25599
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-25599,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Tomás López y Vargas Machuca. Estampa de Manuel Salvador Carmona. Biblioteca Nacional
TOMÁS LÓPEZ DE VARGAS MACHUCA

 

Geógrafo real, cartógrafo, editor y grabador de mapas. Madrid, 1730 – †19.VII.1802.

 

Tomás López fue hijo de los toledanos Bernardo López y María de Vargas Machuca. Nació en Madrid, en la parroquia de San Miguel. Bajo la protección del marqués de Villarias, ministro de Estado y de Gracia y Justicia, recibió estudios de Matemáticas con el P. Juan Wendlingen en el Colegio Imperial (1749-1751). Allí también cursó Gramática y Retórica. Con el escultor Giovanni Domenico Olivieri aprendió a dibujar en la Panadería Real, sede de la Junta Preparatoria, formada por Felipe V antes de ser elevada a Real Academia de San Fernando en 1752. Este año asistió con Jorge Juan y Antonio de Ulloa a la medición y levantamiento del plano topográfico del Real Bosque de Viñuelas. A propuesta del marqués de la Ensenada, fue enviado a París como pensionista real con el geógrafo Juan de la Cruz Cano y Olmedilla “para perfeccionarse en el grabado de mapas”, estudiar geografía y trabajar en el levantamiento del mapa de España. Con ellos fueron los grabadores Manuel Salvador Carmona y Alonso Cruzado. En el informe que Jorge Juan y Antonio de Ulloa habían presentado al marqués de la Ensenada para la formación de aquel mapa, empleando el sistema de triangulación, se aludía a la carencia de grabadores españoles especializados en abrir mapas, cuyo trabajo venían haciendo los grabadores flamencos, holandeses y franceses, con muchos errores geográficos. Los cuatro pensionistas aprovecharon las enseñanzas de sus maestros. Tomás López asistió al colegio de Mazarin, donde recibió dos cursos de Matemáticas y lecciones de Geografía, del abate de la Caille, de Joseph Jérome de Lalande y de Louis Gabriel. Al mismo tiempo frecuentó el estudio de Jean Baptiste Bourguignon d’Anville, prestigioso geógrafo del rey francés, y conoció al grabador y geógrafo Guillaume Nicolás Delahaye. El embajador de España Jaime Masones de Lima supervisó la formación de los pensionistas y se sintió satisfecho de sus resultados[1]. Tomás López contrajo matrimonio con Mª Luisa Gosseaumé y Doré. En septiembre de 1759 bautizó a su hijo Manuel, que no le sobrevivió. Sus otros dos hijos Juan y Tomás Mauricio serían educados para continuar la labor cartográfica de su padre.

 

Tomás López se estrenó como grabador de mapas: primero en colaboración con Juan de la Cruz y después preparó dos pequeños atlas: el de España para la enseñanza de la geografía a los niños (1757) y el de América (1758). Los cuatro pensionados regresaron a Madrid en 1760. A Tomás López y a Juan de la Cruz se les asignó una cantidad anual para dedicarse a las obras reales y recibieron el nombramiento de miembros supernumerarios de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. En 1764 pasaron a la categoría de académicos de mérito.

 

Como el proyecto oficial del levantamiento del mapa de España había quedado abandonado con la destitución del marqués de la Ensenada en 1754, López asumió en su estudio madrileño la formación de los mapas de reinos y provincias de España. Después quería hacer un “Atlas Universal de todo el Mundo”. Su método de trabajo, denominado de “gabinete”, como el de su maestro D’Anville, le permitía hacer muchos mapas sin moverse de su estudio, aunque no fuesen científicos, es decir, con levantamientos topográficos y mediciones sobre el terreno. Para ello consultó buenas fuentes geográficas y cartográficas. La protección de los reyes y sus ministros le abrió las puertas de los mejores archivos oficiales y particulares madrileños. Sin embargo, su espíritu crítico fue más limitado que el de su maestro. En sus mapas hay errores de localización de accidentes geográficos, lugares, etc.[2]

 

López se sirvió de un interrogatorio, acompañado de una carta circular impresa que envió a las autoridades eclesiásticas y civiles para obtener información geográfica e histórica de España. La primera carta circuló hacia 1763. En torno a 1782 redactó una segunda carta, acompañada de un interrogatorio, cumpliendo el encargo del arzobispo Lorenzana. En ella dice a sus corresponsales que está haciendo el mapa y la descripción de la diócesis de Toledo y, para publicarlo con el acierto posible, les pide que respondan al interrogatorio adjunto y formen “unas especies de mapas o planos”. Después preparó una tercera carta con interrogatorio parecido para las demás provincias de España. La mayor parte del fondo reunido se guarda en la Biblioteca Nacional bajo la denominación de Diccionario geográfico[3].

