27847
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27847,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
BERNADO GINER DE LOS RIOS GARCÍA

 

Arquitecto y político. Ministro y diputado en Cortes durante la Segunda República Española. Madrid, 31 de octubre de 1888 – Ciudad de México (México), 22 de agosto de 1970

 

Bernardo Giner de los Ríos fue hijo del gaditano don Hermenegildo Giner de los Ríos, pedagogo, Diputado a Cortes por Barcelona y catedrático de Instituto, y de la malagueña doña Laura García Hoppe, pintora, que fue alumna de Cristóbal Férriz y Joaquín Sorolla. Bernardo era a su vez sobrino de Francisco Giner de los Ríos, famoso filósofo y pedagogo, que fue fundador de la Institución Libre de Enseñanza[1], y de la que él mismo fue alumno.

 

Don Hermenegildo fue trasladado a otros centros de estudio de Alicante y Barcelona, ciudad en la que había ganado una plaza de catedrático de enseñanza secundaria de literatura española. Allí desarrollaron su primera etapa de formación sus dos hijos, Gloria (28 de marzo de 1886- 8 de febrero de 1970), que fue profesora en la Institución Libre de Enseñanza, y Bernardo.

 

Bernardo inició su formación universitaria en Barcelona en el curso 1907-1908, matriculándose simultáneamente en la facultad de Ciencias y en la Escuela de Ingenieros Industriales. En 1911 realizó el traslado de expediente a la Escuela Central de Ingenieros en Madrid[2]. En la capital se instaló en la Residencia de Estudiantes, donde entabló amistad con su director, Alberto Jiménez Fraud, tal y como lo demuestran las cartas que se conservan en el archivo de la Residencia.

 

Pudo terminar su formación en Bolonia gracias a que fue beneficiario en 1912 de una beca en el Colegio de San Clemente de los Españoles, donde también estuvo su padre. Obtuvo el título de arquitecto en 1915, expedido por la Real Escuela de aplicación para ingenieros de Bolonia y lo convalidó una vez hubo regresado a España, para poder ejercer su profesión[3].

 

En 1916 obtuvo una plaza de arquitecto municipal en Madrid, que en esos años se estaba convirtiendo en una capital a la altura de otras metrópolis europeas. Ocupó diferentes puestos como Arquitecto Ayudante de Sección (1917-1922), Ayudante Facultativo del Arquitecto encargado del depósito de planos (1922-1927), Ayudante Facultativo de la Sección de Edificaciones del Interior (1927) y Arquitecto de Urbanización en agosto de 1931[4]. De aquellos años recuerda su aprendizaje sobre urbanismo con Gustavo Fernández Balbuena[5]. Su relación con el Ayuntamiento de Madrid terminó el 13 de abril de 1936.

 

Bernardo había contraído matrimonio el 17 de marzo de 1917 con Elisa Morales. La ceremonia tuvo lugar en Barcelona, ciudad en la que residían sus padres. Su primer hijo, Francisco, nació en Madrid el 31 de diciembre de ese mismo año de 1917. Sucesivamente llegarían Manuel, Elisa y Consuelo.

 

Era un gran intelectual, y le atrajo el estudio de la historia de la arquitectura, y como ejemplo, en marzo de 1919 publicó en la revista Arquitectura unas reflexiones sobre el arquitecto Donato Bramante[6].

 

En 1926 ocupó el cargo de Secretario General de la Sociedad Central de Arquitectos, y ese mismo año fue también Secretario del Primer Congreso de Urbanismo celebrado en España. Fruto de sus investigaciones para dicho Congreso sería el libro Madrid; información sobre la ciudad, redactado en colaboración con Eugenio Fernández Quintanilla, y que fue publicado en 1929.

 

En 1927 participó en la elaboración de los proyectos del Plan General de obras del Ayuntamiento de Madrid y formó parte de la redacción de la revista Arquitectura.

 

Al ser arquitecto de la Junta de Construcciones Civiles, colaboró en la Junta Constructora de la Ciudad Universitaria[7]. Su vinculación familiar con las nuevas técnicas pedagógicas a través de la Institución Libre de Enseñanza y su profesión como arquitecto, tendrá su traducción en la construcción de grupos escolares[8].

