25610
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-25610,qode-social-login-1.1.3,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Pedro Muguruza Otaño
PEDRO MUGURUZA OTAÑO

 

Arquitecto, Madrid, el 25 de mayo de 1893 – Madrid 3 de febrero de 1952.

 

Estudió en Madrid, en el colegio de la Asunción, entre los años 1900 y 1911 mostrando una especial inclinación y destreza en la pintura y escultura. Profundizó en la pintura en el estudio del pintor Emilio Sala, y con Lorenzo Coullaut Valera, en el arte de Fidias. Obtuvo varios y acreditados premios de dibujo, destacando los convocados por el Círculo de Bellas Artes, en los años 1914 y 1915. Y posteriormente, destacando el reconocimiento por el proyecto de un edificio de carácter entre historicista y neogótico, anexo a la iglesia de San Jerónimo el Real, en lugar de la restauración de un edificio existente. Reconocimiento por el edificio propuesto, pero no se realizará. De haberse llevado a cabo lo proyectado, es posible no se habría reconvertido el claustro de aquella iglesia en un anexo del Museo del Prado.

 

Ingresó en la Escuela de Arquitectura en el año 1908, obteniendo el título de Arquitecto en el año 1916. Colaboró en los estudios de Antonio Palacios Ramilo (hasta el año 1952) y de Luis Moya Blanco. Al año siguiente de obtener el título, a propuesta de Ricardo Velázquez Bosco, director de la Escuela, será nombrado profesor auxiliar interino; en marzo del año 1920 obtiene, por oposición, la cátedra deProyectos de Detalles Arquitectónicos y Decorativos. Cátedra que mantendrá hasta su fallecimiento, excepto el paréntesis al que se acoge voluntariamente en los años en que estuvo al frente de la Dirección General de Arquitectura. La Escuela de Arquitectura dejará pública constancia del trabajo de Pedro Muguruza, creando la “Cátedra Muguruza”.

 

Comisario de Urbanismo, y posteriormente primer Director General de Arquitectura (entre los años 1939 y 1946); órgano en aquellos años dependiente del Ministerio de la Gobernación. Destacará su profesionalidad antes, durante y después de la Guerra Civil. Protagonista en páginas relevantes de la historia de la arquitectura, principalmente con respecto a Madrid.

 

El Ayuntamiento de la capital, por Acuerdo Municipal de fecha 8 de julio de 1959, le dedicó una calle en el Distrito de Chamartín, Barrio de Nueva España; ingresa en el Nomenclátor Oficial de vías de Madrid, como Calle de Pedro Muguruza[1].Con anterioridad el Concejo Municipal, el 22 de febrero de 1945, le había otorgado la Medalla de Oro de Madrid.

 

Modesto López Otero define a Pedro Muguruza: “…como un arquitecto de formación clásica y su estilo de «claridad en la composición, acierto en el juego de proporciones, pureza y corrección de perfiles de adecuada ornamentación que tanto debió a sus grandes condiciones de dibujante.»”[2]

 

Comisario General del Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional, años 1938 a 1939, órgano responsable de la recuperación del patrimonio Artístico Nacional expoliado. Coordinará la exposición montada en Ginebra con lo entonces recuperado, procedente del Museo del Prado, hasta conseguir el traslado a Madrid.

 

No imprescindible, pero sí prudente, considerar nuevas estructuras en las entidades corporativas profesionales. Intervendrá Muguruza en la creación de la Hermandad Nacional de Arquitectos y en el Consejo Superior.

 

Por el sistema de cooptación, es elegido el 5 de marzo de 1934 académico numerario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; ésta formalizará su recepción el día 27 de abril de 1938, tras pronunciar un discurso reglamentario, bajo temática por él escogida: Servicios del País Vasco a la Arquitectura Nacional. Ocupará la vacante producida tras el fallecimiento del académico Manuel Zabala y Gallardo en el año 1934. En nombre de la Academia le contestará el académico Modesto López Otero[3]. Excepcionalmente esta sesión académica no se desarrollará en la sede de la Academia, en el palacio de Goyeneche, en el número 13 de la Calle de Alcalá. En el año 1938 España está inmersa en la II República. El presidente, en fecha 15 de abril de 1936, había decretado la supresión de las Reales Academias:

 

“…instituciones que habiendo tenido su razón de ser en otras épocas de la historia de nuestro país, han quedado anquilosadas o no están en consonancia con la marcha de la vida social de hoy. Entre estas instituciones se encuentran, en el terreno cultural, las Academias dependientes del ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. […] En el artículo 1º, y único se advierte: “Quedan disueltas desde la fecha de publicación del presente Decreto, todas las Academias dependientes del Ministerio de instrucción Pública y Bellas Artes”[4].

