27881
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27881,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Iglesia del monasterio de Trinitarias descalzas de San Ildefonso de Madrid, 1673-1688.
MARCOS LÓPEZ

 

Maestro de obras. 1620/1625 – Madrid, 1688.

 

Se desconoce el lugar y fecha de nacimiento de Marcos López. A mediados del siglo XVII ya figura como vecino de Madrid y acreditado como maestro de obras, sin que se sepa con quien se había formado. El 3 de julio de 1657 se ocupó de la famosa obra de la capilla de San Isidro en la iglesia de San Andrés cuando José de Villarreal pasó a dirigir la obra y según sus trazas y condiciones, de cantería y albañilería[1]. Esta empresa le dio un gran prestigio que le permitió dar trazas para varios edificios religiosos e intervenir en la construcción de obras municipales con diseños ajenos[2].

 

De 1662 a 1669 recibió varios pagos por la realización de la capilla del Cristo de los Dolores de la Venerable Orden Tercera según las trazas del hermano jesuita Francisco Bautista. El 3 de noviembre de 1662 se firmó la escritura con Marcos López y su fiador el maestro de obras Andrés Simón. Al comienzo de las obras recibiría 4.000 ducados que se le entregaron el 21 de noviembre de 1662 y el 5 de abril de 1663, en partidas de 24.000 y 20.000 reales, respectivamente. Se hizo medición y tasación de cimientos el 3 de diciembre de 1663, con Francisco Gutiérrez por parte de López y el 8 de julio de 1664 de la labor de cantería, tasada en 34.738 reales. El 15 de septiembre de 1665 se hizo de la obra de albañilería hasta la cornisa con tasación de 80.600 reales. El 10 de noviembre de 1666 Bautista y Manuel del Olmo midieron y tasaron la obra de la armadura, y el 7 de agosto de 1667 se pagó 500 reales a López por levantar los andamios para fabricar las bóvedas y la cúpula. Más tarde se escrituró el aumento de 1.000 ducados por subir el precio de los materiales. Por fin el 4 de diciembre de 1668 se hizo la medida y tasación definitiva por fray Lorenzo de San Nicolás y Juan Ruiz de Heredia, y el 30 de enero de 1669 se hace constar que Marcos López “hizo entera la capilla” y se le debían 5.000 ducados que se le pagarían en nueve meses[3].

 

En los años siguientes Marcos López dio trazas para varias iglesias. En 1669 las dio para la de San Luis obispo, ayuda de parroquia de San Ginés, con aprobación del hermano Bautista, aunque la realización por Tomás Román no se inició hasta diez años después. Se ignora los motivos del retraso, que quizás tuvieron que ver con la construcción, entre otras obras, del puente de Toledo por Román[4]. Sufrió un incendio en 1935 y solo se conserva una portada de 1716, colocada a los pies de la iglesia del Carmen. De planta rectangular, tenía cabecera plana, nave transversal y longitudinal de cuatro tramos con capillas que se alinean con aquélla, alzado de pilastras toscanas con modillones simples, cúpula con pechinas y bóvedas de cañón en el resto, con arista en las capillas excepto cúpulas en las dos primeras. La decoración era de superficies planas con figuras geométricas en resalte[5].

 

El 1 de junio de 1669 fue nombrado testamentario de Manuel del Olmo y de su mujer Antonia de Torija, que murió cinco días después[6]. En 1670 tasó el hospital real de San Andrés de los flamencos, que había realizado Juan Ruiz[7]. El 16 de abril de 1671 Juan Ruiz de Heredia tasó en 1979 reales la obra que López y Andrés Simón habían hecho en la enfermería de San Cristóbal del Hospital General, con labores de poca importancia[8]. Por el testamento de su hijo José sabemos que dio trazas para la iglesia conventual de los teatinos de San Cayetano, comenzada en 1672, y en la que se trabajaba a la muerte de Marcos. El templo fue modificado por Pedro de Ribera, sobre todo en el aspecto ornamental, y es difícil distinguir lo que se debió a López. Se ha pensado en el envío de una planta desde Italia, luego adaptada, por su carácter excepcional: cruz griega inscrita en un cuadrado con cúpula central y en las capillas en los cuatro ángulos, en los lados de la cruz y en la cabecera plana, bóvedas de medio cañón con lunetas. El incendio de 1936 destruyó la iglesia y la reconstrucción no pudo hacerse siguiendo el plan y aspecto originario[9].

