25919
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-25919,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Francisco de Herrera Hinestrosa Retablo mayor del hospital de Montserrat de Madrid, 1673 (desaparecido).
FRANCISCO DE HERRERA “EL MOZO”

 

Pintor y arquitecto. Sevilla 1627- Madrid 1685

 

Francisco de Herrera, llamado el Mozo para distinguirle de su padre y maestro, el pintor Francisco de Herrera el Viejo, nació en Sevilla en 1627. Viajó a Roma algo antes de 1650 para obtener el divorcio eclesiástico de su mujer y aprovechó para ampliar sus conocimientos de proporciones y perspectiva.

 

Se instaló después en Madrid y entabló amistad con el arquitecto Sebastián de Benavente. Formaron una compañía que duró hasta la muerte de Herrera, quien pintó a lo largo de su vida en muchos retablos de aquel. Tuvo que regresar a Sevilla en 1655 para ocuparse de la herencia de su padre, recientemente fallecido. La estancia en su ciudad natal se prolongó hasta 1660, en que regresó a la Corte donde sus perspectivas de trabajo estaban aseguradas junto a Benavente. Seguramente su relación le permitió aprender la arquitectura de retablos y otras estructuras decorativas. Otro pilar fundamental para su carrera arquitectónica supuso su dominio de la perspectiva, que aplicó en pinturas murales de gran resonancia en la Corte.

 

En 1671 se produjo su primera oportunidad de darse a conocer como arquitecto. El cabildo sevillano quiso decorar el presbiterio catedralicio con un retablo que incluía una urna para el cuerpo del rey Fernando III, canonizado ese año. El canónigo de la catedral de Sevilla Juan de Tejada fue enviado a Madrid a buscar trazas para ambas piezas, y consiguió varias, entre ellas de su paisano Herrera, que fueron precisamente las escogidas por la regente Mariana de Austria. El retablo ideado por Herrera estaba compuesto por mármoles, jaspes y bronces y tenía consiguientemente poco ornamento, así que destacaba sobre todo por el uso de estípites de gran tamaño, elemento ya usado en Madrid en entradas de reinas aunque solamente en madera. Su proyecto no se llegó a ejecutar, pero sí el relicario de plata, cuya alargada forma con gallones a intervalos y curva en los extremos remite a las urnas de plata y de mármol y jaspe que hizo Sebastián de Benavente para el cuerpo de san Diego de Alcalá poco más de una década antes.

 

En 1672 contrató Francisco de Herrera las decoraciones para la comedia Los celos hacen estrellas de Juan Vélez de Guevara, representada en el Salón Dorado del Alcázar. Las perspectivas ideadas por Herrera fueron tan exitosas que incluso se le pidió que dibujara cinco de ellas, conservadas en un manuscrito en Viena. En los siguientes años hizo para el mismo lugar las tramoyas de otras comedias[1].

 

Esta habilidad como escenógrafo llevó a la Corona a seguir solicitando sus servicios en otras empresas, como el diseño del túmulo de la emperatriz Margarita de Austria para la capilla real del Alcázar[2], en el que llamaron la atención por su novedad en el ambiente artístico del momento los soportes, pilastras almohadilladas fingidas de pórfido y ágata.

 

El mismo año de 1673 se le pidieron trazas para el retablo mayor y los colaterales del hospital real de Montserrat o de la corona de Aragón[3]. De las detalladísimas condiciones de las posturas y conciertos de ensambladores y doradores, así como de fotografías antiguas del retablo, se extrae el aspecto del mismo. Los elementos arquitectónicos eran en general conocidos en la Corte, como las columnas salomónicas de gran envergadura, con la salvedad de ángeles asidos a las tarjetas y peanas en forma de caulículos con figuras en las enjutas. Lo que sorprendería en su época es la gran profusión y relieve del adorno y su variada policromía.

