25601
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-25601,qode-social-login-1.1.3,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Retrato de Francisco Javier de Mariátegui por el duque de Rivas (ca. 1838)
FRANCISCO JAVIER DE MARIÁTEGUI Y SOLÁ

 

Arquitecto. Sangüesa, Navarra, 20 de diciembre de 1775 – Madrid, 15 de diciembre de 1844.

 

Miembro de una familia navarra oriunda de Lizarza y establecida en Alzo y luego en Sangüesa, donde nació el 20 de diciembre de 1775[1]. Francisco Javier era sobrino del arquitecto Blas de Mariátegui y Naval[2], hermano del arquitecto Juan Tomás[3] y tío del arquitecto José María de Mariátegui y Sánchez. [4] Su hijo, Juan de Mariátegui y Asperilla prefirió seguir la carrera de ingeniero de caminos[5].

Francisco Javier de Mariátegui se matricula en la Academia de San Fernando con catorce años de edad, el 14 de marzo de 1790, hijo de Manuel, natural también de Sangüesa, propietario rentista, y de Luisa Solá, natural de Lumbier (Navarra)[6]. Sus progresos fueron lentos en la corporación madrileña para la enseñanza de las Nobles Artes, ya que hasta seis años más tarde no se presenta al premio de Tercera Clase, sin éxito, y hasta 1799, con veintitrés años, no obtiene un segundo premio de Primera Clase[7]. Parece que su vocación se había decantado antes hacia el cuerpo de ingenieros militares, en el que obtuvo el grado de capitán y del que pasó al de ingenieros civiles en 1799, cuando fue nombrado ingeniero de la Inspección General de Caminos y Canales del Reino[8]. Ese mismo año, lleno de acontecimientos en su vida, se casó en Madrid, el 3 de noviembre, con Ramona Asperilla y Fernández Calderón, natural de Menasalbas, Toledo[9].

 

No tengo datos de su actividad en el cuerpo de ingenieros más que durante el Trienio Liberal, cuando fue comisionado en 1822 para levantar planos de caminos y canales del reino de Aragón junto a su hijo Juan de Mariátegui, al arquitecto Tiburcio Pérez Cuervo y al delineante Ángel Hombre[10].

 

Es después de su cese en ese puesto, ocurrido en 1824 como consecuencia de la depuración fernandina de los ingenieros liberales[11], cuando Mariátegui vuelve a retomar sus estudios en la Academia de San Fernando, donde obtiene el título de arquitecto en la junta ordinaria celebrada el 10 de diciembre de 1826. Tenía entonces 49 años y realizó dos pruebas de pensado consistentes en el proyecto de una Posada con administración de Correos[12] y el diseño de un puente[13]. Para esto último elige el de Lerma sobre el río Arlanza «…según se hallava á mediados del mes de Enero del año de 1822»[14], ya que del estado ruinoso de sus arcos pudo toma notas y dibujos en esa fecha durante su ya mencionado viaje a Aragón.

Como prueba de repente desarrolló el asunto de un Museo de Bellas Artes[15]. Para obtener su primera titulación académica tuvo que demostrar buena conducta moral y política durante el Trienio Constitucional lo hizo mediante cuatro testigos que certificaron que no había sido miliciano local voluntario ni pertenecido a sociedades secretas ni participado en alborotos populares. Sin embargo, había sido miembro activo de la masonería en Madrid, donde era conocido con el nombre de Aurora[16].

 

En 1827, la junta ordinaria celebrada en la Academia de San Fernando el 12 de agosto recibe de Mariátegui una memoria sobre las Máximas que deben tenerse presentes para el proyecto y ejecución de los puentes y solicita que la Academia admita su dedicatoria y acoja la obra bajo su protección, pero la Comisión de Arquitectura informó a la junta ordinaria de 16 de diciembre de 1827 que «si bien la obra es apreciable por presentar extractadas con pureza y acierto las máximas generales que han establecido sobre la materia diferentes autores extranjeros, no la juzga tan completa que merezca llevar al frente el nombre de la Academia.”

 

Tras el Trienio Liberal, Mariátegui debió de renunciar a la obediencia masónica o supo burlar los filtros institucionales, ya que, a pesar de haber sido depurado como ingeniero civil, obtiene un empleo público en el Ayuntamiento madrileño el 18 de septiembre de 1827, cuando por votación secreta es elegido tercer teniente de arquitecto mayor de Madrid, tras la elección el mismo día, también por votación secreta, de Custodio Moreno como segundo, siendo Antonio López Aguado el titular de la maestría mayor de la villa[17]. En esta posición, Mariátegui hizo reformas de la Puerta de Atocha en 1828 y 1829, con ocasión de las entradas de los reyes en la corte, que hicieron su fábrica más compatible con el gusto del neoclasicismo fernandino[18].

