25613
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-25613,qode-social-login-1.1.3,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Retrato de Tiburcio Pérez Cuervo por Goya (1820)
TIBURCIO PÉREZ CUERVO

 

Arquitecto. Oviedo, 14 de abril de 1786 – Madrid, 6 de marzo de 1841.

 

Bautizado Tiburcio Demetrio[1], nacido el día del santo de su primer nombre, su madre, María Antonia Cuervo y Álvarez-Perera, también natural de Oviedo, era hermana del arquitecto y académico Juan Antonio Cuervo (Oviedo, 1756- Madrid, 1834), residente en Madrid desde 1778. Tiburcio Pérez llega a Madrid con cuatro años y durante veintiuno, entre 1790 y 1812, vive con su tío, junto al que se inicia en los oficios de la construcción y en el aprendizaje de la profesión de arquitecto[2].

 

Estudia latinidad, lógica y cuatro años de matemáticas y física experimental en los Reales Estudios de San Isidro, mientras en la Academia de San Fernando -donde se matricula en 1801, con quince años[3], siendo su tío teniente director de Arquitectura- obtiene en el concurso general de 1805 el segundo premio de Segunda Clase con un proyecto de Gimnasio en el Paseo del Prado y con el diseño de un pórtico de entrada para una de las parroquias principales de Madrid.

 

Desde muy joven trabaja en todos los oficios de la construcción, incluso como aprendiz de cantero, y ya con veinte años actúa como aparejador de la obra de la madrileña iglesia parroquial de Santiago y San Juan, que se construye entre 1806 y 1811 según proyecto y dirección de Juan Antonio Cuervo. En el año 1808 y justo tras la primera salida de José Bonaparte de la corte, presenta a la Academia el proyecto de un Templo magnífico, fechado el 15 de agosto, y el diseño para un monumento a la victoria de Bailén, trabajos con los que obtiene el primer premio de la Primera Clase, y aún tiene ánimo entonces para optar al premio extraordinario de Perspectiva, que gana con tres planos fechados también el 15 de agosto de 1808 y dedicados a un templo para él muy conocido, la iglesia madrileña de San Isidro, junto a los Reales Estudios. Concluye así, del modo más brillante posible, al haber obtenido los máximos galardones académicos, la formación académica de Tiburcio Pérez Cuervo en la de San Fernando.

 

Durante la Guerra de la Independencia estuvo agregado al Estado Mayor de Madrid entre agosto y noviembre de 1812, tras una nueva salida del rey intruso, con el encargo de hacer el levantamiento topográfico del Retiro y las fortificaciones francesas. Pasa después al puerto de Alicante a incorporarse al Cuerpo Nacional de Ingenieros en la División del general Carlos España, para la que desempeñó, según testimonio del propio Tiburcio Pérez, cuantas comisiones se le encargaron, algunas muy arriesgadas y todas con la satisfacción completa de sus jefes.

 

ARQUITECTO POR LA REAL ACADEMIA DE SAN FERNANDO

 

A finales de 1813 regresa a Madrid y en 1814 trabaja como sobrestante facultativo a las órdenes del ingeniero inspector de Cortes, Antonio Prat[4], para transformar en tres días el viejo teatro de los Caños del Peral en Salón de Cortes provisional. A la vez, y bajo la dirección también de Prat, participa en la reforma de la Iglesia del Colegio de Doña María de Aragón para el mismo uso, aunque la obra es realizada con vocación de que sea más duradera. Ese mismo año, Tiburcio Pérez es admitido en la Academia de San Fernando a las pruebas para obtener el título de arquitecto[5], que consigue el 15 de junio de 1814 tras presentar el proyecto de un Colegio Militar para Ingenieros[6]. Luego realiza la prueba de repente de un Magnífico Salón de Baile con tribunas altas para la orquesta[7].

Tras su titulación como arquitecto, Tiburcio comienza su vida profesional presentando a la Comisión de Arquitectura de la Academia de San Fernando reunida el 19 de julio de 1814 el borrador de su proyecto para la iglesia parroquial de Arroyo-Molinos, Madrid. En la siguiente Junta, reunida el 1 de septiembre de 1814, la Comisión aprueba sus planos definitivos para el templo, indicándole que consulte la normativa sobre cementerios antes de construir el que proyecta a espaldas de la iglesia[8].

 

ENTRA AL SERVICIO DE FERNANDO VII

 

Esa actividad profesional es paralela a la actividad docente que desarrolla en los Reales Estudios de San Isidro como catedrático suplente de Matemáticas y de Física Experimental[9], empleo que abandona al ser nombrado, por real orden de 1 de mayo de 1815, delineante de las obras reales con un sueldo anual de 500 ducados, siendo Isidro Velázquez arquitecto mayor de Palacio. El 9 de enero de 1816, es declarado criado efectivo de la Real Casa y el 1 de febrero del mismo año es clasificado en primera clase por su conducta política durante la invasión francesa[10]. En 1815 Tiburcio presenta a la Comisión de Arquitectura planos de borrador y limpio del retablo de altar para el santuario de Nuestra Señora de Sonsoles, cerca de Ávila, y el borrador de la iglesia parroquial del Puerto de Rivadesella, Asturias.

 

En 1816 presenta al Ayuntamiento de Madrid su proyecto de «Portada en la Calle de Alcalá para la entrada al Museo Militar, y Parque de Artillería, establecido por Real orden en el Palacio de Buenavista.»[11] Este mismo año Tiburcio lleva a la Comisión de Arquitectura de la Academia de San Fernando sus proyectos, no construidos, para las iglesias sevillanas de Santa Cruz y de Santa María Magdalena.

