27883
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27883,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Casino Militar de Madrid.
EDUARDO SÁNCHEZ EZNARRIAGA

 

Arquitecto. Madrid, 1870 – Madrid, 1924

 

Eduardo Sánchez Eznarriaga era hijo del madrileño Eduardo Sánchez Pita, consejero de los Consejos y Administraciones de las provincias de Ultramar (Madrid, 1827-1905), y de Jesusa Eznarriaga Iglesias, natural de Astorga (Astorga, 1841, Madrid, 1926). Gracias a los estudios de José Luis López García, podemos afirmar que Eduardo nació en Madrid en 1870 y que murió en esta misma ciudad en 1924, pues en el registro de la Sacramental de San Isidro se detalla la sepultura en la que está enterrado junto a otros familiares[1].

 

En 1896 obtuvo el título de Arquitecto en la Escuela de Arquitectura de Madrid[2]. Ganó una oposición como arquitecto de Hacienda y comenzó a ejercer en Barcelona, pero en 1911 se trasladó a Madrid, donde se pueden contemplar sus obras más representativas.

 

Antes del traslado a la capital, Sánchez Eznarriaga realizó en 1910 una obra muy particular en Astorga (León), ciudad con la que la familia mantuvo una relación muy estrecha. En aquel momento, y desde finales del siglo XIX, Astorga destacaba como un importante centro productor de chocolate, y la obra que realiza Sánchez Eznarriaga es precisamente el Museo del Chocolate. El empresario chocolatero Magín Rubio González encargó al arquitecto un palacete capaz de contener una fábrica de Chocolate, un almacén de coloniales, una oficina bancaria y la vivienda de don Magín.

 

El siguiente morador de la casa fue el abogado Paulino Alonso, que ejerció también el cargo de alcalde de esta ciudad. Hoy pertenece al Ayuntamiento de Astorga y alberga el citado Museo del Chocolate, que es único en España por la calidad de su colección[3].

 

Este proyecto no era algo extraordinario, porque tras la llegada de Gaudí a Astorga para construir el Palacio Episcopal, muchos burgueses que se habían enriquecido en el siglo XIX con la industria chocolatera, encargaron a diferentes arquitectos crear unas viviendas sobrias de aire modernista, que anunciaban a través de su estructura, la riqueza de sus moradores, como fue el caso del también chocolatero José Granell, que confió la construcción de su residencia al arquitecto Antonio Palacios Ramilo[4].

 

En 1911, Sánchez Eznarriaga vino a Madrid para realizar la reforma del Teatro Eslava en la calle Arenal c/v San Ginés. Era un teatro que en el verano de 1906 ya había sido cerrado para revisar sus condiciones de seguridad, y tras algunas reformas, se reabrió en diciembre de ese mismo año. Fue en el verano de 1911 cuando el compositor y empresario Vicente Lleó le encargó a Sánchez un proyecto para acometer una transformación radical del teatro, que pasaría a tener 1.200 localidades.

 

Cuando en 1914 gana el concurso para proyectar y realizar el edificio del Centro Cultural de los Ejércitos o Casino Militar en el número 13 de la Gran Vía de Madrid, el arquitecto se establece definitivamente en la capital. La obra comenzó en 1914 y el Casino fue inaugurado el día 16 de noviembre de 1916 por el rey Alfonso XIII. Ese año también recibió una mención del Ayuntamiento[5].

 

Don Jorge Soriano, bibliotecario teniente coronel de ingenieros, hizo las gestiones para la adquisición del solar por 460.000 pesetas, y elaboró la memoria económica que aprobó la Junta General. Ganó el correspondiente concurso el proyecto del arquitecto Eduardo Sánchez Eznarriaga, siendo el contratista Blas de Marco.

 

Con un presupuesto de 600.000 pesetas, que se elevó hasta el millón y medio al adquirir una franja de terreno colindante para ampliar el espacio de las instalaciones, se erigió un edificio armónico, elegante, y muy bien dotado con los mejores servicios del momento[6].