 

Su pasado masónico, sinónimo en la época de liberal y conspirador, le siguió marcando en otros ámbitos más conservadores y la junta ordinaria de la Academia de San Fernando, reunida el 11 de mayo de 1828, denegó su solicitud de ser admitido a las pruebas para ser recibido como académico de mérito, basándose en que «los impurificados por S.M. en otros cuerpos no es justo entren á formar parte de otro tan honorífico y distinguido por su amor al Soberano». Más tarde, otra junta ordinaria más laxa admite el 19 de septiembre de 1830 a Mariátegui como candidato al grado de académico de mérito[19], el mismo año en que el nieto de Goya, Marianito, contrajo matrimonio con María de la Concepción de Mariátegui y Asperilla, hija del arquitecto[20].

 

En 1831, Francisco Javier de Mariátegui fue al fin creado académico de mérito de la de San Fernando en la junta ordinaria celebrada el día 13 de marzo. Los ejercicios por los que tuvo que pasar consistieron en dar los diseños en planta y sección geométrica de la Capilla de Nuestra Señora de Belén, obra de Ventura Rodríguez en la iglesia de San Sebastián, presentados el 5 de febrero de 1831[21], y en redactar su disertación, firmada en Madrid el 3 de febrero de 1831[22]. Ambos ejercicios fueron juzgados en la junta extraordinaria de 12 de marzo de 1831 por los directores de Arquitectura Antonio López Aguado, Juan Antonio Cuervo e Isidro Velázquez, por el director de Matemáticas Antonio de Varas y por los entonces tenientes directores de Arquitectura Juan Miguel de Inclán Valdés y Custodio Teodoro Moreno. De este mismo año de 1831 son sus proyectos de plaza de toros para la entrada de Cádiz y de retablo mayor para la iglesia de Carmelitas Descalzos de Madrid[23].

El 29 de febrero de 1832, tras el fallecimiento de Antonio López Aguado, ocurrido nueve meses antes, Mariátegui es nombrado arquitecto y fontanero mayor de Madrid, el último que tuvo tal título en las oficinas municipales de la villa y corte. Este hecho forzó la renuncia de Juan Antonio Cuervo y de Custodio Moreno a sus empleos de tenientes de arquitecto mayor en el Ayuntamiento por sentirse postergados en la adjudicación del empleo a pesar, en su opinión, de sus mayores méritos[24].

 

Desde ese puesto, Mariátegui proyectó en 1833 el obelisco del paseo de las Delicias de la Princesa[25], la fuente Castellana o de los Galápagos para el mismo enclave anterior y la de Diana para la Red de San Luis[26], así como la glorieta de las Pirámides (en realidad obeliscos) para embellecer la plaza que hay a las afueras de la Puerta de Toledo, justo delante del puente homónimo. En 1834 proyectó las fábricas de tejidos del real sitio de San Fernando, pero en octubre tuvo que recurrir a la Comisión de Arquitectura de la Academia para que apoyara la reclamación de sus honorarios por el trabajo[27]. De 1835 son tres proyectos suyos para mercados públicos en las plazas del Carmen, de la Cebada y de San Miguel[28] y el de un nuevo trazado y ajardinamiento de la Plaza de Oriente que no se llegó a realizar[29].

 

En los años de la regencia de María Cristina de Borbón los nombramientos reales se suceden, siendo el de 1734 el que acumula mayores distinciones en su carrera. El 7 de enero era nombrado Intendente honorario de Provincia[30] y en mayo proyectaba el catafalco para las exequias de Fernando VII y la decoración de la Iglesia de San Isidro[31]. En premio por el resultado conseguido en esta última comisión, la reina gobernadora le concede el 20 de mayo de 1834 los honores de arquitecto mayor de Palacio[32]. También en mayo de 1834, el gobierno de Martínez de la Rosa le encarga el acondicionamiento del antiguo Salón de Baile del Buen Retiro para alojar el Estamento de Próceres del reino[33]. En 1835 le corresponde por un año el turno de hermano mayor de la Real Congregación de Arquitectos de Madrid.

 

A pesar de tan honrosos títulos y encargos, o quizá a consecuencia de ellos, el 29 de noviembre de 1836 la exaltación liberal que había proclamado de nuevo la Constitución de Cádiz y renovado la composición de los Ayuntamientos Constitucionales destituyó a Mariátegui de su empleo como arquitecto y fontanero mayor de Madrid[34]. Continúa entonces para él una vida profesional que mezcla obras particulares y oficiales. Entre estas últimas, dos merecen ser destacadas.

