25619
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-25619,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Detalle del Plano de Madrid realizado por Pedro de Texeira 1656. Biblioteca Nacional de España.
PEDRO TEXEIRA ALBERNAZ

 

Cartógrafo – Lisboa, 159.? – Madrid, 13 de abril 1662.

 

Pedro Texeira Albernaz (también Texeira Albernos, Texeira Albornoz, Tejeirade Albornoz, Tegeira Albornoz, Pedro de Teijera, Texera y Teisera). Maestro de hacer cartas de navegar, Cosmógrafo de S. M., Geógrafo del Rey N. S., Capitán de artillería y práctico ingeniero militar, son las profesiones y empleos que figuran en la documentación.

 

Miembro de una familia de cartógrafos lisboeta, hijo de Luis Teixeira y hermano de Ioão Texeira Albernaz. En fecha desconocida obtuvo el título de « mestre de cartas de marear[1]».Al regreso de la Expedición a los Estrechos de Magallanes y de San Vicente, el capitán Gonzalo de Nodal vuelve de Lisboa el 22 de agosto de 1619 en compañía de los dos hermanos Texeira para realizar las Cartas de los estrechos explorados. Llegan a Madrid el 30 de agosto. El 26 de septiembre las Cartas estaban terminadas, ya que se acompañan a un documento que Ioão dirige a Felipe III solicitando licencia para regresar a Lisboa[2]. Fruto de esta labor es la carta náutica Reconocimiento de los Estrechos… que, grabada por Juan de Courbes, se incluyó en la Relacion del viaje que por orden de su Mag[…]hizieron los capitanes Bartolomé García de Nodal y Gonçalo de Nodal, impresa en Madrid por Juan de Montenegro. Es esta la primera carta que se conserva del portugués y la única de esta especialidad cartográfica. Es semejante a la carta manuscrita realizada por el piloto de la expedición, Diego Ramírez de Arellano, que se conserva en la BNE dentro de la Relación manuscrita del viaje. Sin embargo, el contenido de ambas cartas no es idéntico. Texeira incluye un grado más de latitud de información geográfica, añade topónimos que no aparecen en aquélla y mejora las coordenadas geográficas de varios puntos. Por el contrario, no incorpora la derrota del viaje, ni tiene graduación para el cálculo de la longitud.

 

El 20 de noviembre de 1619 contrajo matrimonio con Eugenia de Salazar, aunque las velaciones no tienen lugar hasta el 26 de agosto de 1622. Desde ese momento fija la residencia familiar en la Villa y Corte, primero en una casa alquilada en la calle Jácome de Trenzo y, posteriormente, quizás a partir de 1647 en que fallece su mujer, en una vivienda propia de dos plantas en la Calle del Pardo. Del matrimonio nacieron dos hijos Francisca y Antonio, quienes adoptaron los dos apellidos paternos. En el momento de fallecer Texeira, Francisca estaba casada con Joseph Lendínez de Guevara, secretario real e impulsor de la edición de su mapa de Portugal, y su hijo ostentaba el empleo de Capitán de la Infantería de Italia.

 

De mano del cosmógrafo Ioão Baptista de Lavanha se integra en dos comisiones. La primera, en 1620, como cosmographo para el levantamiento del mapa del reino de Portugal. En 1624 fallece Lavanha y Texeira continúa con los trabajos que terminan hacia 1630. El mapa permaneció manuscrito, pero está documentado su uso al comienzo de la campaña de Portugal en 1640. En 1651 Texeira pide una ayuda a Felipe IV para su impresión, que se hará efectiva en 1662, por orden real, con la intervención de su yerno, Joseph Lendínez de Guevara y costeado por el Consejo de Portugal. El portugués no llegará a verlo impreso[3].

