27540
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27540,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Iglesia de San Millán y San Cayetano, calle de Embajadores, 15, Madrid
FRANCISCO EUGENIO MORADILLO

 

Maestro de obras, arquitecto del rey y aparejador de Palacio. Madrid h. 1720 – Madrid, 1784.

 

El arquitecto madrileño Francisco Moradillo nació en el seno de la familia compuesta por el maestro de obras de origen burgalés Blas Moradillo y de la madrileña María García. El matrimonio tuvo cinco hijos, Manuel, Blas, Jerónima, Fernando y Francisco Eugenio. Como resultó habitual en la época, los hijos varones continuaron la tradición paterna, continuando la actividad como maestros de obras, siendo Francisco el que más proyección alcanzaría en el desarrollo de la práctica constructiva.

Moradillo contrajo matrimonio con Paula Gil. De este matrimonio nacieron dos hijos Francisco Ignacio y Francisca, fallecida en 1766. En 1773 enviudó, contrayendo segundas nupcias con Mariana Díez Escudero, con quien también tuvo descendencia.

 

En 1781, tres años antes de su defunción, redactó su testamento intitulándose arquitecto de su majestad y ayuda de la Furriera de su Real Casa. Entre las disposiciones, determinó su enterramiento en la capilla de Belén de la iglesia de San Sebastián, vinculada a los arquitectos y maestros de obras de la villa. Como hermano mayor de la congregación le correspondía por derecho la posesión un nicho en el oratorio, en el que habían recibido sepultura años antes su hija y su primera esposa. En el momento de la testamentaría habitaba una casa de su propiedad en la calle Niño, actual Quevedo, en el barrio de las letras.

 

Conforme su voluntad, sus bienes fueron repartidos entre sus herederos, y los conventos de san Cayetano, san Pascual, capuchinas y franciscanas de Valdemoro. El 18 de febrero de1784 Francisco Moradillo fallecía en su casa de la calle Reina a los setenta años.

 

La formación de Francisco Moradillo debió iniciarse a edad temprana bajo los consejos paternos y la influencia de la escuela de Palacio, donde trabajaba su progenitor. Considerado discípulo de Pedro de Ribera, a los quince años ya colaboraba con su hermano mayor Manuel, oficial en el palacio de la Nunciatura.

 

En 1750 asumió en calidad de aparejador, la dirección de la iglesia de las Salesas Reales, al servicio del arquitecto responsable de la fábrica, el francés René Carlier. Su intervención en la empresa fue afianzándose, concretándose en la proyección de las torres, el ático y la cúpula que modificaron sensiblemente el proyecto de Carlier. En 1754 fue nombrado arquitecto mayor del rey con un reconocimiento anual de 10000 reales al año.

 

Estrechamente vinculado al proyecto de construcción del Monasterio de la Visitación, el rey Fernando VI promovió en 1756 la reordenación y embellecimiento del extremo norte del Prado de los Recoletos, hasta donde se extendían las tapias del convento, con el propósito de generar las condiciones acordes a la nueva empresa que estaba surgiendo en este sector de la ciudad. La reforma contemplaba la renovación de la antigua cerca vinculándola a los muros del cenobio y la sustitución del viejo portillo de los recoletos por una nueva puerta. Encargada a René Carlier, finalmente sería ejecutada por Francisco Moradillo y el escultor Olivieri, encargado de los aspectos decorativos del templo. Se conserva un diseño de la misma puerta de Recoletos realizado por Juan de Villanueva para la Academia de S. Fernando hacia 1756 (Museo de Historia de Madrid, IN. 2050)

 

En 1746 emprendió la que sin duda sería una de las principales obras realizadas en la Villa, la sacristía de los Caballeros en el convento de las comendadoras de Santiago, cuya construcción se dilataría hasta 1753. En esta obra Moradillo reflejó las principales cualidades de su estilo y su lenguaje, fundamentado entre la tradición y los ritmos propios del barroco italiano, incorporando espacialmente una tipología novedosa en el panorama madrileño.

 

Como aparejador de las obras reales en 1752 se responsabilizó de la tasación de la cerca vinculada a la puerta de Hierro, un perímetro de muro proyectado para delimitar el recinto del Real Sitio del Pardo y con ello favorecer el control de su coto de caza. Como parte de la propuesta se determinó sustituir el viejo portillo por una nueva portada que dignificase el acceso al Real Sitio. Francisco Moradillo, junto con Olivieri a cargo de la decoración, se encargaron de concretar las pretensiones del monarca en este punto de la ciudad.

