27151
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27151,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
SUREDA Y CHAPPRÓN, ALEJANDRE

 

Arquitecto. Palma de Mallorca, 1815 – Madrid, abril, 1889

 

Alexandre-Mathieu Sureda Chappron nació en Palma de Mallorca en un ambiente ilustrado y culto. Fue hijo de Bartolomé Sureda y Marie-Louise-Josephine Chappron. La actividad de su padre, director de diversas reales fábricas españolas, así como las relaciones culturales y sociales de su madre en las altas esferas propició que se formase primero en la Real Academia de San Fernando, como alumno de escultura (yeso) entre 1831 y 1835 (tal vez influido por el ámbito de trabajo paterno)[1] y posteriormente en Francia, como arquitecto, entre 1836 y 1840. Fue alumno de Henri Labrouste[2], por lo que asimiló tanto la herencia clasicista como las novedades arquitectónicas del siglo XIX; fueron sus compañeros Felix Duban, Jean-Baptiste Lassus y Emile Boeswillwald[3]. Conoció de primera mano la disciplina de la restauración en estilo, como demuestra su trabajo en la la Sainte-Chapelle de París, bajo la dirección de Lassus, en calidad -al igual que Eugène Viollete le Duc- de inspector adjunto de obras[4]. En Francia entabló amistad con artistas españoles como Valentín Carderera, quien en 1843 propuso a Sureda como arquitecto a María Cristina de Borbón, exiliada en Francia y en esa fecha hospedada en el parisino Hôtel de Roule[5]. Fue el inicio de su vínculo con la Reina Madre y su esposo, el Duque de Riansares, Francisco Muñoz, para quienes trabajó en la Malmaison (la residencia de a Napoleón I Josefina Bonaparte adquirida por la española en 1842) y en la residencia familiar urbana de la calle Courcelles de París[6]. Las relaciones fueron estrechas, como ilustra el que el duque fuese padrino de alguno de los hijos del arquitecto y le procurase la Cruz de Caballero de la Orden de Isabel la Católica en 1844[7].

 

En 1850, Alejandro Sureda regresó solo a España; su madre, esposa e hijos permanecerían en Francia. En ese mismo año obtuvo el título de arquitecto por la Academia de San Fernando, mediante examen y sin pruebas previas, avalado por su formación y ejercicio profesional en Francia y por decisión de Isabel II[8]. ​Continuó al servicio de los duques de Riansares y además comenzó a trabajar para los grandes de España -las Casas de Alba y Medinaceli- y para María Eugenia de Montijo, la esposa de Napoleón III, hermana de la duquesa de Alba. Su nombramiento en 1851 como arquitecto segundo de los Reales Sitios terminó de consolidar su posición[9]. Este núcleo de relaciones sociales y profesionales posibilitó a Alejandro Sureda la introducción en España tanto del clasicismo francés como de las nuevas corrientes arquitectónicas y restauradoras.

 

Como arquitecto segundo de los Reales Sitios –nombramiento ampliado a Palacio en 1854-, estuvo bajo la dirección sucesiva de Domingo Gómez de la Fuente y de José Segundo de Lema. En 1868, a consecuencia del exilio de Isabel II, fue retirado del cargo, si bien fue restituido por Alfonso XII, en 1877 se jubiló. Entre 1874 y 1884 fue arquitecto del Ministerio de Fomento, al frente de las obras del Museo del Prado[10]. Su último destino público fue como arquitecto forense del juzgado del distrito de Palacio[11]. Mantuvo una gran actividad intelectual y cultural, siendo miembro de la Sociedad Central de Arquitectos y de su junta de gobierno[12], así como redactor de la Revista de Arquitectura (1880). Falleció en abril de 1889 en Madrid.

 

En este contexto ha de comprenderse parte de su variada actividad, definida por el perfil de su clientela (la realeza y la aristocracia) y los registros formales de sus construcciones e intervenciones que oscilaron entre lo goticista y lo clasicista. La tradición autóctona constructiva determinó la opción de los modelos formales, si bien en líneas generales optó por la mirada medievalista en arquitecturas como castillos y templos. Ambas tendencias estilísticas las desarrolló en la decoración y arquitectura de interiores de sus obras.

