27689
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27689,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Juan de Castro. Presa del Embocador. Aranjuez.
JUAN DE CASTRO EL VIEJO

 

Maestro de obras. Valdemoro – ¿Aranjuez? 1575

 

Juan de Castro fue un maestro de obras al servicio de la Corona española durante el reinado de Felipe II. Natural de Valdemoro[1] tuvo su destino en el real sitio de Aranjuez[2]. En algunos documentos fue apodado el Viejo para ser diferenciado de su hijo, quien siguió la misma profesión que el padre[3], al igual que otro hijo de nombre Gabriel[4]. Estuvo casado con Francisca Correas con quien tuvo varios hijos[5]. Falleció en 1575[6]; su cargo fue ocupado por su hijo homónimo en 1576[7]. Parece ser que sirvió a la Corona más de treinta años[8], por lo que, aunque se sabe que trabajó bajo la dirección de Juan Bautista de Toledo y tras el fallecimiento de éste continuó a las órdenes de Juan de Herrera, ya estuvo en activo en la década de los cincuenta, es decir, la primera fase de la conformación de Aranjuez junto a Gaspar y Luis de Vega, y muy posiblemente en la época de Carlos I, a mediados de la de los cuarenta. Prácticamente debió detentar su puesto desde la creación de la Junta de Obras y Bosques en 1546[9].

 

Tuvo en las primeras fechas entre sus funciones la de supervisar las obras de Aranjuez, como confirma la emisión de memoriales, algunos datados en los tiempos de la regencia de los archiduques de Austria y del felicíssimo viaje por Europa del príncipe Felipe II[10]. En este sentido, Henry Kamen señala a Castro como uno de los responsables de establecer las bases del proyecto de Aranjuez[11]. También formó parte del grupo de profesionales que realizaron la inspección general del real sitio a la llegada de Juan Bautista de Toledo en 1561[12]. En esta evaluación se determinó la provisión de materiales para la construcción de empalizadas de contención del Tajo, junto a la calle Larga o de Alpajés (luego calle de la Reina) y junto a la calle Toledo, así como de dos barcas, una al este de la casa real y otra bajo las aceñas de la rías[13]. Se ha atribuido a Castro junto con el maestro flamenco Tirion, la ejecución de algunas de estas barcas diseñadas por Juan Bautista de Toledo[14].

 

Estuvo muy bien considerado profesionalmente, por su habilidad y eficiencia, palabras con que el mismo rey lo manifestó a su fallecimiento[15]. Es el único maestro de obras en la nómina que figura en las Instrucciones reales de 9 de febrero de 1563, la primera normativa sobre la administración de Aranjuez[16]. El artículo dedicado a este cargo (art. 10) en lugar de especificar las funciones encomendadas, incluyó curiosamente su nombre, reafirmando su nombramiento como maestro de obras, a las órdenes de Juan de Ayala, gobernador del Real Sitio. Por este documento se conoce que residía en Aranjuez, a lo que estaba obligado, como todos los empleados del rey. Además, cuando enfermó en 1563 le fue reconocido el pago de su sueldo y pagas extraordinarias[17]. La enfermedad debió tenerle apartado de su trabajo en algunos momentos, si bien estuvo activo al menos hasta 1571.

 

No sólo tuvo encomendadas las obras de Aranjuez, sino que simultáneamente trabajó con Pedro de Esquivel, catedrático de matemáticas de la universidad de Alcalá y matemático de palacio[18], en la elaboración de la descripción geográfica de España[19]. Este encargo de Felipe II, realizado en 1566, contemplaba además el levantamiento cartográfico de España mediante medición geodésica, proyecto pionero en Europa que posiblemente quedó frustrado por el fallecimiento de Esquivel en 1570. Pedro de Castro coincidiría con el famoso geómetra en otra empresa, la acequia de Colmenar.

 

La relevante presencia de Juan de Castro en la ordenación territorial de Aranjuez se inicia en la década de los cincuenta. Su trabajo aunó el conocimiento geográfico, constructivo e ingenieril de puentes e hidráulico. Las primeras iniciativas correspondieron a la adecuación del terreno, para lo que se procedió a la creación de prados, el cuidado del arbolado conservado y de los olivares y el cultivo de huertas, como se recoge en un memorial de 1550. De modo preciso informó sobre ciertas reformas en el jardín de la Isla, consistentes en la sustitución de soportes de madera por otros de mármol en cruceros, calles y puertas[20].