 

Antes de abril de 1842 dio los planos para la reforma del convento del Noviciado de jesuitas para alojar la Universidad Literaria, planos previos al acuerdo del Consejo de Ministros para el traslado de dicha institución desde el edificio de las Salesas Nuevas al del Noviciado, en la misma calle ancha de San Bernardo. Mariátegui redactaba este proyecto en calidad de arquitecto del ramo de Instrucción Pública. La obra comenzó bajo su dirección en 1842 y tras su fallecimiento fue continuada con sustanciales variaciones por Narciso Pascual y Colomer, a quien parece que corresponde la autoría del ovalado Paraninfo, que no sigue la forma de la iglesia original a pesar de lo sostenido por Mesonero Romanos[35].

 

Entre 1841 y los primeros meses de 1844 Mariátegui dirigió la terminación del Colegio de Medicina y Cirugía de San Carlos, reformando el proyecto de Juan Pedro Ayegui para el zaguán y la parte central de la fachada a la calle de Atocha, con lo que se completó la obra del edificio construido en sus tres cuartas partes, entre 1832 y 1835, según los proyectos y bajo la dirección de Tiburcio Pérez Cuervo[36].

 

Conozco en Madrid pocas casas para particulares proyectadas por Mariátegui[37]. La más importante corresponde al año 1837 y está relacionada con la solicitud de licencia para edificar un gran edificio sobre el solar del desamortizado convento de Mínimos de la Victoria[38]. Es el mismo Mariátegui quien solicita el 16 de mayo de aquel año al Ayuntamiento licencia para construir ese edificio de nueva planta que tiene encargado por Juan Álvarez Mendizábal y otros sujetos, entre los que Mariátegui se incluye, en clase de socios. Se trata de una obra en la que la planta baja estaría dedicada a comercio y las plantas restantes a habitaciones. El expediente lo informa el arquitecto del departamento correspondiente, Juan Francisco Rodrigo, el 23 de mayo, pero, por tratarse de un edificio en parte público, el 26 de mayo se remite el expediente a la Comisión de Policía Urbana y Obras del Ayuntamiento para que opine. La Comisión contesta el 29 de mayo diciendo que Mariátegui ha sometido su proyecto a la censura de la Sección de Arquitectura de la Academia y que conviene esperar su dictamen científico. La entonces llamada Academia Nacional de las tres Nobles Artes de San Fernando examinó el proyecto completo de Mariátegui en la junta ordinaria del 28 de mayo de 1837 y acordó «autorizar con la nota de aprobación» la obra, lo que comunica al Ayuntamiento el 2 de junio. Sin embargo, la Comisión de Policía y Obras juzga excesiva la altura del edificio y sugiere que se suprima el ático que lo corona, aunque admite que lo conserve sólo el pabellón central; además, no permite hacer fachada a mediodía a la calle nueva, cuyas alineaciones aún no han sido fijadas, hasta que no se manifieste la Junta de Enajenación de edificios y conventos suprimidos sobre este último aspecto. Se pide entonces plano de parcelación de propiedades a esa Junta, que responde diciendo que tal plano lo formó el propio Mariátegui y que sólo él conserva copia del mismo. El 19 de octubre el Ayuntamiento pide el plano a Mariátegui, que era uno de los propietarios de los terrenos ya cedidos, pero no obtiene respuesta. El expediente acaba con un nuevo oficio del Ayuntamiento solicitándole otra vez el plano de parcelación y alineaciones el 12 de julio de 1838, sin que conste respuesta, por lo que el proyecto no prosperó ni fue construido. En su lugar, Mariátegui construyó a su costa otro edificio menor sobre la parte del solar que a él le pertenecía en exclusiva, la mejor parte de la nueva manzana 207, ya que tenía tres fachadas, la mayor a la carrera de San Jerónimo y dos menores a las calles de Espoz y Mina y del Empecinado. Después, otra parte del solar inicial fue proyectada en 1846 por el arquitecto y académico Anibal Álvarez[39].

 

Mariátegui proyectó también la reforma del Palacio de Viana en la calle de Concepción Jerónima, solicitando licencia para levantar un piso segundo y torres sobre lo existente, un encargo recibido en 1843 del duque de Rivas, don Ángel Saavedra, para reformar la antigua casa-palacio de Ramírez, entonces propiedad del mismo Rivas[40].

 

En un memorial del 28 de octubre de 1843, que redacta solicitando, sin éxito, la plaza vacante de arquitecto mayor de Palacio por jubilación de Custodio Moreno, Mariátegui resume sus méritos declarando ser académico de mérito por la Arquitectura, arquitecto mayor honorario de Palacio, capitán retirado del cuerpo de ingenieros del ejército, ingeniero cesante de caminos, puentes y canales, cuerpo en el que sirvió durante 22 años, intendente honorario de provincia, caballero profeso de la orden militar de Santiago y autor del proyecto de embellecer la plaza de Oriente que no se llegó a realizar, según él, por la primera guerra carlista[41].