 

Tras la supresión de las academias decretada en la España que se mantenía partidaria de la II República, en la ciudad de Burgos, excepcionalmente se mantiene la continuidad de las mismas. Y en aquella ciudad castellana se producirá la elección y el posterior discurso de presentación.

 

Pedro Muguruza intervendrá en la Comisión que aprovecha la supresión decretada en Madrid para reorganizar todas las reales academias; consecuencia de aquella reorganización será la creación del Instituto de España como órgano de coordinación entre las distintas academias, y de enlace entre estas y el Estado. Para la nueva institución será nombrado Canciller.

 

Amplios, y de muy alto nivel, los estudios dedicados a Pedro Muguruza Otaño, destacando la biografía preparada por Carlota Bustos Juez y Juan M. de Encío, publicada en el Diccionario Biográfico Español publicado por la Real Academia de la Historia.

 

Fue enterrado en la cripta de la capilla de la Congregación de Nuestra Señora de Belén en su huida a Egipto, o de los Arquitectos, en cripta propia, en la parroquia de San Sebastián. En lápida de la entrada leemos: “EN LA CRIPTA DE ESTA CAPILLA DESCANSAN LOS RESTOS DE LOS HERMANOS MAYORES DE LA REAL CONGREGACIÓN DE NUESTRA SÑORA DE BELÉN EN SU HUIDA A EGIPTO. VENTURA RODRÍGUEZ 1717-1785, JUAN DE VILLANUEVA 1739-1811. FRANCISCO MORADILLO† 1755. PEDRO MUGURUZA OTAÑO 1893-1952”. Y ya en la cripta se conserva la lápida de piedra que cubrió el nicho; debajo de una cruz, la inscripción: “D. PEDRO MUGURUZA OTAÑO / ARQUITECTO / 1.ER DIRECTOR GENERAL DE ARQUITECTURA / ٭ 25-5-1893 † 3-2-1952 / R.I.P.” En una segunda lápida, en mármol negro, leemos: “D. PEDRO MUGURUZA OTAÑO / ARQUITECTO / 1.ER DIRECTOR GENERAL / DE ARQUITECTURA / ٭ 25-5-1893 † 3-2-1952 / D.E.P.”[5]En la primitiva lápida, la leyenda está debajo de una cruz latina con un trazado simple; en la segunda, la sencilla cruz latina se ha transformado en un Crismón o cristograma de Cristo (X P), formado por las dos primeras letras de Cristo en griego (Xptoróc); al trazo vertical superior se le ha añadido la P, y el trazo inferior cruzado por la letra X. La leyenda “R.I.P.” (Requiescat In Pace, Descanse en paz) se ha transformado en “D.E.P. “ (Descanse en paz).

 

El “Legado Muguruza”, compuesto por las “Memorias, planos y proyectos” por el arquitecto preparado, en una vida corta en el tiempo, pero intensa en el trabajo, será por su viuda, doña Mercedes Peironcely y Puig de la Bellacasa, cedido a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Parte de los dibujos fueron entregados a la Escuela de Arquitectos de Madrid.

 

El prestigio de Pedro Muguruza pesa en la Real Academia de Bellas Artes. Por tres veces será requerido para contestar a discursos de recepción; discursos que acreditan la categoría del nuevo académico, y ese nivel se verá reforzado por la personalidad de quien, en nombre de la Academia públicamente le recibe. El 22 de mayo de 1944 Manuel Cárdenas Pastor formaliza su ingreso, leyendo el discurso reglamentario, al que titula: La vocación del arquitecto[6]. Pedro Muguruza le recibe tras el correspondiente discurso de contestación. Alejado de la arquitectura, pero no de las Bellas Artes, el 9 de junio de 1947, Jesús Guridi lee el reglamentario discurso para formalizar la recepción: El canto popular como materia de composición musical; nuevamente es Pedro Muguruza,[7] quien le recibe.

 

VV.AA., Diccionario Enciclopédico Abreviado, Tomo V (Espasa Calpe), séptima edición, año 1957, página 1053.

