27694
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27694,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
PEDRO DE TOLOSA

 

Aparejador y maestro de cantería. ¿Tolosa, 1525? – San Martín de Valdeiglesias, 1583.

 

Existen dudas sobre su lugar y fecha de nacimiento, lo cierto es que desde 1545 tiene casa propia en San Martín de Valdeiglesias. Figura un primer matrimonio de Pedro de Tolosa con María de la Candelaria, con la que tiene dos hijas, Catalina y Mariana de Tolosa, estas se casarán con dos maestros de obras de El Escorial, Lucas de Escalante y Diego de Arienzo. Años después Tolosa contrae segundas nupcias con Magdalena Pineda con la que tiene otros dos hijos; Alonso de Tolosa, a la sazón maestro de obras en Valladolid y Palencia, y Estefanía de Tolosa.

 

Las obras de la primera etapa de Pedro de Tolosa se localizan entre las provincias de Ávila, Toledo y Madrid. En Ávila, en la iglesia de San juan, hizo los planos del crucero, la capilla mayor y dos capillas colaterales junto a la Epístola. La capilla mayor y el crucero lo terminó Francisco Martín siguiendo las pautas escurialenses. En 1560 trabajó en la catedral de dicha ciudad con el arquitecto Pedro del Valle. En La Adrada, también provincia de Ávila, realiza la iglesia, de estilo escurialense, con una sola nave y capillas entre los contrafuertes.

 

En Toledo, plantea o construye las iglesias de El Real de San Vicente, Hinojosa y Castillo de Bayuela. No parece que en el Real llegase a hacer nada, sin embargo en Hinojosa en 1564, construyó la sacristía de la iglesia a la que remató con una cubierta de doble cúpula y ventana con almohadillado al exterior. En Castillo de Bayuela hizo las dos portadas de la iglesia con un estilo marcadamente purista no sin cierta influencia manierista.

 

En 1559 contrató las iglesias de Navamorcuende, Buenaventura y la Iglesuela. En 1562 intervino en la iglesia de San Martín de Valdeiglesias, donde tenía su residencia, pero sólo construyó la tercera parte del proyecto original que hubo de interrumpirse por falta de liquidez. No se cerrarían las naves hasta 1580 y lo hicieron pobremente, con piedra y ladrillo, por continuar los problemas económicos; Se trata de un edificio de planta basilical con tres naves cerradas por bóvedas de cañón. El crucero se cubre con una cúpula central sobre pechinas de 37 metros de altura.

 

En 1560 está Pedro de Tolosa trabajando en el monasterio jerónimo de Guisando y hasta allí llega el Rey Felipe II con Juan Bautista de Toledo para pasar la Semana Santa. En ese momento le ofrecen el puesto de primer aparejador de cantería de El Escorial. Llega a la fábrica del Monasterio en 1561 y se convierte en protegido de la comunidad jerónima y el especial de fray Juan de Colmenar. Aparece como aparejador de cantería junto con Gregorio Robles, aparejador de albañilería. El 23 de abril de 1563 Tolosa está presente en la colocación de la primera piedra. Entre él y Robles dirigirían las cuadrillas de obreros que abrieron los primeros cimientos. La buena relación del maestro Pedro con los Jerónimos le llevó, junto con el prior Juan de Huete, a realizar modificaciones en los primeros planos de Juan Bautista de Toledo. El arquitecto recomendó en 1564 que se visitasen los monasterios de la Orden para conocer de primera mano las necesidades funcionales de los mismos y solicitó que Tolosa fuese el encargado de tal trabajo.

 

La función de los aparejadores era organizar el funcionamiento de la construcción de la manera más eficiente posible, pero desde el año 1569 se añadieron al cargo las funciones de elaborar las trazas de la obra y establecer las condiciones de los destajos.

 

En 1564 Juan Bautista de Toledo decide unilateralmente prescindir de Tolosa debido a unos errores en los aposentos reales. Sin embargo en 1565 se le vuelve a contratar por expreso deseo del Rey y del Prior. A partir de este momento Pedro de Tolosa pasa a trabajar para el Prior y el otro aparejador, Lucas de Escalante, se entenderá directamente con el arquitecto. Sin embargo esta dualidad terminaría creando problemas entre las dos cuadrillas, hasta tal punto que se reparten el trabajo en zonas diferentes de la obra para evitar coincidir.