 

ACADÉMICO DE MÉRITO POR LA ARQUITECTURA

 

En 1818, estando en el puesto de aparejador de las obras de la Plaza de Oriente, entonces en ejecución según proyecto de Isidro Velázquez, y tras la experiencia de unos pocos proyectos propios y haber realizado estudios de mineralogía, química y botánica en el Real Museo de Ciencias, en el Colegio de Farmacia y en el Jardín Botánico, respectivamente, Tiburcio Pérez solicita a la Academia ser admitido a las pruebas para su graduación como académico de mérito por la Arquitectura[12], grado que obtiene en la Junta Ordinaria del 9 de agosto de 1818 tras los exámenes correspondientes y la redacción de la obligada disertación, que en su caso trata «De la conducción de aguas a las fuentes y construcción de Acueductos, Pozos, Estanques, Cisternas, &c.»[13] Ese mismo año de 1818, siendo ya arquitecto y académico, obtiene en Palacio por real orden de 15 de diciembre el nombramiento de ayudante del arquitecto mayor, siéndolo a la sazón Isidro Velázquez, con una asignación de 12.000 reales anuales[14].

 

Entre 1818 y 1819 proyecta el altar colateral de la iglesia parroquial de San Ginés de Madrid, dedicado a la Resurrección del Señor[15]. Entre 1818 y 1820 proyecta para Madrid el no construido Cementerio Sacramental de la Archicofradía de los Irlandeses, fuera de la Puerta de Toledo[16]. En 1820 encontramos noticia de un proyecto de Tiburcio para un puente de madera sobre el rio Cinca, en la villa aragonesa de Monzón[17].

 

DURANTE EL TRIENIO LIBERAL

 

Tiburcio Pérez fue retratado por Goya en un cuadro que, firmado y fechado por el pintor en 1820[18], fue expuesto en la Academia de San Fernando en septiembre de 1821 junto a los retratos de Isidro Velázquez y de Antonio López Aguado pintados por Vicente López. Ese mismo año de 1820 Tiburcio colabora nuevamente en la reforma de la iglesia del Colegio de doña María de Aragón para Salón de Cortes, esta vez a las órdenes de Isidro Velázquez y según el proyecto de éste[19]. Su nombramiento para tal comisión se produce el 14 de abril de 1820, el mismo día en que cumple 34 años, y se encuentra volcado en la obra durante casi tres meses, hasta el 6 de julio en que se inauguran las Cortes para preparar la jura solemne de la Constitución de Cádiz por Fernando VII, que se producirá tres días después.

 

Durante el Trienio Liberal, Tiburcio proyecta en 1821 para la duquesa viuda de Osuna la iglesia parroquial de Nuestra Señora de las Virtudes, en La Puebla de Cazalla, Sevilla[20]; comenzada a construir en abril de 1824, la obra quedó parada en noviembre de 1834 con el templo sin terminar, elevado hasta la cornisa general, y tardará en ser reiniciada, aunque se hizo más tarde siguiendo el proyecto de Tiburcio, incluida la gran bóveda vaída octogonal de 18,39 m. de diámetro inscrito que voltea sobre cuatro grandes pilares achaflanados[21]. Durante el Trienio, el arquitecto y académico ingresa en la Escuela de Ingenieros de Caminos y Canales y como miembro de ella es comisionado junto a Francisco Javier de Mariátegui para practicar los reconocimientos y nivelaciones necesarios para la unión de los canales de Castilla y Aragón y su continuación hasta la costa, trabajos que realizan durante los meses de marzo y abril de 1823.

 

Es también durante el Trienio cuando Tiburcio da numerosas pruebas de su liberalismo exaltado: en cabeza a los que aclaman y acompañan a Rafael del Riego en Madrid hacia su entrevista con Fernando VII en agosto de 1820, está entre los que pretenden acabar con la vida del cura Vinuesa el 4 de mayo de 1821, se inscribe en la Milicia Nacional Local Voluntaria de Madrid el 11 de julio de 1821, es visto en todas las asonadas contra el monarca, participa en la victoria popular del 7 de julio de 1822 sobre la Guardia Real y el 20 de febrero de 1823, al día siguiente del fallido atentado sufrido por el rey, todavía alentaba a sus compañeros para intentarlo de nuevo.

CESE EN PALACIO Y NUEVA ACTIVIDAD PROFESIONAL

 

A pesar de estos antecedentes, a los que habría que unir su pertenencia a la masonería en una posición notable, no es depurado por Fernando VII hasta que, en agosto de 1824, un anónimo dirigido al rey denuncia el conspirador activismo del asturiano. Tras las comprobaciones de rigor, con testimonios en su contra aportados por Isidro Velázquez y Antonio López Aguado, por real orden de 30 de agosto de 1824 Tiburcio Pérez es separado de su destino de ayudante del arquitecto mayor de Palacio, con efectos del tristemente famoso real decreto de Andújar, de 31 de octubre de 1823, y privado del uso de uniforme, fuero y toda otra consideración y emolumento del Real Patrimonio. Cuando es depurado y cesado en su empleo, Tiburcio Pérez tenía en su casa a la pequeña Rosario Weiss, hija de su amiga Leocadia Zorrilla[22], que había dejado a la niña a su cuidado poco antes de marchar a Francia en 1823, pero esa tutela se hace insostenible en los momentos de crisis que el arquitecto vive entonces, por lo que se ve obligado a devolverla a su madre. A mediados de septiembre ambas cruzan la frontera de Bayona camino de Burdeos, donde Goya las espera.

 

Después del cese y depuración en Palacio, la vida de Tiburcio Pérez Cuervo no deja rastro documental durante casi dos años, desde el 16 de enero de 1825, cuando consta que asiste a una junta general de la Academia de San Fernando celebrada ese día, hasta el 12 de noviembre de 1826, cuando comienza a reconstruir su vida profesional respondiendo a encargos particulares de edificios de viviendas en Madrid. Una obra de esa época que merece ser mencionada es la que proyecta en diciembre de 1829, a la espalda de la iglesia de Santiago y San Juan, para completar la manzana con un edificio de viviendas con fachadas a las calles de Santa Clara y Amnistía y a la actual plaza de Ramales[23]; es una obra singular por varias razones: por lo que significaría para Tiburcio volver con un proyecto propio al lugar donde comenzó su experiencia en la dirección de obras bajo la dirección de su tío Cuervo, porque en esa casa quedaron establecidos los famosos Baños de la Estrella y porque en ella vivió el joven escritor Mariano José de Larra desde mediados de 1836 y en ella murió en la noche del lunes de Carnaval de 1837, un 13 de febrero, tras la visita de Dolores Armijo y la ruptura definitiva de su relación con ella.