 

Contreras y López de Ayala, Juan de, Marqués de Lozoya (1893-1978), elegido académico numerario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, pronunciará el reglamentario discurso de ingreso en la ciudad de Burgos: La teoría de las artes plásticas en el siglo XIX, siendo contestado en nombre de la Real Academia por Pedro Muguruza Otaño. Ambos discursos publicados por la Real Academia en Madrid, año 1940, 44 páginas.

 

Cincuenta y tres maquetas fueron presentadas para uno de los dos conjuntos más monumentales proyectados para la ciudad de Madrid, ambos ubicados en espacio que repite topónimo: Plaza de España. Una en El Retiro y la otra en el final de la Gran Vía; monumento al Idioma Castellano, y no monumento a Miguel de Cervantes[8], como torpemente se intenta popularizar. Ya en la primera década del siglo XX se intentará ocultar su verdadero nombre e intencionalidad. La maqueta ganadora, en un complicado concurso, tendrá como autores a Lorenzo Coullaut Valera (escultura) y Rafael Martínez y Zapatero (arquitectura). Destaca la ausencia de Pedro Muguruza, pero hemos podido comprobar no es ausencia total. Hubo una directa e intensa colaboración desde el principio; en el Archivo de Villa: “En 1915 se faculta a: “los autores del proyecto, Don Lorenzo Coullaut-Valera, escultor y los arquitectos Don Rafael Martínez y Zapatero y Don Pedro Muguruza Otaño, cuantas atribuciones sean precisas a los fines del replanteo”.[9]

 

CRONOLOGÍA DE SUS OBRAS RELEVANTES EN MADRID

 

Coautoría con Diego Méndez en el Monasterio, Basílica, Cripta y Cruz del Valle de los Caídos, junto a Francisco Oyarzábal y Antonio Muñoz, en la sierra de Guadarrama.

 

Reconstrucción del monumento al Sagrado Corazón de Jesús, en el Cerro de los Ángeles, (Getafe), destruido en el mes de agosto de 1936, no dentro de una acción bélica-

 

– 1917. Teatro de la Latina en Madrid, en la Plaza de la Cebada.

 

– 1918-1939. Restauración de la sede de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en el número 13 de la Calle de Alcalá.

 

– 1922-1952. Restauración del Monasterio de Santa María de El Paular.

 

Responsable de la instalación de los monumentos dedicados a Emilia Pardo Bazán, en el número 30 de la Calle de la Princesa, el dedicado a los Hermanos Álvarez Quintero, en El Retiro, en el Paseo de Colombia y a Concepción Arenal en el parque del Oeste, en el Paseo de Ruperto Chapí, obra de los escultores Vela del Castillo y Palma Burgo, respectivamente. Trascendente el trabajo de arquitectura, pero no debe en este concreto, sobreponerse al trabajo escultórico. Alguien atribuirá la autoría del busto de Concepción Arenal al arquitecto, y desde el fácil sistema de “copiar y pegar”, en dos publicaciones, con motivo de la inauguración, se escribe: “El conde de la Torre de Cela, hijo de la eximia escritora, dará las gracias en nombre de la familia. En acto seguido se descubrirá el monumento. Es este original del arquitecto D. Pedro Muguruza[10].”

 

– 1923 a 1951. Arquitecto conservador del Museo del Prado. No puede atribuirse la autoría de este edificio, pero sí gran parte de la imagen que podemos apreciar.

 

Entre sus intervenciones destaca la bóveda de la gran galería, construida en hormigón, su antesala, la rotonda final, la escalera central y la escalera en la fachada norte.

 

– 1925. Obra nueva en: Palacio de la Prensa (número 46 de Gran Vía, y número 4 de la Plaza del Callao). Concluirá la construcción en el año 1928. Singular edificio, uno de los primeros en hacer uso de hormigón armado en su construcción. Con acierto resolverá el enlace entre la Plaza del Callao y la Calle de la Princesa, penetrando en la nueva Plaza de España. Unir la Calle de Pi y Margal[11] y la de Eduardo Dato[12], con un forzado ángulo no era fácil ante la disparidad de Ordenanzas que regulaban aquellas dos vías, entre otros aspectos, en las alturas permitidas no proyectadas para, con el considerado como primer tramo, convertirse en una sola vía.

 

– 1925. Reforma del palacio de Bauer, en la Calle de San Bernardo, chaflán con la Calle del Pez.

