras reales. Nombró albacea a su marido y a su hijo Juan y herederos a éste, a los tres hijos citados y al último hijo Gil[9].

 

El 6 de marzo de 1654 se concertó con Martín Reymundo de Aviego, secretario del consejo real de Aragón, para hacer por 14.000 reales una galería en el jardín de la casa del príncipe de Esquilache, arrimada al cuarto del Mediodía[10]. En otoño hizo una portada de granito para las cocinas del rey en el Alcázar[11].

 

Desde 1655 trabajó en el palacio real de Valdevelada junto con Juan Sánchez[12]. El 31 de mayo de 1657 sucedió a su cuñado Pedro de la Peña como aparejador mayor de las obras del Buen Retiro, pero como conllevaba su residencia en el propio real sitio, cedió al año siguiente su puesto a su amigo Juan Sánchez[13].

 

El 13 de octubre de 1657 contrató la iglesia del hospital real de Nuestra Señora de Montserrat, conocido también como de la Corona de Aragón. No se especificó quién era el autor de la traza. El templo tendría camarín en la cabecera, dos sacristías con sus escaleras de acceso, crucero con dos capillas arrimadas dedicadas a la Virgen del Pilar de Zaragoza y a la Virgen de los Desamparados de Valencia. La haría de ladrillo y mampostería encalados y con algunos elementos de piedra. Recibiría el dinero según fuera trabajando e hipotecó sus casas en la calle de Santa Apolonia. El 15 de octubre terminó de cobrar los primeros mil ducados del primer plazo. En 1660 Torija reclamó al hospital la falta de pagos y se ordenó tasar lo fabricado al hermano Francisco Bautista, quien el 29 de junio presentó su valoración, que ascendió a 141.500 reales. El 5 de octubre pidieron los administradores de la institución que Torija se conformara con 6.000 reales últimos sin pedir más dinero. La iglesia no se acabó hasta 1678, años después de muerto Torija, sin las capillas laterales.

 

El 9 de marzo de 1658 se concertó Torija con Gabriel Garrido para hacer obras en su casa a la entrada de la calle de Embajadores, frontera a la plazuela del Rastro[14]. No conocemos más noticias en este año ni los dos siguientes.

 

En 1661 fue llamado junto con el maestro de obras Juan de Pineda a Sevilla a dictaminar sobre las obras del sagrario de la catedral. Ese año publicó dos escritos, las Ordenanzas de la villa de Madrid, recopilación de ordenamientos municipales aprobada por prestigiosos maestros y que aprovechó luego Teodoro Ardemans para elaborar las suyas de 1719, y un manual sobre bóvedas regulares e irregulares del cual escribió el agustino recoleto fray Lorenzo de San Nicolás en la segunda parte de su tratado “Arte y uso de Architectura (1665)” que era en realidad un texto de su difunto suegro, Pedro de la Peña el Viejo, quien a su vez había plagiado a Alonso de Vandelvira[15].

 

El 14 de abril de 1662 se encargó de hacer la albañilería del ochavo, media naranja, linterna y chapitel de la capilla de Nuestra Señora de Atocha en su monasterio dominico por traza y condiciones del maestro mayor de las obras don Sebastián de Herrera Barnuevo[16]. Además rompería la bóveda de la primera capillita que debía servir de pórtico y donde se pondría el balcón circular para las lámparas de la capilla. La mitad del ladrillo sería colorado y la otra mitad rosado. Sobre los cuatro arcos torales construiría un cuerpo ochavado de albañilería de con sus resaltos, pilastras y botareles. El interior del ochavo, media naranja y linterna se jaharraría de yeso negro y dejaría preparado para blanquear. El chapitel tendría desde la cornisa su armadura. Por fuera tendría molduras, linterna, faldón, buhardas y aguja con el remate habitual de bola de cobre y veleta y cruz de hierro dorados. Cobraría 5.750 ducados de la hacienda real, 2.000 ducados al contado, 2.000 mediada la tarea y los 1.750 restantes al finalizar; dispondría de cinco meses de plazo. Hipotecó sus casas en la calle de Santa Apolonia que salían a la calle de San José. El 3 de agosto de 1663 hizo postura de 5.500 ducados en la yesería de la capilla y su camarín y sus balcones de hierro –que Torija dejó al margen de su obligación-, de nuevo por traza y condiciones de Herrera Barnuevo, pero el maestro de obras Manuel Pérez se adjudicó la obra por 54.500 reales[17].

