27693
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27693,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Detalle del plano de Madrid con el paseo del Prado de San Jerónimo y sus fuentes (1656).
PEDRO DE SEVILLA MUÑOZ, “el mozo”

 

Arquitecto. Maestro de obras. Maestro fontanero. Activo Madrid 1623-1675.

 

Pedro de Sevilla Muñoz, también llamado Pedro de Sevilla “el mozo”, nació en Madrid el 15 de agosto de 1596 en el seno de una familia de ascendencia hidalga, los Sevilla de Alvarado, originarios de Secadura, localidad cántabra situada en el valle de Arás.

 

Bautizado en la parroquia de San Martín de Madrid, sus padres fueron el fontanero real Pedro de Sevilla y de La Lastra (Pedro de Sevilla “el viejo”) natural de Madrid, y de María Muñoz, nacida en Navalcarnero [1].

 

Arquitecto y fontanero de profesión, Pedro de Sevilla “el mozo” se formó con su padre, especializándose en las obras de los viajes de agua, sobre todo en las del viaje de Amaniel, que su progenitor dirigía con el cargo de maestro mayor de fuentes del Real Alcázar. Precisamente fue en estas obras donde tenemos constatada su primera actuación: el 16 de enero de 1623 se le ordenó reconocer – junto con su padre y los fontaneros Alonso Rodríguez y Felipe González- toda la fábrica de dicho viaje para evaluar los costes anuales de conservación [2].

 

Durante esta primera etapa de juventud, Pedro de Sevilla también intervino en la construcción de los viajes de agua municipales, pues su padre fue uno de los contratistas del viaje de la Fuente Castellana. En 1624 se sabe que trabajó incorporando el ramal del valle de la Guindalera a dicho viaje, en 1635 se le encargaron las obras de instalación de la fuente de la plaza de Santo Domingo, y en 1644 participó en una nueva ampliación de la conducción que se acabó conociendo como el ramal de Maudes [3].

 

Tras el fallecimiento de su padre hacia 1645, Pedro de Sevilla Muñoz fue nombrado maestro mayor de fuentes del Real Alcázar de Madrid, asignándosele un sueldo de 30.000 maravedís al año y otorgándole las competencias privativas sobre las obras fontaneras de la residencia regia, con total independencia del maestro mayor de obras y del aparejador de palacio [4].

 

En compañía de Lorenzo Álvarez de la Piñeira -ayudante de fontanero mayor- Pedro de Sevilla dirigió todas las obras del viaje de Amaniel y las del viaje de la Huerta de la Priora hasta su fallecimiento en 1675.

 

Sus trabajos para el rey se ampliaron, cuando el 26 de junio de 1649 fue nombrado por Luis Méndez de Haro (alcaide del Retiro) fontanero de dicho Real Sitio, asignándole un salario de 15.000 maravedís al año, goce de médico y botica, y derecho a residir en el propio complejo palatino [5].

 

En cualquier caso, y a pesar de los importantes trabajos realizados para la Corona, si por algo ha pasado Pedro de Sevilla a la historia de Madrid es por haber dirigido todas las obras fontaneras de la Villa entre 1647 y 1675, convirtiéndose de esta manera en el primer personaje que ejerció los cargos de fontanero mayor de Palacio y de la Villa de Madrid.

Tras la muerte del antiguo maestro mayor de fuentes de Madrid, Cristóbal de Aguilera, el 23 de agosto de 1647 la Junta de Fuentes decidió nombrar a Pedro de Sevilla para el cargo, con un sueldo de 400 ducados al año [6].

 

Desde entonces, y durante los casi treinta años en los que sirvió como maestro mayor, Pedro de Sevilla supo ganarse la confianza de los responsables de la Junta de Fuentes de Madrid, especialmente de su superintendente, Francisco de Contreras, que siempre reconoció y supo valorar el celo y puntualidad con la que acudía a todos los asuntos de su cargo, lo que hizo que se le subiera su asignación hasta los 500 ducados anuales [7].

 

Respecto a su actuación al frente de los viajes de agua de Madrid, Pedro de Sevilla continuó las líneas maestras establecidas por Cristóbal de Aguilera, profesionalizando el oficio fontanero aún más si cabe.

 

Comenzando por el personal, y para conseguir una mayor eficacia en el trabajo, Pedro de Sevilla reorganizó la plantilla de operarios del ramo, asignando un fontanero a cada viaje de agua, que a partir de ese momento sería el único que podría realizar las obras y reparaciones que el propio maestro mayor hubiera determinado. De esta manera, el viaje de la Fuente Castellana se lo asignó al fontanero Juan de Medal, el de Abroñigal Alto a Luis de Salas, el de Abroñigal Bajo a Lorenzo Álvarez de la Piñeira, y por último, los viajes de las fuentes del Prado de San Jerónimo, Prado nuevo de Leganitos, Caños Viejos, Caños del Peral y Huerta de la Priora a Antonio de Mérida [8].