 

El Casino Militar se concibió como un centro de ocio exclusivo para militares tanto activos como retirados. Su estilo se mueve entre el modernismo y el clasicismo, con una planta trapezoidal que se estructura en torno a un patio. Presenta fachadas a la Gran vía y a las calles del Clavel y Caballero de Gracia. En la gran entrada principal, dispuesta en chaflán, se colocó una gran visera o marquesina de hierro y cristal, que le otorgaba un cierto aire Art Déco. En los balcones destacaban las balaustradas y en algunos ventanales encontramos ejemplos muy interesantes de vidrieras de la casa Maumejean[7]. Remata al exterior con un torreón oblicuo a sus fachadas.

 

Del interior podemos destacar su espléndida biblioteca, especializada en temas militares, y que reúne miles de ejemplares, algunos de los siglos XV a XVII, pues conserva un incunable fechado en 1487. De su sala de esgrima se dice que es la más antigua de Europa.

 

A partir de ese momento, Sánchez Eznarriaga va a centrarse en el ámbito de la arquitectura teatral en Madrid. Entre 1915 y 1917 proyecta y construye el Teatro El Odeón, que luego pasó a llamarse Teatro Calderón, en calle de Atocha, 18, con vuelta a la calle del Doctor Cortezo, 1.

 

El teatro Calderón fue un encargo de los propietarios del solar, los hermanos Prieto y su Sociedad de Atracciones. Ese solar había estado ocupado por el convento de los Trinitarios Calzados o de la Trinidad Calzada. Tras la desamortización de Mendizábal albergó el Museo Nacional de Pintura y Escultura, por lo que se le conoció como Museo de la Trinidad, y después fue Ministerio de Fomento. Finalmente, debido a su estado ruinoso, fue abandonado y demolido a ras de tierra en 1897[8].

 

Eduardo Sánchez Eznarriaga va a levantar en ese solar un edificio espectacular en el que podemos ver detalles del eclecticismo ornamental que había reflejado en el Casino Militar en la Gran Vía. Aplicó en la obra nuevas técnicas constructivas, como el empleo del hormigón amado en toda su estructura, además de disponer varias salidas de emergencia[9].

 

Al exterior presenta dos fachadas de aire francés con una distribución de vanos con frontones rectos y curvos, óculos, ménsulas y balaustrada corrida, y dominando ambas, se eleva un templete con columnas adosadas y reloj, con una cubierta de pizarra, todo en eje con la entrada triple en curva. El interior puede tener una inspiración italiana, con una altura de seis pisos de palcos, tres de ellos con anfiteatros centrales, dentro de una tradicional distribución en U. Además, un amplio lucernario proporcionaría luz natural a ese espacio[10].

 

Encontramos vidrieras en las puertas, de la prestigiosa casa Maumejan, y hay un fresco del artista leonés Demetrio Monteserín, que redescubrieron en 2007, tras haber estado oculto casi 30 años[11].

 

El edificio fue alabado desde su inauguración, el 18 de junio de 1917, por el buen gusto de su decoración, la amplitud de sus espacios, pues tenía un aforo de mil espectadores, así como la calidad de sus servicios. En 1918 se llamó Teatro del Centro, pues la propiedad pasó al Centro de Hijos de Madrid. En 1927 lo adquirió una sociedad cuyo consejo de administración estaba presidido por don Joaquín de Arteaga y Echagüe, XII duque del Infantado y pasó a ser el teatro Calderón, como homenaje al escritor Calderón de la Barca, y se procedió a ejecutar en él una importante reforma. Durante la II República fue teatro Nacional de la ópera y a lo lago de la Guerra Civil se representaron en él espectáculos de variedades, a los que ha estado ligado desde entonces, junto a zarzuelas, alegres revistas y grandes espectáculos musicales.