 

El maestro de obras Cristóbal Maza se concertó el 12 de agosto de 1665 con don Jorge de Castelví, caballero de la orden de Alcántara, del consejo de Aragón y capellán mayor de la princesa doña Juana, para hacer obra y reparaciones en el monasterio de las Descalzas reales y las casas accesorias de las beatas y sus criadas. Juan de Torija había hecho el 28 de febrero de orden de don Jorge unas condiciones y el 22 de abril una memoria de precios. El 22 de mayo se remató la tarea en Maza, que la haría en cuatro meses y se le pagarían hasta 8.000 ducados a expensas de la tasación. Había que hacer una zanja de media vara de ancho y dos pies de profundidad bajo el suelo y llenar de cascote de ladrillo o teja y macizar el resto de tierra y empedrando para dejar la enfermería de las franciscanas libre de humedades, porque su pared arrimaba al lavadero y casa de las beatas. También tenía que solar el pavimento de granito en esa zona. Se haría una escalera para subir desde una pieza junto a la capilla de la Virgen del Milagro hasta los desvanes, y otra pieza inmediata se haría nueva la armadura por estar hundiéndose. Había que reforzar los suelos, alzados, armaduras y tejas de algunos desvanes. También se harían labores de renovación en las cocinas y en una galería o corredor que miraba a la huerta[18].

 

El 8 de abril de aquel año otorgó Torija carta de pago y finiquito por las obras que había llevado a cabo en las casas del marqués de Aytona en la calle Atocha[19].

 

El 28 de agosto de 1666 otorgó testamento. Mandó ser enterrado en el convento de San Felipe en la sepultura de su suegro Pedro de la Peña. El consejo real de Aragón le debía aún 50.000 reales por el hospital de Montserrat según las declaraciones del padre Bautista. Dio a su hermana Juliana, casada con Simón López, mil ducados para una casa. Mandó repartir todos sus libros, papeles, compases y herramientas entre su hermano Gil, su cuñado Manuel de Olmo y el hermano de este, José. Legó a su hermana Antonia, mujer de Manuel del Olmo, tres pinturas de Francisco de Herrera el Mozo, la Caída en el camino del Calvario, el Prendimiento de Cristo y otra más que declararía el propio Herrera. A su cuñado Simón López y a su hermano Gil les dejó sus vestidos y dejó a su cuñada Antonia de la Peña 50 ducados para un luto de bayeta. Ordenó devolver a su madre 19 doblones que le había prestado. Ésta y su mujer Isabel fueron dos de sus testamentarios y sus herederas[20].

 

Ya fallecido Torija, el 22 de abril y el 15 de mayo de 1676 otorgó Gaspar de la Peña dos testamentos[21]. Su cuñado Juan de Torija le había legado antes de morir dos pinturas, un escritorio y bufete pequeños que le debía de resto de telas que le encargó estando en Córdoba, y su viuda, su hermana Isabel, casada en segundas nupcias con el compañero de su marido, Juan Sánchez, se lo podía llevar si pagaba el dinero.

 

Juan de Torija fue un maestro de obras que llegó a contratar algunas obras importantes, como la iglesia del hospital de Montserrat o la cúpula de la capilla de Atocha, pero que destacó también como tratadista, si bien obtuvo más elogios por su publicación de las ordenanzas madrileñas que por el tratado de bóvedas, por el cual fue acusado de plagio.

 

CATÁLOGO DE OBRAS MADRILEÑAS

 

-Ornato de cantería en la panda sur y dormitorio del monasterio de San Felipe el real (1648-1653)

A.H.P.M., prots. 6.994, 8.045 y 9.068.

AGULLÓ, pp. 49-53.

 

-Reparación de la torre de la iglesia parroquial de la Asunción de Colmenar Viejo (desde 1649).

Arzobispado de Toledo, Reparación de templos, Colmenar Viejo, Of. 49.

MORENA BARTOLOMÉ, pp. 40 y 51-53.

 

-Casas del duque Osuna (h. 1650-1655)

A.H.P.M., prot. 11.821.

TOVAR, p. 163.

 

-Obras y reparaciones en el palacio del duque de Uceda (1652-1654)

A.H.P.M., prots. 6.065, 8.588 y 9.067.

TOVAR (1975), pp. 165-166. AGULLÓ, II, p. 172.

 

-Galería en el palacio y jardín del príncipe de Esquilache (1654)

A.H.P.M., prot. 9.622.

AGULLÓ, II, p. 172.

 

-Portada de las cocinas reales en el Alcázar (1654)

A.G.S., C.M.C., 3ª época, leg. 1.316.

BLANCO MOZO, p. 406.

 

-Iglesia del hospital real de Montserrat o de la Corona de Aragón (1657-1660)

A.H.P.M., prot. 6.277 y 8.233.

TOVAR (1975), p. 170. BARRIO MOYA.

 

-Obras en la casa de Gabriel Garrido en la calle de Embajadores (1658).

A.H.P.M., prot. 8.873.

AGULLÓ, II, p. 172.

 

-Tambor, media naranja, chapitel, linterna y aguja de la capilla de la Virgen de Atocha (1662)

A.H.P.M., prot. 7.455.

SALTILLO, pp. 197-199.

 

-Reparaciones en distintas dependencias del monasterio de las Descalzas reales (1665)

A.H.P.M., prot. 7.607.

TOVAR (1983), p. 377. AGULLÓ, t. II, pp. 262-265.