En 1677, siendo ya pintor del rey, fue nombrado maestro mayor de las obras reales, en una decisión sorprendente que se explica como una imposición del nuevo valido, don Juan José de Austria, para apartar al maestro mayor José del Olmo, afín a don Fernando Valenzuela, el anterior valido, caído en desgracia. La labor de Herrera fue esencialmente rutinaria, teniendo que emitir dictámenes, realizar tasaciones y completar obras puestas en marcha por su antecesor.

 

Hay no obstante dos obras que tienen mayor importancia, las reparaciones del palacio de los Consejos, residencia de la reina-madre Mariana de Austria[4], y la construcción de un tramo del caz del Jarama en tierras toledanas[5]. Herrera no asistió a la obra y el río se desbordó, llevándose parte de la presa.

 

En la entrada de la nueva reina María Luisa de Orleáns de 1679 trazó Herrera el arco de la Puerta de Guadalajara para los mercaderes de sedas y paños[6], que tenía algunos elementos comunes con el que proyectó Alonso Cano en el mismo emplazamiento treinta años antes para la entrada de Mariana de Austria, tomados a su vez del arco de la Ceca de Rubens para la entrada del cardenal-infante don Fernando en Amberes de 1635. Herrera repitió el almohadillado rústico del túmulo de 1673, rasgo que fue destacado por las crónicas.

 

En 1680 trazó la basílica del Pilar de Zaragoza y estuvo en la ciudad hasta comienzos de 1682. Sin embargo, la fábrica avanzó muy lentamente por falta de posibles y desencuentros entre los responsables administrativos. El proyectó sufrió modificaciones sucesivas, las más relevantes con la intervención clasicista de Ventura Rodríguez en la segunda mitad del siglo XVIII.

 

En 1682 volvió a trazar Herrera un retablo, el mayor de la parroquia real de Santa Maria, en cuyo centro estaba la Virgen de la Almudena[7]. Las condiciones del contrato son parcas pero algunas recuerdan al retablo no realizado para la catedral de Sevilla: uso de estípites y escasa decoración al deber realizarse en bronces, jaspes y mármoles. Estos eran el habitual oscuro de San Pablo pero añadió verde de Granada y embutidos en algunas zonas de piedras que se trajeron de Italia, lo que aumentaba el colorido.

 

En 1683 proyectó el pintor real un nuevo túmulo, el de la reina de Francia María Teresa[8]; esta vez fue también su contratista, si bien se desconoce su aspecto, sin duda distinto al que dispuso una década antes.

 

Herrera falleció en 1685 y dejó como testamentaría a una mujer, doña Ángela de Robles, con la que seguramente convivía. Fue un pintor renombrado que practicó la arquitectura, con fortuna en las obras de tipo decorativo y menos en la de edificios, discutido en varias de sus actuaciones. Imbuido del ambiente académico que había conocido en Roma, llegó a proponer a Carlos II la creación de una academia de matemáticas bajo su protección.

 

CRONOLOGÍA DE OBRAS MADRILEÑAS

 

– Decorados de la comedia «Los celos hacen estrellas» de Juan Vélez de Guevara en el Salón Dorado del Alcázar (1672)

A.G.P, Administración general, leg. 9407.

BARBEITO. GARCÍA BAEZA (2016), pp. 309-341.

 

– Traza del túmulo de la emperatriz Claudia Margarita de Austria en la capilla real del Alcázar (1673).

A.G.P, Sección histórica, Caja 79, leg. 5. AGP, Reinados, leg. 84, exp. 3.

TOVAR (1975), p. 158. ALLO, p.731-733.

 

– Traza del retablo mayor y los colaterales del hospital de la Virgen de Montserrat o de la corona de Aragón (1673).

A.G.P, Patronatos, leg. 7282.

GARCÍA Y BELLIDO,pp. 53 y 72. TOVAR (1975), pp. 170-172. CRUZ YÁBAR (2013). CRUZ YÁBAR (2019), pp. 150-154.

