27686
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27686,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Gerónimo Gili. Cúpula de la capilla del Palacio Real. Aranjuez.
JERÓNIMO GILI

 

Arquitecto y escultor. Calabria. 1º mitad siglo XVI – 1580.

 

Jerónimo Gili o Gil fue uno de los profesionales italianos que se incorporaron a la Corte de Felipe II en la década de los sesenta del siglo XVI. Compaginó las tareas de arquitecto con las de escultor[1]. No hay memoria sobre su actividad en Italia, pero el hecho de que llegue a la Corte en fechas muy cercanas a las de Juan Bautista de Toledo, y que éste le tuviese entre sus colaboradores desde el principio, abre la posibilidad de que se hubiesen conocido y trabajado juntos en Nápoles o Roma y por ello le acompañase a España[2]. Bajo sus órdenes comenzó a trabajar en las obras del monasterio de El Escorial[3]. Muestra del estrecho vínculo, que debió pervivir hasta que falleció Juan Bautista de Toledo, es que fue uno de los testigos de la firma del testamento del español el 12 de mayo de 1567[4]. Por ello, del mismo modo, denominándole “mi discípulo viejo”, le dejó recomendado al rey quien, de hecho, le mantuvo a su servicio, ratificándole por real cédula de 12 de agosto de 1567[5]. Sin embargo, el fuerte carácter de Jerónimo Gili, muy semejante al de su protector, dio lugar a que Felipe II comenzase a realizar comentarios sobre el italiano[6] y a desvincularle de algunos de los proyectos regios más importantes. Una serie de desencuentros y enfrenamientos profesionales en 1575 llevó al rey a retirarlo de las obras de Aranjuez y de Toledo[7]. Falleció en 1580[8].

 

Su actividad está documentada en diversos edificios y sitios reales. Trabajó también en empresas hidráulicas. Como arquitecto, tuvo un papel director muy amplio, con capacidad para contratar (de hecho, no se podían contratar oficiales sin su conocimiento), actuando en tareas de tasación y ajustes de destajos y control de la adquisición de materiales. Respecto de algunos de estos edificios desarrolló una faceta menos conocida, la de “maestro entallador”, cargo reconocido por Felipe II cuando en 1567 ratificó la permanencia del italiano a su servicio[9] y que ya había ejercido para Juan Bautista de Toledo, luego para Juan de Herrera, elaborando modelos, actividad técnica muy característica del arte de construir renacentista. En el citado documento de 1567 el rey le encomendaba, junto a la dirección de las obras de la capilla del palacio de Aranjuez, ir a El Escorial “para hacer los modelos y otras cosas”[10]. La primera intervención conocida fue la del monasterio de El Escorial, donde por encargo de Juan Bautista de Toledo realizó entre 1562 y 1563 el primer modelo del edificio[11], junto con los carpinteros y entalladores Francisco Moratalla, Juan del Arco, y el artesano apodado el Portugués[12]. En febrero de 1566 se le encomendaron los modelos para la escalera principal del convento [13] También le fue solicitado por Toledo una maqueta de detalle para los claustros chicos[14], además de las de la capilla de Aranjuez[15].

En 1569 estaba trabajando en Aceca, una residencia real en una eminencia sobre el Tajo, en el camino de Toledo a Aranjuez, supervisando el tanteo y la tasación de las obras[16], momento en que también estaba en Madrid, posiblemente en obras en el alcázar. La presencia en Aceca hubo de ser compatible con las actuaciones en Aranjuez. En 1571, a la supervisión de las obras de Aceca se añadieron las del monasterio de la Esperanza (fundación de Felipe II entre Ocaña y Aranjuez), alcázar de Madrid, alcázar de Segovia y monasterio de El Escorial. En este año fue cuando el rey puso a todos los trabajadores del alcázar de Toledo bajo el mando y última decisión de Gili[17], aunque de modo interino (Felipe II tenía sus dudas[18]), situación que en 1572 aún seguía manteniendo[19], aunque en 1474 hubo de hacerse cargo de las trazas Juan de Herrera, de nuevo debido a tensiones entre Gili y Diego de Alcántara[20] que, como se ha indicado, terminarían en 1575 con la destitución del calabrés. Gili participó en la fachada sur (de la que hizo maqueta[21]) y escalera principal del Alcázar de Toledo[22].

 

Además de las intervenciones mencionadas en El Escorial y el alcázar de la capital, la actividad constructiva madrileña de Gili se focalizó en Aranjuez, en la capilla y el cuarto nuevo del palacio de Aranjuez. Las primeras referencias bibliográficas, corresponden a LLaguno[23], si bien han sido revisadas por la historiografía posterior[24].

