27849
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27849,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Escuelas Aguirre (Madrid)
EMILIO RODRÍGUEZ AYUSO

 

Arquitecto. Madrid, 28 se septiembre de 1845 – Madrid, 12 de noviembre de 1891

 

Emilio Rodríguez Ayuso fue un arquitecto que, a pesar de fallecer con solo cuarenta y seis años, y de haber realizado un número relativamente escaso de obras, es considerado como uno de los artífices más importantes de la arquitectura española del siglo XIX, especialmente en lo relativo al impulso del estilo neomudéjar[1]. De hecho, gracias a su influencia, se crearon edificaciones de gran relevancia ejecutadas con la técnica del ladrillo visto, que enriquecieron la arquitectura madrileña de esa época[2].

 

Rodríguez Ayuso nació en Madrid el 28 de septiembre de 1845, en el seno de una familia que vivía modestamente en la calle Ave María. Inició sus estudios con los Padres Escolapios de San Fernando, y prosiguió en el colegio de segunda enseñanza que creó Vicente Masarnau Fernández, y en el que trabajó su hermano Santiago, que era un afamado músico.

 

Los estudios preparatorios para estudiar arquitectura los realizó en la Academia del Sr. Carbonell, y así, en septiembre de 1863, con dieciocho años, gracias a su buen hacer, superó con facilidad las pruebas de acceso e ingresó en la Escuela Superior de Arquitectura.

 

En ella destacó por sus excelentes cualidades como dibujante, tracista y acuarelista, obteniendo por ello diversos premios. Finalizó los estudios en 1869 y obtuvo el título como primero de su promoción, en la que estaba también el que sería su amigo y biógrafo, el arquitecto Enrique María Repullés y Vargas[3].

 

Ese mismo año de 1869, Rodríguez Ayuso empezó a dar clases en la propia Escuela Superior de Arquitectura, sustituyendo a uno de sus profesores, Jerónimo de la Gándara, aquejado de una grave enfermedad.

 

Vamos a señalar y a analizar las obras de Rodríguez Ayuso agrupándolas en tres fases que se distinguen según el estilo y los diferentes aspectos decorativos que podemos encontrar en las mismas.

 

La primera fase comienza en el mismo año en que Rodríguez Ayuso obtuvo el título de arquitecto, cuando gana un concurso oficial junto al mencionado Enrique María de Ripollés y Vargas, para proyectar y construir la Escuela Modelo de Madrid entre los años 1869 y 1884. Estaba ubicado en la plaza del Dos de Mayo, pero hoy está tan reformado, que no se aprecia en absoluto el eclecticismo clasicista que le caracterizaba, puesto que era el estilo que predominaba en ese momento[4].

 

Por orden de un legado de don Lucas Aguirre y Juárez, fallecido en 1873, erigió en Cuenca un edificio notable destinado a ser escuelas públicas[5].

 

Fue en ese momento de éxito cuando empezó a manifestarse la cruel enfermedad que al cabo de unos años terminó con su vida, y que en estos primeros momentos pudo sobrellevar con ayuda de su familia.

 

La segunda fase se distingue por la fascinación que siente Rodríguez Ayuso por el arte egipcio y algunos de sus motivos decorativos, que incorporará o reinterpretará en varias de sus creaciones.

 

Entre los edificios notables que proyecta y construye en estos años, va a destacar sin duda el monumental palacio que le encomendó don Juan de Anglada y Ruiz, empresario minero almeriense. Lo construyó en la manzana 204 del ensanche, en el segundo cuartel, y limitado por las calles de Castellana, Lista (la actual Ortega y Gasset), Serrano y Marqués de Villamagna[6], y que fue terminado en 1878. Además del propio palacio, el conjunto contaba con cuadras, cocheras y un picadero[7]. En cuanto al exterior, mostraba el gusto de Rodríguez Ayuso por el eclecticismo habitual, en el que incluía referencias greco-egipcias, y el inicio de aplicar detalles mudéjares en el delicado patio del palacio, que recordaba al Patio de los Leones y al Salón de Embajadores de la Alhambra granadina. El uso del ladrillo visto terminaría siendo una de sus señas de identidad creativa[8]. El palacio tuvo otros propietarios con el paso de los años, siendo el último de ellos el Marqués de Genal, Enrique Crooke y Larios, por lo que el edificio pasó a ser conocido como Palacio de Larios. Con el paso del tiempo y a causa del deterioro general de su fábrica y de la especulación urbanística, fue derribado en 1966; en su solar se alza hoy el Hotel Villa Magna, construido en 1972. Algunos de los elementos del palacio fueron aprovechados, como las verjas, y unas columnas que están en el parque de San Isidro y en la puerta que da acceso al Parque del Retiro desde la calle O´Donell.