 

Se incorporó al Gabinete Técnico del Ministerio de Instrucción Pública, bajo la dirección de Antonio Flórez Urdapilleta, al que consideró su maestro y con quien va a colaborar en ese ambicioso plan que surgía de la aplicación de un decreto de Primo de Rivera que obligaba a cada municipio a construir una escuela a lo largo de todo el territorio nacional[9]. Bernardo Giner, como arquitecto municipal escolar, colaboró con Flórez en el plan de 1931 para construir los grupos Pablo Iglesias, Francisco Giner de los Ríos, Vicente Blasco Ibáñez o Tomás Bretón, entre otros.

 

Aunque quizá se le conozca más por los citados grupos escolares, según la base de datos del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, participó en la reforma de las Antiguas Escuelas Aguirre; realizó reformas en el exterior e interior en la casa del Conde de Bugallal, en la Plaza de Neptuno, obra de Antonio Palacios de 1913, y en 1925 proyectó la casa-palacio de la calle Padilla 38, que fue residencia de Juan Ramón Jiménez y su mujer, Zenobia Camprubí, entre junio de 1929 y agosto de 1936. En 1926 construyó un edificio de oficinas y comercios en la calle Almirante 1, y en 1927, Giner proyectó una obra religiosa en Madrid. Se trata de la iglesia de San Antonio de Padua, de los Padres Franciscanos de San Gregorio el Magno, y la residencia de estos religiosos, ubicada en la confluencia de la calle Lope de Rueda con la de Duque de Sesto, en el entorno del Retiro, Se inauguró en el mes de agosto de ese mismo año[10].

 

El conjunto está realizado en estilo neo-mudéjar, con ladrillo visto y zócalo de piedra al exterior. Al interior presenta una sola nave de cinco tramos y ábside circular, en el que aparecen 5 ventanales con vidrieras en las que se reflejan hechos de la vida de San Francisco y San Antonio. Presenta una torre adosada a la nave, y la residencia cuenta con tres plantas, en las que se distribuyen habitaciones y espacios comunes.

 

Iglesia y residencia fueron derribados en 1975, y su lugar lo ocupa hoy la parroquia de San Antonio del Retiro, obra del arquitecto José Manuel Marañón Richi, que fue inaugurada en 1977.

 

En 1928 fue nombrado jefe de la Sección de Arquitectura Escolar de la Dirección de Arquitectura del Ayuntamiento de Madrid, que incluía la nueva Sección de Urbanización, impulsada por Fernández Balbuena. Con la llegada de la II República se intensificó la construcción de grupos escolares.

 

En 1931 fue elegido diputado independiente para las Cortes Constituyentes de la República por la provincia de Málaga, por la Agrupación al Servicio de la República[11]. En 1934 participó en la fundación del partido Unión Republicana, presidido por Diego Martínez Barrio, ocupando el cargo de Tesorero del Comité Ejecutivo Nacional.

 

Tras las elecciones del 16 de febrero de 1936 obtuvo el escaño como diputado a Cortes por Jaén[12]. También ocupó una serie de carteras ministeriales durante diferentes Gobiernos en la II República y durante toda la Guerra Civil; permaneció al frente de los siguientes ministerios: Ministro de Comunicaciones y Marina Mercante (13/05/1936-17/05/1937); Ministro de Comunicaciones, Transportes y Obras Públicas (17/05/1937-05/04/1938) y Ministro de Comunicaciones y Transportes (1938-1939)[13].

 

En noviembre de 1936 Bernardo Giner se trasladó con el gobierno republicano a Valencia, y en 1937 a Barcelona. Ese año volvió a la capital para crear el Comité de Reforma, Reconstrucción y Saneamiento de Madrid, que era una ciudad que empezaba a estar amenazada por las topas nacionales, y que durante el asedio sufrió daños severos a causa de los bombardeos y los ataques con artillería. Este Comité estaría presidido por Julián Besteiro.

 

Acabada la guerra, en 1939 marchó a París en calidad de miembro del Gobierno de la República en el exilio. En 1941 se le condenó en Madrid a la inhabilitación absoluta durante un periodo de quince años[14], la de extrañamiento por el mismo periodo de tiempo, y el pago de cinco millones de pesetas.