 

– 1925. Residencia para el marqués de Ibarra, en el número 1 de la Glorieta de Rubén Darío.

 

Preparó cuatro proyectos para el edificio Capitól.

 

– 1928. Reforma en la Estación del Norte, construyéndose la nueva cabecera de salidas. Destacó la estructura de hormigón, procedimiento novedoso en aquellos años. La imagen exterior puede englobarse dentro de un historicismo clasicista.

 

– 1929. Edificios para viviendas en la Glorieta de Rubén Darío.

 

– 1929. En el número 42 de la Calle de Alfonso XII, con vuelta a la Calle de Felipe IV, con intervención de Lorenzo Coullaut Valera.

 

– 1929. Edificio para vivienda del señor Koeuerthaler, en la Calle de los Hermanos Bécquer.

 

– 1929. Edificio para viviendas en el número 54 del Paseo del Pintor Rosales.

 

– 1929-1935. Reforma del Palacio del Hielo (Instituto Diego Velázquez), en la Calle del Duque de Medinaceli. Edificio que fue sede de instituciones de Humanidades dependientes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Sede del Instituto de Estudios Madrileños desde su fundación (año 1951), hasta la conversión del edificio en dependencias del Congreso de los Diputados.

 

– 1929. Proyecto de un nuevo edificio para sede de la Real Academia de la Historia. No realizado.

 

– 1930. Restauración de la Casa de Lope de Vega, en la Calle de Cervantes.

 

– 1930. Proyecto para la ampliación del Ministerio de Asuntos Exteriores, en la Plaza de Santa Cruz (antes Cárcel de Corte).

 

– 1931. El proyecto, en 1933 concluirá la construcción de un edificio promovido por Jacinto Guerrero. Proyecto y ejecución en colaboración con Casto Fernández-Shaw. Interviene en el diseño del edificio Coliseum, en el tercer tramo de la Gran Vía (Avenida de Eduardo Dato por Acuerdo Municipal de fecha 11 de abril de 1921); (el 28 de mayo de 1937 cambiará a Avenida de Méjico). De su autoría varias propuestas para la “Reforma Interior de Madrid”, principalmente en lo que afectaba al final de la Gran Vía.

 

– 1931-1933. Restauración del edificio sede de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

 

– 1942. Restauración del Teatro Real, junto a Antonio Flórez, en la Plaza de Isabel II / Plaza de Oriente.

 

Junto con Antonio Palacios interviene en el concurso para construir el Banco de Madrid, en el número 2 del Paseo de la Castellana.

 

– 1934. Casa para Horacio Echevarrieta en la Finca de Tres Cantos.

 

-1935. Mercado de Maravillas, en la Calle de Bravo Murillo.

 

– 1935. En colaboración con Luis Gutiérrez Soto, edificio para viviendas en los números 7 y 9 de la Calle de Goya, por encargo de la sociedad “La Equitativa”.

 

– 1935. Edificio para vivienda de Rafael Pérez, en el número 1 de la Calle de Hermosilla.

 

– 1935. Panteón para los duques de Montellano en el cementerio de la Sacramental de San Isidro, Pedro y Ánimas Benditas.

 

– 1940. Reconstrucción de la iglesia de Santa Cristina, en el número 32 del Paseo de Extremadura, junto a la Puerta del Ángel (Casa de Campo). Proyectada por Enrique María Repullés y Vargas durante la Guerra Civil, aquí se establecerá una checa dependiente del partido Comunista, antesala de asesinatos en la Casa de Campo.[13]

 

– 1940. Ampliación del edificio central de la compañía Stándar Eléctrica.

 

– 1946. Templo parroquial en Torrejón de Ardoz.

 

– 1951. Mercado en la Calle de Ibiza.

 

– 1958. La portada gótica del hospital fundación de Beatriz Galindo (La Latina), en la Calle de Toledo, es trasladada a junto a la Escuela de Arquitectura, en la Ciudad Universitaria. Hubo proyecto de llevarla a la casa de los Vargas,[14]en la Calle de San Justo, enfrente de la basílica de San Miguel.

 

BIBLIOGRAFÍA AUTORÍA DE PEDRO MUGURUZA:

 

MUGURUZA OTAÑO, PEDRO, Nueva escalera en el Museo del Prado y otras reformas, en “Arquitectura”, nº 11, octubre de 1928, páginas 307-312.

 

La reforma interior de Madrid, en “Arquitectura”, nº 94, año 1934, páginas 207-223.