 

– Reparaciones en el palacio de los Consejos (1679-1685)

A.G.P, Administración general, leg. 730.

TOVAR, pp. 256 y 346. GARCÍA BAEZA (2016), pp.468-474.

 

– Traza para el arco de la puerta de Guadalajara para la entrada de María Luisa de Orleans (1679).

AV, ASA, 2-61-1.A.H.P.M, prot. 11937.

ZAPATA, pp. 155-160y 295-301.

 

– Obras en el caz del Jarama (1680-1685)

A.G.P, Real Casa, Reales Patronatos, San Lorenzo, caja 107, exp. 9.

LLAGUNO. RÍOS BALAGUER, p. 7.

 

– Traza para el retablo mayor de la iglesia parroquial de Santa María de la Almudena (1682)

A.H.P.M, prot. 10747.

VERA TASSIS. TARRERO.CRUZ YÁBAR, pp. 192-193. CRUZ YÁBAR, p. 144.

 

– Túmulo de María Teresa de Austria en la capilla real del Alcázar (1683)

A.G.P, Reinados, Carlos II, leg. 85, exp. 1.

ALLO, pp. 734-737.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Noticias de pintores madrileños de los siglos XVI y XVII, Granada: Universidad, 1978.

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la pintura española, vol. III, Madrid: Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2006.

 

ALLO MANERO, ADELAIDA, Exequias de la Casa de Austria en España, Italia e Hispanoamérica, Zaragoza, Universidad, 1993.

 

BARBEITO, JOSÉ MANUEL, «Francisco de Herrera el Mozo y la comedia Los celos hacen estrellas», en El Real Alcázar de Madrid: Dos siglos de arquitectura y coleccionismo de la Corte de los reyes de España, Madrid: Comunidad-Nerea, 1994, pp. 171-173.

 

BLASCO ESQUIVIAS, BEATRIZ, «En defensa del arquitecto Francisco de Herrera el Mozo, la revisión de su proyecto para la basílica del Pilar de Zaragoza», Cuadernos de Arte e Iconografía, III-6 (1990), pp. 65-76.

 

BLASCO ESQUIVIAS, BEATRIZ, «Sobre el debate entre arquitectos profesionales y arquitectos artistas en el Barroco madrileño. Las posturas de Herrera, Olmo, Donoso y Ardemans», Espacio, Tiempo y Forma, Serie VII, 4 (1991), pp. 159-194.

 

BLASCO ESQUIVIAS, BEATRIZ, Arquitectos y tracistas. El triunfo del Barroco en la corte de los Austrias, Madrid, Centro de Estudios de Europa Hispánica, 2013.

 

BOLOQUI LARRAYA, Mª BELÉN Y ANSÓN NAVARRO, ARTURO, «La catedral basílica de nuestra señora del Pilar», en Las catedrales de Aragón, Zaragoza: Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja, 1987, pp. 243-306.

 

CEÁN BERMÚDEZ, JUAN AGUSTÍN, Diccionario Histórico de los más ilustres profesores de las Bellas Artes en España, t. II, Madrid: Viuda de Ibarra, 1800.

 

CRUZ VALDOVINOS, JOSÉ MANUEL, «Arquitectura barroca: siglo XVII», en Historia de la arquitectura española, Zaragoza: Planeta, 1985.

 

CRUZ YÁBAR, JUAN MARÍA, «El escultor Pedro Alonso de los Ríos. I. Biografía y obra», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, XLVII (2007), pp. 133-154.

 

CRUZ YÁBAR, JUAN MARÍA, «El juego de altar de coral del Museo Arqueológico Nacional y otras obras de plata del siglo XVII de la Virgen de la Almudena de Madrid», Estudios de platería San Eloy, Murcia: Universidad, 2011, pp. 185-196.

 

CRUZ YÁBAR, JUAN MARÍA, Sebastián de Benavente (1619-1689) y el retablo cortesano de su época, Madrid: Universidad Complutense, 2013.