 

Desde Francia se desplazó a la República Dominicana, donde se reunió con su familia, y fue nombrado arquitecto municipal de Ciudad Trujillo[15]. Menos de un año después, por circunstancias familiares que le enfrentaron al dictador Leónidas Trujillo, Bernardo Giner decidió trasladarse con su mujer y sus cuatro hijos a México en diciembre de 1940[16].

 

Desde allí siguió colaborando con el Gobierno de la República en el exilio, y ejerció algunos cargos, como el de secretario general de la Presidencia de la República (1945-1960), y presidente del Consejo de Defensa (1960-1965)[17].

 

En el ejercicio libre de su profesión como arquitecto en México, Hernández Mateo distingue dos etapas: una que iría desde su llegada desde Santo Domingo en diciembre de 1940 hasta su marcha a París en 1947, donde permanecerá tres años por cuestiones relacionadas con su actividad política y su cargo como secretario general de la Presidencia de la República; la otra etapa, comprendería los años que van desde su regreso a México en 1950 hasta su jubilación en los años sesenta[18].

 

En la primera colabora con otro republicano exiliado, que venía de Madrid, y se llamaba Saturnino Marcos Lucero, en reformas del colegio Madrid en el pueblo de Mixcoac, a las afueras de la ciudad de México, entre otras obras. Junto a arquitectos mexicanos transformaron el pueblo de Valle de Bravo en un centro turístico, y con el arquitecto Carlos Recamier, construyó los grandes cines Mariscala y México, en México D. F.[19].

 

En la segunda etapa va a colaborar con arquitectos españoles republicanos, también refugiados, y que estaban prosperando en aquel país, bien trabajando en tareas de reforma de edificios, o bien realizando obras de nueva planta. En este sentido tenemos la construcción en 1952 de un teatro en el Paseo de la Reforma de la ciudad de México, y en Veracruz levantó una casa de descanso en el Fortín de las Flores[20].

 

Giner participó en la creación de la revista Decoración, cuyo primer número apareció en diciembre de 1952, y que finalizó en septiembre de 1956. En los años sesenta del siglo XX se involucró en la aparición de una revista nueva que precisamente se llamaba Los Sesenta, y que contó con la colaboración de figuras tan importantes como Rafael Alberti, Max Aub, Jorge Guillén, Dámaso Alonso o Vicente Aleixandre.

 

Por su relación con la docencia, presidió la Corporación de Antiguos Alumnos de la Institución Libre de Enseñanza, del Instituto-Escuela y de la Residencia de Estudiantes de Madrid.

 

Bernardo Giner de los Ríos García murió en la Ciudad de México el 24 de agosto de 1970, a la edad de 81 años[21].

 

Su familia ha permitido el acceso a mucha documentación particular suya, incluidos escritos en los que comenta su trabajo como responsable de la construcción de 40 grupos escolares creados durante la efervescencia republicana en España[22].

 

La arquitectura escolar en el país tuvo su mayor auge durante los años veinte, cuando existía una Oficina Técnica encargada de la construcción de escuelas al cargo de Antonio Urdapilleta y guiada por Manuel Bartolomé Cossío[23].

 

En Madrid, a partir de 1929, se hicieron populares las Escuelas de “patronato”, construidas a lo largo de la II República por el director de la Sección de Construcciones Escolares del Ayuntamiento de Madrid, Bernardo Giner de los Ríos.

 

Se trataba de edificios escolares funcionalistas, alejados de toda intención monumentalista, que se inspiraban en la filosofía educativa y en el “higienismo” de la Institución Libre de Enseñanza[24].

 

Francisco Daniel Hernández Mateo recoge en su estudio las intervenciones como arquitecto de Bernardo Giner de los Ríos que aparecen en la base de datos del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, y en lo que respecta a los centros escolares, que fueron un total de 25, destacamos los siguientes[25]: El Pabellón de Párvulos de la Institución Libre de Enseñanza, inaugurado en 1917 en calle Martínez Campos nº 17, junto al Pabellón MacPherson, obra de Joaquín Kramer Arnaiz de 1908[26]. La edificación fue derribada en 2008[27]; en 1922 tenemos los Colegios Públicos Emilia Pardo Bazán, y el Menéndez y Pelayo; en 1927 el C.P. Fernando el Católico y en 1930 el Grupo Escolar Vázquez de Mella. En 1931 se construyeron muchos de estos edificios, que fueron inaugurados en 1933, como los Colegios Públicos José Calvo Sotelo y el de Nuestra Señora de la Almudena; el 11 de febrero de 1933 se inauguró el Grupo Escolar Pablo Iglesias, y el 14 de abril los Colegios Públicos Amador de los Ríos y Claudio de Moyano, además del Grupo Escolar Joaquín Sorolla, El 6 de noviembre les tocó el turno al Grupo Escolar Nicolás Salmerón y al Colegio Nacional Emilio Castelar, luego llamado I.E.S. Jaime Vera, que está en el distrito de Tetuán.