 

La segunda en 1622, conocida como la Comisión del Mapa, donde figurará como «entretenido» junto a los capitanes Pedro Fernández Manjón y Gabriel de Santa Ana. El fallecimiento de su mentor en 1624, le deja al cargo de la empresa en la que ejerce las funciones de director a la que terminó por ajustar en sus objetivos: un recorrido por las costas de la península de la que se levantaron mapas. Cada uno de los comisionados se encargó de cartografiar una parte del proyecto, que finalmente se desarrolló hasta 1630, año en el que estaría terminada la descripción textual, no así el dibujo y compilación de mapas, que prolongaría el proyecto hasta que fue presentado al rey para su aprobación el 27 de marzo de 1634. Bajo el título Descripción de España y de las costas y puertos de sus reynos. Por Don Pedro Texeira Albernas. Cavallero del abito de Christo, que se conserva en la ÖNB de Viena (Codex Miniatus 46). Consta de ochenta y siete folios y ciento dos mapas de desigual factura[4]. De esta empresa surgió la confección de un atlas de pequeño formato dedicado al marqués de Leganés, que a modo de resumen de una parte del trabajo incluía un planisferio, un mapa de España y nueve mapas de la costa cantábrica, y cuatro manuscritos que, bajo el título genérico de Descripción de las costas de España, ofrece una relación topográfica de los puertos.

 

En 1625 Texeira viaja a Andalucía acompañando al comisario general de la caballería e infantería Pedro Pacheco, junto con otros tres «entretenidos» para hacer una descripción de la ciudad de Málaga y de sus fuertes. Texeira pasó por Cádiz poco tiempo después del ataque de la flota inglesa y realizó una representación de la bahía de Cádiz y defensas aledañas durante el asedio, del que se conserva un grabado inspirado en su diseño[5]. El resultado del cometido en Málaga es el manuscrito Descripción de Málaga y su playa y fortificaciones […Año de 1626 en el que incluye las plantas de los fuertes. Pintó además un plano del fuerte de La Trinidad y cinco cuadros al óleo.

 

La posibilidad de que Francia invadiera la Península hace que Texeira se desplace al norte en dos cometidos entre 1636-8. El primero al País Vasco, a evaluar las defensas de que se disponía a tal efecto. En 1636 el monarca comunica al capitán general de la frontera de Guipúzcoa, Antonio Idiáquez y Butrón, el nombramiento de los ingenieros militares Jerónimo de Soto, Marco Antonio Gandolfo y Pedro Texeira –que vuelve a visitar las plazas por las que había iniciado su itinerario para la Descripción de España– con el propósito de elaborar un informe de reconocimiento. Este documento de 29 folios fechado el 31 de marzo de 1636, está firmada por los tres Capitanes en la última hoja. Al final se añaden 6 hojas de mapas y planos plegados[6].

 

Un año más tarde se dirige al reino de Navarra, comisionado por la Junta de Ejecución y por el Arzobispo de Burgos con los mismos compañeros e idéntico cometido: reconocer los pasos de montaña y el estado de las plazas, origen de un repertorio documental entre el que se encuentran dos mapas[7] y los planos de la planta de la fortificación y villa de Burguete junto con el perfil del baluarte, todos ellos firmados por Texeira. Hay otro plano sin firma que lleva por título Burguete. En consonancia con esa misma empresa habría realizado un levantamiento de la fortificación de Pamplona.

 

El 8 de junio 1650 el marqués de Aguilafuente por orden de la Junta de Guerra, encarga a Texeira la confección de un mapa del reino de Valencia con los confines y fronteras de Aragón. En junio del siguiente año todavía no estaba terminado, pero el mapa se imprimió en fecha desconocida a partir de 1652.[8]

 