 

Desde el principio, el proceso de conformación de Aranjuez implicó el establecimiento del sistema hidráulico esencial para el riego y la construcción de puentes, actividades que se prolongarían durante las fases posteriores de Juan Bautista de Toledo y de Juan de Herrera y en las que Juan de Castro estuvo presente, garantizando la continuidad de las intervenciones.

 

Una de las primeras obras de Juan de Castro fue la presa del Embocador, en la que trabajó en los años cincuenta junto con Alonso de Covarrubias y Luis de Vega[21]. Esta presa, un azud a unos 5 km de Aranjuez, de pilotes de madera y relleno de piedra, se levantó aguas arriba del Tajo, a fin de retener la corriente y canalizarla en dos caces, constituyendo el sistema base de control de caudal y riego de las calles arboladas de Aranjuez. Esta “presa grande” fue dañada por sucesivas avenidas, constando reparaciones ya en la temprana fecha de 1552[22]. Bajo la supervisión de Juan Bautista de Toledo, en 1562 hubo de mejorarse el dique con la incorporación de contrafuertes, tarea en la que también estuvo Juan de Castro[23], proponiendo la disposición de piedras ante la insuficiencia de la empalizada original, hecha de madera.

 

Castro participó en la gran actuación hidráulica del mar de Ontígola, prototipo pionero de las presas de contrafuertes renacentistas[24]. Las obras promovidas por Juan Bautista de Toledo en 1561[25] fueron ejecutadas por Juan de Castro durante 1562 hasta su enfermedad a principios de 1563, en que pasó a tener un papel secundario en la empresa, si bien no fue apartado de ella, aunque fue sustituido por Francisco Sánchez. Juan de Castro actuó en el dique principal, junto a Jansen y Muller[26], dejando de manifiesto la necesidad del empleo de la piedra frente a la propuesta inicial de una obra de madera[27], idea que Juan Bautista de Toledo completó con el añadido de contrafuertes[28].

 

Igual o mayor dificultad técnica supuso la acequia de Colmenar, derivada del río Tajo, un proyecto que se remontaba a 1553[29]. Juan de Castro asumió los trabajos en 1567, pero la nivelación de Francesco Sitoni de 1569 fue un fracaso, que obligó a la convocatoria y juicio de diversos profesionales españoles e italianos, entre ellos Pedro Esquivel[30]. El mismo Juan de Castro fue muy crítico con las directrices del milanés. Ello culminó en la nueva propuesta que formuló junto con Juan de Herrera[31], basada en el sistema de nivelación de Benito de Morales y ejecutada en su mayor parte entre 1571 y 1572 por Jerónimo Gili, si bien las intervenciones se prolongarían hasta 1579.

 

Sobre el río Jarama se planteó la acequia que llevaría su nombre. Si bien no se terminó hasta el siglo XVIII, la idea surgió en el contexto del proyecto territorial de Felipe II[32]. Desestimada la primera propuesta de navegación y riego de Francesco Paciotto, fue Pedro Esquivel[33] quien realizó un planteamiento de riego para la zona que discurría desde San Martín de la Vega hasta la dehesa de Requena, tanto en un tramo anterior como posterior a la desembocadura del río en el Tajo. Es posible que en este momento Juan de Castro colaborase con Esquivel. Sin embargo, tras un breve periodo en que estuvo encomendada la dirección a Sitoni, en 1569 fue transferida a Juanelo Turriano y Juan de Castro. En 1571 está documentada la visita conjunta a las obras de Benito de Morales, Juanelo, Gili y Castro[34]. Turriano y Juan de Herrera terminarían por asumir en 1572 la responsabilidad sobre la acequia con la ejecución de Gili[35], si bien no terminaría de prosperar.

 

Los puentes fue el otro campo de actividad de Juan de Castro. Sus primeras actuaciones datan del periodo de los Vega. Sus construcciones respondían al modelo de puentes de madera con pilotes asentados en el lecho del río. Se trataba de estructuras ligeras que no resistían las avenidas de los ríos Tajo y Jarama, por lo que exigían reiterados reparos. En 1551 construyó el que sobre el Tajo daba paso de las huertas de Picotajo; es decir, en las fechas en que se estaba conformando el acceso desde Madrid. El puente habría de conectar con la seminal calle de Entrepuentes iniciada en 1553 por los Vega[36]. Las sucesivas crecidas del río obligaron a que el mismo Juan de Castro hubiese de reconstruir el puente en 1562[37] y de nuevo entre 1570 y 1571, fecha en que junto a él ya estaba su hijo, Juan de Herrera y Juan de Bruselas[38].