 

Con las respuestas y los croquis o sencillos mapas, Tomás López quería corregir los errores que tenían los mapas hechos por extranjeros, completar la información en los suyos para formar un Atlas y hacer una Geografía histórica de España organizada por provincias. Él mismo decía que las quince respuestas del interrogatorio habrían de ser “los asuntos o particulares que deben contener las descripciones de nuestra geografía histórica”. Por tanto, no quería preparar un Diccionario geográfico como se venía aceptando por todos los investigadores desde que lo planteó Gabriel Marcel en 1907[4]. López era consciente de las dificultades que tenía la Real Academia de la Historia para sacar a luz su Diccionario geográfico-histórico de España, en el que también colaboró[5].

 

En los primeros mapas firma como “pensionista de Su Majestad en la Corte de París”. Desde el 20 de febrero de 1770 lo hace con el título de “geógrafo de los dominios de Su Majestad”, lo que le permite hacer mapas de reinos y provincias de España, de territorios hispánicos del Nuevo Mundo y de asuntos históricos y bélicos de actualidad. En 1773 es nombrado miembro de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País y de la Real Academia de Buenas Letras de Sevilla. El 6 de diciembre de 1776, académico correspondiente de la Real Academia de la Historia. En 1779, académico supernumerario de la misma. Poco a poco fue ganando la confianza de estas y otras instituciones. En 1785 fue agregado a la Secretaría de Estado con pensión de 100 doblones hasta la fundación de la Academia de las Ciencias. Al año siguiente ingresó en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Asturias. En 1787 fue elegido académico numerario de la Real Academia de la Historia. En 1795, por encargo de Manuel de Godoy, organizó el Gabinete Geográfico de la Secretaría de Estado con la ayuda de sus hijos Juan y Tomás Mauricio, en donde se habrían de reunir los mejores mapas.

 

LOS MAPAS, PLANOS Y LIBROS SOBRE MADRID

 

Los primeros planos de Madrid de Tomás López se publicaron en el Kalendario manual y guía de forasteros de Madrid. Entre 1557 y 1762 abrió tres sencillos planos en pequeño formato. El primero se publicó en 1557 en el citado Kalendario y en el Atlas geográfico del reino de España e islas adyacentes para la formación de los niños (París y Madrid). Incorpora los cambios urbanísticos del reinado de Fernando VI. El segundo plano fue reducido por el arquitecto Ventura Rodríguez y grabado por López en 1559; introduce algunas correcciones y mejoras incluyendo el proyecto de jardines y obras exteriores del Palacio Real. Se publicó en el Kalendario de ese año, coincidiendo con la entrada oficial de los Reyes Carlos III y Amalia de Sajonia en Madrid. El tercer plano es una versión corregida por Ventura Rodríguez y grabada por López en 1762, que acompañaba al mismo Kalendario.

 

El Mapa de las cercanías de Madrid (1760), dedicado a Carlos III, es el primero suyo en formato grande con muchos topónimos y la red de caminos hacia las principales ciudades de España. Fue modificado en 1763, cambiándole el título: Mapa de la provincia de Madrid e incorporándolo a su libro Descripción de la provincia de Madrid (Madrid, Joachín Ibarra, 1763), con dedicatoria al marqués de Grimaldi, “primer secretario de Estado y del Despacho y superintendente general de correos y postas de dentro y fuera de España”. Es su primer ensayo de geografía histórica de España, que fue madurando y desarrollando en la década de los años ochenta. Por estos años buscaba protectores: el ministro Grimaldi y Pedro Rodríguez Campomanes, nombrado fiscal del Consejo de Castilla en 1762 y director de la Real Academia de la Historia en 1764. Para este último había hecho un Mapa de las carreras de Postas en España, que se publicó en su libro Itinerario de las carreras de Postas (1761), siendo asesor general de la renta de Correos y Postas.

 

El mapa de la provincia de Madrid se inspira en el mapa manuscrito de España de los jesuitas Carlos Martínez y Claudio de la Vega (1739-1743) encargado por Felipe V, que se guardaba en la Secretaría de Estado.