 

Las primeras noticias de la capilla se remontan a 1563, cuando Juan Bautista de Toledo estaba ultimando su diseño[25], que se demoró hasta 1564[26], fecha en la que sólo se acometió la cimentación[27]. En el año del fallecimiento del arquitecto sólo se había levantado el primer cuerpo de la capilla[28]. Un memorial redactado en ese mismo año de 1567 sirvió de pauta para su continuación [29], que correría a cargo de Jerónimo Gili, nombrado director de la obra el 15 de junio[30], pero en calidad de aparejador principal, no de arquitecto, un mes después de la muerte de su maestro y mentor[31]. En 1569 su actividad debía ser muy intensa pues se le concedió incluso tener las llaves de acceso de los puentes del Tajo y del Jarama, para poder entrar en cualquier momento en Aranjuez[32].

 

Gili replanteó el trazado de la capilla e hizo una nueva traza, terminada en 1569 «que tenía cierta diferencia de la de Juan Bautista», según reconocía Alonso de Mesa[33]. En el levantamiento del segundo y tercer orden habría de intervenir Juan de Herrera, enviado por el Rey a Aranjuez. El segundo orden, en armonía con el primero, fue proyectado por Herrera y Gilí en 1569 y concluido en 1572[34]. La ejecución, conforme a las condiciones elaboradas por ambos responsables, fue encomendada a Juan de Minjares.

 

El tercer orden, que incluía una escalera de caracol para acceder a la parte de la cúpula[35], fue diseñado por Gilí en 1571[36], adjudicado en 1572 al mismo Minjares y terminado en 1573[37], fecha en que se inicia la cubierta[38]. Se trata de la cuarta ordenanza, que atañe al tambor y cúpula[39] y que termina con la colocación de un tejado de plomo en 1576. Sin embargo, la última noticia de Gili en relación con la capilla es de febrero de 1574[40]. Su modelo para el cuarto orden fue respetado por Herrera, quien quedó a cargo de la capilla[41], tras serle revocado su cargo a Gili.

 

La capilla posiblemente sea la obra más interesante de Gili, no sólo por su implicación directa en el diseño y ejecución y porque aun destituido, su traza en la fase final o cuarta ordenanza, fue respetada por Juan de Herrera. El mismo modelo de la arquitectura es único. La solución de incorporación de una falsa cúpula en una obra civil, la estructura de planta cuadrada con gran desarrollo en altura, el equilibrio de la traza plenamente italiano, con una modulación que incluso remite a Brunelleschi y sus plantas para la sacristía de San Lorenzo o la capilla Pazzi, ambas en Florencia. La tipología de planta centralizada responde a la forma ideal de los templos, reivindicada por Palladio sobre el modelo de San Pietro in Montorio, de Bramante. En Aranjuez, se establece la modulación cuadrada de la planta y la forma ideal cúbica, que da paso al cuarto orden circular, inscrito en el cuadrado.

 

Estos trabajos se realizaron a la vez que los de la zona residencial, lo que permitió la unidad estilística del palacio. Las obras del llamado cuarto nuevo, dirigidas por Gili por designación real, se comenzaron en 1573[42] en un estilo fiel a Juan Bautista de Toledo. La traza “del quarto que de su Magestad mando hacer pegado con la capilla”[43] fueron del mismo Gili, aunque por su condición de aparejador fue atribuida a Herrera con la ayuda del calabrés[44], siendo el español de hecho quien tuvo encomendada la contabilidad[45] y la construcción[46] que se hacía a destajo en 1573 Y 1574[47]. Herrera, quien se había incorporado al proyecto en 1571, se hizo cargo del mismo en calidad de arquitecto en 1575, fecha en que Gili fue retirado. La zona construida corresponde a una crujía de dos alturas en ladrillo y piedra de Colmenar, con una planta baja en forma de galería abierta a un jardín privado, conocido como el jardín del Rey.

 

Capilla y cuarto real estaban unidos por un patinejo[48], el espacio hoy transformado junto a la caja de la escalera. La ingeniosa solución de ésta, dos subidas independientes e interconectadas, se ha puesto en relación con Gili por su arcaísmo, si bien la mención ambigua de los documentos a las distintas escaleras que se acometen[49] hace difícil establecer la adscripción. Forma parte del mismo bloque que la capilla, con la que estaba conectada mediante una de las ocho puertas que el pequeño templo disponía en su perímetro[50].