Pedro Texeira dotó a Madrid del monumental plano mural Topographia de la Villa de Madrid, obra cumbre de la representación planimétrica hasta ese momento. Todo lo que conocemos de esta obra es por lo que se encuentra en el plano impreso, ya que hasta ahora no se ha encontrado noticia alguna respecto al mismo. La edificación reconocible que aparece en el plano permitió datar con mucha aproximación la etapa de su levantamiento, posterior al otoño de 1648 y con finalización en 1651.Una etapa convulsa en la política hispana en la que el portugués reside en Madrid de forma intermitente con frecuentes desplazamientos a Cataluña, Aragón y Valencia para la elaboración de los mapas correspondientes por orden de la Junta de Guerra, que no tendría finalizados y entregados hasta después del verano de 1651. A partir de este momento Texeira se dedicó al dibujo del plano, cometido que le llevó posiblemente dos años de trabajo. En 1653 el dibujo del plano estaba terminado, por lo que claramente en la fecha que aparece en la dedicatoria a Felipe IV, hay un error de grabado de la I por la L, quien pudo contemplar una imponente representación de la capital de la Monarquía Hispánica – Matritum Vrbs Regia – en la que el cosmógrafo unió la imagen de la ciudad a la figura del monarca a través de la dedicatoria explícita […] al rey católico Felipe IV, fuerte y piadoso esta su ciudad (que) simboliza, en tamaño reducido, el orbe que le está sometido», inserta en el pedestal de la alegoría regia, junto con la minuciosa delineación de los espacios reales claramente destacados en el tejido urbano. Un descomunal trabajo por iniciativa personal en paralelo al de otros cartógrafos que realizaron esfuerzos semejantes: Antonio Tempesta (Roma 1593, con posteriores reediciones), Baltasar Florisz (Ámsterdam 1625, con posteriores reediciones), Martin de Tailly (Bruselas 1640) y Jacques Gomboust (Paris 1652) en aras de una promoción personal que estos otros alcanzaron, no así el portugués.

 

Lo que el monarca tuvo ante sus ojos fue una representación muy perfecta de la Villa y Corte que, presidida por su escudo, ocupa aproximadamente dos tercios de la superficie total de la obra. Está rodeada por el espacio geográfico circundante con una interpretación naturalista del relieve y la orografía, un detallado diseño del tapiz vegetal y su distribución, así como de la ordenación paisajística de los espacios reales extra muros.

 

Se decidió llevar el plano a la imprenta. Para su grabado Texeira eligió o hizo que se contratase a un maestro del buril holandés de reconocida solvencia, Salomón Saurij, quien ya había grabado el planisferio en cuatro hojas realizado por su padre, Luis Texeira, que se editó en Ámsterdam en una fecha muy próxima, ca. 1650[9]. Saurij se encargó de llevar a las planchas la inmensa planta madrileña de 2,82 x 1,81 m, algo más de 5 metros cuadrados de superficie y con todo lo que ahí se contenía. La edición estuvo al cuidado de los hermanos Johan y Jacob van Veerle, cuyos méritos al margen de esta publicación siguen siendo desconocidos. Fue el plano de mayor tamaño grabado hasta ese momento. El proceso del traslado del diseño a los cobres fue complejo y muy exigente técnicamente. Se desarrolló por espacio de entre tres y cuatro años, en función de las fechas de entrega y estampación definitiva. Para su grabado el plano se dividió en veinte hojas, adaptando el tamaño de cada plancha al de la tabla con la leyenda de Parroquias, Conventos, Hospitales, Ermitas y espacios reales, presentes en el tejido urbano del lado inferior izquierdo del plano. Para el grabado se eligió la técnica del aguafuerte, un procedimiento que permitía la enmienda de errores y retoques antes de someter la plancha a la acción del ácido. El proceso de traslado de la información del original a la plancha, fue una prueba de precisión no siempre resuelta con solvencia, pues se tuvo que grabar información de la planimetría en el espacio marginal entre el marco trazado para su grabado y el margen de la plancha, para dar cabida a lo que aparecía en el diseño. Aún así, en ocasiones falta contenido del dibujo original compartido entre dos hojas sucesivas. El resultado fueron veinte planchas grabadas, de tamaño desigual, que una vez impresas y recortadas al nivel de los marcos y cuando se pretendían ensamblarlas para restituir la imagen original, el montaje resultante fue imperfecto. No era posible encajar todos los lados de una misma hoja con los de las respectivas colindantes[10], y había pérdida de contenido. El acoplamiento mejoraba cuando se preservaba la información contenida en el espacio marginal de las planchas.