 

El contenido del libro recopila información de varios autores: Gil González Dávila, el licenciado Jerónimo de Quintana y fray Francisco de los Santos, entre otros. Se describe la villa y corte de Madrid, el Real Monasterio de San Lorenzo, los pueblos de la provincia, los caminos y las distancias a los lugares más importantes del reino. Esta última parte se inspira en el citado libro de Pedro Rodríguez Campomanes. En su conjunto constituye una sencilla guía de Madrid algo avanzada para su época.

 

En 1773, López abrió un tercer Mapa de la provincia de Madrid: Comprehende el Partido de Madrid, y el de Almonacid de Zorita, ampliando su extensión territorial e incorporando las obras públicas emprendidas por el monarca: el canal de navegación del río Manzanares y los caminos a los Reales Sitios. Ya firma como geógrafo de los dominios de Su Majestad, título obtenido por Real Decreto de 20 de febrero de 1770.

 

En 1785 abrió el Plano geométrico de Madrid, dedicado a Carlos III y presentado por mano del conde de Floridablanca. Destaca su tamaño (67,5 x 94,5 cm incluidos los márgenes del callejero) a escala 1:5.600. Entre las fuentes cita el plano de Pedro Texeira (1656), con sus plazas, calles, edificios, fuentes, jardines sacados al natural, los edificios y las delanteras que miran al mediodía, sobre el que se hicieron los demás: el reducido de Fosman y Ambrona; el que grabó Nicolás de Fer en París (1706), con defectos porque no conoció la capital. Sobre el de Chalmandier (París, 1761), dice que paseó por las calles midiendo con su paso los edificios notables, “pero con aquella incertitud a que induce este modo de levantar planos, muy diferente del que usan geométricamente, a cara descubierta, con licencia, sin ocultarse del Gobierno”. Asimismo dedica un texto al plano topográfico de Antonio Espinosa de los Monteros, levantado por orden del conde de Aranda (1769) con las obras construidas y proyectadas, en el que se tuvieron en cuenta las medidas originales de las casas y manzanas que tomaron cuatro arquitectos por Orden Real en 1750 y 1751, cuando la visita general de las Regalía de Casa de Aposento que entonces ejecutaron; es decir, la Planimetría General de Madrid[6].López estudió estos planos en su gabinete para formar el suyo, con las mediciones que hizo en 1779. Por eso le puso el título de geométrico. Le añadió también la organización interior en planta de algunas casas y palacios, y tomó la de los conventos e iglesias del plano topográfico de Espinosa de los Monteros. Al plano acompaña un nomenclátor, que identifica los edificios religiosos y civiles de la Villa y Corte[7]. Se conocen varios estados de plancha[8]. En el primero no figuran los dos proyectos de Villanueva para la construcción del Gabinete de Historia Natural. En otro estado aparece la planta del segundo proyecto, que López incorporo por orden de Floridablanca, siendo la única imagen conocida porque el diseño original se perdió[9].

 

En 1788 saldrían a luz Geografía histórica de España. Descripción general de ella. Principiando por la Provincia de Madrid y Geografía histórica de España. Provincia de Madrid, que corresponden a los dos primeros tomos de la colección. Previamente habían sido censurados favorablemente por la Real Academia de la Historia (1786 y 1788)[10].López quería dedicar el libro a Carlos IV y se lo envió al conde de Floridablanca. Su contenido disgustó al ministro, quien le mandó rectificar algunos errores y que alguna mano hábil revisase la obra. López tuvo en cuenta sus observaciones y practicó algunas correcciones en los pliegos de la obra, antes de su impresión[11].

 

López recopiló y copió información de obras conocidas y, en algunos casos, repitió sus errores. De ahí la dureza de la crítica de Floridablanca. En efecto, en el primer tomo reutilizó capítulos y fragmentos de su libro Descripción de la provincia de Madrid. En él explica el plan de la Geografía histórica de España y dedica muchos capítulos a generalidades sobre la historia y geografía de España, la división eclesiástica, etc. Después trata de la villa de Madrid y su provincia. Para la Villa y Corte es interesante el capítulo “LXXI. De algunas cosas y edificios de Madrid”. Aquí menciona la división de Madrid en cuatro cuarteles (1768), su limpieza en 1766 por orden de Carlos III y recopila datos sobre su estado (506 calles y plazuelas, 558 manzanas, 7398 casas, 81 sitios eriales y 32.745 vecinos, etc.) En otro lugar hace un extracto del censo de Floridablanca (1787), que fue la principal razón del rechazo de la dedicatoria al Rey, porque en el ejemplar enviado al ministro Floridablanca, debió reproducir, el censo de Aranda (1768), quitando los dos millones de almas que le reprochaba aquél en su carta. El nuevo censo o Estado general de la población de España se había publicado en 1787, lo que justificaba el disgusto del ministro. El tomo se ilustró con el mapa de España, el general de la provincia de Madrid (comprende su partido y el de Almonacid de Zorita) y el geográfico del partido de Madrid (perteneciente a su provincia), los tres fechados en 1787; y las vistas de Madrid, Palacio Real de la Zarzuela y Palacio del Pardo.