 

Otra faceta de Gili fue la de ingeniero hidráulico, tal vez adquirida en el contexto de las competencias heredadas de su antecesor. Tanto Juan Bautista de Toledo como Juan de Herrera habían asumido el papel de arquitecto y el ingeniero, este el status profesional más considerado.

 

Un primer capítulo fue el de la navegación del Tajo. El responsable del proyecto fue el ingeniero militar Francesco Paciotto, quien llegó en 1562 a Aranjuez. Pronto fue relevado por el ingeniero Pedro de Esquivel quien optó por un canal exclusivamente de riego que unía el Tajo con el Jarama. Juan de Herrera, junto con Turriano y Gili intervinieron en 1572, realizando las nivelaciones y proyectando algunos tramos. Sin embargo, Felipe II terminaría por desestimar el proyecto[51].

 

El Mar de Ontígola, uno de los grandes legados de la hidráulica renacentista española, fue una empresa que convocó de nuevo a los principales profesionales del momento. Inacabada por Juan Bautista de Toledo, Gili trabajó en ella entre 1567 y 1573[52]. Las obras se habían dado por terminadas en 1568, cuando se inició su llenado y el muro de contención aguas arriba se derrumbó en buena parte, estando ya el estanque con agua retenida e iniciada la población de peces. Las obras de estos reparos fueron encomendadas a Francisco Sanchez[53], siempre supervisado por Gili. Avanzaron con lentitud, nuevamente por enfrentamientos de Gili con su equipo. En 1570 el italiano visitó el avance de las obras, descontento con ellas. Junto con Herrera comenzó a trabajar en 1571, dando nuevas órdenes y condiciones conjuntas para remate a las actuaciones, principalmente para terminar de subir los muros caídos e impermeabilizarlos y luego proseguir con el pretil. La obra se terminó en 1572. Gili también participó en la tasación de la obra en 1573, año en el que se dispusieron los canales y aliviaderos.

 

El calabrés asumió bajo el mando de Juan de Herrera la dirección de las nuevas obras de la acequia de Colmenar[54] (una obra compleja y problemática iniciada en 1530) supervisando el proyecto y ejecución de Benito de Morales[55], elegidos en 1571 tras la polémica resultante de la fallida obra de Francesco Sitoni, que había convocado al mismo Morales, a Juanelo y a Juan de Castro, entre otros[56]. El lento proceso terminó en 1572[57]. La implicación de Gili aumentó en 1578, cuando sustituyó a Sitoni (quien pese a su fracaso había permanecido en su puesto). La última noticia de la actividad profesional de Gili en este proyecto se data en junio de 1579[58]; es además el dato postrero sobre este maestro que contribuyó a la introducción de las premisas italianas en el renacimiento español.

 

CATÁLOGO DE OBRAS MADRILEÑAS

 

– Monasterio de El Escorial. Modelos (1562-1566)

A.G.S., Casas y Reales Sitios, El Escorial, leg. 3.

LLAGUNO (1829) t. II, pp. 84 y 115. PORTABALES (1945). PORTABALES (1952), p. 108. BUSTAMANTE (1992), p. 24. CHÍAS Y ABAD (2017), p. 39.

 

– Palacio Real. Aranjuez. Capilla y Cuarto Nuevo (ala sur) (1567-1575)

A.G.P., Cédulas reales, III, fol. 106; IV, fol. 17. A.G.P., Administraciones Patrimoniales, Aranjuez, Caja 177/4, Caja 178/1, Caja 179/3. A.G.S., C.S.R., leg. 248, fol. 54; leg. 252; leg.252.3, fols. 71-123; leg. 252.4, fol. 11 y 49, 256-257; leg. 253, fol. 84; leg. 254, fol. 23.

ÁLVAREZ DE QUINDÓS (1804), p. 195. LLAGUNO (1829), t. II, pp. 131, 225, 271 y 272, doc. XXI. SCHUBERT (1924), p. 71. PORTABALES (1945), ap. Doc. III, p. CLXXII. ÍÑIGUEZ ALMECH (1952), p. 114. MARTÍN GONZÁLEZ (1962), pp. 23-52. RIVERA (1984), pp. 161-168. SANCHO (1995), p. 299. MERLOS (1998). MARTÍNEZ LEIVA (2004), pp. 87-104. VV.AA. Capilla (2004). VV.AA., Arquitectura (2004), p. 202. ORTEGA Y ALONSO (2005), p. 803. LASSO DE LA VEGA, SANZ HERNANDO, RIVAS QUINZAÑOS (2010), p. 6. MARÍN TOVAR (s.f.).

