26531
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-26531,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Fray Juan de Nuestra Señora de la O, Monasterio de Agustinos Recoletos de Madrid, 1606-1620.
Fray Juan de Nuestra Señora de la O, Monasterio de Agustinos Recoletos de Madrid, 1606-1620. Imagen extraído del libro "Historia de la Villa y corte de Madrid". Memoria de Madrid, Ayuntamiento de Madrid. Signatura: MA 2220.
FRAY JUAN DE NUESTRA SEÑORA DE LA O

 

Arquitecto y maestro de obras. La Mata (Toledo), h. 1565 – Toledo, 1645.

 

Juan Martínez, mejor conocido como fray Juan de Nuestra Señora de la O, nació en torno a 1565 en la aldea toledana de La Mata[1], hijo de Domingo Martín y de Ana Rodríguez[2]. Estos fueron después a Madrid, y ahí aprendió Juan el oficio de maestro de obras y lo ejerció con reputación. Contrajo matrimonio con María Gerbao, natural de la Villa y Corte, hacia 1590, una mujer virtuosa.

 

En 1593 bautizaron en la parroquia de San Ginés a su hijo Lorenzo[3], que sería asimismo arquitecto y maestro de obras e ingresaría como agustino recoleto con el nombre de fray Lorenzo de San Nicolás. Fue quien proporcionó una sucinta biografía de su padre en la segunda parte de su famoso tratado “Arte y vso de Architetvra” de 1665. A Lorenzo le siguieron en la pila bautismal de San Ginés Francisco (1596), Luis (1598) y otro Luis (1600)[4].

 

Explica fray Lorenzo en su tratado que, después de diez años de matrimonio, Juan Martínez, conservando su casa en la Corte, decidió ir a las Indias por un buen salario obligado por un señor. Se trasladó con su mujer y cuatro hijos a Sevilla con dinero y carros con ropa y otras alhajas. Ahí se alojaron en la calle Francos, pero hubo un robo en la casa y fue acusado del mismo. Los alguaciles fueron a prenderle pero un amigo de estos y de Juan Martínez les convenció para no hacerlo, dando fianzas. Martínez no se enteró pero sí su mujer, quien de pena por el suceso sufrió un mal que, junto con la peste que asolaba Sevilla, la llevó a la muerte al igual que a los tres hermanos de Lorenzo, quien también enfermó gravemente. Se quemaron las ropas y alhajas apestadas y Juan Martínez se encontró en una ciudad donde era forastero con su hijo Lorenzo, de seis años, y sin más bienes que el dinero que había traído, con el cual se volvieron a Madrid. Durante el trayecto, ante el peligro de la peste, nadie les dio montura y la comida solamente por medio de largas varas, y tuvieron que dormir al raso o en pajares. También Juan enfermó pero se hizo la cura él mismo, irreductible ante los duros avatares del destino.

 

En Madrid no le quiso alojar su hermana[5] y fueron a La Mata, donde les acogieron unos parientes. Juan dejó a su hijo en la escuela de la localidad y él se fue a la Puebla de Montalbán a trabajar. Ahí se le condenó a un año de prisión de resultas de un homicidio, pero apeló y quedó libre. Volvieron a Madrid teniendo Lorenzo unos diez u once años. Su padre ingresó en los agustinos recoletos como lego en 1606 y quiso que su hijo entrara a estudiar, para lo cual le instigó a que dijera que tenía 13 años. Sin embargo, su aspecto no aparentaba esa edad y mandaron al padre y al hijo al colegio agustino recoleto de Jarandilla de la Vera (Cáceres), fray Juan para trazar y hacer el complejo conventual y Lorenzo para estudiar. Este, sin embargo, estuvo solamente un año y se dejó llevar por las malas influencias de algunos compañeros. Fue a Madrid donde aprendió el oficio de maestro de obras con un amigo de su padre. Estuvo con él tres años hasta que murió, y entonces regresó su padre y le convenció para que fueran a Nava del Rey (Valladolid) a construir la iglesia del monasterio agustino recoleto y así influir en su decisión de profesar. Estuvieron dos años y en Año Nuevo salieron de Ávila a pasar el puerto de la Palomera, lo que hicieron con gran dificultad por un temporal.