 

En 1933, Bernardo Giner reformó el Colegio Público San Isidoro, obra de Enrique María Repullés y Vargas realizada en 1902, Además, creó los Colegios Públicos Legado Crespo, Palacio Valdés y el Leandro Fernández de Moratín, que terminó en 1935[28].

 

Una vez acabado el conflicto, y tal y como recogía el BOE de 26 de abril de 1939, se ordenó quitar los nombres originales de muchos colegios públicos y grupos escolares[29], por lo que muchos que no han desaparecido, hoy tienen una denominación diferente.

 

También erigió otro tipo de edificios, como el Pabellón Central del Hospital de Cantoblanco, con Amós Salvador Carreras, entre 1915 y 1919[30]. El de Cantoblanco fue el primer hospital público de la región, y fue inaugurado en 1917 por los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia[31].

 

CRONOLOGÍA DE OBRAS MADRILEÑAS

 

-Pabellón Central del Hospital de Cantoblanco, con Amós Salvador Carreras, entre 1915 y 1919.

PEREIRA.

 

-El Pabellón de Párvulos de la Institución Libre de Enseñanza, 1917, junto al Pabellón MacPherson, de Joaquín Kramer Arnaiz, de 1908 (ambos derribados en 2008).

JIMÉNEZ-LANDI (2008).

 

-Iglesia de San Antonio de Padua, de los Padres Franciscanos de San Gregorio el Magno, y la residencia de los religiosos, 1927 (desaparecida).

ANÓNIMO.

 

-Grupos Escolares y Colegios Públicos:

Colegios Públicos Emilia Pardo Bazán y el Menéndez Pelayo, 1922

C.P. Fernando el Católico, 1927

Grupo Escolar Vázquez de Mella, 1930

Colegios Públicos José Calvo Sotelo y el de Nuestra Señora de la Almudena; Grupo Escola Pablo Iglesias; Colegios Públicos Amador de los Ríos y Claudio de Moyano; Grupos Escolares Joaquín Sorolla y Nicolás Salmerón y el Colegio Nacional Emilio Castelar, 1931

Reforma del Colegio Público San Isidoro, obra de Repullés y Vargas de 1902, en 1933

Colegios Públicos Legado Crespo, Palacio Valdés y Leandro Fernández de Moratín, 1935

MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA Y BELLAS ARTES. GINER DE LOS RÍOS, (1933). GINER DE LOS RÍOS (1952). BOHÍGAS. LÁZARO FLORES. RODRÍGUEZ MENÉNDEZ. VILLALAÍN.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

ALONSO GARCÍA, FRANCISCO RAMÓN, «Contextos arquitectónicos del medio ambiente: de la Arquitectura Escolar a la del Conocimiento», Observatorio Medioambiental, 9 (2006), pp. 267-296.

 

ÁLVAREZ REY, LEANDRO, Los Diputados por Andalucía de la Segunda República, 1931-1939: Diccionario biográfico II, Sevilla: Centro de Estudios Andaluces, 2010.

 

ANÓNIMO, «Nueva iglesia franciscana en Madrid. Iglesia de San Antonio. Arquitecto Bernardo Giner», Arquitectura, 101 (septiembre 1927), pp. 320-324.

 

BOHÍGAS, ORIOL, Arquitectura española de la Segunda República, Barcelona: Tusquets, 1970.

 

BORRAJO Y HERRERA, PEDRO; GINER DE LOS RÍOS, HERMENEGILDO, El Colegio de Bolonia, centón de noticias relativas a la Fundación Hispana de San Clemente, Madrid: Establecimiento Tipográfico de M. Minuesa de los Ríos, 1880.

 

CUADRA HERRERA, JUAN RAMÓN DE LA, Aproximación a los diputados por Jaén 1810 a 2000, Málaga: Fundación Unicaja, 2002.