 

– Mar de Ontígola. Aranjuez (1567-1573)

ÁLVAREZ DE QUINDÓS (1804), pp. 321 y ss. LLAGUNO (1829), t. II, pp. 105 y 161-162. RIVERA (1984), pp. 153-156. GARCÍA TAPIA y RIVERA BLANCO (1985), pp. 477-492. RIVERA y GARCÍA TAPIA (1985), pp. 328-331. LÓPEZ GOMEZ (1988), p. 31. GARCÍA TAPIA (1990), pp. 421-423. DÍAZ MARTA (1992). LÓPEZ GÓMEZ (1992). SANCHO (1995), p. 271. MERLOS (1998). VV.AA. Arquitectura (2004), pp. 641-642. LUENGO (2005). TORIBIO (2015). MERLOS y SOTO (2020).

 

– Acequia de Colmenar. Río Tajo (1569-1579)

LLAGUNO (1829), t. II, pp. 116-117, 131, 272, 277, doc. XXI. RIVERA (1984), pp. 144-145. GARCÍA TAPIA (1990), pp. 427-433. GARCÍA TAPIA (1992), p. 76. GARCÍA TAPIA (1994). SANCHO (1995), p. 371. MERLOS (1998). MARTINEZ LEIVA (2004), p. 43. LUENGO (2005). TORIBIO (2015) 623.

 

– Navegación del Tajo. Proyecto, nivelaciones (1572)

RIVERA (1984). GARCÍA TAPIA (1990), pp. 427-433. GARCÍA TAPIA (1992), p. 76. MERLOS (1998).

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

ÁLVAREZ DE QUINDÓS, JUAN ANTONIO, Descripción histórica del Real Bosque y Casa de Aranjuez, Madrid: Imprenta Real, 1804.

 

ARAMBURU ZABALA, MIGUEL ÁNGEL, Juan de Herrera. Estudio crítico, Madrid: Fundación Ignacio Larramendi, 2013.

 

ARAMBURU ZABALA, MIGUEL ÁNGEL, (dir.), Biografía de Juan de Herrera, Camargo: Fundación Obra Pía Juan de Herrera, 2003.

 

BARBEITO DÍEZ, JOSÉ MANUEL, «Juan Bautista de Toledo», en Artífices de Madrid, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 2019 https://xn--institutoestudiosmadrileos-4rc.es/portfolio_page/t-2-toledo-juan-bautista-de/

 

BUSTAMANTE GARCÍA, AGUSTÍN, «Juan de Herrera y El Escorial», en Juan de Herrera y su influencia. Actas del simposio. Camargo 14-17 julio 1992 (ARAMBURU-ZABALA, MIGUEL ÁNGEL, ed.), Santander: Universidad de Cantabria, 1992. pp. 17-26.

 

CEÁN BERMÚDEZ, JUAN AGUSTÍN, Diccionario Histórico de los más Ilustres Profesores de las Bellas Artes en España, Madrid: Real Academia de San Fernando, imprenta de la viuda de Ibarra, 1800, t. II. Diccionario Interactivo Ceán Bermúdez, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando https://ceanbermudez.es/wiki/Gil_o_Gili,_Jer%C3%B3nimo

 

CERVERA VERA, LUIS, «Juan Bautista de Toledo y sus disposiciones testamentarias», Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología (BSAA), 38 (1972), pp. 287-322.

 

DÍAZ-MARTA, MANUEL, Cuatro obras hidráulicas antiguas entre la Mesa de Ocaña y la Vega de Aranjuez, Toledo: Caja Toledo, 1992.

 

GARCÍA TAPIA, NICOLÁS, Ingeniería y Arquitectura en el Renacimiento Español, Valladolid: Universidad, Secretariado de Publicaciones, 1990. p. 449

 

GARCÍA TAPIA, NICOLÁS, «Juan de Herrera y la ingeniería civil», en Juan de Herrera y su influencia. Actas del simposio. Camargo 14-17 julio 1992 (ARAMBURU-ZABALA, MIGUEL ÁNGEL, ed.), Santander: Universidad de Cantabria, 1992, pp. 69-77.

 

GARCÍA TAPIA, NICOLÁS, Patentes de invención españolas en el Siglo de Oro, Madrid: Oficina Española Patentes, 1994, pp. 27-28.

 

GARCÍA TAPIA, NICOLÁS, «Benito de Morales», Diccionario Biográfico electrónico (DB~e) de la Real Academia de la Historia, s. f. http://dbe.rah.es/biografias/63923/benito-de-morales

 

GARCÍA TAPIA, Nicolás, Los Molinos y los científicos españoles del Renacimiento, s. f.