 

Entre febrero de 1832 y mayo de 1835 Tiburcio Pérez proyecta y dirige la que será su más esforzada y atormentada obra construida, el Colegio de Cirugía de San Carlos, con el encargo de reformar los planos dados el año anterior por Isidro Velázquez y dar las trazas de un nuevo teatro anatómico y del resto de dependencias, lo cual le lleva a aportar diferentes propuestas que se ve obligado a revisar continuamente hasta que, harto de cambios y arbitrariedades, renuncia a continuar con la dirección de las obras. Tras su intervención quedan construidas las tres cuartas partes del edificio, las que hoy asoman, con alteraciones posteriores, a las calles de Santa Isabel, del Niño Perdido y de Santa Inés, incluyendo en el interior el gran teatro anatómico de forma ultra semicircular y graderío en arco escarzano[24], puesto en uso por primera vez, con capacidad para más de mil personas, el 10 de octubre de 1835[25]. Tras su cese, Tiburcio deja sin realizar la doble crujía con fachada a la calle de Atocha, que será, tal como quedará construida, el resultado de la labor de los arquitectos Juan Pedro Ayegui entre 1835 y 1840 y Francisco Javier de Mariátegui entre 1841 y 1844[26].

 

LA LENTA REHABILITACIÓN DEL ARQUITECTO

 

A pesar del encargo del Colegio de Cirugía, la rehabilitación profesional que Tiburcio desea no la conseguirá hasta después de la muerte de Fernando VII y la instauración de un tenue liberalismo de circunstancias favorecido por la regencia de María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, quien –tras la promulgación del Estatuto Real el 10 de abril de 1834 y la amnistía otorgada por el real decreto de 26 de abril del mismo año a quienes hubieran renunciado a la obediencia masónica– encarga a Pérez Cuervo que realice en dos meses la reforma de la iglesia y convento de clérigos menores del Espíritu Santo para alojar el Estamento de Procuradores del reino. Tiburcio habilitó el crucero de la iglesia como salón de sesiones y creó un cuerpo de acceso por la carrera de San Jerónimo confiado a pórticos de columnas de un orden dórico a la manera de Paestum con un arco triunfal central. Ese orden griego de columnas era muy poco apreciado entre los profesores de la Real Academia de San Fernando, que lo consideraban «desconocido en la enseñanza de los buenos autores»[27]. Con él, Tiburcio hace gala de haber sabido desaprender las enseñanzas académicas en las que se formó para dejar aflorar su propio gusto en aras de una retadora independencia de juicio, y hasta de una intencionalidad transgresora de convenciones normativas, en cuanto tiene una buena ocasión de hacer públicas sus discrepancias con el ideario o la doctrina oficial.

 

Es el prestigio de esta obra breve, tanto en plazo de ejecución como en permanencia, ya que comenzó a ser derribada en 1842, el que lleva a Tiburcio a obtener, por real orden de 18 de enero de 1835, los honores de director de Arquitectura en la Academia de San Fernando y, más tarde, el 27 de octubre de 1839, el puesto de director con ejercicio por enfermedad del titular, Isidro Velázquez, y de su teniente, Custodio Moreno.

 

La militancia liberal de Tiburcio Pérez Cuervo le llevó a participar en la política madrileña como concejal del Ayuntamiento Constitucional de la Villa. Lo hizo en calidad de procurador síndico y como miembro activo de la comisión de Obras Públicas que propuso el cese del arquitecto y fontanero mayor Francisco Javier de Mariátegui[28], el último con ese doble destino en Madrid, y la readmisión de los antiguos arquitectos municipales de tiempos del Trienio para su reorganización por Departamentos. Tiburcio estuvo en el cargo de concejal entre el 9 de septiembre de 1836 y el 19 de marzo de 1838, es decir, casi un año y medio dentro de los marcos políticos de una recién restaurada Constitución de Cádiz y de otra constitución liberal, la proclamada en 1837.

 

Su rehabilitación en Palacio se produce después, cuando, tras encargos y comisiones de poca importancia, es nombrado por real orden de 4 de agosto de 1840 arquitecto director de las obras del Real Sitio de San Fernando, un puesto vacante desde el cese de su anterior titular, el arquitecto Francisco Rodrigo, y del que toma posesión el 5 de noviembre siguiente.

FINAL

En el marco de la primera oposición convocada por el Ayuntamiento de Madrid en 1838 para cubrir una plaza de arquitecto municipal de fontanería y alcantarillado, Tiburcio tuvo a finales de 1840 como opositor un enfrentamiento con el miembro del tribunal Juan Pedro Ayegui. Tiburcio consideró el asunto «grave, de honor y de consecuencias» y Ayeguí reclamó al asturiano el desagravio que exigían «el honor de su sangre y la reputación de su carrera»[29]. Tiburcio Pérez Cuervo murió en Madrid el sábado 6 de marzo de 1841, en su casa del piso bajo de la calle de Capellanes número 7, y al día siguiente fue enterrado en una sepultura común del Cementerio General del Norte[30]. Era soltero y la única heredera de sus bienes, entre ellos su retrato por Goya, fue entonces su prima Cayetana, hija de Juan Antonio Cuervo.

 

CATÁLOGO DE OBRAS

 

ESCRITOS:

 

Disertación. De la conducción de las aguas á las fuentes, y construcción de Acueductos, Pozos, Estanques, cisternas &. Presentada á la Rl. Academia de Sn. Fernando por el Arquitecto Dn. Tiburcio Pérez y Cuervo, para su recepción de Académico de merito. Año de 1818 (A.A.S.F. BA. Mss. 310-33/3).

 

PROYECTOS Y OBRAS:

 

Proyectos no construidos con los siguientes destinos:

 

Iglesia parroquial de Arroyo-Molinos, Madrid, con cementerio a la espalda (1814);

 

Retablo del altar del Santuario de Nuestra Señora de Sonsoles en las inmediaciones de Ávila (1815)

 

Iglesia parroquial del Puerto de Rivadesella, Asturias (1815);

 

Portada en la calle de Alcalá del Museo Militar y Parque de Artillería establecido en el Palacio de Buenavista (1816).