 

El 16 de septiembre de 1673 firmó la escritura para realizar la iglesia y convento de las trinitarias descalzas de San Ildefonso según la planta que había hecho y recibió 4.000 ducados. El patronato correspondía al conde de Miranda y al duque de Medinaceli. López procedió a derribar la antigua construcción y puso la primera piedra de la nueva al firmar la escritura; presentó también la memoria de condiciones y precios[10]. La planta es de cruz latina, la nave tiene dos tramos con hornacinas y tribuna a los pies sobre el tercer tramo; cúpula sobre pechinas en el crucero y medio cañón con velas en el resto sobre pilastras toscanas cajeadas. La obra continuó hasta la muerte de López, pero el 26 de mayo de 1693 se firmó el concierto con José de Arroyo cuando la fábrica llegaba hasta la cornisa, y el 14 de febrero de 1698 se midió y tasó. Si la estructura es tradicional, el ornato, con pares de modillones naturalistas bajo la cornisa y grandes placas recortadas en tres planos bajo el arquitrabe, resulta, como la fachada, más avanzado y sería responsabilidad de Arroyo.

 

Se ha escrito que el 26 de junio de 1674 se concertó la fábrica de la capilla mayor del convento de la Trinidad calzada con Juan Sánchez y el 16 de septiembre de 1673 se firmó escritura con Marcos López, que sería el autor de la traza[11]. Pero la coincidencia de tal fecha con la que hemos mencionado hace muy probable la confusión entre las dos obras de la orden trinitaria; además se remite al mismo protocolo. Extraña además que a un edificio construido a fines del siglo XVII se le hiciera tan pronto una nueva capilla mayor. Es conocida la desaparición del convento tras la exclaustración y los distintos destinos que tuvo en el siglo XIX. El mismo año 1674, el 12 de agosto, hizo López una declaración con el capuchino fray Lucas de Guadalajara y los maestros de obras Lucas Crespo y Rodrigo Carrasco de que estaban abiertas las zanjas para los botareles que iba a hacer el mismo Juan Sánchez, según la traza de Juan de Torija, en la iglesia del hospital de Nuestra Señora de Montserrat o de la corona de Aragón[12].

 

Después de 1672 intervino en varias obras de carácter municipal. El Concejo decidió el 7 de septiembre la construcción de una nueva Casa de la Panadería tras el incendio de la plaza Mayor. La traza elegida tras concurso de varios maestros fue la de Tomás Román, y el 27 de marzo de 1673 consta que López participaba en la construcción con Pedro Lázaro, Juan de León y Luis y Tomás Román, hermano y sobrino del tracista, respectivamente. El puente se hundió en 1680 y López acusó a los hermanos Román. Más tarde los herederos de estos y la congregación de San Felipe, como heredera de Juan de León, manifestaron que la prueba de acusación de Marcos López la hizo para zafarse de contribuir en el pago, que éste cobró su parte de ganancia como los demás y que no hubo ningún fraude puesto que las cuentas de cada año estaban firmadas por todos los maestros[13]. El 14 de agosto de 1684 López dio poder a procuradores para que le defendieran en el pleito con el fiscal y maestros que tuviesen a su cargo la obra del puente de Toledo por la ruina que padeció, y renovó el poder el 3 de noviembre de 1686. El 6 de mayo de 1688, pocos meses antes de fallecer, se concertaron nuevas obras y reedificación del puente que se dijo estaba a cargo de López[14].

 

Al menos desde 1664 se trabajaba en la construcción del Pósito de la Villa con intervención amplia de Juan de Lobera. En 1677 se registran pagos de 3.000 ducados a Marcos López y a Tomás Román, 2.000 a Manuel del Olmo y otros 2.000 a restantes maestros[15]. Sabemos que López con Manuel del Olmo redactó un pliego de condiciones para la construcción de viviendas y hornos y que edificó tres de estos, y en 1678 con su hermano José del Olmo dio planta, alzado y condiciones para el ahechadero que realizó Lobera[16].Por otra parte, Marcos López tasó unas casas de la memoria de Pedro Sánchez del Valle en la calle del Lobo, y en 1677 se encargó de tasar con Tomás Román y Ventura Prieto las cocheras del Alcázar que había realizado José del Olmo[17].