 

En el plano se rotularon 383 nombres correspondientes a calles, plazas, y otros elementos de la planimetría. 294 corresponden a calles, 19 a plazas y plazuelas, 16 a puertas y cinco a caminos. Pero en el plano están delineadas otras 28 calles y 3 plazas que aparecen sin nombrar, ubicadas en las hojas 12, 17 y 19. Junto a esta rotulación hay una referencia alfabética a las Parroquias y sus anejos y numérica con romanos para conventos, hospitales, ermitas y humilladeros y arábigos para las reales propiedades, sus dependencias y otros elementos del espacio urbano, para cuya rotulación en el plano no habría espacio o hubiera producido un abigarramiento excesivo con la red viaria y la edificación. La clave para interpretar la ubicación de estos edificios y dependencias se encuentra en la tabla de la hoja 16, en la que aparecen señalados desde la A hasta la T, para las Parroquias (con la ausencia de J y K), del I al LXXIX (con la confusión en la ordenación del número LXXIX) para los Conventos y Hospitales, etc. y de la 1 a la 150 (con la ausencia del 139, que no figura) para el resto. La nómina estaba inspirada en la que consignó Gil González Dávila para su obra Teatro de las Grandezas de la Villa de Madrid, editada en 1623, con las pertinentes actualizaciones y omitiendo aquellas que se encontraban extramuros, como en el caso del Convento de S. Bernardino, situado sobre las Huertas de Leganitos, a la derecha del camino del Pardo. Pero no todas las referencias de la tabla se encuentran reflejadas en el diseño, como ya advirtió Molina Campuzano. La edición salió cargada de errores que afectan a la rotulación tanto en la tabla de la leyenda como en los nombres presentes en el plano. Muchos de ellos se deben a una errónea transcripción de la rotulación del plano manuscrito y otros simplemente al reflejo de la ortografía de Texeira y que el grabador copió tal cual.

 

El plano adquiere toda su dimensión física y simbólica cuando está montado. Para aumentar su monumentalidad se pensó dotar al mismo de un marco que le diese el aspecto de un cuadro o un tapiz. Esta orla o cenefa que en otros planos como el de Gomboust, estaba diseñada e incorporada en el grabado de las planchas marginales, aquí iba a ser doble: una externa, rodeando a todo el plano y otra interna, enmarcando la tabla de la hoja 16. A ese efecto se dejaron los espacios en blanco del lado inferior de la hoja 11 y del lateral izquierdo de la 17[11]. De no ser así, carecería de sentido la decoración vegetal del lado izquierdo de la hoja 17.

 

La representación de la ciudad ocupa aproximadamente dos tercios del plano. El dibujo del levantamiento que plasmó Texeira es una planta geométrica, con un aceptable grado de fiabilidad topográfica, como ya demostró Javier Ortega[12] construida sobre una triangulación apoyada en hitos, torres, chapiteles…, sobre la que posteriormente se dibujó el alzado de los edificios, cuyo volumen permite apreciar la red viaria, tal como su autor indica en la cartela donde «[…] se demuestran todas sus Calles, el largo y ancho de cada una dellas […] y los Ydificios Torres y delanteras de las Cassas de la parte que mira al medio dia están sacadas al natural […]». Sobre esta planta la plasmación del levantamiento asemeja a la visualización que se tendría en una imagen aérea de la ciudad desde el sur, de manera que el observador contempla las fachadas de la edificación orientada hacia el mediodía y en las direcciones subsecuentes Sur-Sudeste y Sur-Sudoeste. De esta forma es posible apreciar detalles como la fachada principal del Alcázar, con el cuerpo central con la portada rematada en el escudo real y flanqueada por las dos torres, tras la remodelación de la misma efectuada por Juan Gómez de Mora, en la hoja 13 del plano. El nivel de detalle es asombroso hasta el punto que, tras una minuciosa prospección, es posible hacer un inventario de los elementos arquitectónicos, decorativos y funcionales de la construcción, del mobiliario urbano, de la tipología de los ajardinamientos, al margen de evaluar las características de las viviendas, lo que confiere al plano un uso de instrumento para el control catastral. Una representación muy perfecta del Madrid de mediados del seiscientos, habida cuenta de los medios de los que se disponía en ese momento.