 

Así el trabajo de Pedro de Tolosa en el monasterio se centró en las cantinas del lado meridional, la torre de la Botica, la escalera principal y la última parte de la escalera del Refectorio, bodegas, claustros chicos, colegio, iglesia de Prestado, cocina, pared de la Hospedería, chimeneas de las necesarias, lucerna, bóveda del refectorio, capillas del capítulo, cornisa del zaguán, ropería, cimientos de la Basílica e inicio de la galería de Convalecientes.

 

A la muerte de Juan Bautista de Toledo, los dos aparejadores enfrentados, Tolosa y Escalante, se pusieron a trabajar juntos esperando cada uno de ellos ser nombrado maestro mayor; y así se mantuvieron hasta 1576. En ese año hubo una reunión de la Congregación con el nuevo arquitecto Juan de Herrera y Tolosa en la cual Herrera planteó su idea de labrar las piedras en la cantera y trasladarlas después de talladas al monasterio para acelerar el trabajo y reducir costes. Tolosa manifestó de forma contundente su desacuerdo y fue despedido. Recibió 300 ducados de ayuda y 500 ducados anuales de por vida.

 

Mientras trabajó en El Escorial, participó en otros encargos del Rey tales como la casa y estanques de la Fresneda también en El Escorial, el monasterio de Párraces en Segovia, el Real Sitio de Valsaín en Segovia, y el Alcázar de Madrid.

 

En 1576 está en la Colegiata de Villagarcía de Campos (Valladolid) y en Cuenca como maestro mayor del monasterio de Uclés. También en Valladolid hace la Colegiata junto con su hijo Alonso. En 1579 planteó la iglesia del convento de San Antonio de Ávila, costeada por el regidor de la ciudad Rodrigo del Águila. El edificio de planta de cruz latina con bóvedas vaidas, se termina en 1583 y es tasado por el propio Tolosa.

 

Murió Pedro de Tolosa en agosto de 1583 en San Martín de Valdeiglesias, y fue su hijo Alonso de Tolosa el que continuó los trabajos de su padre asumiendo su cargo de maestro de obras.

 

CATÁLOGO DE OBRAS MADRILEÑAS

 

-1562-1580. Iglesia de San Martín de Valdeiglesias.

 

-1563-1576 Obras dentro del Monasterio de El Escorial:

Cantinas del lado meridional. Torre de la Botica. Escalera principal. Refectorio. Bodegas. Claustros Chicos. Colegio. Iglesia de Prestado. Cocina. Chimenea de las Necesarias. Pared de la Hospedería. Lucerna. Bóveda del Refectorio. Capillas del Capítulo. Cornisa del Zaguán. Ropería. Cimientos de la Basílica. Inicio de la Galería de Convalecientes.

 

-1565-1575. Casa y Estanques de la Fresneda (El Escorial).

 

-1565-1575 Alcázar de Madrid. Obras de mejora.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

BUSTAMANTE, AGUSTÍN, La octava maravilla del mundo (Estudio histórico sobre El Escorial de Felipe II), Madrid: Alpuerto, 1994.

 

CANO DE GARDOQUI, JOSÉ LUIS, La construcción del Monasterio de El Escorial. Historia de una empresa arquitectónica, Valladolid: Universidad, Secretariado de Publicaciones, 1994.

 

PARRADO DEL OLMO, JESÚS MARÍA, «Noticias del escurialense Pedro de Tolosa», Boletín del Seminario de Arte y Arqueología, LI (1985).

 

PORTABALES PICHEL, AMANCIO, Los verdaderos artífices de El Escorial y el estilo indebidamente llamado Herreriano, Madrid: Gráfica Literaria, 1945.

 

RUBIO, LUCIANO, «El Monasterio de El Escorial, sus arquitectos y artífices», La Ciudad de Dios, CLXI (1948-1950).

 

VV.AA. “Algunas noticias del escurialense Pedro de Tolosa”, en III Congreso Español de Historia del Arte, Sevilla: CEHA, 1980.

 

 

RAQUEL FERNÁNDEZ-BURGOS

FECHA DE REDACCIÓN: 21 DE NOVIEMBRE DE 2021

FECHA DE REVISIÓN:

X