 

Rodríguez Ayuso era también un buen trabajador del hierro, y lo plasmó en elementos ornamentales del propio palacio tanto exteriores, como los balcones, como en elementos de la decoración interior, con un resultado elegante y original a pesar de su severidad.

 

Tanto en el centro de Madrid como en el ensanche, proyectó y ejecutó una serie de viviendas, como las de la Ronda de Recoletos 17 en 1879, en la Plaza de Colón 2 y 3 (derribadas en 1965), y en las calles Lagasca 16, Antonio Maura 9 y Génova 21 hacia 1880, y en la calle Castelló 6 en 1883.

 

Entre 1882 y 1883 levantó por encargo de don Celedonio del Val y Cereceda, I conde del Val, seis edificios de viviendas en la calle de Alcalá 80, 88 y 96, en la confluencia con la Avenida de Felipe II y la calle Narváez 2.

 

Un ejemplo de la habilidad en el manejo del hierro de Rodríguez Ayuso lo tenemos en el trabajo que realizó en la Biblioteca del Palacio del Senado, en la plaza de la Marina Española, dentro de un programa de intervenciones que se hicieron en el edificio bajo su dirección entre 1882 y 1883[9]. Proyectó al mismo tiempo una fachada para este edificio que al final no se realizó, pero que le hubiese otorgado un interesante aire monumental.

 

Dentro de la mencionada Biblioteca se colocaron estanterías realizadas en hierro dulce, de estilo neogótico, que fueron ejecutadas en el taller del herrero y cerrajero artístico Bernardo Asins y Serralta.

 

En hierro se hicieron igualmente las verjas que rodean el edificio, las que encontramos en el Hospital Homeopático de San José, junto a la Casa-Palacio del Marqués de los Salados, o en las Escuelas Aguirre, en la calle de Alcalá.

 

Fuera de los encargos residenciales, Rodríguez Ayuso va a proyectar dos monumentos funerarios: uno fue por mandato de don Jacinto de Anglada, padre de don Juan de Anglada que, aunque no se llegó a realizar, lo conocemos porque se conservan los dibujos del mismo, en los que se aprecian detalles de influencia claramente oriental; el otro encargo sepulcral era el del panteón de la familia Gassó, construido hacia 1886 en el cementerio sacramental de San Lorenzo, y que recuerda a los pequeños templos egipcios que se reparten a lo largo de las orillas del río Nilo. En ambos casos encontramos elementos clásicos, y la simbología cristiana era claramente visible[10].

 

Dentro de la arquitectura doméstica de esta etapa, Rodríguez Ayuso siguió construyendo en Madrid varias casas por encargo de particulares, y junto a su joven socio, el arquitecto Lorenzo Álvarez Capra, proyectó uno de los edificios que van a marcar el inicio de la tercera fase, que es la antigua Plaza de Toros de la carretera de Aragón o de la Fuente del Berro, cerca de la actual calle Goya. A pesar de su importancia histórica y arquitectónica, se fue dejando de usar tras la inauguración de la Monumental de las Ventas el 17 de junio de 1831, y finalmente. tras años de abandono, fue demolida en 1934[11].

 

Esta tercera y última fase va a surgir del estudio y contemplación directa de monumentos mudéjares en la ciudad de Toledo, que se consideraba un estilo genuinamente español. Es ese estilo, reinterpretado por Rodríguez Ayuso, el que contemplamos en el citado coso taurino, que se erigió entre enero de 1873 y septiembre de 1874. Su diseño neomudéjar fue tan innovador que marcó el modelo a seguir para las numerosas plazas de toros que se construyeron en años sucesivos en España[12]. En todas ellas podemos apreciar también detalles del arte hispanomusulmán, como son los arcos gemelos de herradura o las almenas escalonadas, entre otros. Más adelante Rodríguez Ayuso introduciría elementos en piedra junto a los convencionales de ladrillo visto[13].