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/los-molinos-y-los-cientificos-espanoles-del-renacimiento/html/

 

GARCÍA TAPIA, NICOLÁS y RIVERA BLANCO, FRANCISCO JAVIER, «La Presa de Ontígola y Felipe II en el siglo XVI», Revista de Obras Públicas, 236 (1985), pp. 477-492.

 

ÍÑIGUEZ ALMECH, FRANCISCO, Casas reales y jardines de Felipe II, Roma: CSIC, 1952.

 

LASSO DE LA VEGA ZAMORA, MIGUEL; SANZ HERNANDO, ALBERTO; RIVAS QUINZAÑOS, PILAR, Palacios de Madrid, Madrid: Consejería de Cultura y Turismo, 2010.

 

LLAGUNO Y AMIROLA, EUGENIO, Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su restauración, Madrid: Imprenta Real, 1829.

 

LÓPEZ GÓMEZ, ANTONIO, «Presas y canales de riego en los siglos XVI y XVII», en Hitos históricos de los regadíos españoles (GIL ORCINA, ANTONIO y MORALES GIL, ALFREDO, coord.), 1992, pp. 91-142.

 

LÓPEZ GOMEZ, ANTONIO, Antiguos Riegos Marginales de Aranjuez («Mares», azudas, minas y canales). Discurso leído el día 5 de junio de 1988, Madrid: Real Academia de la Historia, 1988.

 

LUENGO AÑÓN, ANA, Aranjuez utopía y realidad (tesis doctoral), Évora: Universidad, 2005, Madrid: C.S.I.C., I.E.M., Doce Calles, 2008.

 

MARÍAS, FERNANDO, La arquitectura del renacimiento en Toledo (1451-1631), Madrid-Toledo: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, IPIET, 1985, t. II.

 

MARÍN TOVAR, CRISTÓBAL, «Juan de Herrera», s. f. https://xn--institutoestudiosmadrileos-4rc.es/portfolio_page/h-1-herrera-juan-de/

 

MARTÍN GONZÁLEZ, JUAN JOSÉ, «Nuevos datos sobre la construcción del Alcázar de Toledo», Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos (RABM), LXVIII (1960), pp. 271-286.

 

MARTÍN GONZÁLEZ, JUAN JOSÉ, «El palacio de Aranjuez en el siglo XVI», Archivo Español de Arte, 1962, pp. 237-252.

 

MARTINEZ LEIVA, GLORIA, «La Capilla y escalera doble del Palacio Real de Aranjuez en el siglo XVI. Dos cronologías para su estudio», en La Capilla de Felipe II en el Palacio Real de Aranjuez, Madrid: Patrimonio Nacional, 2004, pp. 87-104.

 

MERLOS ROMERO, MAGDALENA, Aranjuez y Felipe II. Idea y forma de un Real Sitio, Madrid: Comunidad, Consejería de Cultura, 1998.

 

MERLOS ROMERO, MAGDALENA y SOTO CABA, VICTORIA, «Aranjuez and Hydraulic Engineering: Public Utility, Leisure Utility», en DUARTE RODRIGUES, ANA y TORIBIO, CARMEN (eds.), History of Water Management in the Iberian Peninsula between the Sixteenth and the Nineteenth Centuries: A comparative approach, Birkhäuser-Springer, 2020, pp. 281-307.

 

ORTEGA VIDAL, JAVIER y ALONSO RODRÍGUEZ, MIGUEL ÁNGEL, «Reconstitución de la Capilla del Palacio de Aranjuez en el siglo XVI», Reales Sitios, 159 (2004), pp. 2–13.

 

ORTEGA VIDAL, JAVIER y ALONSO RODRÍGUEZ, MIGUEL ÁNGEL, «Sobre la torre «cupulada» del siglo XVI en el Palacio de Aranjuez», en Actas del Cuarto Congreso Nacional de Historia de la Construcción, Cádiz, 27-29 enero 2005, (HUERTA, S. ed.), Madrid – Cádiz: Instituto Juan de Herrera, SEdHC, Arquitectos de Cádiz, COAAT, 2005, pp. 803-808.

 

PORTABALES PICHEL, Amancio, Los verdaderos artífices de El Escorial y el estilo indebidamente llamado herreriano, Madrid: Gráfica Literaria, 1945, p. 108.

 

PORTABALES PICHEL, Amancio, Maestros mayores: arquitectos y aparejadores de El Escorial, Madrid: Rollan, 1952.