 

Su primer trabajo en España fue para la Reina Madre en la finca de El Deleite de Aranjuez, una zona elevada al Sur de la población, conectada urbanística y visualmente con el Palacio Real[13]. El proceso de construcción del palacio fue accidentado y prolongado. El proyecto inicial data de 1852, si bien la construcción del conjunto terminó en 1864. El edificio evocaba la Malmaison, como evidencia la planta en U con dos pabellones avanzados de remate poligonal a modo de miradores, así como la impronta de estos cuerpos en la fachada posterior, mediante un realce modulado que jerarquiza su alzado. El lenguaje clasicista de órdenes (reinterpretados en los frontones y guardapolvos de los vanos y en el pabellón avanzado de la entrada sujeto por columnas y rematado por el escudo regio) tuvo su refrendo en los interiores, en consonancia con la moda decorativa adoptada en la residencia francesa. Otro rasgo en común con este edificio fue la construcción de un foso tras el edificio, motivado por las filtraciones del agua que descendía desde las colinas, que obligaron en la misma medida al refuerzo de la cimentación. La cubierta se realizó en pizarra, con una gran pendiente de evocación nórdica, en la que destacan chimeneas y buhardillas. El palacio quedaba inserto en el paisaje de cerros mediante un jardín de evocaciones paisajísticas a la manera francesa contemporánea de Pierre Barillet-Deschamps y Jean-Charles Alphand.

 

En la reforma del Castillo de Belmonte (1857) para la emperatriz de Francia Eugenia de Montijo[14], Sureda acometió una restauración en estilo, evidente en la decoración interior (yeserías, alfarjes) y en las galerías del patio, evocadoras del Quattrocento italiano, con arcos ligeramente apuntados en ladrillo. Se trata del primer ejemplo de restauración según los criterios de Viollet Le Duc en España. Esta intervención conduce al ámbito de Castilla-La Mancha y de modo concreto a Tarancón, la población natal de Francisco Muñoz, donde Sureda asumió la decoración y supervisión de la ampliación del palacio de los duques de Riansares iniciado por Pascual y Colomer. En los alrededores reconstruyó el castillo de Saelices (el Castillejo), para residencia veraniega de la familia Borbón Muñoz, hoy en ruinas, pero en el que aún se aprecian vestigios decorativos medievalizantes obra de Sureda. En el palacio-ermita de Riansares a las afueras de Tarancón, realizó una versión simplificada de El Deleite, con dos pabellones insinuados laterales a modo de fachadas clasicistas, hoy desaparecidos. En el templo erigió el panteón de los Muñoz-Borbón, la primera obra funeraria de Sureda[15]. Esta faceta funeraria de Sureda pudo ser desplegada en varias sepulturas del cementerio madrileño de San Isidro[16] (condes de Velle, 1872, Manuel Silvela, 1873) entre las que sobresalen el panteón de los condes de Almaraz (1882) de tono medievalizante, y el decididamente neogótico de los duques de Uceda (1883).

 

En 1860 Sureda construyó en 1860 un palacio urbano para Muñoz ubicado en la calle Carretas de Madrid[17], que luego regalaría a su hermana Alejandra (camarista de Isabel II). La fachada está articulada mediante órdenes clásicos, con inclusión de hornacinas y paneles neorrenacentistas de candelieri que se combinan con elementos novedosos, como las columnas de fundición de los vanos sobre la puerta y la rejería de los balcones y miradores laterales, si bien las balconadas de las dos plantas superiores entroncan con la arquitectura madrileña. Destaca el cuerpo bajo con entreplanta, ambas alturas unidas en el arco de medio punto de la portada, en composición serliana y el sotobanco de mayor austeridad decorativa. Mayor inspiración clasicista francesa mostró Sureda en el palacio desaparecido que construyó en 1863 para la sociedad Parent Schaken et Compagnie en la calle Génova[18], rematado con tejado de pizarra y airosas mansardas.

 

Fue en esta década de los sesenta cuando Sureda inició su andadura al servicio de la aristocracia. En 1861 el duque de Alba, Jacobo Stuart y Ventimiglia le encargaba la reforma del interior y fachada de la Casa Grande, la Casa-palacio del Duque de Berwick y de Alba en el centro de Madrid[19]. Las intervenciones, en un lenguaje clasicista de raigambre francesa, supusieron la redistribución y decoración de las estancias de las dos plantas del edificio, así como la regularización de la fachada conforme a las normas urbanísticas, uniformándose las alturas y sustituyendo la cubierta original por una más ligera, creando una imagen urbana novedosa en el Madrid isabelino. Los vanos y balcones de la fachada fueron redistribuidos, con la inclusión de guardapolvos sencillos y frontones curvos que recuerdan la solución del palacio de El Deleite. Por otra parte, la portada barroca que centraba el alzado fue sustituida por dos laterales simétricas respecto del eje central en el que se ubicó el escudo ducal, composición ya vista en Aranjuez y en Riansares. La ampliación del conjunto proyectada por Sureda hacia las calles limítrofes Estudios y Juanelo, no llegaron a ejecutarse, con excepción de las cocheras y el jardín, que no se conservan a día de hoy.