 

IV Congreso Nacional de Arquitectura: anteproyecto para un museo del coche y del arte popular, en “Arquitectura”, nº 5, año 1935, páginas 155-178.

 

Sistematización técnica en un plan nacional de resurgimiento, Madrid, Instituto Técnico de la Construcción y Edificación, año 1940.

 

La Casa de Lope de Vega, Madrid, año 1941.

 

Servicios del País Vasco a la arquitectura nacional […], discurso pronunciado el día 27 de abril de 1938 […], Madrid, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, año 1942.

 

Cien dibujos (1916-1941), Madrid, Artes Gráficas Faure, año 1943.

 

La arquitectura en España, Madrid, Ministerio de Trabajo, Escuela Social, año 1945. Conferencia del Director General de Arquitectura Don Pedro Muguruza: pronunciada en el paraninfo de la Universidad de Valencia el día 23 de febrero de 1945, Madrid, Consejo Superior de Ordenación de la Provincia de Valencia, año 1946.

 

Eficacia de la colaboración: I ciclo de conferencias, Madrid, Colegio Oficial de Aparejadores del Centro, año 1947.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

ÁLVAREZ CRUZ, J., Monumento a Bruno Zabala en Montevideo, en Laboratorio de Arte (Universidad de Sevilla), nº 15, año 2002, páginas 227-251.

 

APARISI LAPORTA, LUIS Miguel, La Casa de Lope de Vega. El Siglo de Oro entre la Milicia y las Letras, edición privada, año 2013, página 32:

 

ARÉVALO CARTAGENA, J. M., La colaboración con Pedro Muguruza, en J. M. Arévalo Cartagena, Arquitectura y escultura en la obra de Antonio Palacios y Ángel García, tesis doctoral, Madrid, Universidad Politécnica, ETSA, año 1999, páginas 445-449.

 

BALDELLOU, M.Á., Pedro Muguruza, ilustrador, en “Arquitectura”(Madrid, COAM), nº 313, año 1998, pág. 68.

 

BALDELLOU, M. Á. Y CAPITEL, ANTÓN, Arquitectura española del siglo XX, en J. Pijoán (dir.), Summa artis: historia general del Arte, t. XL, Madrid, Espasa Calpe, año 1995.

 

BRAVO, P.,Homenaje a don Pedro Muguruza, en “Revista Nacional de Arquitectura”, nº 132, año 1952, páginas 2-12.

 

BUSTOS JUEZ, CARLOTA, Pedro Muguruza Otaño (1893-1952): Aproximación histórica a su obra arquitectónica, tesis doctoral, Escuela Técnica Superior de Arquitectura (UPM), año 2015.

 

Aproximación a la obra de Pedro Muguruza Otaño a través de tres mercados madrileños (Mercado de Santa María de la Cabeza, Mercado de Maravillas y Mercado de Ibiza), en “Anales del Instituto de Estudios Madrileños”, Instituto de Estudios Madrileños, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Centro de Ciencias Humanas y Sociales, tomo LV, año 2015, páginas 329-347.

 

BUSTOS JUEZ, CARLOTA Y ENCÍO CORTÁZAR, JUAN M. de, en Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, año 2009, tomo XXXVI, páginas 661/663.

 

CAPITEL. ANTÓN, Cien dibujos, en VV.AA., Madrid no construido, Madrid, COAM, año 1986, páginas 186.

 

D’ORS PÉREZ-PEIX, V., “Estudios de teoría de la arquitectura” y “Al maestro Pedro Muguruza”, en Revista Nacional de Arquitectura, nos 70-71, año 1947.

 

ENCÍO CORTÁZAR, JUAN M.DE Y BUSTOS JUEZ, CARLOTA, en Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, año 2009, tomo XXXVI, páginas 661/663.

 

GARCÍA-GUTIÉRREZ MOSTEIRO, J., El aprendizaje con Pedro Muguruza, en J. García-Gutiérrez Mosteiro, Dibujo y el proyecto en la obra de Luis Moya Blanco, tesis doctoral, Madrid, Universidad Politécnica, Escuela Técnica Superior de Arquitectura (ETSA), año 1996, páginas 51.

 

LÓPEZ OTERO, MODESTO, Excmo. e Ilmo. Sr. D. Pedro Muguruza Otaño: 25 mayo 1893-3 febrero 1952, en “Revista Nacional de Arquitectura”, año XII, nº 122, año 1952.