 

RIVERA, FRANCISCO JAVIER, «Juan Batista De Toledo en Nápoles», Napoli nobilissima: rivista di arti figurative, archeologia e urbanistica, 23 (1984) pp. 64-68

 

RIVERA, FRANCISCO JAVIER, Juan Bautista de Toledo y Felipe II. La implantación del clasicismo en España, Valladolid: Universidad, 1984.  

 

RIVERA, FRANCISCO JAVIER y GARCÍA TAPIA, NICOLÁS, «Juan Bautista de Toledo, Jerónimo Gili y Juan de Herrera, autores de la mar de Ontígola», Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología de la Universidad de Valladolid, 51 (1985), 319-342.

 

SANCHO GASPAR, JOSÉ LUIS, La arquitectura de los Sitios Reales. Catálogo Histórico de los Palacios, Jardines y Patronatos Reales del Patrimonio Nacional, Madrid: Editorial Patrimonio Nacional, 1995.

 

SCHUBERT, OTTO, Historia del barroco en España, Madrid: Saturnino Calleja, 1924.

 

TORIBIO MARÍN, CARMEN, La forma del agua. Temas e invariantes en el jardín y el paisaje. Análisis de casos (Holanda-España, 1548-1648) (tesis doctoral). Madrid, Escuela Técnica Superior de Arquitectura. Universidad Politécnica, 2015.

 

VV. AA., La Capilla de Felipe II en el Palacio Real de Aranjuez, Madrid: Patrimonio Nacional, 2004.

 

VV. AA., Arquitectura y Desarrollo Urbano. Comunidad de Madrid. Tomo IX. Aranjuez, Madrid: Comunidad de Madrid-Fundación Caja Madrid-Fundación Arquitectura, COAM, 2004.

 

 

MARÍA MAGDALENA MERLOS ROMERO

FECHA DE REDACCIÓN: 14 DE NOVIEMBRE DE 2021

FECHA DE REVISIÓN:

 

NOTAS

[1] JUAN AGUSTÍN CEÁN BERMÚDEZ, Diccionario Histórico de los más Ilustres Profesores de las Bellas Artes en España, Madrid: Real Academia de San Fernando, imprenta de la viuda de Ibarra, 1800, t II, p. 187. Diccionario Interactivo Ceán Bermúdez. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando https://ceanbermudez.es/wiki/Gil_o_Gili,_Jer%C3%B3nimo

[2] FRANCISCO JAVIER RIVERA, «Juan Batista De Toledo en Nápoles», Napoli nobilissima: rivista di arti figurative, archeologia e urbanistica, 23 (1984), pp. 64-68, esp. 66, defiende que vino de Nápoles junto con Juan Bautista de Toledo.

[3] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su restauración, Madrid: Imprenta Real, 1829, t. II, p. 85.

[4] JOSÉ MANUEL BARBEITO DÍEZ, «Juan Bautista de Toledo», Artífices de Madrid, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 2019 https://xn--institutoestudiosmadrileos-4rc.es/portfolio_page/t-2-toledo-juan-bautista-de/. LUIS CERVERA VERA, «Juan Bautista de Toledo y sus disposiciones testamentarias», Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología (B.S.A.A.), 38 (1972), pp. 287-322.

[5] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, pp. 115 y 270, doc. XXI.

[6] 1569. “su condición es tan estraña como sabeis”. Cfr. EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, pp. 115 y p. 270-271, doc. XXI.

[7] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, pp. 116 y 272. En Toledo fue sucedido por Diego de Alcántara y en Aranjuez por Juan de Minjares.

[8] FERNANDO MARÍAS, La arquitectura del renacimiento en Toledo (1451-1631), Madrid- Toledo: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, IPIET, 1985, pp. 3-4.

[9] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, pp. 115 y 270, doc. XXI.

[10] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, pp. 84 y 115.

[11] AMANCIO PORTABALES PICHEL, Maestros mayores: arquitectos y aparejadores de El Escorial, Madrid: Ed. Rollan, 1952, pp. 25 y ss. y 108.

[12] PILAR CHÍAS NAVARRO y TOMÁS ABAD BALBOA, «Modelos, plantillas, trazas y monteas en los contratos para la construcción del Monasterio de San Lorenzo del Escorial», Informes de la Construcción, 69 (2017), p. 39.

[13] AGUSTÍN BUSTAMANTE GARCÍA, «Juan de Herrera y El Escorial», en Juan de Herrera y su influencia. Actas del simposio. Camargo 14-17 julio 1992 (MIGUEL ÁNGEL ARAMBURU-ZABALA, ed.), Santander: Universidad de Cantabria, 1992, pp. 17-26, esp. 24.