 

La escala a la que se redujo la planta de la ciudad para llevarla a plano se puede calcular a partir de las que se encuentran representadas de forma gráfica en las cartelas de las hojas 17 y 19, todas ellas expresadas en unidades castellanas. La primera de ellas, el pitipié de Quinientas Varas Castellanas, es redundante, puesto que aparece en ambas cartelas, pero no idéntico en su medida: en la hoja 17, 500 varas miden 254,5 cm., mientras que en la 19, 295,5 cm., prácticamente un 2 % más. Las otras son el pitipié de Mil Pies de A tercia de Vara y el Pitipié de quinientos pasos, que con desigual resultado el cálculo ofrecen valores comprendidos entre 1:1610 y 1:1635, pero que en mediciones realizadas en un muestreo sobre el plano se obtendría un valor real de 1:1800. La presencia de escalas repetidas, pone al plano de Texeira en relación con Paris, Lutetia de Jacques Gomboust, en el que las escalas gráficas se encuentran distribuidas en dos cartelas simétricas que incorporan otras medidas al uso de naciones europeas, pero las dos primeras, en ambos casos, son francesas: los Pasos comunes y las Toesas de Francia. Ya indicamos que esté plano lleva la fecha de impresión de 1652, cuando Texeira estaba dedicado al dibujo del suyo. Una noticia que aparece en la Gazete de France de 3 de marzo de 1653 indicaba que pocos días antes su autor se lo había presentado a Luis XIV, con lo cual el portugués pudo haberlo conocido, antes de terminar el diseño. No será el único elemento en común. La Topographia contiene un importante aparato iconográfico organizado en torno a las tres cartelas de la parte inferior del plano que ocupan las hojas 17, 18 y 19, y, especialmente, la espectacular alegoría real del lado superior derecho del plano que se distribuye entre las hojas 5 y 10, de excelente factura y autoría desconocida. Ya se señaló el carácter de grabado autónomo dentro del conjunto del plano. Lo cierto es que para su ubicación se reservó un espacio marcado mediante líneas que están presentes en los originales, grabándose posteriormente el motivo alegórico. La figuración de la imagen regia mediante su escudo sobre un pedestal rodeado de trofeos militares, no es novedosa. Así aparecía en la alegoría de Luis XIV en el plano de Gomboust, grabada en la hoja séptima de su obra, con el detalle de la cruz del collar de la Orden del Espíritu Santo cayendo sobre el pedestal, tanto en su representación como en la del Canciller Seguier de la hoja novena. El grabado simbólico en la planta madrileña tiene, no obstante, más relevancia y calidad, con un mayor desarrollo de los atributos identificativos que unirán intemporalmente la imago urbs con la figura de Felipe IV, y, por extensión, de la Monarquía Hispánica.

 

Texeira fallece en su casa 3 de abril 1662, dejando una considerable obra cartográfica en su mayor parte manuscrita, entre la que sobresale la Topographia de la Villa de Madrid, predecesora e inspiradora de una serie de felices representaciones urbanas que, eso sí, se llevarán a cabo muchos años después. La estampación del plano de Madrid del portugués no debió prolongarse durante muchos años y parece ligada al proceso vital de sus actores principales. Texeira y Felipe IV, cuyo óbito se produce en 1665. Apenas un cuarto de siglo más tarde, en 1683, Gregorio Fosman graba una edición reducida de la Topographia, esta vez dedicada a Carlos II, que se estampa en los talleres madrileños de Santiago Ambrona.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

CORTESAO, ARMANDO Y TEXEIRA DA MOTA, AVELINO. Portugalia emonumenta cartographica. 5 Vol. Lisboa: Casa da Moeda, 1960.

 

ESCOBAR, JESÚS, «Map as Tapestry: Science and Art in Pedro Teixeira’s 1656 Representation of Madrid». The Art Bulletin, 96:1, 2014, p. 50-69.