 

Fiel colaborador de Pedro de Ribera, a pesar de las influencias clasicistas francesas e italianas que definieron su lenguaje, participó con el arquitecto madrileño en sus principales empresas como el Hospicio, el cuartel del Conde Duque y la iglesia de san Cayetano, asumiendo la construcción de su fachada en 1761.

 

En la década de los setenta Moradillo recibió el encargo de construir la iglesia de san Ignacio en la calle del Príncipe a instancia de la congregación de los naturales de Vizcaya, sobre el solar que ocupaba el antiguo colegio de los ingleses, recién adquirido. Dicho templo fue derribado en 1895 siendo reconstruida posteriormente por los arquitectos Miguel de Olabarría y Ricardo García Guereta.

 

CATÁLOGO DE OBRAS MADRILEÑAS

 

– 1744

Casas de Marqués de Pontejos en la calle Amor de Dios.

 

– 1746-1753

Sacristía de los Caballeros, convento de las comendadoras de Santiago.

 

– 1745

Proyecto para la iglesia del Colegio Mayor de San Ildefonso de Alcalá de Henares.

 

– 1750-57

Iglesia del convento de las Salesas Reales en la plaza de la Villa de París.

 

– 1752

Tasación de la cerca y construcción de la puerta de Hierro.

 

– 1755

Proyecto de vivienda para don Juan de la Cruz en la calle Mayor.

 

– 1756

Puerta de Recoletos (B.N.E., Dib/14/45/102 PID bdh0000021583).

 

– 1761

Fachada de la iglesia de san Cayetano.

 

– 1769

Tasación de las obras de san Francisco el Grande.

 

– 1773

Ensanche de las casas de la congregación de San Ignacio de Loyola en las calles

Príncipe con vuelta a Prado y Lobo.

 

-1776

Construcción de la iglesia de San Ignacio de Loyola en la calle del Príncipe.

 

– 1778

Viviendas de don José Martorell en la calle San Mateo, nº 6.

 

– 1779.

Viviendas de don Juan Antonio de los Heros en la calle de Alcalá.

 

– 1779.

Proyectos para unas casas inmediatas al convento de santo Tomás, propiedad del convento.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

BARRADO, ANA, «El palacio de la nunciatura de Madrid. Obras de reestructuración (1650-75)», Hispania Sacra, 52.106 (2000), pp. 507-538.

 

BONET, ANTONIO, Fiesta, poder y arquitectura. Aproximaciones al barroco español, Madrid: Akal, 1990.

 

ÍÑIGUEZ, FRANCISCO, «Las Comendadoras de Santiago en Madrid», Academia, 33 (1971), pp. 77-80.

 

DE LA PLAZA, FRANCISCO JAVIER, «La Puerta de Hierro de Madrid», Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología, 39 (1973), pp. 345-358.

 

SÁNCHEZ, JESÚS ÁNGEL, El Real monasterio de Comendadoras de Santiago el Mayor de Madrid: patrimonio histórico-artístico, Madrid: Fundación Universitaria Española, 2014.

 

VALENZUELA, MANUEL, «Madrid, Puerta de Hierro», Madrid, 96, p. 24.

 

FERNÁNDEZ, MATÍAS, Parroquia madrileña de San Sebastián: algunos personajes de su archivo, Madrid: Caparrós editores, 1995.

 

NAVASCUÉS, PEDRO, «Sobre titulación y competencias de los arquitectos de Madrid (1775-1825)», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 11 (1975), pp. 123-136.

 

TOVAR, VIRGINIA, «La sacristía de los Caballeros en el convento de las Comendadoras de Santiago», Villa de Madrid, 63 (1979), pp. 41-48.

 

TOVAR, VIRGINIA, «Una familia madrileña de arquitectos: los Moradillo», Villa de Madrid, 57 (1977), pp. 23-36.

 

CONCEPCIÓN LOPEZOSA APARICIO

FECHA DE REDACCIÓN: 30 DE NOVIEMBRE DE 2021

FECHA DE REVISIÓN:

X