[14] Archivo General de Palacio (A.G.P.), Administraciones Patrimoniales, El Escorial, leg. 3; cfr. PILAR CHÍAS NAVARRO y TOMÁS ABAD BALBOA, «Modelos…», p. 39.

[15] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 131.

[16] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 270.

[17] AMANCIO PORTABALES PICHEL, Los verdaderos artífices de El Escorial y el estilo indebidamente llamado herreriano, Madrid: Gráfica Literaria, 1945, p. 108.

[18] “entretanto que declaramos si ha de haber maestro mayor de ellas, o no”, cfr. EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 271.

[19] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 272.

[20] FERNANDO MARÍAS, La arquitectura…, pp. 3-4; JUAN JOSÉ MARTÍN GONZÁLEZ, «Nuevos datos sobre la construcción del Alcázar de Toledo», Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos (R.A.B.M.), LXVIII (1960), pp. 271-286.

[21] FERNANDO MARÍAS, La arquitectura..., p. 4.

[22] OTTO SCHUBERT, Historia del barroco en España, Madrid: Saturnino Calleja, 1924, pp. 69-70.

[23] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, pp. 131 y 271, doc. XXI.

[24] FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista de Toledo y Felipe II. La implantación del clasicismo en España, Valladolid: Universidad, 1984.

[25] MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez y Felipe II. Idea y forma de un Real Sitio, Madrid: Comunidad, Consejería de Cultura, 1998. Sobre la fase inicial de construcción de la capilla FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista…, p. 161; EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 225; FRANCISCO ÍÑIGUEZ ALMECH, Casas reales y jardines de Felipe II, Roma: CSIC, 1952, p. 114. Archivo General de Simancas (A.G.S.), Casas y Sitios Reales (C.S.R.), leg.252.3, fols. 71-123.

[26] FRANCISCO ÍÑIGUEZ ALMECH, Casas reales…, p. 114, señala que Toledo aún estaba ultimando el modelo de la capilla en 1564.

[27] MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez…

[28] A.G.S., C.S.R., leg., 252.3, fol. 81bis. Cfr. FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista…, pp. 161-164. Toledo cuenta con Gaspar de Landeras como aparejador y con los albañiles Domingo Sánchez y Gaspar Hernández. (A.G.S., C.S.R., leg. 252.4, fol. 11). No se retoma el hilo hasta 1567, bajo el directo control de Juan Bautista de Toledo quien se instala en Aranjuez para tal fin. La cronología de la capilla en GLORIA MARTINEZ LEIVA, «La Capilla y escalera doble del Palacio Real de Aranjuez en el siglo XVI. Dos cronologías para su estudio», en La Capilla de Felipe II en el Palacio Real de Aranjuez, Madrid: Patrimonio Nacional, 2004, pp. 87-104.

[29] A.G.S., C.S.R., leg. 252.4, fol. 49; leg. 248, fol. 54.

[30] FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista…, p. 165, n. 100: A.G.S., C.S.R., legs. 252 y 254, fol. 23.

[31] MIGUEL LASSO DE LA VEGA ZAMORA, ALBERTO SANZ HERNANDO y PILAR RIVAS QUINZAÑOS, Palacios de Madrid, Madrid: Consejería de Cultura y Turismo, 2010, p. 6.

[32] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 271.

[33] FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista…

[34] A.G.S., C.S.R., leg. 252.4, fols. 256-257. Para el proceso de contratación de esta fase vid. FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista…, pp. 167-168, y JUAN JOSÉ MARTÍN GONZÁLEZ, «El palacio de Aranjuez en el siglo XVI», Archivo Español de Arte, 1962, pp. 23-52. 10 de febrero de 1569. A.G.P., Cédulas, t. III, fol. 106. El Rey: “… he visto lo que decís sobre dar la obra desa capilla a destajo, que es lo mismo que ha parecido aquí sobre que han hecho Herrera y Jerónimo Gili la relación que veréis de las condiciones con que ha parecido se debe dar y también han hecho la traza dello, lo cual he yo visto y la lleva Jerónimo Gili entendida para declararla juntamente con las condiciones a los que vinieren a poner postura”.

[35] GLORIA MARTINEZ LEIVA, «La Capilla…», p. 95, n. 53. 14 de 1573, marzo, 14. A.G.P., Administraciones Patrimoniales, Aranjuez, Caja 178/1.

[36] JUAN JOSÉ MARTÍN GONZÁLEZ, «El palacio…».

[37] GLORIA MARTINEZ LEIVA, «La Capilla…», p. 55. 1573, julio, 26. A.G.P., Administraciones Patrimoniales, Aranjuez, Caja 177/4.