 

CUETO RUIZ FUNES, JUAN IGNACIO DEL, Arquitectos españoles exiliados en México: su labor en la España republicana (1931-1939) y su integración en México, Barcelona: Universidad Politécnica de Cataluña, Servicio de Publicaciones, 1997.

 

DÍAZ LANGA, JOAQUÍN, «Depuración político social de arquitectos», Arquitectura, 204-205 (primer cuatrimestre 1977), pp. 43-49.

 

GINER DE LOS RÍOS, BERNARDO, «Donato D´Angelo Bramante: el arquitecto», Arquitectura, 11 (marzo 1919), pp. 68-70.

 

GINER DE LOS RÍOS, BERNARDO, «Las construcciones escolares de Madrid», Boletín de la Institución Libre de Enseñanza, Año LVIII, 878 (1933), pp. 161-165.

 

GINER DE LOS RÍOS, BERNARDO, 50 Años de Arquitectura Española (1900-1950), México D.F.: Editorial Patria, 1952.

 

HENS PORRAS, ANTONIO, Españoles del exilio, 1939, Córdoba: Diputación de Córdoba, 2004.

 

HERNÁNDEZ MATEO, FRANCISCO DANIEL, «Aproximación a la figura de Bernardo Giner de los Ríos García, un arquitecto en el exilio republicano», en VV.AA., La multiculturalidad en las Artes y en la Arquitectura, XVI Congreso Nacional de Historia del Arte, vol. 1, Las Palmas de Gran Canaria: C.E.H.A., 2006, pp. 703-712.

 

IRWIN, WILLIAM J., «Giner De Los Ríos, Bernardo (1888-1970) », en CORTADA, JAMES W. (ed.), Historical Dictionary of the Spanish Civil War, 1936-1939, Connecticut-Londres: Westport-Greenwood Press, 1982, p. 241.

 

JIMÉNEZ-LANDI MARTÍNEZ, ANTONIO, La institución Libre de Enseñanza y su ambiente: Periodo de expansión influyente, vol. IV, Madrid: Editorial Complutense, 1996.

 

JIMÉNEZ-LANDI, TERESA, Dos Pabellones emblemáticos de la Institución Libre de Enseñanza, Madrid: Editorial el Autor, 2008.

 

LÁZARO FLORES, EMILIO, «Historia de las construcciones escolares en España», Revista de Educación, 240 (septiembre-octubre de 1975), pp. 114-126.

 

LLORENS, VICENTE, Memorias de una emigración, Santo Domingo, 1939-1945, Barcelona: Ariel, 1975.

 

MALAGÓN, JAVIER, «El exilio en Santo Domingo (1939-1946)», en NAHARRO-CALDERÓN, JOSÉ MARÍA (coord.), El exilio de las Españas de 1939 en las Américas: “¿Adónde fue la canción?”, Barcelona: Anthropos, 1991, pp. 154-177.

 

MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA Y BELLAS ARTES, La labor de la República. Los nuevos grupos escolares de Madrid, Madrid: Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, 1933.

 

PEREIRA ÁLVAREZ, JOSÉ MARÍA, Historia de un Hospital. Sanatorio Popular Antituberculoso Victoria Eugenia. Sanatorio de Valdelatas. Hospital Cantoblanco, Madrid: Editor Hospital Universitario La Paz, 2017.

 

RODRÍGUEZ MENÉNDEZ, FRANCISCO JAVIER, «Influencias alemanas en la arquitectura escolar española», en HERNÁNDEZ DÍAZ, JOSÉ MARÍA (coord.), La pedagogía alemana en España e Iberoamérica (1810-2010), Valladolid: Castilla Ediciones, 2011, pp. 194-224.

 

SAENZ DE LA CALZADA, ARTURO, «La arquitectura en el exilio», en José Luís ABELLÁN, El exilio español de 1939. T.V Arte y Ciencia, Madrid: Taurus, 1978, pp. 59-90.

 

SALMERÓN PÉREZ, HONORIO, Evaluación de los espacios arquitectónicos escolares, Granada: Universidad de Granada, 1992.

 

SAN ANTONIO GÓMEZ, CARLOS DE, 20 años de Arquitectura en Madrid. La edad de plata: 1898-1936, Madrid: Comunidad de Madrid, 1996.