 

Iglesias sevillanas de Santa Cruz y de Santa María Magdalena (1816)

 

Altar colateral de la iglesia parroquial de San Ginés de Madrid, dedicado a la Resurrección del Señor (1818 y 1819).

 

Proyecto de Cementerio Sacramental de la Archicofradía de los Irlandeses en las afueras de Madrid (1818 y 1820, no construido).

 

Puente de madera sobre el río Cinca en Monzón, Huesca (1820).

 

Proyecto para la iglesia parroquial de Puebla de Cazalla, Sevilla (1821, obra entre 1824 y 1833 sin llegar a concluirse en vida de T.P.C.).

 

Entre 1832 y 1835 realiza Proyectos y dirección de obra del Colegio de Cirugía de San Carlos en Madrid.

 

Proyecto y dirección de obra del Salón del Estamento de Procuradores del reino en el convento e iglesia del Espíritu Santo (1834).

 

REFERENCIAS DOCUMENTALES

 

ARCHIVO DE VILLA DE MADRID. SECRETARÍA (A.V.M.S.)

 

CRONOLOGÍA DE EXPEDIENTES DE LICENCIAS PARA CONSTRUIR CASAS PARTICULARES EN MADRID

 

1818

 

A.V.M.S. 1-57-82. «Sobre licencia a Dn. Atanasio Dávila para construir una fachada de su casa Calle de las Carretas nº. 33 manzana 207.» Plano de 20 de febrero de 1818.

 

1822

 

A.V.M.S. 1-58-125. «Sobre licencia para construir la fachada de una casa en la calle de Carretas Nº 34. m. 207 propia de D. Atanasio Dávila.» Plano de 25 de enero de 1822.

 

1823

 

A.V.M.S. 1-59-5. «D. Joaquín Ezquerra, dueño de la casa sita en la Red de S. Luis nº 22 de la Manzana 343 sobre licencia para construir la fachada que da frente a la plazuela del Carmen.»Plano de 21 de agosto de 1823.

 

1824

 

A.V.M.S. 1-59-24. «Don Rafael Cruzado, Dueño de la casa sita en la calle de la Luna nº 20 Manzana 448 solicitando lizencia para reedificar la fachada.» Plano de 3 de mayo de 1824.

 

1826

 

A.V.M.S. 1-60-40. «D. Tadeo Sánchez Escandón dueño de una casa en la calle de Preciados nº. 12 manzana 378 sobre licencia para construir nueva fachada.» Plano de 12 de noviembre de 1826.

 

A.V.M.S. 1‑209‑21. «Dn. José Garaizábal admor. de unas casas en la calle de las Vidrieras o Portales de Sta. Cruz nº. 6 y 8 mª. 196 sobre qe. se le dé licencia para construir nuevas fachadas». Plano de 26 de abril de 1826.

 

1827

 

A.V.M.S. 1‑209‑28. «El Mayordomo de las monjas de la Carbonera sobre qe. se le conceda licencia pª. reedificar nueva fachada en una casa qe. pertenece a aquella comunidad en la Ce. de Boteros nº 5 mª. 195.»Plano de 27 de abril de 1827.

 

A.V.M.S. 1-59-146. «D. Agustín Gutiérrez dueño de una casa en la calle de Sn. Bartolomé con buelta á la de Sn. Marcos nº. 10 manzana 305 sobre licencia para construir nuevas fachadas.»Plano de 11 de abril de 1827.

 

A.V.M.S. 1-59-141. «D. Tadeo Sánchez Escandón Administrador de una casa en la calle de Jacometrezo nº. 17 manzana 379 sobre que se le conceda licencia para recalzar de sillería la fachada de dicha casa y hacer otras obras en ella.»Plano de 26 de mayo de 1827.

 

1828

 

A.V.M.S. 1-60-72. «D. Manuel Vitorio Rodriguez dueño de una casa en la calle del Carnero y buelbe á la de Mira al Río nº 6 manzana 97 sobre que se le dé licencia para construir nueva fachada.»Plano de 5 de junio de 1828.

 

A.V.M.S. 1-60-85. «D. José Agapito Carrillo dueño de una casa en la calle de Carretas con accesorias á la de la Paz nº. 12 manzana 206 sobre que se le conceda licencia para construir la fachada accesoria sobre el piso bajo.»Plano de 26 de junio de 1828.

 

A.V.M.S. 1-60-96. «D. Mariano García Sarabia dueño de una casa en la calle de Jacometrezo nº 15 manzana 365, sobre que se le conceda licencia para construir nueva fachada.»Plano de 7 de septiembre de 1828.

 

A.V.M.S. 1-60-84. «D. Manuel Vitorio Rodríguez, dueño del solar núm. 7 y 8 manzana 97 calles del Bastero y del Carnero, sobre licencia para construir casa de nueva planta.»Plano de 11 de noviembre de 1828.

 

1829

 

A.V.M.S. 1-60-101. «Don Blas Caramazana, dueño de la Casa núm. 12, manzana 303 Calle del Colmillo esquina á la de Fuencarral, sobre licencia para edificarla de nueva planta; y construcción del arca cambija situada en dicha Casa. Se halla también unida la licencia que presentó este Interesado del coste de la referida arca y su pago.» Plano de 3 de enero de 1829.

 

A.V.M.S. 1-60-109. «D. Pascual Asensio Administrador de la casa número 24, manzana 23. Calle de San Ildefonso sobre licencia para construir parte de su fachada.»Plano de 30 de abril de 1829.

 

A.V.M.S. 1-62-74. «D. Francisco Travesedo, dueño de la casa nº 1, manzana 429 con fachadas á la calle de Sta. Clara, a la nueva calle [hoy de la Amnistía] y nueva Plazuela [hoy de Ramales] acia la calle Real de S. Gil, pidiendo Licencia para construirla de nueva planta.»Plano de 23 de diciembre de 1829.

 

1830

A.V.M.S. 1-62-87. «D. Manuel Victorio Rodríguez, dueño del solar de la casa nº. 9 y manzana 28 calle del Ave María esquina á la del Olmo, sobre Licencia para construirla de nueva planta.»Plano de 7 de abril de 1830.