 

En 1919, Sánchez Eznarriaga confeccionó los planos de la nueva ubicación de la Casa de América de Barcelona, por la necesidad de ésta de ampliar su organización de servicios y tener un edificio propio. El proyecto se aprobó por el Consejo de Gobierno, y estaría ubicado en la Puerta de la Paz, con fachadas laterales al Paseo Colón y a la calle de José Anselmo Clavé, de Barcelona. Pero esta creación de Sánchez Eznarriaga no se llevó a cabo[12].

 

Su siguiente obra está vinculada de nuevo al ámbito teatral de Madrid, pues se trata del edificio del Teatro Alcázar en la calle Alcalá, 20. Su construcción comenzó en 1921 y fue inaugurado en 1925, un año después de la muerte del arquitecto, por lo que lo finalizó su joven ayudante, el arquitecto Eduardo Lozano Lardet.

 

El encargo surge para ocupar el espacio de un antiguo local de espectáculos llamado Trianon Palace, que estuvo en funcionamiento entre 1911 y 1920.

 

El nuevo teatro se conoció al principio como Palacio de los Recreos, pues debía contener un teatro en su parte intermedia, con la dotación necesaria para poder representarse en su escenario zarzuelas y revistas; una sala de fiestas en el sótano con espacio para la orquesta, y salones para las tertulias. También contendría viviendas en la zona superior[13]. Otro de sus nombres fue Teatro Alkázar, hasta que tras una norma franquista que prohibía los nombres extranjerizantes, pasó a llamarse Teatro Alcázar[14].

 

El edificio solo tenía una estrecha fachada a la calle Alcalá, pero disponía de un espacio muy profundo para poder plantear los diferentes espacios y cumplir los propósitos para los que iba a ser creado, aunque por razones administrativas terminó siendo solamente teatro. En la década de los treinta fue una de las primeras salas de cine que proyectaba películas sonoras. Se inauguró el 27 de enero de 1925. Destaca su fachada, con su monumental entrada y los dos pisos superiores que comprendían grandes balcones y cuatro columnas de orden gigante y balaustrada con mascarones que le otorgaban un aire clasicista, como el gran frontón curvo quebrado de la parte superior, seguido en altura por otro frontón recto con mascarón y un bello remate en esfera metálica dorada, con cuatro atlantes y la palabra Alcázar. Algunos de esos elementos han desaparecido, y además se procedió a una restauración profunda de esta fachada en el año 2004.

 

Otro edificio proyectado e iniciado por Sánchez Eznarriaga, pero que tras su muerte en 1924 tuvo que concluir su ayudante, el citado arquitecto Eduardo Lozano Lardet, asistido a su vez por José Luis Durán de Cottes, fue el Teatro y Cine Infanta Beatriz.

 

Se empezó a construir en 1923 y se inauguró el 16 de octubre de 1925 con presencia de los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia. Está situado en la calle Hermosilla, esquina a Claudio Coello, en pleno barrio de Salamanca de la capital. Su entrada es muy sencilla y está significada por una sencilla marquesina en el chaflán de la esquina que forman las calles antes señaladas.

 

Es un edificio Art Déco mezclado con una ornamentación historicista algo recargada, que algunos denominaron estilo Alfonso XIII. Lamentablemente, toda la decoración original ha desaparecido.

 

El coliseo tenía una capacidad de unos ochocientos espectadores, y está integrado en un edificio de viviendas de lujo. Está concebido y diseñado como sala de espectáculos mixta, teatro y cine, y de hecho, el 14 de enero de 1927 se proyectó en él la primera película, que iba acompañada con la música en directo de una orquesta[15].

 

Sánchez Eznarriaga también es el artífice de bellos edificios de viviendas en diferentes puntos de Madrid, como son la Gran Vía 5, de 1914; García de Paredes 19, Santa Engracia 155, Princesa esquina a Meléndez Valdés, en 1919, el edificio de la calle de las Infantas con vuelta a la del Marqués de Valdeiglesias (1921-1923), o el de la calle Arenal, 5 esquina Mayor, de 1923[16].

 

El arquitecto falleció en Madrid en 1924.