 

MARÍN PERELLÓN, FRANCISCO JAVIER Y ORTEGA, JAVIER, 16 documentos de Pedro Teixeira Albernaz en el Archivo de Protocolos de Madrid, Madrid: Comunidad de Madrid, 2002.

 

MOLINA CAMPUZANO, MIGUEL, El plano de Madrid por Teixeira estampado en 1656, Madrid: Artes Gráficas Municipales, 1975.

 

MOLINA CAMPUZANO, MIGUEL,, Planos de Madrid de los siglos XVII y XVIII. Introducción, reseña y estudio, Madrid: ,1960.

 

OLARÁN MÚGICA, CLOTILDE, El cartógrafo Teixeira y la costa de Guipúzcoa, Zarautz: Instituto Bibliographico Manuel de Larramendi, 2018.

 

JAVIER Y ORTEGA, JAVIER, «Los planos de Madrid y su fiabilidad topográfica», CT: CATASTRO 39, 2000.

 

PEREDA, FELIPE Y MARÍAS, FERNANDO (eds.), El atlas del rey Planeta: la “Descripción de España y de las costas y puertos de sus reinos” de Pedro Teixeira (1634), Hondarribia: Ed. Nerea, 2002.

 

REGUERA RODRÍGUEZ, ANTONIO T, Los geógrafos del rey. [León]: Universidad de León, 2010.

 

SANZ HERMIDA, JOSÉ MARÍA, Estudio de la «Topographia de la Villa de Madrid descripta por Don Pedro Texeira» Amberes, 1656. Nuevas perspectivas en el análisis cartográfico. Tesis Doctoral.

 

VALERA HEVIAS, EULOGIO, «Nota sobre el plano de Texeira», Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, Madrid, 1944, p. 223-225.

 

JOSÉ MARÍA JORGE SANZ-HERMIDA

FECHA DE REDACCIÓN: 15 DE OCTUBRE 2019

FECHA DE REVISIÓN: 21 DE NOVIEMBRE DE 2019

 

NOTAS

[1]En esa calidad acudió a Lisboa al examen de Ioão Baptista de Serga. cfr. FRANCISCO MARQUES DE SOUSA VITERBO, Trabalhos nauticos dos portugueses nos seculos XVI e XVII: memoria apresentada á Academia Real das Sciencias per ocassiao da celebraçao do 4º Centario do Descobrimento do camino maritimo da India Typ. Academia Real das Sciencias Lisboa, 1898, p. 283-4.

[2]A.G.I., INDIFERENTE, 1953, L 5, f. 29 – 30. cfr

[3]. Es un mapa impreso en cuatro hojas que se estampó en los talleres madrileños que tenía Santiago Ambrona junto al Convento de Santo Tomás bajo el título, Descripcion del Reyno de Portugal y de los Reynos de Castilla que parten con su frontera. Dedicada a la Magestad del Rey Nro Sr. D. Phelipe 4º; Por D. Joseph Lendínez de Guevara; Marcus Orozcus sculpsit Matriti 1662.Nicolas de Fer vuelve a editar en 1705 el mapa de Portugal de Texeira, esta vez dedicado a Felipe V Description del reyno de Portugal y de los reynos de Castilla que confinan con su frontera / Delineada por D. Pedro Texeira que dedica a su Magestad Catholica Phelipe V que dios guarde para el bien de la Chrestiandad N. Fer Su geogrofo; P. Stark-mansculpsit. En fecha no determinada – porque no se modifica la que aparece en el mapa y permanece la dedicatoria a Felipe IV– Andrés de Sotos (impresor activo en Madrid entre 1765 y 1792) adquiere las planchas del mapa de Texeira y se hace cargo de la estampación, puliendo mal en la plancha el nombre de Ambrona y graba en el margen inferior izquierdo «Se venden en la estampería de Andrés de Sotos más abajo de la portería de S. Martin». Existe un segundo estado de plancha en el que se añaden en el mapa los límites administrativos de las comarcas en las que se divide el reino luso y se rotula su nombre, lo que produce un excesivo abigarramiento en la representación .Se añade en la suscripción« […] a su costa aumentado nuevamente» .Es imposible establecer una cronología de estas dos tiradas posteriores porque no se modifican los datos de la edición, pero en 1786 Sotos cambia la dirección de su establecimiento a la calle Bordadores.