 

Se ocupó también de la construcción de varias casas privadas. En 1674 dio trazas de una para Juan Ríos en la cava baja de San Miguel; el dibujo presenta cuatro pisos, tres de balcones y el superior con ventanas enrejadas en la mitad inferior, con modillones pareados bajo el alero, y en las pilastras de la planta baja empleó pilastras con zapatas[18]. Tras la muerte de su hijo José en 1677 hubo de ocuparse de las casas del contador Juan de Calleja y Aguilar en la calle del Príncipe, tasada por fray Lorenzo de San Nicolás; el 20 de septiembre de 1678 otorgó carta de pago[19]. El mismo año se ocupó de otra casa junto a Sebastián de Pineda, maestro de obras[20] y el 10 de febrero de 1679 cobró 95.291 reales por la obra de las casas del doctor Francisco Enríquez de Villacorta, médico de cámara, linde de San Luis, y 168.000 reales por otra casa en la calle de Tudescos[21].

 

Un asunto diferente y peculiar fue el encargo que hizo al escultor Manuel Gutiérrez el 19 de marzo de 1676 de una talla del grupo de la Huida a Egipto; el 28 de febrero siguiente se convino y ajustó con Francisco de Córdoba, maestro dorador y estofador, pintar el paso de Nuestra Señora de la huida a Egipto en cuatro meses por 4.200 reales de los que entregó 500, obligándose López a pagar el resto conforme fuera trabajando. El 18 de febrero de 1687 el maestro dio poder para el pleito que mantenía con su gremio “sobre que les benda o empreste un passo que tengo de la Huida a Egipto para que le puedan sacar en la procesión de Semana Santa”. En su testamento del 8 de enero de 1685 había legado al convento de Trinitarios descalzos la imagen de la Virgen, el Niño, san José, el segador y diferentes ángeles -que sería el paso en cuestión- con la obligación de que se dijera una misa cantada por su alma[22].

 

Durante el último decenio de su vida intervino en varias obras de encargo religioso. Principal fue la enfermería de la Venerable Orden Tercera. En 1677 y 1678 se adquirieron varios sitios y se presentaron varias trazas; llegó a firmarse una escritura con Luis Román el 20 de marzo de 1678, pero el 11 de abril de 1679 se otorgó otra definitiva entre Francisco del Río Montaña, síndico general de la orden, y Marcos López, que presentó trazas y memorias de precios y condiciones. Luis Román se encargó de la construcción y a su muerte en 1681 la continuaron sus dos hijos Matías y Diego. Rodrigo Carrasco se ocupó desde 1683 de la obra de cantería y de hacer la portada según su planta, reformada a finales del siglo XIX. La enfermería se estructura en torno a un patio de dos pisos con galería de cinco tramos con pilastras sobre pedestales, aunque en la actualidad están los balcones cerrados y hay otras transformaciones. La escalera es obra magnífica acabada ya en 1683. En paralelo a la nave de la iglesia arranca en el vestíbulo con doble rampa y repite en dirección opuesta el doble tiro tras la mesa del primer piso. Cubre con una gran bóveda rectangular rebajada y adorna los faldones con recuadros de molduras quebradas de dibujo alternado. El centro, con molduras similares, está pintado al fresco por Ardemans y Tomás García. La convergencia y divergencia de direcciones, la diversidad de efectos luminosos y las distintas visiones desde el austero vestíbulo con dos altas pilastras toscanas y abovedamiento de arista hacen de la escalera una obra destacada en el panorama madrileño[23].

 

Por la obra de la capilla mayor de las monjas llamadas de Constantinopla que, al parecer, se había iniciado el 4 de septiembre de 1686, recibió 5.000 ducados a cuenta el mismo año de su muerte[24]. El 28 de agosto de 1687 dio trazas para construir la capilla del convento de los Trinitarios descalzos donde se había de colocar la famosa talla del Jesús de Medinaceli; se le entregaron 800 ducados[25]. Nada se conserva de tales conventos.