 

La aplicación del historicismo neomudéjar se extendió a otra serie de edificaciones de la arquitectura madrileña realizadas por otros arquitectos contemporáneos suyos, como fueron iglesias, orfanatos, conventos, instituciones piadosas, colegios, hospitales, edificios industriales y fábricas[14].

 

Una de esas construcciones neomudéjares emblemáticas de Rodríguez Ayuso, y que afortunadamente sigue en uso, es la de las Escuelas Aguirre, que desde el año 2008 es sede de la Casa árabe. Se levantó en la calle de Alcalá 62, esquina a la calle O´Donell, a la altura del Parque del Retiro. El edificio que, como en el caso de las escuelas de Cuenca, se creó gracias al legado de don Lucas Aguirre Juárez, se empezó a erigir en 1881 y se inauguró el 18 de octubre de 1886. Destaca por su alta y elegante torre, además de los originales detalles ornamentales que embellecen sus muros, y que se van a copiar en otros edificios de la capital[15]. Un aspecto absolutamente novedoso de estas escuelas era que contaban con gimnasio, biblioteca, museo, sala de música y un observatorio meteorológico.

 

A esta misma fase pertenecen el hotel del Marqués de Núñez en el Paseo de la Habana, y la casa-palacete de su hermano, el doctor Joaquín Núñez Pernia, Marqués de los Salados, en la calle Eloy Gonzalo 5, junto al Hospital Homeopático, que fue levantado entre 1883 y 1886. Se trata de un edificio no muy grande, de planta cuadrada, en el que llamó la atención la decoración a base de rombos que llenan sus muros exteriores, todo ejecutado en ladrillo visto, que se inspiraba claramente en los motivos llamados sebka que vemos, por ejemplo, en las paredes exteriores de la Giralda de Sevilla.

 

Poco antes de su muerte, Rodríguez Ayuso construyó hacia el año 1890 su propia vivienda al final de la calle de Alcalá. En ella usó el ladrillo tosco visto, formando paralelepípedos en combinaciones originales, para darle un ritmo diferente a los muros exteriores, e innovando el mudejarismo más convencional con tracerías originales que le otorgaban una belleza genuina al edificio que lamentablemente ha desaparecido[16].

 

Ejerció el cargo de Arquitecto de la Dirección General de Beneficencia y Sanidad, y en 1891 realizó el proyecto de una compleja tarea que consistía en adaptar el Palacio de Vista Alegre, en el pueblo de Carabanchel Bajo, para que se pudiese instalar en su interior el Colegio de Huérfanas de la Unión, que luego fue el Instituto Nacional de Reeducación de Inválidos[17].

 

Aceptó ser Vocal de la Junta de Construcciones Civiles del Ministerio de Fomento, pero no pudo llevar a cabo algunos de sus proyectos, porque Emilio Rodríguez Ayuso sufrió una recaída de su enfermedad, y falleció el 12 de noviembre de 1891, recibiendo el reconocimiento de la importancia de sus aportaciones por parte de sus colegas.

 

CRONOLOGÍA DE OBRAS MADRILEÑAS

 

– Escuela Modelo de Madrid, 1869-1884 junto a Enrique María Repullés y Vargas.

FERNÁNDEZ Y GONZÁLEZ.

 

– Palacio de Anglada, 1878 (desaparecido).

A.H.N., Expediente de la casa-palacio de Juan de Anglada y Ruiz, que limita con el Paseo de la Castellana y calles del Marqués de Villamagna, Serrano y Lista, en Madrid. Signatura ES 28079 AHN/Diversos Títulos Familias, 3773, N 6.

REPULLÉS (1878), lám. 2. ORDIERES.

 

– Biblioteca del Palacio del Senado, 1882-1883

RODRÍGUEZ AYUSO (1883).

 

– Panteón de la familia Gassó en el Cementerio Sacramental de San Lorenzo, h. 1886.