 

En el segundo tomo añadió alguna información nueva de los pueblos de la provincia de Madrid, tomada de las Relaciones de los pueblos de España mandadas hacer por Felipe II. El manuscrito se guarda en la Biblioteca del Monasterio del Escorial. La Real Academia de la Historia hizo una copia en el siglo XVIII, que es la que consultó Tomás López. Con las respuestas al interrogatorio que le enviaron los curas-párrocos de la diócesis, algunas acompañadas de croquis o pequeños mapas, el geógrafo completó los datos de esas Relaciones y escribió sobre los pueblos de la provincia de Madrid. El tomo está ilustrado con el mapa geográfico del partido de Almonacid de Zorita, las tablas del estado general del partido de Madrid y las del partido de Almonacid de Zorita, y las vistas de Getafe, Brunete, Zorita de los Canes y Pastrana.

 

La dura crítica del ministro hizo que López abandonase el proyecto para dedicarse a la “Geografía exacta, esto es, a la composición y construcción de mapas”. Hasta su muerte en 1802, rehízo, en segundas ediciones, los mapas impresos entre 1660-1770, para publicarlos en el Atlas geográfico de España, que vería la luz en 1804.

 

VALORACIÓN DE SU OBRA

 

Su capacidad de trabajo y habilidad para grabar, así como su espíritu comercial le llevaron a hacer centenares de mapas, que abrió en imprenta propia en Madrid y vendió en el mismo establecimiento. Al menos tuvo tres locales: el primero “en la calle ancha de San Bernardo, frente del monasterio del mismo nombre” (desde 1761), el segundo “en la calle de las Carretas frente a la imprenta de la Gaceta”, entrando por la plazuela del Ángel (desde 1765) y el tercero en la “calle de Atocha, esquina en la Concepción Gerónima, casa nueva de Santo Tomás, quarto principal, manzana 159, n.º 3” (desde 1783)”. El primero solo fue lugar de venta, los otros dos corresponden al domicilio y lugar de venta. Estos establecimientos y casas figuran al pie de imprenta de sus obras[12].Como buen empresario preparó el catálogo impreso de libros y mapas suyos y de sus hijos con sus precios, que iba actualizando. Muchos mapas fueron estampados en varios estados, a partir de la plancha original, o bien rehechos en nuevas ediciones.

 

Superó a los grabadores extranjeros, cuyos mapas estaban llenos de topónimos incorrectos y les faltaba mucha información geográfica. Pese a todo, cometió errores al ubicar los pueblos y lugares según direcciones y distancias estimadas, a partir de las noticias que le enviaban sus corresponsales y del cotejo con otros mapas, sin hacer mediciones astronómicas en el terreno. El balance de su producción fue significativo y su mérito de cartografiar toda la península ha sido reconocido.

 

Tomás López falleció el 19 de julio de 1802 en su casa de la calle Atocha. La tasación que entonces se hizo de sus bienes ascendía a 489.800 reales, cifra indicativa de su éxito como geógrafo, grabador y editor.

 

BIBLIOGRAFÍA DE CONSULTA Y REFERENCIA

 

La obra cartográfica de Tomás López fue valorada y difundida por el hispanista Gabriel Marcel en 1907. Desde entonces, muchos autores investigaron sobre su actividad geográfica y cartográfica. Entre otros cabe mencionar a Miguel Molina Campuzano, Antonio López Gómez, Horacio Capel, Carmen Líter Mayayo, Agustín Hernando, Felicidad Patier y yo misma. En el ciclo de conferencias conmemorativo del II Centenario de la muerte de Tomás López en 2002, organizado por los Amigos de la Cartografía de Madrid y la Fundación Villa y Corte, se trataron muchos aspectos de la actividad del geógrafo. Otros autores analizaron algunos mapas de los reinos y provincias y las respuestas de muchos pueblos de España al interrogatorio enviado por el geógrafo a las autoridades civiles y religiosas, que reunió Tomás López como material de trabajo para formar una Geografía histórica de España, cuyas obras se citan a continuación. Los manuscritos de las Relaciones geográficas se guardan en la Biblioteca Nacional de España.