 

-Obras en las casas del marqués de Aytona en la calle Atocha (1665)

A.H.P.M., prot. 11.009.

SALTILLO, p. 218.

  

BIBLIOGRAFÍA

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la arquitectura española, vol. I, Boston-Madrid: Universidad de Massachusetts-Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2015.

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la arquitectura española, vol. II, Boston-Madrid: Universidad de Massachusetts-Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2015.

 

AZCÁRATE RISTORI, JOSÉ MARÍA DE, «Anales de la construcción del Buen Retiro», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, I (1966), pp. 99-135.

 

BARRIO MOYA, JOSÉ LUIS, «Algunas noticias sobre la construcción de la desaparecida iglesia del hospital de Monserrat en Madrid», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 33 (1993), pp. 21-40.

 

BLANCO MOZO, JUAN LUIS, Alonso Carbonel (1583-1660), arquitecto del Rey y del Conde-duque de Olivares, Madrid, Universidad Autónoma, 2003.

 

CRUZ VALDOVINOS, JOSÉ MANUEL, «Arquitectura barroca: siglo XVII», en MORALES MARÍN, JOSÉ LUIS, y RINCÓN GARCÍA, WIFREDO (coords.), Historia de la arquitectura española, Madrid: Planeta, 1986, pp. 1246-1247.

 

CRUZ YÁBAR, JUAN MARÍA, «Juan Ortiz de la Rivilla y otros plateros en la capilla de Nuestra Señora de Atocha de Madrid», en San Eloy. Estudios de platería, Murcia: Universidad, 2010, pp. 235-250.

 

DÍAZ MORENO, FÉLIX, «Juan de Torija», en Diccionario biógrafico electrónico de la Real Academia de la Historia https://dbe.rah.es/biografias/8812/juan-de-torija

 

LLAGUNO Y AMÍROLA, EUGENIO, Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su restauración, t. IV, Madrid: Imprenta Real, 1829.

 

MORENA BARTOLOMÉ, ÁUREA DE LA, «La torre campanario de la iglesia parroquial de Colmenar Viejo (Madrid)», Anales de Historia del Arte, 1 (1989), pp. 39-72.

 

SALTILLO, MARQUÉS DE, «Arquitectos y alarifes madrileños del siglo XVII (1615-1699)», Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, LII (1948), pp. 161-221.

 

TORIJA, JUAN DE, Tratado breve sobre las Ordenanzas de la villa de Madrid y polizía della…, Madrid: Pablo de Val, 1661.

 

TORIJA, JUAN DE, Breve Tratado de todo Genero de bobedas Asi Regulares Como irregulares…, Madrid, 1661.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, Arquitectos madrileños de la segunda mitad del siglo XVII, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1975.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, Arquitectura madrileña del siglo XVII. Datos para su estudio, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1983.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, «El hospital de la Corona de Aragón (consideraciones a un edificio del Madrid monumental desaparecido», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 30 (1991), pp. 37-54.

 

JOSÉ MANUEL CRUZ VALDOVINOS

FECHA DE REDACCIÓN:

FECHA DE REVISIÓN:

 

NOTAS

 

[1] TOVAR (1975), p. 165. TOVAR (1983), p. 497.

[2] TOVAR (1975), pp. 153-154. Isabel casó en segundas nupcias con el maestro de obras Juan Sánchez. Los siete hermanos conocidos de Juan de Torija fueron Eugenia (nacida en 1606), Gabriel Baltasar (1619), Eufrasia (1621), el gemelo de Juan, Víctor, Antonia (1627), Juliana (1632), de nuevo Antonia (1634) porque habría fallecido la otra y Gil (1636).

[3] LLAGUNO, p. 46. AGULLÓ, t. I, pp. 49-53.

[4] LLAGUNO, p. 46.

[5] MORENA, pp. 40 y 51-53.

[6] TOVAR (1975), pp. 165-166. AGULLÓ, t. II, p. 172.

[7] AZCÁRATE.

[8] TOVAR (1975), p. 166.

[9] AGULLÓ, t. II, pp. 170-171. Hijo de Gil fue Manuel de Torija, renombrado maestro de obras.

[10] AGULLÓ, t. II, p. 172.

[11] BLANCO MOZO, p. 406.

[12] TOVAR (1975), p. 172.

[13] Vid. BLANCO MOZO, pp. 628-629.

[14] AGULLÓ, t. II, p. 172.

[15] Vid. TOVAR (1975), p. 166. Dedicó el tratado al marqués de Heliche, protector igualmente de Gaspar de la Peña.

[16] TOVAR (1975), p.

[17] SALTILLO, pp. 177-179.

[18] TOVAR (1983), p. 377. AGULLÓ, t. II, pp. 262-265.

[19] SALTILLO, p. 218.

[20] TOVAR (1983), pp. 499-501.

[21] TOVAR (1975), p. 159. AGULLÓ, pp. 51-58.

X