[4]ANTONIO T. REGUERA RODRÍGUEZ, Los geógrafos del rey. [León]: Universidad de León, 2010, p. 463-7, clasifica los mapas de detalle en función de la presencia o ausencia de rosas de los vientos, su tipología y la presencia o no de título y escalas, en tres grupos de los que serían responsables cada uno de los autores, atribuyendo a Texeira el mayor número, 42 mapas, que carecen de rosa de los vientos y escalas.

[5]. Una estampa de gran tamaño, 280 x 406 mm. grabada por Alardo de Popma con el título Discripcion de la Baia de Cadiz sacada del original de don Pedro de Teijera Geografo del Rey N.S.

[6]. Uno de ellos general, es la Descripción de la costa y puertos de la Prouincia de Guipuscoa, desde Fuen Rabia a Guetaria. Y los Passos que tiene el Rio Vidaçua, por donde se comunica con Francia. Los otros cuatro mapas del manuscrito llevan levantamientos en planta arquitectónica del perímetro de las poblaciones que representan en proyección ortogonal, especialmente manifiestos en la Planta de la Villa y Puerto de S. Sebastián y la Planta de la Placa de Fuente Rabia y en la Planta de Guetaria. Hay además un plano, DEMOSTRAÇION, DE LA FReNTE, Y PARTE DE Tierra, del Recinto de La Villa de S. Sebastián.

[7] . Descripçion de los puertos y paços que vienen de Françia a la Villa de Burguete […] y Descripçion de los puertos y passos que vienen de Françia a las Villas de Maya, Erracu y valle de Bastán.

[8]Francisco Antonio Cassaus da noticia de su mapa en la cartela dedicatoria del suyo impreso en Valencia en 1693. Tomás López también hace referencia a este mapa de Texeira. La carta de pago emitida a favor de Texeira de 200 ducados por las láminas que se han de hacer emitida el 27 de septiembre de 1651, estaría destinada a costear los cobres para su edición. Parece alto el precio, pero no sería extraño que el mapa se imprimiese en varias hojas.

[9]. Se trata de una reducción en cuatro hojas de la Nova et exacta totiusorbis tabula geographica at hydrographica que editó en 1604 en Amberes Johannes Baptista Vrients. Un monumental mapa de 1130 x 2310 mm. que Luis Texeira dedicó a Isabel Clara Eugenia, impreso en doce hojas y de la que solo existe un ejemplar completo en la actualidad. ARMANDO CORTESAO en Cartografía e cartógrafos portugueses dos séculos XV e XVI, Lisboa: Edição da « Seara nova», 1935, Vol. II, p. 268, da noticia de esta edición de 1604.

[10]. Es un detalle que se aprecia perfectamente en la imagen del ejemplar original de la Topographia perteneciente a la BNE, se puede consultar en la Biblioteca Digital Hispana. El fenómeno se debe al diferente tamaño de las hojas cuyas medidas oscilan entre los 569 x 452 mm., de la hoja 2, con las medidas de todos los lados desiguales y de 554 x 449 mm. de la hoja 16.

[11]. En ningún estudio se explicó el sentido que tenía este espacio en blanco de 14 mm. que se reprodujo en la hoja 11 de la edición original de 1881 del Instituto Geográfico y Estadístico, y de todas las que se editaron por medios fotomecánicos a partir de ésta. En cambio, en esa misma edición no se incluyó idéntico espacio en la 17, porque el ejemplar que sirvió para reproducir carecía de ella. En el plano que se conserva en la Real Biblioteca aparecen las dos cenefas mencionadas, enmarcando al plano y a la tabla de la hoja 16.

[12]JAVIER ORTEGA VIDAL, «Los planos de Madrid y su fiabilidad topográfica». CT: CATASTRO 39, 2000, p. 70-74.

X