 

El puente de Alhóndiga, ubicado en la dehesa del mismo nombre, aguas abajo del Tajo, formaba parte de un grupo de construcciones hidráulicas, que incluía una presa y unos molinos[39]. Fue construido con hitos de madera antes de 1541, cuando aún no era propiedad real, lo que sucedió en 1561[40]. Fue en este año cuando Felipe II encargó a Castro la construcción del puente con gran solidez bajo la supervisión de Toledo, un trabajo extraordinario para el artífice, que el monarca decidió que había de compatibilizar con sus funciones en Aranjuez, acudiendo cuando fuese menester al real sitio[41]. Este paso, junto con otros puentes, fue arrasado por las avenidas de 1569[42], siendo reconstruido entre 1570 y 1571 por el mismo Juan de Castro, probable autor del plano[43].

La figura de Juan de Castro ejemplifica el perfil de profesional español en la nómina de artífices al servicio de la Casa Real durante el Renacimiento[44]. Como maestro de obras, estuvo presente en todas las fases –las de los Vega, Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera- de la originaria conformación de Aranjuez en tiempos de Felipe II.

 

CATÁLOGO DE OBRAS MADRILEÑAS

 

– Jardín de la Isla. Mobiliario. Aranjuez (1550)

A.G.S., C.S.R., leg. 251.2, fol. 16.

LUENGO (2005), p. 95.

 

– Presa del Embocador. Reparaciones. Aranjuez (1552, 1562)

A.G.S., C.S.R., leg. 251.2, fol. 5.

VV. AA. (2004). LUENGO (2005), p. 85. MERLOS y CABA (2020), p. 292.

 

– Puente sobre el Tajo hacia la Isla. Aranjuez (1551. 1562). Reconstrucción (1570-1571)

MADOZ (1845), t. 2, p. 441. MERLOS (1998). VV. AA. (2004), pp. 223-224. MERLOS (2019).

 

– Puentes de Alhóndiga. Río Tajo. Aranjuez (1561). Reconstrucción (1570-1571)

A.G.S., C.S.R., leg. 251.2, fols. 15, 17 y 22; leg. 252, fols. 110 y 164; leg. 253, fols. 112, 114 y 115.

ÁLVAREZ DE QUINDÓS (1804), pp. 128 y 274-275. LLAGUNO (1829), t. II, p. 243. MADOZ (1845), t. 2, p. 441. RIVERA (1984), pp. 149-150. GARCÍA TAPIA (1990), pp. 466-467, n. 182, 183, 185 y 187. SANCHO (1995), p. 367. MERLOS (1998). LUENGO (2005), pp. 85, 129 y 130. MERLOS (2019).

 

– Empalizadas de contención del Tajo. Aranjuez.

A.G.S., C.S.R., leg. 251.2, fol. 11.

LUENGO (2005), p. 118.

 

– Barcas. Aranjuez (1561)

A.G.S., C.S.R., leg. 251.2, fol. 11.

TORIBIO (2015), p. 608, n 156.

 

– Mar de Ontígola. Aranjuez (1561-1563)

ÁLVAREZ DE QUINDÓS (1804), pp. 321 y ss. LLAGUNO (1829), t. II, pp. 104 y 161-162. MADOZ (1845), t. 2, p. 442. RIVERA (1984), pp. 153-156. GARCÍA TAPIA y RIVERA BLANCO (1985), pp. 477-492. RIVERA y GARCÍA TAPIA (1985), pp. 328-331. LÓPEZ GOMEZ (1988), p. 29. GARCÍA TAPIA (1990), pp. 415-423. DÍAZ MARTA (1992). LÓPEZ GÓMEZ (1992). SANCHO (1995), pp. 370-371. MERLOS (1998). VV. AA. (2004), pp. 641-642. LUENGO (2005). TORIBIO (2015), p. 567. MERLOS y SOTO (2020), p. 292. TORIBIO (2020).

 

– Acequia de Colmenar. Río Tajo (1567)

LLAGUNO (1829), t. II, pp. 116 y 247. GARCÍA TAPIA (1987). GARCÍA TAPIA (1990), pp. 415 y 427-433. MERLOS (1998). MERLOS y SOTO (2020), p. 298.