 

Trabajó, asimismo, para la casa de Medinaceli, a las órdenes del XV Duque Luis Tomás Fernández de Córdoba Ponce de León y de su influyente esposa, Ángela Apolonia Pérez de Barradas y Bernuy. Sureda asumió la inspección y mantenimiento de las posesiones rurales de los Medinaceli en el centro de la Península. Dirigió en 1865 la obra del chalet suizo diseño de J. Huber, para la finca de recreo de las Navas del Marqués (Ávila) en la sierra de Guadarrama[20]; tal vez fue el primer ejemplo en España de esta moda inspirada por la exaltación paisajística de la montaña y la tipología emprendida por Viollet-le-Duc, aplicada a su propia residencia de la Villette en Vaud (Suiza). Al otro lado de la sierra, en el término madrileño de Robledo de Chavela, reformó en 1865 unos molinos del ducado, posiblemente sobre el Cofio, afluente del Alberche[21]. Los planos dan muestra del talento para el dibujo y la pintura de Sureda[22], al incluir junto a la planta y alzados una panorámica del entorno de la sierra de Guadarrama, con un sentido tan corográfico como paisajístico. En 1867, Sureda estaba al frente de la reforma de Palacio Ducal en Medinaceli (Soria), que afectó a las plantas baja y principal y a nuevas construcciones anexas[23]. Finalmente, renovó el Palacio Medinaceli en Madrid[24], al que incorporo una capilla y un jardín con pabellón de invierno.

 

De tiempos de la Restauración fue el frustrado proyecto de palacio en Recoletos para la duquesa de Medina de las Torres, Eulalia Osorio de Moscoso, firmado por Sureda hacia 1880[25], pero finalmente ejecutado bajo la propuesta de Agustín Ortiz de Villajos de 1881.

 

Mejor suerte tuvo, en este mismo periodo, el diseño para el palacio del marqués de Cerralbo, Enrique de Aguilera y Gamboa, actual Museo Cerralbo, en Madrid[26]. Fue iniciado en 1884, aunque en 1891 la muerte sobrevino a Sureda antes de ejecutarlo al completo, lo que supuso modificaciones posteriores (como las pizarras de la cubierta). El modelo clasicista de reminiscencias italianas de la fórmula de palacio con jardín inspiró en la misma medida la fachada, con remate de balaustrada, una planta ático, luego derribada y un único torreón (elemento tradicional español y muy presente en Madrid) en la esquina de Ferraz y Ventura Rodríguez, en chaflán, con funciones de mirador. Fue singular la distribución interna, que hubo de armonizar las funciones residenciales con las necesidades de instalación de la colección artística del marqués. Los apartamentos independientes para los marqueses y sus hijos, daban a la calle y se ubicaban en la entreplanta; la planta principal se destinó a representación y uso social; hacia el patio, al interior, se abrieron las galerías de arte, un espacio tan reservado como iluminado.

 

Otras intervenciones en la capital, evidencian la impronta normativa de las ordenanzas municipales en la uniformidad de fachadas, como es el caso de la casa de Teresa Moyano, para la que Sureda en 1856 elevó un sotobanco, un trabajo menor del arquitecto, pero testimonio de su actividad continua[27].

 

En otro orden de cosas, en la producción de Sureda ha de destacarse un grupo de obras de tipología novedosa, incardinado en las demandas de la sociedad burguesa del siglo XIX e inspirado por las modas europeas. Así, en balnearios Sureda firmó el proyecto para Solán de Cabras (Cuenca) de 1868[28].

 

A Madrid llegaron los ecos del París de Haussman y de la renovación viaria y edilicia de las ciudades. En 1857-1858 Sureda solicitó permiso para la erección de un edificio de café y espectáculos -posiblemente un negocio personal- en el paseo de Recoletos, junto al llamado significativamente paseo de París, que fue desestimado[29]. El edificio de planta circular habría de estar destinado a bailes, conciertos, exposiciones e incluso circo de caballos.

 

Durante el Sexenio Democrático, en que Sureda estuvo desvinculado de los bienes que habían sido de la Corona, levanto el Teatro Apolo (1871-1873) validando y y dirigiendo el proyecto francés de Chanderlot y Festau[30].