SAGUAR.

 

– Plaza de Toros de la Carretera de Aragón o de la Fuente del Berro, 1873-1874.

ÁLVAREZ CAPRA y RODRÍGUEZ AYUSO. LÓPEZ IZQUIERDO, pp. 109-130.

 

– Las Escuelas Aguirre, 1881-1886

REPULLÉS (1878). GONZÁLEZ AMEZQUETA. ADELL (1986). ADELL (1992). VIÑAO.

 

– Casa-Palacio del Marqués de los Salados, 1883-1886

GONZÁLEZ AMEZQUETA. ADELL (1986). DÍEZ DE BALDEÓN. ADELL (1992).

 

– Colegio de Huérfanas de la Unión, 1891

DÍEZ DE BALDEÓN. CASANUEVA.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

ADELL ARGILÉS, JOSEP MARÍA, Arquitectura de ladrillos. Técnica y forma, Madrid: Fundación Universidad-Empresa, 1986.

 

ADELL ARGILÉS, JOSEP MARÍA, «La arquitectura de ladrillos del siglo XIX: racionalidad y modernidad», Informes de la Construcción, vol. 44, 421 (1992), pp. 5-15.

 

ÁLVAREZ CAPRA, LORENZO, y RODRÍGUEZ AYUSO, EMILIO, «La Plaza de Toros de la Carretera de Aragón, en Madrid», Revista Nacional de Arquitectura, 93-94 (1949), pp. 390-391.

 

BALDELLOU, MIGUEL ÁNGEL, Arquitectos en Madrid, Madrid: Ayuntamiento, Área Delegada de Vivienda, 2005.

 

CABELLO LAPIEDRA, LUIS MARÍA, «Madrid y sus arquitectos en el siglo XIX», Resumen de Arquitectura, 1 (1901), pp. 3-7 y 3 (1901), pp. 34-44.

 

CAMPOS CALVO-SOTELO, PABLO, y MURO GARCÍA-VILLALBA, BLANCA, «Teoría y proyecto en Repullés y Vargas, memoria viva de arquitectura para la educación», Historia y Memoria de la Educación, 11 (2020), pp. 355-396.

 

CASANUEVA DE LUÍS, ANTONIO, y otros, El Colegio de la Unión. Desde Aranjuez a Carabanchel, Madrid: Punto Didot, 2016.

 

CASTELLANOS, SANTIAGO, y REPULLÉS Y VARGAS, ENRIQUE MARÍA, Biografía y obras arquitectónicas de Emilio Rodríguez Ayuso, Madrid: Imprenta de los Huérfanos, 1892.

 

DÍEZ DE BALDEÓN, CLEMENTINA, Arquitectura y clases sociales en el Madrid del siglo XIX, Madrid: Siglo XXI, 1986

 

FERNÁNDEZ Y GONZÁLEZ, MODESTO, «La Escuela-Modelo de Madrid», La Ilustración Española y Americana, XXVIII-16 (30 de abril de 1884), pp. 274-275.

 

FLORES PAZOS, CARLOS, «Rodríguez Ayuso y su influencia en la arquitectura madrileña», Hogar y Arquitectura. Revista bimestral de la obra sindical del hogar, 67 (1966), pp. 50-63.

 

GONZÁLEZ AMEZQUETA, ADOLFO, «La arquitectura neomudéjar madrileña de los siglos XIX y XX», Arquitectura, 125 (mayo de 1969), pp. 11-21.

 

HERNANDO, JAVIER, Arquitectura en España 1770-1900, Madrid: Cátedra, 1989, pp. 251-255.

 

LÓPEZ IZQUIERDO, FRANCISCO, Plazas de toros de Madrid, Madrid: El Avapiés, 1985.

 

NAVASCUÉS PALACIO, PEDRO, Arquitectura y arquitectos madrileños del siglo XIX, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1973, pp. 228-233.

 

ORDIERES DÍEZ, ISABEL, «El Palacio Anglada, obra del arquitecto Rodríguez Ayuso, el sueño imposible de un empresario liberal», Boletín del Seminario de Arte y Arqueología. Arte, 81 (2015), pp. 179-201.