 

ALTARRIBA, ANTONIO (Coordinación), Doscientos años de geografía en Álava. Del cuestionario de Tomás López a la actualidad, Transcripción de documentos y comentario histórico: Ondare Babesa, S. L. Estudio geográfico: Ruiz Urrestarezu, Eugenio y Galdós, Rosario. Vitoria, Fundación Caja de Ahorros, 2000.

 

BLÁZQUEZ GARBAJOSA, ADRIÁN, “Las relaciones topográficas de D. Tomás López. Pueblos de la provincia de Guadalajara (1760-1795)”, Wad-Al-Hayara, nº 11, 1984, pp. 97-132.

 

CAPEL, HORACIO, Geografía y matemáticas en la España del siglo XVIII, Barcelona: Oikos-tau, 1982, pp. 153-193.

 

Ciclo de conferencias conmemorativo del II Centenario de la muerte de Tomás López en 2002, organizado por los Amigos de la Cartografía de Madrid y la Fundación Villa y Corte, Ed. DocuMadrid 2004, en siete separatas:

APARISI LAPORTA, LUIS MIGUEL, “Algunas precisiones religiosas en la provincia de Madrid, desde las Relaciones Topográficas de Tomás López”, pp. 1-34; CAMARERO BULLÓN, CONCEPCIÓN, “Necesidades y carencias cartográficas a mediados del siglo XVIII: La cartografía en el Catastro de Ensenada”, pp. 1-46; FERNÁNDEZ TALAYA, MARÍA TERESA, “Tomás López, geógrafo de S. M. Carlos III”, pp. 1-50; LÍTER MAYAYO, CARMEN, “La obra de Tomás López. Imagen cartográfica del siglo XVIII”, pp. 1-33; MANSO PORTO, CARMEN, “Tomás López en la Real Academia de la Historia”, pp. 1-47; MORA PALAZÓN, ALFONSO, “El Madrid que se fue, de Tomás López a nuestros días”, pp. 1-34; SANZ HERMIDA, JOSÉ MARÍA, “Tomás López y el quehacer cartográfico”, pp. 1-47.

 

Diccionario Geográfico de Tomás López. Almería. Edición e introducción de CRISTINA SEGURA GRAÍÑO, Sevilla, Editorial Don Quijote, 1989.

 

GARCÍA, JOÃO CARLOS, «El geógrafo trabaja en su casa: espaços portugueses na produção cartográfica de Tomás López», Península. Revista de Estudos Ibéricos, nº 5, 2008, pp. 103-125.

 

GARCÍA GONZÁLEZ, MIGUEL JOSÉ, El Bierzo a finales del siglo XVIII (Según las respuestas al Interrogatorio de Tomás López), Ponferrada, Instituto de Estudios Bercianos, 1998.

 

GRUPO AL-BALATITHA, Los pueblos de la Provincia de Ciudad Real a través de las descripciones del Cardenal Lorenzana, Toledo, Caja de Ahorro, 1985.

 

HERNANDO, AGUSTÍN, El Atlas geográfico de España (1804) producido por Tomás López, Madrid, Centro Nacional de Información Geográfica (Ministerio de Fomento), 2005.

 

HERNANDO, AGUSTÍN, El geógrafo Juan López (1765-1825) y el comercio de mapas en España, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Ediciones Doce Calles, 2008.

 

LAFUENTE NIÑO, CARMEN, «La Colección de Guías de Forasteros en Madrid en la Biblioteca Histórica Municipal», Catálogo de la Exposición Los Planos de Madrid y su época (1622-1992), Museo de la Ciudad, Ayuntamiento de Madrid, 1992, pp. 63-66.

 

LAFUENTE NIÑO, CARMEN, “Fuentes para la historia de Madrid en la Biblioteca Municipal: las Guías de forasteros”, Primeras Jornadas sobre fuentes documentales para la Historia de Madrid, 4, 5 y 6 de febrero de 1988, Madrid, Equipo Madrid de Estudios Históricos, Universidad Autónoma de Madrid, Consejería de Cultura, 1999, pp. 121-129.

 

LÍTER MAYAYO, CARMEN, con la colaboración de SANCHÍS Ballester, Francisca, La obra de Tomás López. Imagen cartográfica del siglo XVIII, Madrid: Biblioteca Nacional, 2002.

 

LÍTER MAYAYO, CARMEN Y SANCHÍS BALLESTER, FRANCISCA. Tomás López y sus colaboradores, Madrid, Biblioteca Nacional, 1998.

 

LÓPEZ GÓMEZ, ANTONIO, “El método cartográfico de Tomás López. El interrogatorio y los mapas de España”, Estudios Geográficos, LVII (1996), pp. 675-681.