 

Francisco Javier de Mariátegui murió de apoplejía en Madrid, en su casa de la plaza de Matute, 8, principal, el 15 de diciembre de 1844[42], cinco días antes de cumplir los 69 años. Son conocidos dos retratos del arquitecto, uno pintado por el duque de Rivas y el otro por Goya. Éste, catalogado por August L. Mayer en 1923, es hoy una obra perdida que, si la identificación de Mayer es cierta, nos presenta al que era entonces ingeniero de la Inspección General de Caminos y Canales del Reino sentado ante una mesa con papeles y una carpeta de cintas, mirando serio al espectador y vestido a la elegante moda burguesa de los primeros años del siglo XIX[43].

 

CATÁLOGO DE OBRAS

 

ESCRITOS:

 

Máximas que deben tenerse presentes para el proyecto y ejecución de los puentes (manuscrito, 1827)

 

PROYECTOS Y OBRAS:

 

Reformas de la Puerta de Atocha (1828 y 1829).

 

Retablo mayor para la iglesia de Carmelitas Descalzos de Madrid (1831).

 

Proyectos de plaza de Toros para la entrada de Cádiz (1831).

 

Entre 1830 y 1832, casas particulares en Madrid: en la calle de la Gorguera, número 11 de la manzana 213; en la Red de San Luis, número 16 de la manzana 343; en la calle de Cantarranas c/v. plazuela de Jesús, número 1 de la manzana 232; y dos en la calle de Atocha, una en los números 6 a 10 de la manzana 155 y otra en los números 14 y 15 de la manzana 234.

 

Proyectos y obras del obelisco del paseo de las Delicias de la Princesa (1833).

 

Fuente Castellana o de los Galápagos (1833)

 

Fuente de Diana para la Red de San Luis (1833).

 

Glorieta de las Pirámides (1833).

 

Ornatos para las fuentes en las funciones reales (1833).

 

Catafalco y decoración de la Iglesia de San Isidro para las exequias de Fernando VII (1834).

 

Proyecto de fábricas de tejidos del real sitio de San Fernando (1834).

 

Habilitación del antiguo Salón de Baile del palacio del Buen Retiro para alojar el Estamento de Próceres del reino (1834).

 

Proyectos de mercados públicos en la Plaza de San Miguel (7 de marzo de 1835), en la Plaza de la Cebada (7 de marzo de 1835) y en la Plaza del Carmen (17 de marzo de 1835).

 

Casa con pasaje comercial en el solar del convento de la Victoria. Terminación del edificio del Colegio de Medicina y Cirugía de San Carlos (1841-1844) con fachada a la calle de Atocha.

 

Proyecto y obra de reforma del convento del Noviciado de jesuitas para alojar la Universidad Literaria, (1842-1844).

 

Proyecto y obra de reforma del Palacio de Viana en la calle de Concepción Jerónima (1843).

 

BIBLIOGRAFÍA

 

CERVERA VERA, LUIS, «Francisco Javier de Mariátegui. Sus diseños acuarelados del puente medieval de Lerma y otros trabajos», Academia, 79 (1994), pp. 31-65.

 

FERNÁNDEZ GARCÍA, MATÍAS, Parroquia madrileña de S. Sebastián. V. Algunos arquitectos que fueron feligreses de esta parroquia, Madrid, Tierra de Fuego, 1988, p. 26.

 

LÓPEZ OTERO, MODESTO, «La arquitectura en 1844», Revista Nacional de Arquitectura, 38 (1945), pp. 58-63.

 

MARÍN PERELLÓN, FRANCISCO JOSÉ , La manzana del Noviciado entre los siglos XVI y XIX», en ORTEGA (com.), 2009, pp. 51-61;

 

MAROTO, SILVIA, «Madrid en el siglo XIX. La nueva Puerta de Atocha, un deseo de Fernando VII no realizado», en Anales de Historia del Arte, 3, Madrid, Editorial Complutense (1991-1992), pp. 231-260.

 

MOLEÓN GAVILANES, PEDRO, «Arquitecturas para el Madrid liberal. 1820-1840», en AAVV, Madrid, 1830, Madrid, Museo Municipal, 2006, pp. 44-61.

 

MOLEÓN GAVILANES, PEDRO, «Francisco Javier de Mariátegui y Solá. Notas para su biografía», en Javier ORTEGA VIDAL (com.), El Noviciado de la Universidad en Madrid. 1836-1846, Madrid, Consorcio Urbanístico de la CUM, 2009, pp. 80-91.