 

Mayor intervención parece que tuvo en la edificación del Panorama de la plaza de la Lealtad (1880)[31] pues si bien el prototipo poligonal centralizado pudo ser remitido desde Bélgica, del mismo modo Sureda diseñar la planta y alzado de la fachada, una combinación de volúmenes que en última instancia remiten al modelo del Panteón de Agripa, ya popularizado por Serlio. El acceso se organizaba como un pórtico simétrico de rasgos clasicistas, a modo de arco de triunfo, rematado por un cuerpo con cubierta de pizarra. Sobre la puerta el edificio llevaba la inscripción de la temática del panorama, la Batalla de Tetuán (episodio victorioso de los tiempos de Isabel II, de gran popularidad), que ha sido puesto en relación con algunos de los bocetos de una serie de pinturas de la guerra encargada a Mariano Fortuny[32], de la que sólo finalizó el famoso lienzo.

 

Por otra parte, tras la entrega del Museo del Prado al Ministerio de Fomento en 1870, Sureda tuvo encomendada la dirección de sus obras[33]. Entre 1874 y 1884 contribuyó a la división temática y estilística de la colección de la pinacoteca[34]. La sistematización y el nuevo discurso de la institución, de interés para la museología y la museografía, exigió una reforma interior, como la subdivisión de las salas flamenca y española (1874), la creación de la sala de Goya y de la sala de las floras, la habilitación de la sala central del ático del cuerpo sur para albergar el museo iconográfico y obras de pintores modernos (1877, 1879) y la adecuación de salas bajas pera exposiciones de obras contemporáneas. Otras intervenciones afectaron a la estructura, como el nuevo proyecto de la escalera de acceso (1877-1878) y el acondicionamiento de las galerías de la fachada oeste (1882). Desde el punto de vista decorativo, las reformas cubrieron necesidades y modas decimonónicas como la instalación de un despacho de dirección, una pieza de fumar y el entarimado de las salas de Goya y Alfonso XII.

 

BIBLIOGRAFÍA DE CONSULTA Y REFERENCIA

 

ARQUITECTURA de Madrid, Madrid: Fundación COAM, Ayuntamiento de Madrid y Fundación Caja Madrid, 2003-2007, 3 vols.

 

CABRÉ AGUILÓ, JUAN, “El Museo Cerralbo”, Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, XXXVI (1928), pp. 96-122.

 

CANTARELLAS CAMPS, C. J. et al., “Bartolomé Sureda Miserol (1769-1851)”, Arte e Industria en la Ilustración tardía [cat. exp.], Madrid: Museo Municipal, 2000.

 

CARDERERA, VALENTÍN, Diarios de viaje de Valentín Carderera por Europa (1841-1861). París, Londres, Bélgica y Alemania. (José María Lanzarote Guiral. ed. intr.), Zaragoza: Institución Fernando el Católico, Diputación de Zaragoza, 2016.

 

FERNÁNDEZ MUÑOZ, ÁNGEL LUIS y NAVASCUÉS PALACIO, PEDRO, Arquitectura teatral en Madrid: del corral de comedias al cinematógrafo, Madrid: Ayuntamiento, El Avapiés, 1988.

 

FERNÁNDEZ DE LOS RÍOS, ÁNGEL, Guía de Madrid. Manual del madrileño y del forastero, Madrid: Oficinas de la Ilustración Española y Americana, 1876.

 

HIDALGO PARDOS, JUAN ANTONIO, “El inventario póstumo de pinturas de la colección de Carderera”, Argensola, 120 (2010), pp. 233-245.

 

JUBERÍAS GRACIA, GUILLERMO, “Ideología y poder en los discursos museográficos: la creación de «salas de Goya»”, Potestas, 14 (2019), pp. 143-163.

 

LASSO DE LA VEGA ZAMORA, MIGUEL; SANZ HERNANDO, ALBERTO; RIVAS QUINZAÑOS, PILAR, Palacios de Madrid, Madrid: Consejería de Cultura y Turismo, 2010.

 

LÓPEZ Y MALTA, CÁNDIDO, Historia descriptiva del Real Sitio de Aranjuez, la que escribió en 1804 don Juan Álvarez de Quindós. Aranjuez, 1868. Ed. fac. Aranjuez: Doce Calles, 1988.

 

LÓPEZ SERRANO, FERNANDO, Madrid. Figuras y sombras. De los teatros de títeres a los salones de cine, Madrid: Universidad Complutense, 1994, p. 24.