 

LÓPEZ GÓMEZ, ANTONIO, “Los croquis y mapas del reino de Valencia de López y Cavanilles: dos geógrafos y dos métodos opuestos, Cuadernos de Geografía, t. 62 (1997), pp. 537-586.

 

LÓPEZ GÓMEZ, ANTONIO, «Ediciones de los mapas de Vizcaya y Navarra de Tomás López», Estudios Geográficos, n.º 226 (1997), pp. 119-123.

 

LÓPEZ GÓMEZ, ANTONIO, “Los domicilios en Madrid y el éxito del geógrafo Tomás López (1731-1802)”, Boletín de la Real Academia de la Historia, t. CXCVII, cuaderno III (2000), pp. 377-389.

 

LÓPEZ GÓMEZ, ANTONIO, “El método cartográfico de Tomás López. El interrogatorio de Albacete”, Cuadernos de Geografía, t. 71 (2002), pp. 1-10.

 

LÓPEZ GÓMEZ, ANTONIO, “El método de Tomás López. El interrogatorio y los mapas de Extremadura”, en Historia, clima y paisaje. Estudios geográficos en memoria del profesor Antonio López Gómez, Universitat de Valéncia, Universidad Autónoma de Madrid, Universitat d’Alacant, 2004, pp. 59-74.

 

LÓPEZ GÓMEZ, ANTONIO, «Los atlas de Tomás López de la Real Academia de la Historia, en López Gómez, Antonio y Manso Porto, Carmen, Cartografía del Siglo XVIII. Tomás López en la Real Academia de la Historia, Madrid: Real Academia de la Historia, 2006, pp. 19-98.

 

LÓPEZ GÓMEZ, ANTONIO Y MANSO PORTO, CARMEN, Cartografía histórica del siglo XVIII. Tomás López en la Real Academia de la Historia, Madrid: Real Academia de la Historia, 2006 (Primera parte: A. López Gómez; segunda y tercera parte: C. Manso Porto).

 

MANSO PORTO, CARMEN, “El interrogatorio de Tomás López: nueva hipótesis sobre su finalidad”, en: Historia, clima y paisaje. Estudios geográficos en memoria del profesor Antonio López Gómez, Universitat de Valéncia, Universidad Autónoma de Madrid, Universitat d’Alacant, 2004, pp. 175-186.

 

MANSO PORTO, CARMEN, “Correspondencia y cartografía de Tomás López”, en: Cartografía e Historia Postal, IV Centenario de la primera certificación postal del mundo 1604-2004, ciclo de conferencias conmemorativo, Madrid-León, 2004-2005, Academvs, XXV Aniversario de la Academia Hispánica de Filatelia, Núm. 9 (extra), diciembre 2005, pp. 99-118.

 

MANSO PORTO, CARMEN, «El geógrafo Tomás López en la Real Academia de la Historia». En: López Gómez, Antonio y Manso Porto, Carmen, Cartografía del Siglo XVIII. Tomás López en la Real Academia de la Historia, Madrid: Real Academia de la Historia, 2006, pp. 101-268.

 

MANSO PORTO, CARMEN, “López de Vargas Machuca, Tomás”. En: Diccionario Biográfico Español, Madrid: Real Academia de la Historia, t. XXX, 2012, pp. 254-257; y en Real Academia de la Historia, Diccionario Biográfico electrónico (en red, http://dbe.rah.es/).

 

MANSO PORTO, CARMEN, “Cartografía madrileña de Tomás López durante el reinado de Carlos III”. En: III Centenario del nacimiento de Carlos III, Ciclo de conferencias. Biblioteca de Estudios Madrileños XLV, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 2017, pp. 121-168.

 

MARCEL, GABRIEL, “El geógrafo Tomás López y sus obras. Ensayo de Biografía y de Cartografía”, Boletín de la Real Sociedad Geográfica, t. 50 (1908), pp. 401-543. Cito por esta edición, que tiene correcciones y adiciones. La 1.ª edición fue publicada en francés en Revue Hispanique (1907)y en el Boletín de la Real Academia de la Historia (1907).

 

MARÍN PERELLÓN, FRANCISCO JOSÉ, “La Planimetría General de Madrid y la Regalía de Aposento”, en La Planimetría Ge­neral de Madrid. Madrid: Tabapress, 1989, pp. 81-111.