 

A.V.M.S. 1-62-114. «D. Casimiro de León y Rico, dueño de las casas nº 15 y 16, manzana 291, calle angosta de Sn. Bernardo pidiendo Licencia para la construcción del piso 3º de ella.» Plano de 11 de junio de 1830.

 

1831

 

A.V.M.S. 1-63-19. «D. Manuel García Rodríguez dueño de las casas nº 15 y 16 manzana 88 calles de Sta. Ana, Peñón y Amazonas pidiendo Licencia para demolerla y edificarla de nueva planta.»Plano de 18 de junio de 1831.

 

A.V.M.S. 1-63-62. «D. Manuel de Ozilla y Arbe, dueño de la casa nº 7 manzana 38 calle del Ave María pidiendo Licencia para construir su fachada.»Plano de 28 de febrero de 1831.

 

A.V.M.S. 1-63-70. «D. Antonio Matasán, dueño de una casa calle de los Negros nº. 36 manzana 342 pidiendo Licencia para reedificarla de nueva planta.»Plano de 4 de marzo de 1831.

 

A.V.M.S. 1-63-39. «D. Baltasar López Lavín, Apoderado del Sr. Marqués de Robledo posehedor de la casa nº 53, manzana 291, calle de los Jardines, pidiendo Licencia para construir parte de dicha casa.»Plano de 26 de agosto de 1831.

 

A.V.M.S. 1-63-147. «D. Tomás Martínez dueño de una casa corral calle del Tribulete nº. 6 manzana 58 pidiendo Licencia para edificarla de nueva planta.»Plano de 1 de noviembre de 1831.

 

1832

 

A.V.M.S. 1-63-96. «El Sr. D. Juan Antonio Cobián pidiendo Licencia para reedificar de nueva planta la casa calle del Príncipe nº. 5 y 6 manzana 216 c.v. á la de la Visitación.»Plano de 8 de mayo del año 1832.

 

 

A.V.M.S. 1-63-123. «D. Francisco García, sobre licencia para construir la casa nº. 24 manzana 290, calle de la Montera.» Plano de 23 de febrero de 1832.

 

A.V.M.S. 1-63-126.«D. Baltasar López Lavin Apoderado del Sr. Dn. Melchor de Mena, posehedor de la casa nº. 14 manzana 291 calle angosta de S. Bernardo pidiendo Licencia para reedificarla de nueva planta.»Plano de 2 de junio de 1832.

 

A.V.M.S. 1-63-139.

«D. Gabriel de la Torre, Apoderado de D. Felipe Sáenz, dueño de las casas nº. 23, 24 y 25 manzana 169 calle de cuchilleros, pidiendo Licencia para edificarlas de nueva planta.»Plano de 13 de marzo de 1832.

 

 

1833

 

A.V.M.S. 1-64-104.«El Hermano Juan Ausell Procurador de la Rl. Congregación del Rl. Oratorio de Sn. Felipe Neri pidiendo Licencia para hacer varias obras en la casa calle de Barrionuevo nº 25 manzana 158.» Plano de 5 de junio de 1833.

 

1834

 

A.V.M.S. 1-64-116.«D. José Batanero dueño de la casa, Plazuela de Sta. Ana nº. 18 manzana 212 pidiendo Licencia para reedificarla de nueva planta.» Plano de 17 de abril de 1834.

 

1835

 

A.V.M.S. 1-65-76.«Dn. Juan de Miguel Monasterio Apoderado de Dn. Paulo Androver dueño de una casa calle de las Infantas nº 11 manzana 300 pidiendo Licencia para reedificarla de nueva planta.»Plano de 21 de enero de 1835.

 

A.V.M.S. 1-65-56.«D. José Saumell dueño de una casa Plazuela de Sta. Ana nº. 16 manzana 212 pidiendo Licencia para reedificarla de nueva planta.»Plano de 19 de febrero de 1835.

 

A.V.M.S. 1-65-109.«D. Manuel Batanero, dueño de la casa Plazuela de Sta. Ana, pidiendo Licencia para reedificala de nueva planta. La referida casa nº. 5 nuevo, manzana 212.»Plano de 20 de julio de 1835.

 

1836

 

A.V.M.S. 1-66-3. «Espediente promovido por Dn. Dámaso Gutiérrez propietario vecino de esta corte. Sobre construcción de una casa de nueva planta sita en la Calle de San Antón señalada con el núm. 24 de la manzana 316.»Plano de 29 de febrero de 1836.

 

A.V.M.S. 1-113-55. «Dn. Casimiro García dueño de la casa Calle de la Montera nº. 49 manzana 343, solicitando licencia para su construcción de nueva planta.»Plano de 17 de junio de 1836.

 

A.V.M.S. 1-66-50.«Espediente promovido por Don Manuel Vitorio Rodríguez. Sobre la construcción de una casa de nueva planta sita en la calle del Olivo número 23 [uniéndola a la del 25] de la manzana 365.»Plano de 25 de junio de 1836.

 

1837

 

A.V.M.S. 1-113-67. «Dn Manuel Ramón de Almarza pidiendo licencia para la construcción de una casa Calle ancha de Majaderitos [esquina a angosta de Majaderitos] nº 2 [sic. por 15] manzana 208.»Plano de 11 de febrero de 1837.

 

1838

 

A.V.M.S. 1-114-37. «Dn. Manuel Gil Santibáñez dueño de la casa nº. 5 viejo y 10 nuevo de la manzana 201, Calle de Esparteros [con vuelta a Vicario viejo] solicitando licencia para su construcción de nueva planta.»Plano de 14 de febrero de 1838.

 

A.V.M.S. 1-114-45. «Dn. José Abascal dueño de la casa númº. 2 manzana 397, calles de las Veneras y de la Ternera, solicitando licencia para su construcción de nueva planta.»Plano de 17 de julio de 1838.

 

A.V.M.S. 1-114-48. «Dn. Gregorio Cruzada dueño de la casa Calle de la Luna con buelta a la de Silva núm. 11 y 12 viejos de la manzana 469, solicitando licencia para su construcción de nueva planta.»Plano de 6 de agosto de 1838.