 

MADOZ, PASCUAL, “Madrid”, Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid: Imp. de Pascual Madoz, 1846-1849. Ed. Madrid: Giner, 1981.

 

MADRIZZY, “La residencia del Marqués de Cerralbo”, Por esos mundos, 99 (1903), pp. 308-320.

 

MARTÍNEZ LEIVA, GLORIA, La exquisitez del XIX: el Museo Cerralbo, 2015. https://www.investigart.com/2015/01/15/museo-cerralbo/ [consultado 12/12/2020]]

 

MATILLA TASCÓN, ANTONIO, “Las alhajas y la herencia de la Reina Dª María Cristina de Borbón”, Anales del Instituto de Estudios Madrileños, XXI (1984), pp. 449-468.

 

MERLOS ROMERO, MARÍA MAGDALENA, “Arquitectura palaciega y de recreo: la presencia de las clases privilegiadas en Aranjuez en el siglo XIX”, Goya, 256 (1997), págs. 221-229.

 

MERLOS ROMERO, MARÍA MAGDALENA, “Se busca en Aranjuez: jardines que fueron y ya no están”, Cultura y naturaleza en Madrid. Estrategias para un mañana. Ciclo de Conferencias, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños- CSIC, 2019, pp. 145-172.

 

MERLOS ROMERO, MARÍA MAGDALENA, Contextualización, significado y proyección de El Deleite de Aranjuez en la arquitectura de Alejandro Sureda (2021, en prensa).

 

MESONERO ROMANOS, RAMÓN de, El Antiguo Madrid, paseos histórico-anecdóticos por las calles y casas de esta villa. Madrid: Establecimiento Tipográfico Francisco de Paula Mellado, 1861.

 

MOLEÓN GAVILANES, PEDRO, La arquitectura de Juan de Villanueva. El proceso del proyecto, Madrid: Colegio Oficial de Arquitectos, 1988.

 

MOLEÓN GAVILANES, PEDRO, Proyectos y obras para el Museo del Prado. Fuentes documentales para su historia, Madrid: Museo del Prado, 1996.

 

MUSEO Cerralbo, guía informativa, Madrid: Fundación Cerralbo, 1999.

 

NAVARRETE MARTÍNEZ, ESPERANZA, “Alumnos de las salas del yeso, del natural y del colorido de la Real Academia de San Fernando (1800-1844)”, Academia, boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. 106-107 (2008), p. 159.

 

NAVASCUÉS PALACIO, PEDRO, “Arte español del siglo XIX. Arquitectura, 1808-1914”, Summa Artis, t. XXXV, 2, Madrid: Espasa Calpe, 1994.

 

NAVASCUÉS BENLLOCH, PILAR de y CONDE DE BEROLDINGEN GEYR, CRISTINA, Museo Cerralbo, Madrid: Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales, 2000.

 

PANADERO PEROPADRE, NIEVES, “Alejandro Sureda”, Diccionario Biográfico electrónico (DB~e), Madrid: Real Academia de la Historia. s.f.

 

PANADERO PEROPADRE, NIEVES, Los estilos medievales en la arquitectura madrileña del siglo XIX (1780-1868), tesis doctoral, (dir. José Maria de Azcárate Ristrori), Madrid: Universidad Complutense, 1992.

 

PAULOS CAMPOS, JOSÉ LUIS, Arquitectura y patrimonio de la elite en Arousa 1863-1931. Vilagarcía Centro Aristocrático y Turístico del Eje La Toja-Cortegada, su Dimensión Europea., tesis doctoral, (dir. Eduardo Mosquera Adell y Armando Nogueira), Sevilla: Universidad, 2017.

 

PAZ CANALEJO, JUAN, La caja de las magias: las escenografías históricas en el Teatro Real, Toledo: Universidad de Castilla La Mancha, 2006.

 

PLANOS de iglesias, edificios públicos y parcelarios urbanos de la provincia de Madrid en el último tercio del siglo XIX, Madrid: Instituto Geográfico Nacional, 1988.

 

RAMOS PORTILLO, Francisco y PORTILLO ROLDÁN, Ramón, Guía de Aranjuez, su historia y descripción, palacios y jardines…, Madrid: Imprenta de la Compañía de Impresores y Libreros, 1874. Ed. fac. Valencia, 1994.

 

Revista de la arquitectura nacional y extranjera, 30 abril 1880.