 

MARÍN PERELLÓN, FRANCISCO JOSÉ,»Plano Geométrico de Madrid, de 1785. Tomás López, geógrafo de gabinete, y su plano guía», pp. 91-96, Ilustración de Madrid, Año 1, n.º 2 (2006).

 

MERINERO, MARÍA JESÚS Y BARRIENTOS, GONZALO, Asturias según los asturianos del último setecientos (Respuestas al interrogatorio de Tomás López), Oviedo, Principado de Asturias, 1992.

 

MOLINA CAMPUZANO, MIGUEL, Planos de Madrid de los siglos XVII y XVIII. Madrid: Instituto de Estudios de Administración Local, 1960. Ed. Facsímil, Madrid: Caja Madrid Fundación, 2002 pp. 326-328, 455-490.

 

OLARÁN MÚGICA, CLOTILDE, Índice de las relaciones geográficas enviadas a Tomás López que se conservan en el Gabinete de Manuscritos de la Biblioteca Nacional, Madrid, Biblioteca Nacional, 1987 (se pueden consultar en la Biblioteca Digital Hispana, recurso en línea de la Biblioteca Nacional de España, al igual que los mapas que acompañan a algunas de las respuestas al interrogatorio).

 

PATIER, FELICIDAD, La biblioteca de Tomás López. Seguida de la relación de los mapas impresos, con sus cobres, y de los libros del caudal de venta que quedaron a su fallecimiento en Madrid en 1802, Madrid: Ediciones El Museo Universal, 1992.

 

REGUERA RODRÍGUEZ, ANTONIO T., Durany Castrillo, Mª del Pilar y García Gutiérrez, Patrocinio, Relaciones geográficas de la Provincia de León, Universidad de León, 2012.

 

Relaciones geográficas, topográficas e históricas del reino de Valencia, Introducción de Francesc Torres Faus, Valencia, Generalitat Valenciana, 1998, 2 vols., facsímil de la edición de Vicente Castañeda y Alcover (volumen I: Alicante-Castellón de la Plana; volumen II: provincia de Valencia, primera y segunda parte).

 

SÁEZ GARCÍA, JUAN ANTONIO, Guipúzcoa en el siglo XVIII a la luz de la obra de Tomás López, Donostia-San Sebastián, Instituto Geográfico Vasco, 2004.

 

SAN ANTONIO GÓMEZ, CARLOS DE, MANZANO AGUGLIARO, FRANCISCO Y LEÓN CASAS, MIGUEL ÁNGEL, «Tomás López, un cartógrafo de gabinete del siglo XVIII: fuentes y método de trabajo». En: XVII Congreso Internacional INGEGRAF-ADM., Sevilla, 2005: 1-10. Disponible en: http://refbase.iecolab.es/files/sanantonioigomez/2823_SanAntonioiGomez_etal.pdf.

 

SAN ANTONIO GÓMEZ, C., FERNÁNDEZ SÁNCHEZ, J. S., MANZANO AGUGLIARO, F “Arquitectura, urbanismo y obras públicas civiles y militares en el Atlas Geográfico de España de Tomás López de 1804”. Informes de la Construcción, Vol. 68, No 542 (2016).

 

VENTURA RIUS, ALBERT, “Un mapa y una descripción inéditos de La Plana de Castellón de 1775, utilizados por Tomás López para abrir su mapa del reino de Valencia de 1788”, Estudis Castellonencs, n.º 10 (2003-2005), pp. 87-142.

 

REFERENCIAS DOCUMENTALES

 

A.H.N., Estado, legajo 3241.

 

A.H.N., Estado, L 2923, caja 1.

 

R.A.H., Archivo de Secretaría, Expediente de Tomás López.

 

R.A.H., Censuras, 11-8020, leg. 8, nº 34.

 

CRONOLOGÍA DE SUS OBRAS RELEVANTES EN MADRID.

 

MAPAS Y PLANOS GRABADOS EN COBRE EN MADRID

 

– 1557.

 

Plano de Madrid. Por López

 

– 1559.

 

Plano de Madrid. Reducido por Ventura Rodríguez. Grabado y adornado por Tomás López.

 

– 1760.

 

Mapa de las cercanías de Madrid.

 

– 1762.

 

Plano de Madrid. Reducido y grabado por Tomás López y nuevamente corregido por Ventura Rodríguez.

 

– 1763.

 

Mapa de la provincia de Madrid.

 

– 1773.

 

Mapa de la Provincia de Madrid: Comprehende el Partido de Madrid, y el de Almonacid de Zorita.

 

– 1785.

 

Plano geométrico de Madrid.