 

Además, también triplicó las visitas anuales a las minas y galerías de los viajes para detectar hundimientos, o simples reparaciones a realizar; y a diferencia de los maestros anteriores que apenas entraron en los minados más profundos, Pedro de Sevilla siempre fue reconocido por “descolgarse personalmente muchos estados en las minas de los viajes”, lo que hizo que las reparaciones fueran mucho más eficaces [9]. También fue el encargado de buscar nuevos pozos de agua, y de hacer el proyecto de obras correspondiente para su incorporación a los viajes ya existentes.

 

Por último, también realizó un ingente trabajo administrativo para la Junta de Fuentes y el ayuntamiento, mediante la elaboración de numerosos informes de todo tipo, como el estudio de las peticiones de todos aquellos particulares que querían comprar agua, decidiendo si se podía otorgar la concesión, y en caso favorable, determinando el viaje y arca de repartimiento desde donde el particular debía recibir el suministro. También elaboró exhaustivos informes sobre furtivismo, denunciando a aquellos madrileños que sabiendo que por debajo de sus casas pasaban las galerías de los viajes, hacían entradas ilegales para robar agua; o sobre la morosidad de aquellos censatarios de agua que no pagaban sus réditos anuales.

 

Respecto a sus obras más destacadas, en el viaje de Fuente Castellana ordenó importantes reparaciones en prácticamente toda la conducción, especialmente en la zona de Maudes y en el llamado valle de la Norieta, donde se produjeron unos importantes hundimientos en 1648. Precisamente haciendo estas reparaciones, descubrió en esta zona gran cantidad de agua, que logró incorporar al viaje mediante un nuevo ramal [10].

 

En el llamado viaje de Contreras (que no era otra cosa que un ramal del viaje de Fuente Castellana), en 1651 también realizó unas importantes obras en los nacimientos para poder incorporar más agua; realizó una nueva entrada de registro a la conducción por las casas del secretario Bernardino González de Mendoza, al final de la calle Amaniel, y en 1660 decidió ampliar la conducción para poder llevar dos reales fontaneros a los estanques de la Casa de los Pozos de la Nieve.

 

En el viaje Bajo de Abroñigal, en 1650 propuso un nuevo trazado de toda la conducción para aumentar la traída de aguas. A este nuevo ramal se le llamó el viaje de los Tres Caños, y las nuevas minas que construyó, discurrían desde la orilla del mismo arroyo Abroñigal, junto a la puente del camino de Alcalá, hasta unos nuevos pozos que incorporó al viaje situados en las traseras del monasterio de los agustinos recoletos. Además, en 1665 tuvo que renovar, debido a unos hundimientos, todas las minas que bajaban por la calle Mesón de Paredes.

 

En el viaje Alto de Abroñigal, por su parte, además de las frecuentes reparaciones de hundimientos y sustitución de encañados, construyó un nuevo ramal de minas y pozos que logró incorporar a la conducción una gran cantidad de agua encontrada junto a los tejares de Juan de Aguilar.

 

En las conducciones de las fuentes del Paseo del Prado, durante todo el periodo tuvo que hacer continuas reparaciones y reformas de los encañados, debido a los daños causados por el propio arroyo del Prado y por las raíces de las moreras allí plantadas, construyendo además numerosos paredones para hacer más resistente la conducción, y otras reparaciones asociadas, como el puente de piedra que subía a San Jerónimo, junto a la torrecilla del Prado.

 

Respecto a la construcción de fuentes públicas, durante la maestría de Pedro de Sevilla se construyeron catorce nuevas, la mayoría fuentecillas-pilones, ideadas por el propio maestro mayor, y que eran mucho más modestas, y sobre todo mucho más baratas que las fuentes monumentales del periodo anterior, pero que consiguieron mejorar la distribución de agua por los diversos barrios de la Villa. Destacaron la fuente de Contreras a las afueras de la Puerta de Fuencarral (1648), la de la calle de Carretas, situada junto a las casas de Juan Chacón (1649), la fuente de Húmera hecha por el cantero Juan de Elorriaga (1650), la fuentecilla-pilón de la calle Alcalá, frente a la Huerta de Juan Fernández (1653), dos fuentes en la calle nueva que bajaba de Leganitos al Manzanares (1654), otras cuatro fuentes, dos a la salida del Puente de Toledo y otras dos a la salida de la Puerta de la Vega (1659), la fuente-pilón del Barquillo (1662), otra en la Red de San Luis (1663), la situada junto a la Puerta del Parque hacia la Florida (1667), la de la Cruz Verde (1668), y la llamada fuente de los Dos Caños en la calle Alcalá (1671).