 

CRONOLOGÍA DE OBRAS MADRILEÑAS

 

-Centro Cultural de los Ejércitos o Casino Militar, Gran Vía, 13 (1914-1916)

ANÓNIMO (1915). GALLEGO.

 

-Teatro Odeón o Teatro Calderón, calle Atocha 18, c/v calle del Doctor Cortezo 1 (1915-1917)

FERNÁNDEZ MUÑOZ. GUERRA DE LA VEGA, pp. 88-89. CASTRO JIMÉNEZ. VV.AA (1996), p. 195. NIETO YUSTA.

 

-Teatro Alcázar, calle Alcalá 20, 1921-1925

MARTÍNEZ OLMEDILLA. LÓPEZ RUIZ, pp. 36-46. GUERRA DE LA VEGA, pp. 88-89.

 

-Teatro–Cine Infanta Beatriz, 1923-1925

MARTÍNEZ OLMEDILLA. SERVICIO DE PUBLICACIONES. FERNÁNDEZ MUÑOZ. SÁNCHEZ FERNÁNDEZ.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

ANÓNIMO, «Nuevo edificio para el Centro del Ejército y de la Armada», La Construcción Moderna, Año XIII, 4 (28 febrero 1915), pp. 49-55.

 

ANÓNIMO, «La impronta de un joven Gaudí en Astorga. El Modernismo Maragato», Alcoy Modernista: Revista de arte, humanidades y cultura, V (marzo 2021), pp. 64-69.

 

ANTIGÜEDAD DEL CASTILLO-OLIVARES, MARÍA DOLORES, «El museo de la Trinidad, germen del museo público en España», Espacio, tiempo y forma, Serie VII, Historia del Arte, 11 (1998), pp. 367-396.

 

BALDELLOU, MIGUEL ÁNGEL, Arquitectos en Madrid, Madrid: Ayuntamiento, Área Delegada de Vivienda, 2005.

 

CASTRO JIMÉNEZ, ANTONIO, Teatros históricos, edificios singulares, Madrid: Centro Cultural de la Villa, 2006.

 

DALLA CORTE, DANIELA, «El museo de recursos naturales y economía general americana: un proyecto fallido de la Casa de América de Barcelona», en CAGIAO VILA, PILAR, y REY TRISTÁN, EDUARDO (comps.), Aproximaciones al americanismo entre 1892 y 2004, Santiago de Compostela: Universidad, 2004, pp. 43-63.

 

FERNÁNDEZ MUÑOZ, ÁNGEL LUIS, Arquitectura teatral en Madrid. Madrid: Ayuntamiento – El Avapiés, 1989, pp. 366-369.

 

GALLEGO, EDUARDO, «El nuevo edificio social del Centro del Ejército y de la Armada», La Construcción Moderna, Año XIV, 22 (30 noviembre 1916), pp. 313-317.

 

GONZÁLEZ PÉREZ, CRISTINA, «El museo del chocolate de Astorga», Cuadernos de etnología de Navarra, 73 (1999), Pamplona: Institución Príncipe de Viana, pp. 315-322.

 

GUERRA DE LA VEGA, RAMÓN, Guía de Madrid. La Belle Epoque (1900-1920), Madrid: Fundación Mapfre, 1990.

 

LÓPEZ GARCÍA, JOSÉ LUIS, «Los Eznarriaga en Astorga», Argutorio: revista de la Asociación Cultural “Monte Irago”, Año 9, 21 (2008), pp. 42-43.

 

LÓPEZ GARCÍA, JOSÉ LUIS, «Nuevos datos sobre los Eznarriaga (Apéndice al artículo “Los Eznarriaga en Astorga”)», Argutorio: revista de la Asociación Cultural “Monte Irago”, Año 12, 22 (2009), pp. 41-42.

 

LÓPEZ RUIZ, JOSÉ, Aquel Madrid del cuplé, Madrid: El Avapiés, 1988.

 

MARTÍNEZ OLMEDILLA, AUGUSTO, Los teatros de Madrid. Anecdotario de la farándula madrileña, Madrid: José Ruiz Alonso impresor, 1947.