 

Poseyó Marcos López varias casas. El citado Andrés Simón y el hospital de Corte le vendieron en 1670 una casa en la calle de la Arganzuela[26] y en 1673 adquirió otra en la calle de Lavapiés. Tenía también una casa en la calle de la Comadre que había sido del padre ministro del convento de la Trinidad calzada y otra de Manuel Bernardo de Quirós del Consejo real[27]. Al redactar su testamento el 19 de febrero de 1685 vivía en la calle de Jesús y María, donde tenía también un depósito de materiales[28], pero murió en la de Lavapiés.

 

Falleció el 9 de agosto de 1688. Nombró testamentario al ensamblador Juan González. Dejó por herederos a sus nietos José y Petronila. Fue enterrado en la iglesia de los Santos Justo y Pastor señalando 1.800 misas y 110 reales a la fábrica[29]. Marcos López y Catalina Fernández, nacida en Vivero, fueron padres de Marcos, Francisco y María que hizo testamento el 20 de junio de 1654, cuando vivía en la calle del Mesón de Paredes[30]. Nada sabemos de los otros hermanos, pero Marcos casó con Isidra González, tal vez hermana de Juan el maestro ensamblador, y tuvieron a José, maestro de obras fallecido en 1677. Marcos, viudo antes de 1673, contrajo nuevamente matrimonio con Ana Gómez Galeano, que falleció el 2 de enero de 1683[31].

 

El inventario y tasación de los bienes se efectuó en agosto de 1688 con la intervención de Antonio Castrejón en la pintura, del mencionado escultor Manuel Gutiérrez, el maestro de carpintería Carlos Vaca para el mobiliario, Manuel Pingarrón para las casas, herramientas y materiales y el librero Marcos Álvarez los libros[32]. La almoneda tuvo lugar en el mes siguiente[33]. A través de sus bienes se deduce que Marcos López vivió de forma muy acomodada y que tuvo una importante formación intelectual, que se refleja en sus importantes obras madrileñas.

 

CATÁLOGO DE OBRAS MADRILEÑAS

 

-Capilla de San Isidro en la parroquia de San Andrés (construcción) (1657-1662)

A.V., A.S.A., leg.2-283-11.

TOVAR (1975), p. 134.

 

-Capilla de la Venerable Orden Tercera en el convento de San Francisco (construcción) (1662-1669)

A.V.O.T., Caja 1-403-38.

TOVAR (1975), pp. 147-148.

 

-Iglesia de San Luis obispo (traza) (1669)

CRUZ VALDOVINOS, p. 1259.

 

-Enfermería de San Cristóbal en el Hospital General (antes de 1671)

A.H.P.M., prot. 10.686.

AGULLÓ (2015), p. 231.

 

-Iglesia del monasterio de San Cayetano (1672-después de 1677)

CRUZ VALDOVINOS, p. 1270.

 

-Iglesia y monasterio de trinitarias descalzas de San Ildefonso (1673-1688)

A.H.P.M., prot. 9.223.

TOVAR (1974).TOVAR (1975), pp. 327-328. CRUZ VALDOVINOS, p. 1270.

 

-Casa de la Panadería en la plaza Mayor (construcción) (desde 1673)

 

-Puente de Toledo (construcción) (1673-1680)

A.H.P.M., prots. 11.541 y 13.238.

PESCADOR DEL HOYO. TOVAR (1975), pp. 206, 306 y 323. AGULLÓ (2015), p. 232.

 

-Casas de Juan Ríos en la cava baja de San Miguel.

A.V., A.S.A., 1-66-97.

TOVAR (1975), p. 66.

 

-Casas del contador Juan de Calleja y Aguilar en la calle del Príncipe (1677-1678)

A.H.P.M., prot. 10.359.

TOVAR (1975), pp. 89 y 324.

 

-Obras en el Real Pósito (1677)

A.H.P.M., prot. 9.545.

TOVAR (1975), p. 214. CRUZ VALDOVINOS, pp. 1260 y 1274.

 

-Casa en Madrid (1678).

A.H.P.M., prot. 12.737.

AGULLÓ (2015), p. 232.

 

-Casas del doctor Francisco Enríquez de Villacorta (1679)

A.H.P.M., prot. 12.546.

AGULLÓ (2015), p. 232.

 

-Casas en la calle de Tudescos (1679)

A.H.P.M., prot. 12.546.

AGULLÓ (2015), p. 232.