 

MARTÍNEZ RUIZ, JOSÉ AZORÍN, Dicho y hecho. La Casa de Lope de Vega, crítica femenina, Ediciones Destino, año 1957, páginas 185/190.

 

MONLEÓN GAVILANES, P., El Museo del Prado: biografía del edificio, Madrid, Museo Nacional del Prado, año 2011.

 

RODRÍGUEZ DE RIVAS, M., Pedro Muguruza, dibujante, en “La Estafeta Literaria”(Madrid), nº 17 (1 de diciembre de 1944), páginas 1 y 12.

 

SAMBRICIO, C., Madrid y sus anhelos urbanísticos. Memorias inéditas de Secundino Zuazo 1919-1940, Madrid, Comunidad de Madrid, Consejería de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, año 2003.

 

TORRES BALBÁS, L., Reconstrucción de Huerta del Rey, en “Arquitectura”, nº 4, año 1918, páginas 94-95.

 

Ampliación del Ministerio de Asuntos Exteriores, en “Revista Nacional de Arquitectura” (Madrid, Ministerio de la Gobernación, Dirección General de Arquitectura), nos 10-11, año 1941, páginas 44-47.

 

La Construcción Moderna”[15]:

 

Monumento al Sagrado Corazón de Jesús en Bilbao, en Ondare (Sociedad de Estudios Vascos, EuskoIkaskuntza), nº 22, año 2003, páginas 5-44.

 

Redacción”, El arquitecto Pedro Muguruza: nota necrológica, en “Cortijos y

 

Rascacielos”, Madrid, nº 69, año 1952.

 

Redacción”, Necrológica de D. Pedro Muguruza Otaño, en “Academia”, nº 3, año 1952, páginas 343-346.

 

VV.AA., El arquitecto Muguruza-Otaño, prólogo de F. Sagarzazu, Madrid, Ediciones de Arquitectura y de Urbanización Edarba, año 1933.

 

VV.AA., Palacios antes y después, en Antonio Palacios, constructor de Madrid, Catálogo de la Exposición, Madrid, Ediciones La Librería, año 2001.

 

LUIS MIGUEL APARISI LAPORTA

FECHA DE REDACCIÓN: 17 DE OCTUBRE 2019

FECHA DE REVISIÓN: 18 DE DICIEMBRE 2019

 

NOTAS

[1]LUIS MIGUEL APARISI LAPORTA, Toponimia Madrileña. Proceso evolutivo. Gerencia Municipal de Urbanismo, Ayuntamiento de Madrid, año 2001, volumen 1, página 834.

[2]MIGUEL ÁNGEL BALDELLOU, Arquitectos de Madrid, Ayuntamiento de Madrid, año 2005, página 109.

[3] Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, año 1942, 24 páginas.

[4] “Gaceta de Madrid”, 16 de abril de 1936.

[5]LUIS MIGUEL APARISI LAPORTA Y ALFONSO MORA PALAZÓN, Parroquia de San Sebastián, año 2018, páginas 207/242.

[6] Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, año 1944, 39 páginas.

[7] Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, año 1947, 27 páginas.

[8]LUIS MIGUEL APARISI LAPORTA, Testimonios patrios en Madrid, edición privada, año 2019, páginas 295/408.

[9]Archivo de Villa, expediente signatura ASA-24-457-36.

[10]“La Época” y “Heraldo de Madrid”, 17de junio de 1926.

[11] Topónimo por Acuerdo Municipal de fecha 26 de marzo de 1915. El 26 de abril de 1939 pasa a Avenida de José Antonio (desde la Calle de Alcalá a la Calle de la Princesa), y desde el 25 de enero de 1980 queda solo con el apelativo “Gran Vía”.

[12] Topónimo por Acuerdo Municipal de fecha 11 de abril de 1921: el 28 de mayo de 1937 pasa a Avenida de Méjico;y desde el 25 de enero de 1980 queda solo con el apelativo “Gran Vía”.

[13]CÉSAR VIDAL, Checas de Madrid. Las cárceles republicanas al descubierto, Belacqva / Carrogio, año 2003 (novena edición), página 275.

[14]LUIS MIGUEL APARISI LAPORTA, Memoria ornamental itinerante en Madrid, “Anales del Instituto de Estudios Madrileños”, tomo XLIV, año 2004.

[15] “La Construcción Moderna”, 15 de enero de 1936, página 12.

X