 

NIETO YUSTA, OLIVIA, «Cines y teatros de Madrid», en VV.AA., Luz y color en la arquitectura madrileña. Vidrieras de los siglos XIX y XX, Madrid, Ed. Universitaria Ramón Areces, 2019, pp. 130-131. Teatro Calderón.

 

PRECKLER, ANA MARÍA, Historia del arte universal de los siglos XIX y XX, vol. 1, Madrid: Editorial Complutense, 2005.

 

REINOSO BLÁZQUEZ, SHEILA, «El taller Maumejean de vidriera artística. Ejemplos destacados», en VV.AA., Luz y color en la arquitectura madrileña. Vidrieras de los siglos XIX y XX, Madrid: Ed. Universitaria Ramón Areces, 2019, pp. 80-103.

 

SÁNCHEZ FERNÁNDEZ, DAVID MIGUEL, Cines de Madrid, Madrid: La Librería, 2012.

 

SERVICIO DE PUBLICACIONES, SECRETARÍA GENERAL TÉCNICA DE PUBLICACIONES, Arquitectura teatral en España: exposición de la Dirección General de Arquitectura y Vivienda, Madrid: MOPU, diciembre 1985.

 

VV.AA., Guía de arquitectura y urbanismo de Madrid, 2 vols., Madrid: C.O.A.M., 1984.

 

VV.AA., Vidrieras de Madrid. Del Modernismo al Art Déco, Madrid: Comunidad de Madrid, 1996.

 

VV.AA., Antonio Palacios: arquitecto: 1874-1945, Santiago de Compostela: Xunta de Galicia, 1999.

 

VV.AA., Casa Amèrica Catalunya. Un trajecte centenari, Barcelona: Fundació Casa Amèrica Catalunya, 2007.

 

CRISTÓBAL MARÍN TOVAR

Fecha de redacción:

Fecha de revisión:

 

NOTAS

 

[1] LÓPEZ GARCÍA, José Luis, «Los Eznarriaga…»; LÓPEZ GARCÍA, José Luis, «Nuevos datos…».

[2] BALDELLOU, Miguel Ángel, Arquitectos…; PRECKLER, Ana María, Historia del arte…, p. 80.

[3] GONZÁLEZ PÉREZ, Cristina, «El museo…»; museochocolate@astorga.es.

[4] ANÓNIMO, «La impronta…»; VV.AA., Antonio Palacios…

[5] GALLEGO, Eduardo, «El nuevo edificio…».

[6] ANÓNIMO, «Nuevo edificio…». Incluye los planos de las diferentes plantas del edificio.

[7] REINOSO BLÁZQUEZ, Sheila, «El taller Maumejean…»; GUERRA DE LA VEGA, Ramón, Guía de Madrid…, pp. 88-89.

[8] ANTIGÜEDAD DEL CASTILLO-OLIVARES, María Dolores, «El museo de la Trinidad…».

[9] CASTRO JIMÉNEZ, Antonio, Teatros históricos…

[10] FERNÁNDEZ MUÑOZ, Ángel Luis, Arquitectura teatral…, pp. 366-369.

[11] NIETO YUSTA, Olivia, «Cines…»; VV.AA., Vidrieras de Madrid…, p. 195.

[12] DALLA CORTE, Daniela, «El museo de recursos…»; VV.AA., Casa Amèrica…

[13] GUERRA DE LA VEGA, Ramón, Guía de Madrid…, pp. 88-89.

[14] LÓPEZ RUIZ, José, Aquel Madrid…, pp. 36-46; MARTÍNEZ OLMEDILLA, Augusto, Los teatros de Madrid…

[15] FERNÁNDEZ MUÑOZ, Ángel Luis, Arquitectura teatral…, pp. 366-369; MARTÍNEZ OLMEDILLA, Augusto, Los teatros de Madrid…; SÁNCHEZ FERNÁNDEZ, David Miguel, Cines…; SERVICIO DE PUBLICACIONES.

[16] VV.AA., Guía de arquitectura…

X