 

LIBROS IMPRESOS SOBRE MADRID

 

Descripción de la provincia de Madrid, Madrid: Joachín Ibarra, 1763.

 

Catálogo de las obras geográficas y mapas hechos por don Thomás López, Geógrafo de los dominios de S. M. y por D. Juan su hijo, Pensionista del Rey, s. l., s. f. [1785 y sucesivas reimpresiones].

 

Geografía histórica de España. Descripción general de ella. Principiando por la Provincia de Madrid, Madrid, Viuda de Ibarra, Hijos y Compañía, 1788, t. I-II.

 

Atlas geográfico de España, Madrid, 1804, 1810, 1830 [ed. a cargo de Juan y Tomás Mauricio López].

 

CARMEN MANSO PORTO

FECHA DE REDACCIÓN: 9 DE DICIEMBRE 2019

FECHA DE REVISIÓN: 22 DE DICIEMBRE 2019

 

NOTAS

[1] A.H.N, Estado, L 2923, caja 1.

[2] Sobre el método véanse los estudios de Antonio López Gómez citados en la bibliografía.

[3] Véase la referencia y los estudios sobre el mismo en la bibliografía.

[4]CARMEN MANSO PORTO, “El interrogatorio de Tomás López: nueva hipótesis sobre su finalidad”, en Historia, clima y paisaje. Estudios geográficos en memoria del profesor Antonio López Gómez, Universitat de Valéncia, Universidad Autónoma de Madrid, Universitat d’Alacant, 2004, pp. 175-186.

[5]CARMEN MANSO PORTO, “El geógrafo Tomás López en la Real Academia de la Historia”, En: Cartografía del siglo XVIII. Tomás López en la Real Academia de la Historia, Madrid, 2006, pp. 155-244.

[6] Para estos planos véase MOLINA CAMPUZANO, MIGUEL, Planos de Madrid…, pp. 333-493, incluido el de Tomás López. De todos se hizo una edición facsímil en encarte para la revista Ilustración de Madrid con estudios de FRANCISCO MARÍN PERELLÓN, Año 1, nº 2 (2006); Año II, n.º 3-5 (2007).

[7]MIGUEL MOLINA CAMPUZANO, Planos de Madrid…, pp. 455-477, transcribe todas las leyendas y corrige algunos errores de las indicaciones de cuadrícula del listado de topónimos para su localización en el plano.

[8] Sobre los estados de la plancha del plano geométrico de Madrid, en relación con las obras proyectadas por Juan de Villanueva, véase MOLEÓN, PEDRO, El arquitecto Juan de Villanueva (1739-1811). Madrid, Akal, 2017. Véanse los dos ejemplares de la Real Academia de la Historia en: http://bibliotecadigital.rah.es/dgbrah/i18n/consulta/registro.cmd?id=12648 http://bibliotecadigital.rah.es/dgbrah/i18n/consulta/registro.cmd?id=12921. La Academia también conserva una edición facsímil (Gerencia de Urbanismo, 2002) del estado de la plancha con el edificio del Museo. Véase en:

http://bibliotecadigital.rah.es/dgbrah/i18n/consulta/registro.cmd?id=61009. En 2007 se hizo otra edición facsímil de un ejemplar coloreado, publicado como desplegable en Ilustración de Madrid, 6, con estudio de MARÍN PERELLÓN, FRANCISCO JOSÉ, «Plano Geométrico de Madrid, de 1785. Tomás López, geógrafo de gabinete, y su plano guía», pp. 91-96.

[9]PEDRO MOLEÓN GAVILANES, El Museo del Prado. Biografía de un edificio, Madrid, Museo Nacional del Prado, 2011, pp. 13-29.

[10]CARMEN MANSO PORTO, «El geógrafo Tomás López en la Real Academia de la Historia». En: López Gómez, Antonio y Manso Porto, Carmen, Cartografía del Siglo XVIII. Tomás López en la Real Academia de la Historia, Madrid, Real Academia de la Historia, 2006, pp. 101-268 (pp. 131-137 para la cita).

[11]A.H.N, Estado, legajo 3241.

[12]FELICIDAD PATIER, La biblioteca de Tomás López. Seguida de la relación de los mapas impresos, con sus cobres, y de los libros del caudal de venta que quedaron a su fallecimiento en Madrid en 1802, Madrid: Ediciones El Museo Universal, 1992, pp. 15-16; LÓPEZ GÓMEZ, ANTONIO, “Los domicilios en Madrid y el éxito del geógrafo Tomás López (1731-1802)”, Boletín de la Real Academia de la Historia, CXCVII (2000), págs. 377-389.

X