 

RODRÍGUEZ SÁNCHEZ JUAN ANTONIO; JORGE GARCÍA-REYES JAVIER DE; CREGO CASTAÑO, MANUELA, “Cien años haciendo ciencia: la Cátedra de Hidrología Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense (1912-2012). Catálogo de la exposición”, Balnea 7(2012), pp. 263-308.

 

RUIZ ALBÉNIZ, VÍCTOR, Teatro Apolo: historial, anecdotario y estampas madrileñas de su tiempo (1873-1929), Madrid: Prensa Castellana, 1953.

 

SAGUAR QUER, CARLOS, Arquitectura funeraria madrileña del siglo XIX, Madrid: Universidad Complutense, 1989.

 

SÁNCHEZ GONZÁLEZ, ANTONIO, El arte de la representación del espacio: mapas y planos de la colección Medinaceli, Huelva: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Huelva, 2017.

 

SANCHO GASPAR, JOSÉ LUIS, La Arquitectura de los Sitios Reales. Catálogo histórico de los palacios, jardines y patronatos reales del Patrimonio Nacional, Madrid: Patrimonio Nacional, 1995.

SANZ-PASTOR y FERNÁNDEZ DE PIÉROLA, CONSUELO “El Museo de Cerralbo”, Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, 48 (1944), pp. 205-216.

 

SANZ-PASTOR y FERNÁNDEZ DE PIÉROLA, CONSUELO, “Museo Cerralbo”, Reales Sitios, 6 (1969), pp. 97-104.

 

SANZ-PASTOR y FERNÁNDEZ DE PIÉROLA, CONSUELO, Museo Cerralbo, Madrid: Ministerio de Cultura, 1979.

 

SAZATORNI RUIZ, LUIS, “Arte o técnica: arquitectos españoles entre Roma y París (1830-1851)”, El arte español entre Roma y París (siglos XVIII y XIX): Intercambios artísticos y circulación de modelos, (Luis Sazatornil Ruiz y Frédéric Jiméno eds.) Collection de la Casa de (143), Madrid: Casa de Velázquez, 2014, pp. 103-128.

 

VIÑAS, SIMÓN, Aranjuez, Madrid: Biblioteca de la Revista Ilustrada La Provincia, 1890. Ed. fac. Aranjuez: Fundación Puente Barcas, Doce Calles, 1991).

 

FUENTES DOCUMENTALES

 

ARCHIVO DE LA REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN FERNANDO (ARABASF)

 

ARCHIVO GENERAL DE PALACIO (AGP), Expedientes personales (PER), Cª 1019/23. Alejandro Sureda. Expediente personal.

 

ARCHIVO HISTÓRICO DE PROTOCOLOS DE MADRID (AHPM)

 

ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL (AHN). Diversos, títulos, familias.

 

ARCHIVO HISTÓRICO DE LA NOBLEZA (AN). Archivo Ducal Medinaceli.

 

ARCHIVO MUSEO DEL PRADO (AMP)

 

ARCHIVO DE VILLA DE MADRID (AVM)

 

INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL (IGN)

 

MUSEO DE HISTORIA DE MADRID (MHM)

 

PALAZZO ALBANI DEL DRAGO (Roma). THIENON, LOUIS (atrib.) Vistas de El Deleite, Riansares, Saelices, La Malmaison.

 

CRONOLOGÍA DE SUS OBRAS RELEVANTES EN MADRID, CON INCLUSIÓN DE REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA Y REFERENCIA DOCUMENTAL RESPECTIVA

 

Palacio de El Deleite. Aranjuez. 1852.

Referencia Bibliográfica

MERLOS (1997), pp. 221-229

MERLOS (2019), pp. 145-172.

LASSO, SANZ, RIVAS (2010), pp. 108-111.

LÓPEZ Y MALTA (1988),

MADOZ (1846-1849)

PLANOS (1988), 43;

RAMOS y PORTILLO (1874), p. 41.

SANCHO (1995), pp. 363−364.

VIÑAS (1991), pp. 26−27, 63−64.

Referencia Documental

IGN. Aranjuez. Hoja Kilométrica 31 M, 1861-1870.

AGP. Sección Administrativa, Cª 1275/4, Cª 2747/9

AGP, Planos, 1.851, 3214.

AGP, Administraciones Patrimoniales. Aranjuez, Cª 14383, Cª 14414, Cª 14416.

AHPM, Aranjuez, 26354, fol. 3157-3168.

 

Casa de Teresa Moyano. C/ Luna, 8. Madrid. 1856 (elevación de sotobanco)

Referencia Documental

AVM, Obras particulares, 4-193-64.