[38] GLORIA MARTINEZ LEIVA, «La Capilla…», p. 57. 1573, agosto, 16. A.G.P., Administraciones Patrimoniales, Aranjuez, Caja 177/4.

[39] JUAN JOSÉ MARTÍN GONZÁLEZ, «El palacio…», p. 24. GLORIA MARTINEZ LEIVA, “La Capilla…”, p. 96, n. 65.

[40] GLORIA MARTINEZ LEIVA, «La Capilla…», p. 96, n. 64. 1574, febrero, 9. A.G.P., Administraciones Patrimoniales, Aranjuez, Caja 179/3.

[41] JAVIER ORTEGA VIDAL y MIGUEL ÁNGEL ALONSO RODRÍGUEZ, «Sobre la torre “cupulada” del siglo XVI en el Palacio de Aranjuez», en Actas del Cuarto Congreso Nacional de Historia de la Construcción, Cádiz, 27-29 enero 2005, (S. Huerta ed.), Madrid, Instituto Juan de Herrera, SEdHC, Arquitectos de Cádiz, COAAT Cádiz, 2005, pp. 803-808, esp. 803.

[42] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 272. 1573, abril, 2. A.G.P., Cédulas Reales, t. IV, fol. 17.

[43] A.G.S., C.S.R., leg. 253, fol. 84.

[44] JUAN JOSÉ MARTÍN GONZÁLEZ, «El palacio…», EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, 1829, t. l, p. 131. MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez…

[45] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, doc. XXI, p. 272.

[46] CRISTÓBAL MARÍN TOVAR, «Juan de Herrera», https://xn--institutoestudiosmadrileos-4rc.es/portfolio_page/h-1-herrera-juan-de/

[47] GLORIA MARTINEZ LEIVA, «La Capilla…», p. 95, n. 58, y p. 96, n. 65. 1573, agosto, 25. A.G.P., Administraciones Patrimoniales, Aranjuez, Caja 177/4.

[48] GLORIA MARTINEZ LEIVA, «La Capilla…», p. 96. 1574, febrero, 8. A.G.P., Administraciones Patrimoniales, Aranjuez, Caja 179/3. Llaguno habla también de la presencia de Gili, como ejecutor, de la fachada sur del palacio, y la zona de conexión con la capilla. EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 131.

[49] GLORIA MARTINEZ LEIVA, «La Capilla…», p. 100.

[50] PORTABALES PICHEL, Amancio, Los verdaderos…, apéndice III, p. CLXXII. MARTÍN GONZÁLEZ, JUAN JOSÉ, «El palacio…», FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista…, p. 163, n. 291, A.G.S., C.S.R., leg. 248, fol. 54. GLORIA MARTINEZ LEIVA, «La Capilla…», p. 92.

[51] FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista…, pp. 144-145; NICOLÁS GARCÍA TAPIA, Ingeniería…, 1990, pp. 427-433; NICOLÁS GARCÍA TAPIA, «Juan de Herrera…», p. 76; MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez…

[52] FRANCISCO JAVIER RIVERA y NICOLÁS GARCÍA TAPIA, «Juan Bautista de Toledo, Jerónimo Gili y Juan dc Herrera, autores de la mar de Ontígola», Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología de la Universidad de Valladolid, 51 (1985), pp. 319-342, esp. 328-331.

[53] SANCHO GASPAR, JOSÉ LUIS, La arquitectura de los Sitios Reales. Catálogo Histórico de los Palacios, Jardines y Patronatos Reales del Patrimonio Nacional, Madrid: Editorial Patrimonio Nacional, 1995, p. 271.

[54] NICOLÁS GARCÍA TAPIA, «Juan de Herrera y la ingeniería civil», en Juan de Herrera y su influencia. Actas del simposio. Camargo 14-17 julio 1992 (MIGUEL ÁNGEL ARAMBURU-ZABALA, ed.), Santander: Universidad de Cantabria, 1992, pp. 69-77, esp. 76, n. 37; NICOLÁS GARCÍA TAPIA, Ingeniería y Arquitectura en el Renacimiento Español, Valladolid: Universidad, Secretariado de Publicaciones, 1990, p. 427-433; FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista…, pp. 144-145.

[55] NICOLÁS GARCÍA TAPIA, Ingeniería…; NICOLÁS GARCÍA TAPIA, «Juan de Herrera…», p. 76.

[56] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 116. MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez…

[57] GLORIA MARTINEZ LEIVA, «La Capilla…», n. 43; EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 131, doc. XXI, p. 277.

[58] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, pp. 117 y 272.

X