 

MOLEÓN GAVILANES, PEDRO, «Galería biográfica en torno a Isidro Velázquez», en Pedro MOLEÓN GAVILANES (ed.), Isidro Velázquez (1765-1840). Arquitecto del Madrid fernandino, Madrid, Ayuntamiento de Madrid, 2009, pp. 125 y 128-131.

 

MOLEÓN GAVILANES, PEDRO, «El Colegio de Medicina y Cirugía de San Carlos», en MOLEÓN (ed.), 2009, pp. 295-320

 

NAVASCUÉS PALACIO, PEDRO, Arquitectura y arquitectos madrileños del siglo XIX, Madrid, CSIC-Instituto de Estudios Madrileño, 1973.

 

NAVASCUÉS PALACIO, PEDRO, Arquitectura española (1808-1914), en Summa Artis, Madrid, Espasa Calpe, 1993, vol. XXXV.

 

ORTEGA VIDAL, JAVIER (com.) El Noviciado de la Universidad en Madrid (1836-1846), Madrid, Consorcio Urbanístico de la Ciudad Universitaria de Madrid, 2009.

 

ORTEGA VIDAL, JAVIER Y BARBEITO, JOSÉ MANUEL, «La transformación del Noviciado de San Bernardo en Madrid», en ORTEGA (com.), 2009, pp. 63-78.

 

PARDO CANALÍS, ENRIQUE, Los registros de matrícula de la Academia de San Fernando de 1752 a 1815, Madrid, CSIC-Instituto Diego Velázquez, 1967, p. 67.

 

SÁENZ RIDRUEJO, FERNANDO, Ingenieros de caminos del siglo XIX, Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, 1990, pp. 101-102.

 

SALTILLO, MARQUÉS DEL, Miscelánea madrileña, histórica y artística. Primera serie. Goya en Madrid: su familia y allegados (1746-1856). Madrid: Imprenta y editorial Maestre, 1952.

 

PEDRO MOLEÓN GAVILANES

FECHA DE REDACCIÓN: 15 DE OCTUBRE 2019

FECHA DE REVISIÓN: 28 DE DICIEMBRE 2019

 

NOTAS

[1]Marqués del SALTILLO, Miscelánea madrileña, histórica y artística. Primera serie. Goya en Madrid: su familia y allegados (1746-1856). Madrid: Imprenta y editorial Maestre, 1952, p. 50, que da como lugar de nacimiento Sigüenza por errata o error. Lo que sabíamos de Francisco Javier de Mariátegui en el contexto general de la arquitectura madrileña y española del siglo XIX se encuentra en Pedro NAVASCUÉS PALACIO, Arquitectura y arquitectos madrileños del siglo XIX, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños-CSIC, 1973 y, del mismo autor, Arquitectura española (1808-1914), en Summa Artis, Madrid: Espasa Calpe, 1993, vol. XXXV. Véase también Pedro MOLEÓN GAVILANES, «Francisco Javier de Mariátegui y Solá. Notas para su biografía», en Javier ORTEGA VIDAL (com.), El Noviciado de la Universidad en Madrid. 1836-1846, Madrid, Consorcio Urbanístico de la CUM, 2009, pp. 80-91.

[2]Blas de Mariátegui y Naval (Sangüesa, Navarra, 1736- Madrid, 1808), arquitecto, hijo de Miguel y María Naval, matriculado en la Academia de San Fernando en octubre de 1757. Véase Enrique PARDO CANALÍS, Los registros de matrícula de la Academia de San Fernando de 1752 a 1815, Madrid, CSIC-Instituto Diego Velázquez, 1967, p. 67. Se presentó sin éxito al premio de Segunda Clase en 1760. En 1769 entró como sobrestante en la obra del Hospital General puesta bajo la dirección de Sabatini y con la asignación de 6.000 reales anuales, en 1792 obtuvo el puesto de aparejador con 10.000 reales y en este empleo se mantuvo en ella hasta 1802, año en que fue cesado a petición propia.

[3]Juan Tomás de Mariátegui y Solá (Sangüesa, Navarra, 1779-Madrid, 26.XI.1840), matriculado en la Academia de San Fernando el 11 de marzo de 1790 (Pardo Canalís 1967, p. 175). Fue «Aparejador de obras, hijo de Manuel y de Dª. Luisa de Solá, y casado con Dª. Inés Sánchez, murió de 64 [sic, por 61] años en 26 de noviembre de 1840.» Véase Matías FERNÁNDEZ GARCÍA, Parroquia madrileña de S. Sebastián. V. Algunos arquitectos que fueron feligreses de esta parroquia, Madrid, Tierra de Fuego, 1988, p. 26.