 

Edificio de café y espectáculos. Paseo del Prado. Madrid. 1857-1858

Referencia Documental

AVM, Obras particulares, 4-195-145.

 

Palacio de la Sociedad Parisina Parent Schaken et Compagnie. 1863, Calle Génova (desaparecido)

Referencia Bibliográfica

GEA, ISABEL, “Palacio de Parent & Schaken y Cía”, 2015.

http://elrincondemayrit.blogspot.com/2015/07/palacio-de-parent-schaken-y-cia.html consultado el 4 de febrero de 2021

 

Palacio para el Duque de Riansares. Calle Carretas. Madrid. 1860

Referencia Bibliográfica

MAYORGA, MARCOS, “Fernando VIII Muñoz y la reina regente María Cristina”, 2012.

http://encuentros3cantos.blogspot.com/2012/04/fernando-viii-por-marcos-mayorga.html consultado el 4 de febrero de 2021

 

Palacio del duque de Alba. Madrid. 1861 (reforma)

Referencia Bibliográfica

ARQUITECTURA (2003-2007), I, p. 42.

FERNÁNDEZ DE LOS RÍOS (1876), pp. 84, 714.

LASSO, SANZ, RIVAS (2010), pp. 156-159.

MESONERO ROMANOS (1861), p. 162.

PANADERO (s.f.)

SAZATORNIL (2014)

Referencia Documental

AVM, Obras particulares, 4-226-4

 

Palacio para la Duquesa de Medina de las Torres. C/Recoletos. Madrid. h. 1880 (proyecto)

Referencia Bibliográfica

PAULOS (2017)

Referencia documental

Col. José Luis Paulos Campos.

 

Teatro Apolo. Madrid. 1871-1873. (validación y dirección de obras)

Referencia Bibliográfica

PANADERO (s.f.)

FERNÁNDEZ, NAVASCUÉS (1988)

FERNÁNDEZ DE LOS RÍOS (1872), p. 568.

RUIZ (1953)

 

Sepulcros. Cementerio de San Isidro. Madrid. 1872-1883. Condes de Velle, (1872, Manuel Silvela (1873), condes de Almaraz (1882), duques de Uceda (1883).

Referencia Bibliográfica

PANADERO (s.f.)

SAGUAR (1989)

 

Molinos. Robledo de Chavela. 1865. (reforma)

Referencia Bibliográfica

SÁNCHEZ (2017), Plano 456.

Referencia Documental

  1. Archivo Ducal Medinaceli.

 

Palacio Casa Medinaceli. Colón. Madrid. S.f.

Referencia Bibliográfica

SÁNCHEZ (2017), Plano 300, 309.

Referencia Documental

  1. Archivo Ducal Medinaceli.

 

Museo del Prado. Madrid. 1874-1884 (reformas interiores).

Referencia Bibliográfica

JUBERÍAS (2019)

MOLEÓN (1996)

PANADERO (s.f.)

Referencia Documental

AMP

 

Teatro Panorama de Madrid. Plaza de la Libertad. Madrid. 1880. (dirección obras, pórtico atrib.)

Referencia Bibliográfica

FERNÁNDEZ, NAVASCUÉS (1988)

LÓPEZ SERRANO (1994), p. 24.

PAZ (2006)

PANADERO (s.f.)

Referencia documental

MUSEO MUNICIPAL DE MADRID. 1880. Alejandro Sureda. Plano de la fachada principal del panorama.

 

Palacio del Marqués de Cerralbo. 1884-1891

Referencia Bibliográfica

ARQUITECTURA (2003-2007), I, p. 167.

CABRÉ (1928)

LASSO, SANZ, RIVAS (2010), pp. 358-363

MARTÍNEZ LEIVA (2015)

MADRIZZY (1903), pp. 308-320.

MUSEO (1999)

NAVASCUÉS, CONDE (2000)

SANZ-PASTOR (1944)

SANZ-PASTOR (1969)

SANZ-PASTOR (1979).

Referencia Documental

AVM. Obras privadas, 7-53-36, 9-339-19

 

MARÍA MAGDALENA MERLOS ROMERO

FECHA DE REDACCIÓN. 20 DE DICIEMBRE 2020

FECHA DE REVISIÓN.

 

NOTAS

[1] ESPERANZA NAVARRETE MARTÍNEZ, “Alumnos…”, 2008, p. 159.

[2] LUIS SAZATORNI RUIZ, “Arte o técnica…, 2014, p. 108-109.