 

A.V.M.S. 1-114-47. «Dn. Gregorio Cruzada dueño de las casas de las calles sitas Calles de la Luna, Silva y Estrella núm. 15 nuevo por la 1ª. 13 y 15 por la 2ª. y 2 por la 3ª manzana 469, pidiendo [nueva] licencia para su construcción de nueva planta [y la anulación del plano anterior de 6 de agosto]Plano de 3 de septiembre de 1838.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

CABELLO NÚÑEZ, JOSÉ, Los edificios religiosos de La puebla de Cazalla y su término en el siglo XIX. La Puebla de Cazalla, Ediciones Municipales, 1997.

 

D´ORS, EUGENIO, El vivir de Goya, [1934] Barcelona, Planeta, 1980, pp. 186-187.

 

LAVESA DÍAZ, CARLOS, «El Hospital de San Carlos», en AAVV, La recuperación del Hospital de San Carlos. Nuevas instalaciones del Instituto Nacional de Administración Pública. Madrid, M.A.P., 1991. pp. 91-142.

 

MOLEÓN GAVILANES, PEDRO, «Arquitecturas para el Madrid liberal (1820-1840)», en Madrid 1830. La maqueta  de León Gil de Palacio y su época, Madrid, Museo Municipal, 2006, págs. 44-61;

 

MOLEÓN GAVILANES, PEDRO, «Pérez Cuervo, Tiburcio», en Pedro MOLEÓN GAVILANES (ed.), Isidro        Velázquez (1765-1840), arquitecto del Madrid fernandino. Madrid, Ayuntamiento de Madrid, 2009, pp. 128-131.

 

MOLEÓN GAVILANES, PEDRO,» La parroquia Ministerial de Palacio y el Salón de Cortes del Trienio Liberal», en MOLEÓN (ed.), 2009, pp. 213-228.

 

MOLEÓN GAVILANES, PEDRO,» El Colegio de Medicina y Cirugía de San Carlos», en MOLEÓN (ed.), 2009, pp. 295-319.

 

MOLEÓN GAVILANES, PEDRO, «Pérez Cuervo, Tiburcio. Arquitecto», en Diccionario biográfico español. Madrid, Real Academia de la Historia, 2013, vol. XLI, pp. 33-35.

 

PARDO CANALÍS, ENRIQUE, Los registros de matrícula de la Academia de San Fernando de 1752 a 1815, Madrid, CSIC-Instituto Diego Velázquez, 1967, p. 329.

 

RODRÍGUEZ PRADOS, FRANCISCO, «Notas histórico-artísticas en torno a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de las Virtudes de La Puebla de Cazalla (siglos XVI-XX)», en AAVV, La Puebla de Cazalla. Una villa centenaria, una villa con historia. Quinto centenario de La Puebla de Cazalla (1502-2002). Madrid, Ediciones El Viso, 2009, pp. 331-358.

 

PEDRO MOLEÓN GAVILANES

FECHA DE REDACCIÓN: 15 DE OCTUBRE 2019

FECHA DE REVISIÓN: 28 DE DICIEMBRE 2019

 

NOTAS

[1]Archivo de la parroquia de San Juan el Real de Oviedo, Libro de bautizos (de 11-I-1751 a 14-VII-179), f. 238 r.

[2]En un expediente del Archivo de Villa de Madrid, Secretaría, A.V.M.S. 3-391-1, se encuentra una breve autobiografía de Tiburcio Pérez Cuervo que él explica como «una nota de mi vida que facilito á quien guste de examinarla desde mi niñez». No tiene el tono formal y preciso de los memoriales del mismo Tiburcio que encontramos en la Real Academia de San Fernando, cuando solicita su graduación como arquitecto o su recepción como académico de mérito. Tampoco se parece a otros que se conservan en su expediente personal del Archivo General del Palacio Real de Madrid, con los que solicita empleos u honores, ni está escrito de un modo ordenado o sistemático. Se trata de un memorial en el que cuenta las cosas tal como le vienen a la cabeza y en ese mismo orden peculiar se las dicta a su amanuense, acompañadas de mínimos, aunque para nosotros preciosos, comentarios que a él le dicta su subconsciente. Esta nota autobiográfica es un breve texto donde el arquitecto y académico vuelca la más completa y sentida recapitulación sobre su existencia en un momento en que, sin él saberlo, está prácticamente cumplida. Le quedaban menos de nueve meses de vida cuando la firma en Madrid el 16 de junio de 1840. Sobre su vida y su obra, véase Pedro MOLEÓN GAVILANES, «Pérez Cuervo, Tiburcio», en Pedro MOLEÓN GAVILANES (ed.), Isidro Velázquez (1765-1840), arquitecto del Madrid fernandino. Madrid, Ayuntamiento de Madrid, 2009, pp. 128-131. Pedro MOLEÓN GAVILANES, «Pérez Cuervo, Tiburcio. Arquitecto», en Diccionario biográfico español. Madrid, Real Academia de la Historia, 2013, vol. XLI, pp. 33-35.

[3] ENRIQUE PARDO CANALÍS, Los registros de matrícula de la Academia de San Fernando de 1752 a 1815, Madrid, CSIC-Instituto Diego Velázquez, 1967, p. 329.

[4]Antonio Prat fue elegido en la Academia de San Fernando académico de honor en la junta particular de 7 de febrero de 1814 y nombrado académico de mérito en la junta ordinaria de 3 de julio de 1814.