 

REPULLÉS Y VARGAS, ENRIQUE MARÍA, «Palacio del señor Anglada en el paseo de la Fuente Castelar de Madrid», Anales de la Construcción y de la Industria, Año III, 18 y 20 (1878).

 

REPULLÉS Y VARGAS, ENRIQUE MARÍA, Disposición, construcción y mueblaje de las escuelas públicas de instrucción primaria, Madrid, 1878.

 

REPULLÉS Y VARGAS, ENRIQUE MARÍA, «Nuevas escuelas de instrucción primaria en Cuenca. Fundación del Excmo. Sr. D. Lucas Aguirre», Anales de la Construcción y de la Industria, 6 (1877), pp. 88-90.

 

RODRÍGUEZ AYUSO, EMILIO, Memoria descriptiva de las obras ejecutadas en el Palacio del Senado durante 1882 y 1883, Madrid: Imp. y Fund. de los Hijos de García, 1883.

 

SAGUAR QUER, CARLOS, Arquitectura funeraria madrileña del siglo XIX, Madrid: Universidad Complutense, 1989.

 

URRUTIA NÚÑEZ, ÁNGEL, «Bibliografía básica de arquitectura en Madrid. Siglos XIX y XX», Anuario del Departamento de Historia y Teoría del Arte de la Universidad Autónoma de Madrid, 3 (1991), pp. 199-266.

 

VIÑAO FRAGO, ANTONIO, «Templos de la patria, templos del saber: Los espacios de la escuela y la arquitectura escolar», en ESCOLANO BENITO, AGUSTÍN (dir.), Historia ilustrada de la escuela en España. Dos siglos de presencia histórica, Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2006, pp. 47-64.

 

CRISTÓBAL MARÍN TOVAR

-Fecha de redacción:

-Fecha de revisión:

  

NOTAS

 

[1] BALDELLOU, Miguel Ángel, Arquitectos…; NAVASCUÉS PALACIO, Pedro, Arquitectura…

[2] CABELLO LAPIEDRA, LUIS MARÍA, «Madrid…»; FLORES PAZOS, Carlos, «Rodríguez Ayuso…»; URRUTIA NÚÑEZ, Ángel, «Bibliografía…».

[3] CASTELLANOS, Santiago y REPULLÉS Y VARGAS, Enrique María, Biografía…

[4] FERNÁNDEZ Y GONZÁLEZ, Modesto, «La Escuela-Modelo…».

[5] REPULLÉS Y VARGAS, Enrique María, Disposición…; CAMPOS CALVO-SOTELO, Pablo y MURO GARCÍA-VILLALBA, Blanca, «Teoría y proyecto…»; REPULLÉS Y VARGAS, Enrique María, «Nuevas escuelas…».

[6] Archivo de la Villa de Madrid (A.V.M.), exp. 5-116-35, en ORDIERES DÍEZ, Isabel, «El Palacio Anglada…», p. 181; VV. AA.

[7] Archivo Histórico Nacional (A.H.N.), Signatura ES 28079 AHN/Diversos Títulos Familias, 3773, N 6.

[8] REPULLÉS Y VARGAS, Enrique María, «Palacio del señor Anglada…», lám. 21.

[9] RODRÍGUEZ AYUSO, Emilio, Memoria descriptiva…

[10] SAGUAR QUER, Carlos, Arquitectura funeraria…

[11] ÁLVAREZ CAPRA, Lorenzo y RODRÍGUEZ AYUSO, Emilio, «La Plaza de Toros…».

[12] LÓPEZ IZQUIERDO, Francisco, Plazas de toros…, pp. 109-130.

[13] ADELL ARGILÉS, Josep María, «La arquitectura…».

[14] GONZÁLEZ AMEZQUETA, Adolfo, «La arquitectura neomudéjar…»; HERNANDO, Javier, Arquitectura en España…

[15] VIÑAO FRAGO, Antonio. «Templos de la patria…».

[16] ADELL ARGILÉS, Josep María, Arquitectura de ladrillos…

[17] DÍEZ DE BALDEÓN, Clementina, Arquitectura y clases sociales…; CASANUEVA DE LUÍS, Antonio, y otros, El Colegio de la Unión…

X