[3] NIEVES PANADERO PEROPADRE “Alejandro Sureda”, s.f.

[4] NIEVES PANADERO PEROPADRE “Alejandro Sureda”,s.f.

[5] CARDERERA, VALENTÍN, Diarios…, 2016.

[6] ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL (AHN). Diversos, títulos, familias. Duque de Riánsares. Correspondencia. 3405, LEG.130, exp. 1

[7] ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL (AHN). Diversos, títulos, familias. Nombramiento de Caballero de la Orden de Isabel la Católica a Alejandro Sureda, Arquitecto Mayor de la Reina Regente María Cristina, madre de Isabel II. – ArchivoHistórico Nacional, ESTADO,6330, Exp.121

[8] NIEVES PANADERO PEROPADRE “Alejandro Sureda”, s.f.

[9] ARCHIVO GENERAL DE PALACIO (AGP), Expedientes personales (PER), Cª 1019/23. Alejandro Sureda. Expediente personal.

[10] PEDRO MOLEÓN GAVILANES, Proyectos y obras… 1996.

[11] AVM. Obras privadas, 7-53-36, 9-339-19

[12] Revista de la arquitectura nacional y extranjera, 30 abril 1880.

[13] MAGDALENA MERLOS ROMERO, “Arquitectura…”, 1997.

[14] NIEVES PANADERO PEROPADRE “Alejandro Sureda”, s.f.

[15] Desestimado por la duquesa de Alba el mausoleo que en 1861 hubiese levantado sobre proyecto de Viollet-le-Duc en Carabanchel (LUIS SAZATORNI RUIZ, “Arte o técnica…, 2014, p. 112).

[16] CARLOS SAGUAR QUER, Arquitectura …, 1989.

[17] MARCOS MAYORGA, “Fernando VIII Muñoz y la reina regente María Cristina”, 2012.

[18] ISABEL GEA, “Palacio…”, 2015.

[19] MIGUEL LASSO DE LA VEGA ZAMORA; ALBERTO SANZ HERNANDO; PILAR RIVAS QUINZAÑOS, Palacios… 2010, pp. 156-159. AVM, Obras particulares, 4-226-4

[20] LUIS SAZATORNI RUIZ, “Arte o técnica…, 2014, p. 108-109.

[21] ANTONIO SÁNCHEZ GONZÁLEZ, El arte…, 2017, Plano 456.

[22] Su labor como dibujante en Monumentos arquitectónicos de España, El arte latino-bizantino en España y las coronas visigodas de Guarrazar, Anales de la Construcción y de la Industria (NIEVES PANADERO PEROPADRE “Alejandro Sureda”, s.f.)

[23] ANTONIO SÁNCHEZ GONZÁLEZ, El arte…, 2017.

[24] ANTONIO SÁNCHEZ GONZÁLEZ, El arte…, 2017, Plano 300, 309.

[25] JOSÉ LUIS PAULOS CAMPOS, Arquitectura… 2017.

[26] MIGUEL LASSO DE LA VEGA ZAMORA; ALBERTO SANZ HERNANDO; PILAR RIVAS QUINZAÑOS, Palacios… 2010, pp. 358-363

[27] AVM, Obras particulares, 4-193-64.

[28] Biblioteca Facultad de Medicina, UCM Ca 2727(4). Alejandro Sureda, Memoria descriptiva y planos del establecimiento de Baños del Real Sitio del Solán de Cabras, cfr. JUAN ANTONIO RODRÍGUEZ SÁNCHEZ , JAVIER DE JORGE GARCÍA-REYES, MANUELA CREGO CASTAÑO, “Cien años…” 2012.

[29] AVM, Obras particulares, 4-195-145.

[30] FERNÁNDEZ DE LOS RÍOS (1872), p. 568.

[31] MUSEO MUNICIPAL DE MADRID. 1880. Alejandro Sureda. Plano de la fachada principal del panorama.

[32] PAZ CANALEJO, JUAN, La caja de las magias: las escenografías históricas en el Teatro Real, Toledo: Universidad de Castilla La Mancha, 2006.

[33] MOLEÓN GAVILANES, PEDRO, Proyectos y obras para el Museo del Prado. Fuentes documentales para su historia, Madrid: Museo del Prado, 1996.

[34] JUBERÍAS GRACIA, GUILLERMO, “Ideología y poder en los discursos museográficos: la creación de «salas de Goya»”, Potestas, 14 (2019), pp. 143-163.

X