[4]José María de Mariátegui y Sánchez (n. Madrid, 1803), hijo de Juan Tomás según FERNÁNDEZ GARCÍA, 1988, p. 26, y sobrino de Francisco Javier. Aprobado arquitecto en la Academia de San Fernando el 7 de febrero de 1830, con 27 años, la prueba de pensado fue el proyecto de una Cárcel correccional para Madrid (AASF. A-948 a 953) y la prueba de repente Un magnífico salón de baile (AASF. A-5150, plano fechado el 31 de diciembre de 1829). Se le admite para los ejercicios de académico de mérito en la junta ordinaria de 15 de agosto de 1841 y se le señala como ejercicio «la planta y sección de la Alóndiga de Madrid para manifestar la armadura de la Rotunda». Académico de mérito por la Arquitectura en la junta ordinaria de 9 de julio de 1843, con una disertación que trataba «De la situación, disposición y construcción de los puentes» a la que añadió, tal como se le había requerido, los planos del Pósito que él llama «Casa Lóndiga de Madrid» (A.A.S.F. Leg. 9-4/2 y 44-4/1).

[5]Hijo del matrimonio formado por Francisco Javier y Ramona es Juan de Mariátegui y Asperilla (Madrid, 24.XI.1801-23.I.1855) consta matriculado en la Academia de San Fernando el 25 de febrero de 1814, cuando vivía con sus padres en la calle de la Encomienda, casa del pasadizo, piso principal (PARDO CANALÍS, 1967, p. 428). Por su expediente en A.G.P. Personal. Cª. 619/36, sabemos que era ingeniero civil y director facultativo de las obras hidráulicas del Real Heredamiento de Aranjuez entre 1840-41. Alumno de la Escuela de Caminos reabierta en 1820, en abril de 1821 fue examinado y clasificado en el primer grupo de adelantados y el 16 de mayo de 1822, tras terminar la carrera, fue aprobado de auxiliar de la comisión de ingenieros para el reconocimiento durante cinco meses del canal de unión del Ebro y el Duero a través de los canales de Aragón y Castilla. Véase también Fernando SÁENZ RIDRUEJO, Ingenieros de caminos del siglo XIX, Madrid, Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, 1990, pp. 101-102. Casado con Juliana Martel y padre de un niño llamado Carlos (SALTILLO, 1952, p. 53). En abril de 1843 fue nombrado ingeniero de los caminos de Madrid a las órdenes de Agustín de Marcoartú y en marzo de 1844 fue comisionado para establecer las torres de las líneas telegráficas de Valencia y Andalucía, según SÁENZ RIDRUEJO, 1990, p. 298 y 336.

[6]PARDO CANALÍS, 1967, p. 175.

[7]Se había presentado sin obtener premio alguno al concurso de 1796 en la Tercera Clase. El segundo premio de Primera clase lo obtiene en la junta ordinaria de 6 de junio de 1799. El ejercicio que había que desarrollar consistía en formar un plano general de Madrid y sus contornos y señalar en él los sitios convenientes para los cementerios que la población necesita, mostrando en papeles separados el proyecto de los cementerios propuestos y la explicación de las razones físicas en las que se fundaban.

[8]Véase su expediente personal en A.H.N. Diversos. Colecciones/Bellas Artes. Leg. 354. El cuerpo civil de Ingenieros de Caminos fue fundado por real orden de 12 de junio de 1799, en la que se establecía la Inspección General de Caminos y Canales. Véase SÁENZ RIDRUEJO, 1990, pp. 2-3.

[9]SALTILLO, 1952, p. 50. Falleció doña Ramona Asperilla en Madrid, el 4 de marzo de 1843, a la edad de 59 años, de una apoplejía pulmonar (MATÍAS FÉRNÁNDEZ, 1995, p. 101).

[10]Véanse los artículos Tiburcio Pérez Cuervo y Ángel Hombre en Pedro MOLEÓN GAVILANES, «Galería biográfica en torno a Isidro Velázquez», en Pedro MOLEÓN GAVILANES (ed.), Isidro Velázquez (1765-1840). Arquitecto del Madrid fernandino. Madrid, Ayuntamiento de Madrid, 2009, pp. 125 y 128-131.

[11]Según su propio testimonio en A.G.P. Personal. Cª. 619/35.

[12] A.A.S.F. A-2075.

[13] A.A.S.F. A-3644.

[14]LUIS CERVERA VERA, «Francisco Javier de Mariátegui. Sus diseños acuarelados del puente medieval de Lerma y otros trabajos», Academia, 79 (1994), pp. 31-65. En la Academia de San Fernando, la junta ordinaria de 5 de noviembre de 1826 admitió a los ejercicios para arquitectos a Manuel Álvarez de Sorribas, Francisco Javier de Mariátegui y Luis de Menchaca. Francisco Javier de Mariátegui era para entonces capitán retirado del cuerpo de Ingenieros del Ejército e ingeniero cesante de caminos y canales. Los tres fueron aprobados como arquitectos, tras el examen realizado ante una junta extraordinaria el día 13 de noviembre de 1826, en la junta ordinaria de 10 de diciembre siguiente. Véase A.A.S.F. Leg. 68-6/4.