 

El 24 de diciembre de 1609 o de 1610 se decidió por fin Lorenzo a ingresar en los agustinos recoletos. Lo hizo también como lego, lo que pudo lograr inmediatamente por estar hechas las informaciones de cuando su padre tomó los hábitos. Un año más tarde, en Navidad, finalizó el noviciado y e ingresó en el convento. Fray Juan pidió, en pago por sus servicios, que ascendieran a fray Lorenzo, que estaba en el coro, para poder ser sacerdote, lo que consiguió, y siguió enseñándole la práctica haciendo el monasterio madrileño. Este se conoce por una estampa en la que se ve la iglesia inserta en las dependencias conventuales, formadas por dos pisos con vanos. La iglesia tiene un chapitel casi idéntico a uno grabado en exterior y armadura interior por fray Lorenzo de San Nicolás en la primera parte de su tratado[6]. La imagen de la fachada no es precisa, pero sí en un dibujo del Museo Lázaro Galdiano, y en ella se ve igualmente un cierto parecido con la grabada por fray Lorenzo[7], aunque en un estadio anterior, articulada por pilastras gigantes no solo en los extremos, sino también flanqueando la portada.

 

Tras acabar el monasterio madrileño, las carreras de ambos agustinos se separaron en apariencia. No sabemos qué hizo fray Juan en los años veintes del siglo, seguramente obras para su orden y tal vez alguna ajena. En 1633 reaparece haciendo el monasterio de agustinos recoletos de San Juan Bautista de la Viciosa en Deleitosa (Cáceres)[8], costeado por el conde de Oropesa y actualmente en ruinas. En 1637 trazó el desaparecido monasterio de su orden en Toledo, cuyo aspecto se desconoce, y lo construyó hasta su fallecimiento en enero de 1645[9]; estaba enfermo de gota y tenía piedras como su hijo.

 

CRONOLOGÍA DE OBRAS MADRILEÑAS

 

– Iglesia de los Agustinos Recoletos (1606-1620)

FRAY LORENZO DE SAN NICOLÁS, Segvnda parte…, p. 445.

 

– Monasterio de los Agustinos Recoletos (1606-1620)

FRAY LORENZO DE SAN NICOLÁS, Segvnda parte…, p. 449.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

BONET CORREA, ANTONIO, Iglesias madrileñas del siglo XVII, Madrid: C.S.I.C., 1984.

 

DÍAZ MORENO, FÉLIX, «Fray Lorenzo de san Nicolás (1593-1679). Precisiones en torno a su biografía y obra escrita», Anales de Historia del Arte, 14 (2004), pp. 157-179.

 

DÍAZ MORENO, FÉLIX, Fray Lorenzo de San Nicolás. Arte y Vso de Architectvra. Edición anotada, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 2008.

 

LLAGUNO Y AMÍROLA, Eugenio, Noticias de los arquitectos y Arquitectura de España desde su restauración, t. IV, Madrid: Imprenta Real, 1829.

 

SAN NICOLÁS, FRAY LORENZO DE, Arte y Vso de Architectura, Madrid, 1639.

 

SAN NICOLÁS, FRAY LORENZO DE, Segvnda parte del Arte y Vso de Architectura, Madrid, 1665.

 

JOSÉ MANUEL CRUZ VALDOVINOS

FECHA DE REDACCIÓN: 14 DE DICIEMBRE DE 2020

FECHA DE REVISIÓN:

 

NOTAS

[1] SAN NICOLÁS, Fray Lorenzo, Segunda parte…, p. 442.

[2] LLAGUNO, Eugenio, Noticias…, p. 20.

[3] DÍAZ MORENO, Félix, «Precisiones…», pp. 160-161.

[4] IBÍD.

[5] Tal vez se tratara de Isabel Bautista, madrina de tres de sus hijos.

[6] SAN NICOLÁS, Fray Lorenzo, Primera parte…, fols. 83v., 84v-85.

[7] IBÍD, fol. 110.

[8] LLAGUNO, Eugenio, Noticias…, p. 22.

[9] IBÍD.

X