 

Junto a estas fuentes de nueva construcción, Pedro de Sevilla también ordenó la reparación -y en muchos casos la reconstrucción- de muchas fuentes ya existentes, como la fuente del Palo junto a Leganitos (1650), la de los Caños viejos (1657), la de las de la plaza de la Cebada, calle Ave María y Lavapiés (1659), así como las del Almirante en Recoletos, y la de Puerta Cerrada (1662).

 

Además de todas estas fuentes públicas, también realizó la reparación de las cañerías y fuentes del matadero (1654), la reparación de la fuente del Peso de la Harina (1662), el desaguadero de inmundicias para la casa galera (1664), la instalación de la fuente de la carnicería mayor de la Villa (1665), la conducción y fuente de la Cárcel de Villa (1672), y la construcción de un estanque en la Plaza Mayor para dotar de agua a las obras de reconstrucción de la Casa de la Panadería (1673).

 

Aunque Pedro de Sevilla ejerció como maestro mayor de fuentes de Madrid hasta el último día de su vida, durante sus últimos años, falto ya de salud y con constantes achaques de gota, la Junta acabó otorgando en 1668 sus ausencias y enfermedades al fontanero Luis de Salas. Además, también se le concedieron algunas gratificaciones por su buen hacer, como un cuartillo de agua para sus casas de la calle San Bernardo, y el remanente de agua de la fuente de la plazuela de San Joaquín, para poder regar la huerta que tenía a la salida de San Bernardino.

 

Casado con Mariana de Abarca de Espinosa, natural de Espinosa de los Monteros (Burgos) y fallecida en 1661, Pedro de Sevilla tuvo dos hijos, Francisco de Sevilla y Petronila Tomasa de Sevilla. Su último trabajo para la Junta de Fuentes de Madrid fue una medición de algunas reparaciones que había que realizar en los viajes, fechada el 31 de marzo de 1675. Ese mismo año falleció en Madrid, dejando tras de sí una exitosa carrera como fontanero y maestro de obras.

 

CRONOLOGÍA DE SUS OBRAS RELEVANTES EN MADRID.

 

1648. Nivelación y obras de instalación de la fuente de Contreras, en las afueras de la Puerta de Fuencarral.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 15-4-1648.

 

1649. Nivelación y obras de instalación de una fuente-pilón en la C/ Carretas, arrimada a las casas de D. Juan Chacón.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 25-6-1649.

 

1649. Ampliación de las minas y pozos del viaje de Fuente Castellana por el “valle de la Norieta”.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 25-6-1649.

 

1650. Reparación de la fuente del Palo en el Prado nuevo, junto a los caños de Leganitos.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 20-3-1650.

 

1650. Nivelación y obras de instalación de la fuente de Húmera.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 20-3-1650.

 

1651. Reforma de las tres fuentes del Prado situadas junto a la huerta de la duquesa de Lerma. Se trasladó la fuente central frente al convento de Agustinos Recoletos.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 17-6-1651.

 

1651. Ampliación de la zona de captación del viaje de Contreras. Construcción de un nuevo ramal del viaje Alto de Abroñigal por la zona de los tejares de Juan de Aguilar.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 16-10-1651.

 

1652. Reforma de toda la red de cañerías del Paseo del Prado.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 16-12-1652.

 

1653. Nivelación y obras de instalación de una fuente-pilón en la C/ Alcalá, frente a la Huerta de Juan Fernández.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 10-5-1653.

 

1654. Nivelación y obras de instalación de dos fuentes en la calle que baja de Leganitos al Manzanares.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 8-1-1654.

 

1656. Reparación del estanque, cañerías y fuentes del matadero del Rastro.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 6-2-1656.

 

1656. Nivelación y obras de instalación de una fuente-pilón junto al Hospital General.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 16-12-1656.

 

1657. Renovación de todo el encañado de la fuente de los Caños viejos.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 21-12-1657.

 

1659. Comienza la construcción del viaje de agua de los Tres Caños, incorporado finalmente al viaje de Abroñigal Bajo.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, V, acuerdo de 1-4-1659.

 

1659. Nivelación y obras de instalación de cuatro fuentes, dos situadas a la salida del Puente de Toledo, y otras dos junto a la Puerta de la Vega
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, V, acuerdo de 23-12-1659.