 

CRUZ YÁBAR, JUAN MARÍA, «Mariana de Austria y las obras para el convento y el hospital de Montserrat de Madrid», en Mulheres da realeza Ibérica. Mediadoras políticas e culturais, Lisboa: Movimiento Internacional Lusófono, 2019, pp. 145-157.

 

FERNÁNDEZ-SANTOS ORTIZ-IRIBAS, JORGE, «Entre AgostinoCarracci y Veronese: Apuntes sobre el aprendizaje italiano de Francisco de Herrera “el Mozo”», Archivo Español de Arte, 311 (2005), pp. 245-261.

 

GARCÍA BAEZA, ANTONIO, «“Un mal paño muy viejo y roto”: Francisco de Herrera el Mozo y la reforma de la capilla real de Sevilla», Laboratorio de Arte, 28 (2016), pp. 151-169.

 

GARCÍA BAEZA, ANTONIO «Francisco de Herrera el Mozo, un artista al servicio de Carlos II», Anuario del Departamento de Historia y Teoría del Arte, 28 (2016), pp. 141-152.

 

GARCÍA BAEZA, ANTONIO La polifacética figura de Francisco de Herrera Inestrosa, el Mozo, Sevilla, Universidad, 2016.

 

GARCÍA BAEZA, ANTONIO, «De panteón real a relicario: el debate final en torno al proyecto de Francisco de Herrera el mozo para la capilla real de Sevilla», Laboratorio de Arte, 29 (2017), pp. 359-376.

 

GARCÍA BAEZA, ANTONIO, «Francisco de Herrera el Mozo, un pintor al frente de las Obras Reales de Carlos II», Goya: Revista de arte, 366 (2019), pp. 20-35.

 

GARCÍA Y BELLIDO, ANTONIO, «Estudios del Barroco español: Avances para una monografía de los Churrigueras», Archivo Español de Arte y Arqueología, 13 (1929), pp. 21-86.

 

LÓPEZ NAVÍO, JOSÉ, «Testamento de Francisco de Herrera, el Joven», Archivo Hispalense, 110 (1961), pp. 261-274.

 

LLAGUNO Y AMÍROLA, EUGENIO, Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su restauración, t. IV, Madrid: Imprenta real, 1829.

 

ORSO, STEVEN N. «Francisco Herrera the Younger: New documentation», Source: Notes in the History of Art, 2 (1982), pp. 29-32.

 

PALOMINO, ANTONIO, El museo pictórico y escala óptica, t. III, Madrid: Lucas Antonio de Bedmar, 1724.

 

PÉREZ SÁNCHEZ, ALFONSO E. Carreño, Rizi, Herrera y la pintura madrileña de su tiempo (1650-1700), Madrid: Ministerio de Cultura, 1986.

 

PÉREZ SÁNCHEZ, ALFONSO E. Historia del dibujo en España de la Edad Media a Goya, Madrid: Cátedra, 1986.

 

PONZ, ANTONIO, Viage de España, t. V y VI, Madrid: Ibarra, 1772-1776.

 

RÍOS BALAGUER, TEODORO, «Algunos datos para la historia de las obras del actual santo templo metropolitano de nuestra señora del Pilar de Zaragoza», Boletín del Museo de Bellas Artes Provincial, 11 (1925).

 

SANCHO CORBACHO, HELIODORO, «Historia de la construcción de la urna de plata que contiene los restos de san Fernando», Boletín de Bellas Artes, número extraordinario (1973), pp. 94-139.

 

TARRERO ALCÓN, CRISTINA, La iglesia de Santa María la Real de la Almudena: Dos siglos y medio de arte e historia (1638-1888), Madrid: Universidad Complutense, 2007.

 

VERA TASSIS Y VILLAROEL, JUAN DE, Historia del origen, invención y milagros de la Sagrada Imagen de Nuestra Señora de la Almudena, Madrid, 1692.