[15] A.A.S.F. A-5738.

[16]Así consta en A.G.P, entre los «papeles reservados» formados hacia 1823 y 1824 para Fernando VII, tomo 67, expte. 5: «Lista de empleados civiles que han sido Masones», en cuyo folio 107 vuelto se lee: «Mariategui/ D. Francisco/ Ingeniero de Caminos», y expte. 8: «Relación alfabética de los masones que componen varias logias de Madrid y otros puntos, incluyendo sus empleos y nombres masónicos», en cuyo folio 167 r. se incluye nuevamente a Francisco Mariategui, ingeniero de caminos, con el nombre masónico «Aurora». Sabíamos que «en su juventud fue denunciado a la Inquisición por expresiones poco conformes con el dogma», según el marqués del SALTILLO, 1952, p. 53.

[17]A.V.M.S. 1-43-9.

[18]SILVIA MAROTO, «Madrid en el siglo XIX. La nueva Puerta de Atocha, un deseo de Fernando VII no realizado», en Anales de Historia del Arte, 3, Madrid, Editorial Complutense (1991-1992), pp. 231-260.

[19] A.A.S.F. Leg. 44-2/1.

[20]SALTILLO, 1952, pp. 43-56.

[21] A.A.S.F. A-4369 a 4371

[22] A.A.S.F. Mss. 329/3. 16 páginas, tras la presentación, en la pág. 3 v. comienza a desarrollar el tema bajo el título: «Situación local de los Hospitales en una Corte y lo que deberá tenerse presente para su cómodo uso, ventilación y aislar las enfermedades contagiosas», donde resume en 16 puntos, de la página 8 a la página 16 vta., los «Principios que debe seguir el Arquitecto á quien se le encargue el proyecto de un Hospital».

[23]En A.H.N. Diversos. Colecciones/Bellas Artes. Leg. 354.

[24]El 16 de julio de 1832 fueron nombrados Sánchez Pescador primer teniente y Luis López de Orche segundo de Mariátegui. El proceso se sigue en A.V.M.S. 1-171-33. En el Archivo del Corregimiento hay también noticias de 1832 sobre el nombramiento del nuevo arquitecto y fontanero mayor: A.V.M.C. 1-49-25 (1832). Copia del nombramiento de Arquitecto de Madrid hecho en favor de Dn. Francisco Javier de Mariátegui, por fallecimiento del anterior Dn. Antonio López Aguado. A.V.M.C. 1-51-100 (1832). El Secretario del Excmo. Ayuntamiento haciendo saber al Sor. Corregidor el nombramiento de primer teniente de arquitecto mayor de esta Villa, hecho en favor de Dn. Juan [José Sánchez] Pescador y para la de 2º en Dn. Luis [López de] Orche. A.V.M.C. 1-113-44 (1832). Copia de la real orden nombrando arquitecto municipal de esta Villa a Dn. F.J. de Mariátegui.

[25]Falta el plano del obelisco en A.V.M.S. Leg. 548.

[26]Faltan planos en A.V.M.S. Leg. 552, con sus proyectos para Madrid de las fuentes Castellana o de los Galápagos y de la Red de San Luis con motivo de las funciones reales de 1833.

[27] A.A.S.F. Leg. 30-3/1. Informes de la Comisión de Arquitectura. 1829-38.

[28]La plaza del Carmen en un plano de 17 de marzo de 1835, la de la Cebada en dos de 7 de marzo de 1835 y la de San Miguel en un plano de la misma fecha que el anterior. Los cuatro faltan del Archivo de Villa, aunque se reseñan con fecha y autor en los índices del Libro LXIV, que remite a los legajos 525, 556 y 540.

[29]En A.H.N. Diversos. Colecciones/Bellas Artes. Leg. 354.

[30]A.V.M.S. 1-171-32.

[31]En competencia con el arquitecto mayor de Palacio, Isidro Velázquez, que realiza un proyecto que no fue elegido para su ejecución. Del proyecto de Mariátegui hay estampa de época con vista perspectiva, reproducido en el artículo de Modesto LÓPEZ OTERO, «La arquitectura en 1844», Revista Nacional de Arquitectura, 38 (1945), pp. 58-63.

[32]El nombramiento se le comunica el 30 de mayo, «en premio del conocido zelo y actividad y economía con que ha desempeñado el encargo de la dirección del catafalco y adorno de la iglesia de S. Isidro para la celebración de las reales exequias en sufragio del Sr. Rey D. Fernando 7º».. Véase su expediente en A.G.P. Personal Cª. 619/35.