 

SERRANO MIGALLÓN, FERNANDO, «La República española en el exilio», en VV.AA., El exilio español en México, Madrid: Ministerio de Cultura, 1983, pp. 25-34.

 

UQUIJO Y GOITIA, JOSÉ RAMÓN DE, Gobiernos y ministros españoles de la edad contemporánea, Madrid: C.S.I.C., 2008.

 

URRUTIA NÚÑEZ, ÁNGEL, Arquitectura española siglo XX, Madrid: Cátedra, 1997.

 

VILLALAÍN GARCÍA, PABLO, «Otra “depuración” educativa tras el fin de la Guerra Civil: el cambio de nombre de los grupos escolares madrileños», Cuadernos Republicanos, 90 (invierno 2016), pp. 9-39.

 

VV.AA., Arquitecturas Desplazadas. Arquitecturas del exilio español, Madrid: Centro de Publicaciones, Ministerio de Vivienda, 2007.

 

CRISTÓBAL MARÍN TOVAR

-Fecha de redacción:

-Fecha de revisión:

 

NOTAS

 

[1] JIMÉNEZ-LANDI MARTÍNEZ, Antonio, La institución…, p. 478.

[2] HERNÁNDEZ MATEO, Francisco Daniel, «Aproximación a la figura…».

[3] BORRAJO Y HERRERA, Pedro; GINER DE LOS RÍOS, Hermenegildo, El Colegio de Bolonia…

[4] HERNÁNDEZ MATEO, Francisco Daniel, «Aproximación a la figura…», p. 704

[5] GINER DE LOS RÍOS, Bernardo, 50 Años…

[6] GINER DE LOS RÍOS, Bernardo, «Donato D´Angelo Bramante…».

[7] URRUTIA NÚÑEZ, Ángel, Arquitectura…

[8] GINER DE LOS RÍOS, Bernardo, «Las construcciones…».

[9] GUERRERO, Salvador, «Arquitectura y pedagogía…».

[10] ANÓNIMO, «Nueva iglesia franciscana…».

[11] ÁLVAREZ REY, Leandro, Los Diputados…

[12] DE LA CUADRA HERRERA, Juan Ramón, Aproximación a los diputados…, p. 377.

[13] IRWIN, William J., «Giner De Los Ríos…»; UQUIJO Y GOITIA, José Ramón de, Gobiernos y ministros…

[14] DÍAZ LANGA, Joaquín, «Depuración…».

[15] LLORENS, Vicente, Memorias…, p. 24; MALAGÓN, Javier, «El exilio…».

[16] CUETO RUIZ FUNES, Juan Ignacio del, Arquitectos españoles…

[17] SERRANO MIGALLÓN, Fernando, «La República…».

[18] HERNÁNDEZ MATEO, Francisco Daniel, «Aproximación a la figura…», p. 707.

[19] SAENZ DE LA CALZADA, Arturo, «La arquitectura…».

[20] VV.AA., Arquitecturas Desplazadas…

[21] HENS PORRAS, Antonio, Españoles…

[22] BOHÍGAS, Oriol, Arquitectura española…; MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA Y BELLAS ARTES.

[23] LÁZARO FLORES, Emilio, «Historia…».

[24] SALMERÓN PÉREZ, Honorio, Evaluación…; RODRÍGUEZ MENÉNDEZ, Francisco Javier, «Influencias alemanas…».

[25] HERNÁNDEZ MATEO, FRANCISCO DANIEL, «Aproximación a la figura…», p. 710, n. 14. Otros serían el Centro Cultural Juan Gris, 1917; Colegio Padre Poveda, 1931; Centro de Educación de Personas Adultas Arganzuela, 1932, y el Colegio Público San Eugenio y San Isidro, 1932.

[26] ALONSO GARCÍA, Francisco Ramón, «Contextos arquitectónicos…».

[27] JIMÉNEZ-LANDI, Teresa, Dos Pabellones…

[28] GINER DE LOS RÍOS, Bernardo, «Las construcciones…».

[29] VILLALAÍN GARCÍA, Pablo. «Otra “depuración”… ».

[30] GINER DE LOS RÍOS, Bernardo, 50 Años…

[31] PEREIRA ÁLVAREZ, José María, Historia de un Hospital…

X