[5]A.A.S.F. Leg. 4-68-8. «D. Tiburcio Pérez Cuerbo // Solicita que en atención á sus estudios teóricos y prácticos se le dispense la obra de pensado pª. graduarse de arquitecto. No se le concede esta gracia y hechas por él todas las pruebas es recivido de tal Arquitecto en 5 de Junio. //1814» Su tío, Juan Antonio Cuervo, certifica el 20 de marzo de 1814: «que Dn. Tiburcio Pérez Cuerbo natural de la Ciudad de Obiedo, ha estado en mi compañía desde su tierna edad, por espacio de veinte y un años, estudiando las primeras letras, latinidad, matemáticas, dibujo, y quanto he comprendido necesario para el perfecto conocimiento de la Arquitectura, tanto teórica, como práctica en las obras que he dirigido; y últimamente ha estado destinado de Aparejador Facultatibo, en la fábrica de la nueba Iglesia Parroquial de Santiago y Sn. Juan de esta Villa, que bajo mi proyecto y dirección se ha construido en los años de 1806 á 1811; y para que conste donde combenga doy la presente…» En el mismo expediente figura un resumen de méritos redactado por José Munárriz el 3 de abril de 1814, adjunto a la solicitud de Tiburcio de admisión a examen para obtener el título de maestro arquitecto, en el que se lee: «que por certificación del Sr. Dn. Antonio Prat, Ingeniero en 2º de Marina, Inspector del Palacio de Cortes, y nuestro Académico de honor, consta que Pérez Cuervo ha desempeñado a su entera satisfacción la Plaza de Sobrestante facultativo en la obra a su cargo del Palacio de Cortes en esta Capital, con cuyo motivo ha tenido ocasión de conocer la suficiencia y talento de este sugeto en la Arquitectura civil.»

[6]Cinco planos, con dos plantas, fachada, alzado y sección, alzado y sección, en A.A.S.F. A-405 a 409. La memoria, mediciones y presupuesto, junto a la documentación paralela que generó el proceso de titulación como arquitecto de Tiburcio en A.A.S.F. Leg. 4-68-8 citado. Los cinco planos se reproducen con un comentario de Jesús Cantera Montenegro en las fichas 508 a 512 del catálogo de la exposición Las propuestas para un Madrid soñado: de Texeira a Castro. Madrid, 1992, pp. 603-605.

[7]Planta y sección longitudinal, A.A.S.F. A-5145.

[8]A.A.S.F. Libro 3/140, ff. 42v. y 43r. Se trata de un proyecto no construido. Véase también A.H.N. Diversos. Colecciones. Leg. 357/expte. Personal.

[9]Sobre la sustitución por Tiburcio de la cátedra de Física experimental durante el curso 1814-15, véase el certificado que los documenta en A.A.S.F. Leg. 43-3bis/1. «Certifico yo el infrascrito Secretario de los Estudios Reales de Sn. Isidro de esta Corte que el Arquitecto de la Real Academia de S. Fernando Dn. Tiburcio Pérez y Cuerbo natural de la ciudad de Oviedo, se matriculó y asistió con puntualidad y aprovechamiento a las clases de física experimental de estos Reales Estudios, habiéndome presentado las certificaciones de Latinidad, Lógica y cuatro años de Matemáticas que le devolví; y que últimamente en consideración a sus conocimientos y aplicación continua en estos Estudios Reales ha sustituido en ellos la referida Cátedra de física en el curso que acabó en fin de Junio de la fecha según todo consta de los Libros de Matrículas certificaciones y nombramiento original que existe en la Secretaría de mi cargo y a que me refiero. Y para que así lo acredite donde le convenga doy la presente sellada con el sello de los mismos estudios Reales autorizada por el Sr. Dn. Tomás González Carvajal Director de ellos. Madrid quince de Julio de mil ochocientos quince = VºBº González Carvajal = Rodrigo de Oviedo = 2º Secretario = Hay un sello.-» Según su ya mencionada autobiografía en A.V.M..S. 3-391-1: «Fue Catedrático de Física Esp[e]rimental en lo[s] Reales Estudios de San Isidro, y desempeñó también en los mismos la Cátedra de Matemáticas en ausencias y enfermedades de su Maestro.»

[10] Para su relación con Palacio, véase A.G.P. Personal. Cª. 818/1.

[11]A.V.M.S. 1-62-39. En el expediente falta el plano que Joaquín Navarro, director del Museo Militar, presenta el 9 de julio de 1816 acompañando a la solicitud de licencia. Fue informado favorablemente por Antonio López Aguado el 10 de julio de 1816, pero nada se hizo entonces. Tampoco unos años más tarde, cuando Manuel de la Peña Padura proyectó en abril de 1819 la nueva fachada del la Inspección General de Milicias en la misma calle de Alcalá (A.V.M.S. 1-57-113).

[12]A.A.S.F. Leg. 43-3 bis/1. «Dn. Tiburcio Pérez y Cuerbo, Maestro Arquitecto por la Academia // Sobre que se le admitiese á los exercicios establecidos para su recepción de Académico de mérito.// Creado en 9 de Agosto de 1818.»

[13]A.A.S.F. BA. Mss. 310-33/3. Disertación. De la conducción de las aguas á las fuentes, y construcción de Acueductos, Pozos, Estanques, cisternas &. Presentada á la Rl. Academia de Sn. Fernando por el Arquitecto Dn. Tiburcio Pérez y Cuerbo, para su recepción de Académico de merito. Año de 1818. Abajo, con otra letra: «Fue creado Académico de mérito por la Arquitectura en Junta Ordinaria de 9 de Agosto de 1818». La Disertación está firmada por Tiburcio en Madrid el 15 de abril de 1818. En octavo y hecha de cuadernillos cosidos, consta de 32 páginas numeradas en el anverso.

[14]A.G.P. Personal. Cª. 818/1. «Pérez Cuerbo, D. Tiburcio // Ayudante del Arquitecto mayor.»

[15]A.A.S.F. Libro 3/140, ff. 150v. y 160v.

[16]A.A.S.F. Libro 3/140, ff. 143v.-144r. y 190r.

[17]A.A.S.F. Libro 3/140, f. 193v.

[18]Ceán Bermúdez comenta, a propósito del retrato: «figura un joven en mangas de camisa; el estilo y libertad con que está egecutado no dejan duda de que es del inimitable Goya» En BNE. Ms. 21456-1, pp. 105-116: Ocios de D. Juan Agustín Ceán-Bermúdez sobre Bellas-artes, escritos por él mismo en Madrid desde el año de 1816 al de 1822, que copia su hijo en el de 1833. Joaquín Ceán-Bermúdez [firmado y rubricado]».El retrato de Tiburcio Pérez pintado por Goya en 1820 está hoy en el Metropolitan Museum de Nueva York. Sobre la obra, véase M[argarita] M[oreno de las] H[eras]: «122. Tiburcio Pérez Cuervo», en Goya y el espíritu de la Ilustración. Catálogo de la exposición, Madrid, Museo del Prado, 1988, pp. 373-375; J[uan] J[osé[ L[una].: «152. Tiburcio Pérez Cuervo», en Goya. 250 aniversario. Catálogo de la exposición, Madrid, Museo del Prado, 1996, pp. 253 y 421-422; Manuela MENA, «127. Tiburcio Pérez Cuervo», en Goya en tiempos de guerra. Catálogo de la exposición, Madrid, Museo del Prado, 2008.