 

1662. Nivelación y obras de instalación de la fuente del Peso de la Harina.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, V, acuerdo de 20-3-1662.

 

1662. Ampliación del viaje Bajo de Abroñigal para llevar agua al barrio de San Lorenzo. Igualmente, ese año realizó la fuente y conducción nueva del barrio del Barquillo.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, IV, acuerdo de 20-12-1662.

 

1663. Nivelación y obras de instalación de una fuente en la Red de San Luis.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, V, acuerdo de 22-8-1663.

 

1665. Obras de instalación de una fuente en la Carnicería Mayor de la Villa.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, V, acuerdo de 10-6-1665.

 

1667. Nivelación y obras de instalación de una fuente junto al Manzanares, situada en la Puerta del Parque hacia la Florida.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, V, acuerdo de 23-8-1667.

 

1668. Nivelación y obras de instalación de una fuente junto a la plaza de la Cruz Verde, en la calle Segovia, junto a la huerta que sube a San Andrés.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, V, acuerdo de 12-6-1668.

 

1670. Obra de minas, alcantarillas y cañerías para regar los nuevos árboles que se plantaron en el camino de la Florida.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, VI, acuerdo de 13-3-1670.

 

1671. Nivelación y obras de instalación de la llamada “fuente de los dos caños”, situada en la calle Alcalá.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, VI, acuerdo de 21-8-1671.

 

1672. Nivelación y obras de instalación de la fuente de la Cárcel de Villa.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, VI, acuerdo de 15-7-1672.

 

1673. Construcción de un estanque en la Plaza Mayor para las obras de reconstrucción de la Casa de la Panadería.
A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes, VI, acuerdo de 27-2-1673.

 

BIBLIOGRAFÍA DE CONSULTA Y REFERENCIA

 

ARDEMANS, TEODORO, Fluencia de la tierra y curso subterráneo de las aguas, Madrid: 1724.

 

DE MIGUEL, JUAN CARLOS, “El agua en el Madrid de los Austrias”, en MACÍAS, JOSÉ Mª y SEGURA, CRISTINA (Coords.), Historia del abastecimiento y usos del agua en la Villa de Madrid, Madrid: 2000.

 

GARCÍA GUTIÉRREZ, PEDRO, Fuentes de Madrid, arte e historia, Madrid: La Librería, 2009.

 

LÓPEZ LINAJE, JAVIER, Organización y finanzas de las obras fontaneras de Madrid (1561-1868), Madrid: 2001.

 

LOPEZOSA APARICIO, CARMEN, El Paseo del Prado de Madrid: arquitectura y desarrollo urbano en los siglos XVII y XVIII, Madrid: 2005.

 

PINTO CRESPO, VIRGILIO (Dir.), Los Viajes de agua de Madrid durante el Antiguo Régimen, Madrid: Fundación Canal, 2010.

 

SOLESIO DE LA PRESA, MARÍA TERESA, Antiguos viajes de agua de Madrid, Madrid: Instituto Eduardo Torroja, 1975.

 

VELASCO MEDINA, FERNANDO, El agua de Madrid: abastecimiento y usos sociales en el Antiguo Régimen, Tesis Doctoral dirigida por Virgilio Pinto Crespo, Madrid: Universidad Autónoma de Madrid, 2017.

 

VELASCO MEDINA, FERNANDO   «El establecimiento de la red de fuentes públicas en el Madrid del primer cuarto del siglo XVII», en VV.AA., Palacios, plazas, patíbulos. La sociedad española moderna entre el cambio y las resistencias, Valencia: Tirant humanidades, 2018, pp. 671-687.

 

FERNANDO VELASCO MEDINA

FECHA DE REDACCIÓN: 14 DE DICIEMBRE DE 2021

FECHA DE MODIFICACIÓN:

 

NOTAS

[1] A.H.P.M., Protocolo 10.631.

[2] A.G.P., Administración General, Legajo 18 (1).

[3] A.V.M., Libros de Acuerdos de la Junta de Fuentes (LAJF). Libros I-IV.

[4] VELASCO MEDINA, Fernando, El agua de Madrid…, p. 213.

[5] A.G.P., Personal, Caja 997.

[6] A.V.M., LAJF, Libro IV, acuerdo de 23-8-1647.

[7] A.V.M., LAJF, Libro IV, acuerdo de 15-4-1648.

[8] VELASCO MEDINA, Fernando, El agua de Madrid…, p. 90.

[9] A.V.M., LAJF, Libro VI, acuerdo de 8-2-1676.

[10] Todas las actuaciones realizadas por Pedro de Sevilla reflejadas a partir de este momento han sido obtenidas de A.V.M., LAJF, Libros IV, V y VI

X