 

-Enfermería de la Venerable Orden Tercera en el convento de San Francisco (traza) (1679)

A.V.O.T., 1-410-15. A.H.P.M., prot.8.749.

TOVAR (1975), pp. 324 y 330-333. CRUZ VALDOVINOS, pp. 1260-1261.

 

-Capilla mayor del monasterio de Nuestra Señora de Constantinopla (desde 1686)

A.H.P.M., prots. 10.359 y 11.775.

TOVAR (1975), p. 325.

 

-Capilla del Jesús de Medinaceli en el monasterio de Trinitarios descalzos (traza) (1687)

A.H.P.M., prot. 12.803.

TOVAR (1975), p. 325.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos sobre escultores, entalladores y ensambladores de los siglos XVI al XVIII, Valladolid, Universidad,1978.

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la pintura española I, Madrid, Museo del Prado, 1994.

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la arquitectura española, vol. I, Boston-Madrid: Universidad de Massachusetts-Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2015.

 

CRUZ VALDOVINOS, JOSÉ MANUEL, «Arquitectura barroca: siglo XVII», en MORALES MARÍN, JOSÉ LUIS, y RINCÓN GARCÍA, WIFREDO (coords.), Historia de la arquitectura española, Madrid: Planeta, 1986.

 

PESCADOR DEL HOYO, María del Carmen, «Fraude en el puente de Toledo. 1673-1680», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 6 (1970), pp. 85-113.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, «El arquitecto Marcos López en el convento de las Trinitarias descalzas de Madrid», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 10 (1974), pp. 133-153.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, Arquitectos madrileños de la segunda mitad del siglo XVII, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1975.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, Arquitectura madrileña del siglo XVII. Datos para su estudio, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1983.

 

JOSÉ MANUEL CRUZ VALDOVINOS

FECHA DE REDACCIÓN:

FECHA DE REVISIÓN:

 

NOTAS

 

[1] TOVAR (1975), p. 134.

[2] CRUZ VALDOVINOS, p. 1259.

[3] TOVAR (1975), pp. 147-148.

[4] De 1679 a 1682 en que este murió, cobró 218.471 reales y ordenó en su testamento que prosiguieran sus sobrinos Matías Román, que firmó nuevo contrato en 1687, y Ambrosio Sánchez Román.

[5] CRUZ VALDOVINOS, p. 1259.

[6] TOVAR (1975), p. 212.

[7] TOVAR (1975), p. 323.

[8] AGULLÓ (2015), p. 231.

[9] CRUZ VALDOVINOS, p. 1270.

[10] TOVAR (1974). TOVAR (1975), pp. 327-328. CRUZ VALDOVINOS, p. 1270.

[11] TOVAR (1983), p. 331.

[12] TOVAR (1975), p. 170.

[13] PESCADOR, p. 24. TOVAR (1975), pp. 206, 306 y 323.

[14] AGULLÓ (2015), p. 232.

[15] TOVAR (1975), p. 214.

[16] Vid. CRUZ VALDOVINOS, pp. 1260 y 1274.

[17] TOVAR (1975), p. 251 y 323.

[18] TOVAR (1975), p. 66 y lám. LXIII a). La traza mide 27 x 40 cm, está realizada en tinta roja, marrón y negra con aguada amarilla y azul.

[19] TOVAR (1975), pp. 89 y 324.

[20] AGULLÓ (2015), p. 232.

[21] AGULLÓ (2015), p. 232.

[22] TOVAR (1975), pp. 324-325. AGULLÓ (1994), p. 23.

[23] TOVAR (1975), pp. 324 y 330-333. CRUZ VALDOVINOS (1986), pp. 1260-1261.

[24] TOVAR (1975), p. 325.

[25] TOVAR (1975), p. 325.

[26] TOVAR (1975), p. 323.

[27] TOVAR (1975), pp. 323-324.

[28] TOVAR (1975), p. 325.

[29] AGULLÓ (1978), p. 80. TOVAR (1983), p. 541.

[30] AGULLÓ (2015), p. 231.

[31] AGULLÓ (1978), p. 80.

[32] TOVAR (1975), p. 326.

[33] El 19 de septiembre Juan y Francisco Gento, oficiales de albañilería, reclamaron que López les había dejado bienes en su testamento (AGULLÓ (2015), p. 232).

X