 

TORRE FARFÁN, FERNANDO DE LA, Fiestas de la iglesia metropolitana y patriarcal de Sevilla al nuevo culto del señor rey san Fernando el tercero de Castilla y León…, Sevilla: Viuda de Nicolás Rodríguez, 1671.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, Arquitectos madrileños de la segunda mitad del siglo XVII, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1975.

 

ZAPATA FERNÁNDEZ DE LA HOZ, TERESA, La entrada en la Corte de María Luisa de Orleáns. Arte y Fiesta en el Madrid de Carlos II, Madrid: Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2000.

 

JUAN MARÍA CRUZ YÁBAR

FECHA DE REDACCIÓN: 14 DE OCTUBRE 2019

FECHA DE REVISIÓN: 23 DE DICIEMBRE 2019

 

NOTAS

[1] AGP, Administración general, leg. 9407. José Manuel Barbeito, «Francisco de Herrera el Mozo y la comedia Los celos hacen estrellas», en El Real Alcázar de Madrid: Dos siglos de arquitectura y coleccionismo de la Corte de los reyes de España, Madrid: Comunidad-Nerea, 1994, pp. 171-173. Antonio García Baeza, La polifacética figura de Francisco de Herrera Inestrosa, el Mozo, Sevilla, Universidad, 2016, pp. 309-341.

[2] AGP, Sección histórica, Caja 79, leg. 5. AGP, Reinados, leg. 84, exp. 3. Virginia Tovar Martín, Arquitectos madrileños de la segunda mitad del siglo XVII, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1975, p. 158. Adelaida Allo Manero, Exequias de la Casa de Austria en España, Italia e Hispanoamérica, Zaragoza, Universidad, 1993, pp. 731-733.

[3] AGP, Patronatos, leg. 7282. Antonio García y Bellido, «Estudios del Barroco español: Avances para una monografía de los Churrigueras», Archivo Español de Arte y Arqueología, 13 (1929), pp. 21-86, espec. 53 y 72. Tovar (1975), pp. 170-172. Juan María Cruz Yábar, Sebastián de Benavente (1619-1689) y el retablo cortesano de su época, Madrid: Universidad Complutense, 2013. Juan María Cruz Yábar, «Mariana de Austria y las obras para el convento y el hospital de Montserrat de Madrid», en Mulheres da realeza Ibérica. Mediadoras políticas e culturais, Lisboa: Movimiento Internacional Lusófono, 2019, pp. 145-157, espec. 150-154.

[4] AGP, Administración general, leg. 730. Tovar (1975), pp. 256 y 346. García Baeza (2016), pp. 468-474.

[5] AGP, Real Casa, Reales Patronatos, San Lorenzo, caja 107, exp. 9. Eugenio Llaguno y Amírola, Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su restauración, t. IV, Madrid: Imprenta real, 1829. Teodoro Ríos Balaguer, «Algunos datos para la historia de las obras del actual santo templo metropolitano de nuestra señora del Pilar de Zaragoza», Boletín del Museo de Bellas Artes Provincial, 11 (1925), p. 7.

[6] AV, ASA, 2-61-1. AHPM, prot. 11937. Teresa Zapata Fernández de la Hoz, La entrada en la Corte de María Luisa de Orleáns. Arte y Fiesta en el Madrid de Carlos II, Madrid: Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2000, pp. 155-160 y 295-301.

[7] AHPM, prot. 10747. Juan de Vera Tassis y Villaroel, Historia del origen, invención y milagros de la Sagrada Imagen de Nuestra Señora de la Almudena, Madrid, 1692. Cristina Tarrero Alcón, La iglesia de Santa María la Real de la Almudena: Dos siglos y medio de arte e historia (1638-1888), Madrid: Universidad Complutense, 2007. Cruz Yábar (2007), pp. 192-193. Cruz Yábar (2013), p. 144.

[8] AGP, Reinados, Carlos II, leg. 85, exp. 1. Allo, pp. 734-737.

X