[19]PEDRO MOLEÓN GAVILANES, «La parroquia Ministerial de Palacio y el Salón de Cortes del Trienio Liberal», en MOLEÓN (ed.), 2009, pp. 213-228.

[20]No se continuaron las obras hasta febrero de 1866 y lo hicieron lentamente porque se prolongaron hasta octubre de 1886. Sobre el proyecto de Tiburcio véanse el Libro de actas de las Juntas de la Comisión de Arquitectura, A.A.S.F. Libro 3/140, de los años 1806 a 1823, ff. 199 r. y 200 v. Junta de 16 de marzo de 1821, donde se examina y aprueba el borrador presentado por Tiburcio, y Junta de 30 de abril de 1821, donde se aprueba el proyecto definitivo, firmado por el arquitecto el 4 de abril anterior. El acta de la Comisión de Arquitectura dice: «Hallándolos conforme a buen gusto de Arquitectura fueron aprobados». El expediente se encuentra en A.A.S.F. Leg. 2-33-4, sobre iglesias parroquiales entre 1817 y 1826.

[21] Sobre el proceso de ejecución del proyecto tiburtino, José CABELLO NÚÑEZ, Los edificios religiosos de La puebla de Cazalla y su término en el siglo XIX. La Puebla de Cazalla, Ediciones Municipales, 1997; Francisco RODRÍGUEZ PRADOS, «Notas histórico artísticas en torno a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de las Virtudes de La Puebla de Cazalla (siglos XVI-XX)», en AAVV, La Puebla de Cazalla. Una villa centenaria, una villa con historia. Quinto centenario de La Puebla de Cazalla (1502-2002). Madrid, Ediciones El Viso, 2009, pp. 331-358.

[22]Lo más reciente sobre este asunto: Carlos SÁNCHEZ DÍEZ, ««Como si fuera hija mía»: vida y obra de Rosario Weiss», en Dibujos de Rosario Weiss (1814-1843). Catálogo razonado, Madrid, BNE-MLG-CEEH, 2018, pp. 31-87.

[23]A.V.M.S. 1-62-74. Casa para Francisco Travesedo en la casa nº 1 de la manzana 429. El plano de fachada está firmado por Tiburcio el 23 de diciembre de 1829. Tuvo ampliación en altura proyectada por el arquitecto Mariano Calvo en 1845, A.V.M.S. 4-47-11.

[24] Tres colecciones de planos de Tiburcio Pérez, con tres proyectos alternativos dibujados en octubre de 1836 como testimonio de todo lo proyectado entre 1832 y 1835 y tras haber abandonado ya la dirección de las obras, fueron publicados por Carlos LAVESA DÍAZ, «El Hospital de San Carlos», en AAVV, La recuperación del Hospital de San Carlos. Nuevas instalaciones del Instituto Nacional de Administración Pública. Madrid, M.A.P., 1991. pp. 91-142. Los planos en pp. 124-136. Los de 1836 no eran planos de proyecto, sino de algunas de las diferentes alternativas presentadas por Tiburcio a requerimiento de la junta médica que se los encargaba.

[25]El acto queda reseñado como un acontecimiento en el periódico La Revista Española, número 439, del lunes 5 de enero de 1835, p. 1191.

[26]Sobre los diferentes proyectos a partir del de Isidro Velázquez, véase Pedro MOLEÓN GAVILANES, «El Colegio de Medicina y Cirugía de San Carlos», en MOLEÓN (ed.), 2009, pp. 295-319.

[27]En esos términos se expresa la junta ordinaria de la Academia el 9 de julio de 1817 al censurar el proyecto del arquitecto Ángel Fernández Norenet para la reforma de la portada de la Real Casa Imprenta de Madrid.

[28]A.V.M.S. 1-171-35: «Sobre nombramiento de tres Arquitectos de S.E. y sus obligaciones; Separación de Dn. Francisco Javier Mariátegui y sus tenientes: Entrega de papeles de éste e informe evacuado a la Diputación Provincial sobre la separación espedida.»

[29] El asunto se sigue en A.V.M.S. 4-27-107. «Ayuntamiento Constitucional de Madrid. 1840. Arquitecto. Memorias presentadas por D. Tiburcio Pérez, uno de los aspirantes á la plaza de Arquitecto vacante de esta Villa.» En este expediente falta parte de la documentación: escritos de Tiburcio de 16 de junio y 18 de julio, además de las tres memorias que leyó ante el tribunal de la oposición, que están en otro expediente del Archivo de Villa con el que se completa el asunto en lo que atañe a Tiburcio: A.V.M.S. 3-391-1. «Ayuntº. Constl. de Madrid. 1838 á 40. Espediente causado con motivo de la separación de D. Fermín Pilar Díaz del destino de arqto. del ecsmo. Ayuntº. Lo actuado después por la Comisión de Policía Urbana sre. dho. ramo de Arquitª. Nombramtº. hecho en D. Juan Morán Labandera pª. los ramos de Fontanería y Alcantarillas, y suspensión de dho. nombram.to. Oposición á la plaza de arqtº. de los ramos de Fontanería y Alcantarillas. Nombram.to hecho en D. Juan José Shez. Pescador uno de dhos. opositores.» Sobre Tiburcio preparo una extensa y completa monografía en avanzado estado de redacción: Un grande liberal. Vida y obra del arquitecto Tiburcio Pérez Cuervo (1786-1841) y de otros de su faz.

[30]Archivo Histórico Diocesano de Madrid. Parroquia de San Martín. Libro 36 de Difuntos que da principio en 1º de Abril de 1837 y concluye en 31 de Diciembre de 1842, fol. 221 vuelto.

X