[33]Véase Pedro MOLEÓN GAVILANES, «Arquitecturas para el Madrid liberal. 1820-1840», en AAVV, Madrid, 1830, Madrid, Museo Municipal, 2006, pp. 44-61.

[34]A.V.M.S. 1-171-35.

[35]«construido sobre el mismo solar y casi en la misma forma [sic] que la antigua y bella iglesia del Noviciado, aunque con más lujo de decoración, y que se inauguró solemnemente el día 1 de octubre del año de 1852″. Véase Nuevo manual de Madrid (1854) en Obras de don Ramón de Mesonero Romanos, III, Biblioteca de Autores Españoles, tomo CCI, Madrid, Atlas, 1967, p. 413.

Véase Javier ORTEGA VIDAL (com.), El Noviciado de la Universidad en Madrid (1836-1846), Madrid, Consorcio Urbanístico de la Ciudad Universitaria de Madrid, 2009, especialmente los artículos de Francisco José MARÍN PERELLÓN, «La manzana del Noviciado entre los siglos XVI y XIX», pp. 51-61; Javier ORTEGA VIDAL y José Manuel BARBEITO, «La transformación del Noviciado de San Bernardo en Madrid», pp. 63-78, y el «Catálogo de planos», pp. 113-158.

[36]Véase Pedro MOLEÓN GAVILANES, «El Colegio de Medicina y Cirugía de San Carlos», en MOLEÓN (ed.), 2009, pp. 295-320.

[37]Cuatro casas particulares: A.V.M.S. 1-60-154 (1829). C/ Gorguera, 11, manzana 213. A.V.M.S. 1-62-92 (1830). Red de San Luis, 16, manzana 343. A.V.M.S. 1-63-71 (1831) C/ Cantarranas c/v. plazuela de Jesús, 1, manzana 232. A.V.M.S. 1-63-101 (1832) C/ Atocha, 6 a 10, manzana 155. A.V.M.S. 1-63-116 (1832) C/ Atocha, 14 y 15, manzana 234.

[38]A.V.M.S. 4-7-8 (1837).

[39]Véase NAVASCUÉS, 1973, p. 138. Álvarez proyectó en 1846 un pasaje comercial entre Espoz y Mina núm. 17 y Victoria núm., manzª 207, para Antonio Jordá, propietario del solar. A.V.M.S. 4-48-75.

[40]A.V.M.S. 4-7-58 (1843). Reforma del Palacio de Viana en la calle de Concepción Jerónima. Hay retrato de Francisco Javier de Mariátegui por Ángel Saavedra, duque de Rivas, en el Museo de Historia de Madrid.

[41]A.G.P. Personal. Cª. 619/35.

[42]SALTILLO, 1952, p. 52. También según el Registro civil. Defunciones. Asiento nº 6371/ 1844. Era viudo y padre de tres hijos legítimos: Juan de la Cruz (véase nota 5 anterior), Concepción, ya se dijo que casada con Mariano Goya, el nieto del pintor (SALTILLO, 1952, pp. 43-56), y María de la Paz, nacida en Madrid el 24 de enero de 1810, casada con un cierto Luis del Arco. El hijo de ambos, Luis del Arco y Mariátegui, fue caballero de Santiago y primer conde de Arcentales (SALTILLO, 1952, pp. 50-51). Tenía también una hija natural, fruto de su unión con doña Dolores Guzmán Guárez. Se llamaba Dolores Francisca Javiera Solá y había sido bautizada en la parroquia de Santa Cruz el 25 de julio de 1817. Véase SALTILLO, 1952, p. 54, y su segundo testamento y codicilo en A.H.P.M. Pº. 25258.

[43]La única reproducción que conozco del retrato de Mariátegui por Goya se encuentra en la Colección de cuatrocientas cuarenta y nueve reproducciones de cuadros, dibujos y aguafuertes de D. Francisco de Goya precedidos de un epistolario del gran pintor y de las noticias biográficas publicadas por D. Francisco Zapater y Gómez. Madrid, Saturnino Calleja, 1924. El pie de la imagen dice:«184. FRANCISCO J. MARIÁTEGUI, ARQUITECTO. Fue de D. César Toro; hoy en Alemania. Fot. Moreno.» El archivo del fotógrafo Mariano Moreno se conserva en el IPHE. Este retrato de Mariátegui por Goya no existe para GASSIER-WILSON, Vie et oeuvre de Francisco de Goya, Friburgo, 1970, ni para GUDIOL, Goya, Barcelona, 1970). Lo catalogó AUGUST L. MAYER, Francisco de Goya, Leipzig, 1923 (Londres, 1924 o Barcelona, 1925), núm. cat. 327, que lo fecha hacia 1808.

X