 

– Acequia del Jarama (1571)

A.G.S., C.S.R., leg. 254.8, fol 83.

LLAGUNO (1829), t. II, p. 94. RIVERA (1984), pp. 144-145. GARCÍA TAPIA (1990), pp. 427-433. GARCÍA TAPIA (1992), p. 76. MERLOS (1998). LUENGO (2005), pp. 139-140.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

ÁLVAREZ DE QUINDÓS, JUAN ANTONIO, Descripción histórica del Real Bosque y Casa de Aranjuez, Madrid: Imprenta Real, 1804.

 

DÍAZ-MARTA, MANUEL, Cuatro obras hidráulicas antiguas entre la Mesa de Ocaña y la Vega de Aranjuez, Toledo: Caja Toledo, 1992.

 

GARCÍA TAPIA, NICOLÁS, «Pedro Juan de Lastanosa y y «Pseudo-Juanelo Turriano»». Llull: Revista de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas (Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, SEHCYT) 10, 18-19 (1987), pp. 51-74.

 

GARCÍA TAPIA, NICOLÁS, Ingeniería y Arquitectura en el Renacimiento Español, Valladolid: Universidad de Valladolid, Secretariado de Publicaciones, 1990.

 

GARCÍA TAPIA, NICOLÁS, «Juan de Herrera y la ingeniería civil», en Juan de Herrera y su influencia. Actas del simposio. Camargo 14-17 julio 1992 (ARAMBURU-ZABALA, MIGUEL ÁNGEL, ed.), Santander: Universidad de Cantabria, 1992, pp. 69-77.

 

GARCÍA TAPIA, NICOLÁS y RIVERA BLANCO, FRANCISCO JAVIER, «La Presa de Ontígola y Felipe II en el siglo XVI», Revista de Obras Públicas, 236 (1985), pp. 477-492.

 

KAMEN, HENRY, Philip of Spain, Yale: University Press, 1998.

 

LLAGUNO Y AMIROLA, EUGENIO, Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su restauración, Madrid: Imprenta Real, 1829.

 

LÓPEZ GÓMEZ, ANTONIO, «Presas y canales de riego en los siglos XVI y XVII», en Hitos históricos de los regadíos españoles (GIL ORCINA, ANTONIO y MORALES GIL, ALFREDO, coords.), 1992, pp. 91-142, pp. 103-104.

 

LÓPEZ GOMEZ, ANTONIO, Antiguos Riegos Marginales de Aranjuez («Mares», azudas, minas y canales). Discurso leído el día 5 de junio de 1988, Madrid: Real Academia de la Historia, 1988.

 

LUENGO AÑÓN, ANA, Aranjuez utopía y realidad (tesis doctoral), Évora: Universidad, 2005, Madrid: C.S.I.C., I.E.M., Doce Calles, 2008.

 

MADOZ, Pascual, Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar, 16 t., Madrid, Imprenta Pascual Madoz, 1845, t. 2, p. 441.

 

MERLOS ROMERO, MAGDALENA, Aranjuez y Felipe II. Idea y forma de un Real Sitio, Madrid: Consejería de Cultura, Comunidad de Madrid, 1998.

 

MERLOS ROMERO, MAGDALENA, «Se busca en Aranjuez: jardines que fueron y ya no están», en LUENGO AÑÓN, ANA (ed.), Cultura y naturaleza en Madrid. Estrategias para un mañanaCiclo de Conferencias, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 2019, pp. 145-172.

 

MERLOS ROMERO, MAGDALENA y SOTO CABA, VICTORIA, «Aranjuez and Hydraulic Engineering: Public Utility, Leisure Utility», en DUARTE RODRIGUES, ANA y TORIBIO, CARMEN (eds.), History of Water Management in the Iberian Peninsula between the Sixteenth and the Nineteenth Centuries: A comparative approach, Birkhäuser-Springer, 2020, pp. 281-307.

 

NAVARRO BROTONS, VÍCTOR, «Pedro de Esquivel», Diccionario Biográfico electrónico (DB~e) de la Real Academia de la Historia, s. f. https://dbe.rah.es/biografias/19332/pedro-de-esquivel

 

RIVERA, FRANCISCO JAVIER, Juan Bautista de Toledo y Felipe II. La implantación del clasicismo en España. Valladolid: Universidad de Valladolid, 1984.  

 

RIVERA, FRANCISCO JAVIER y GARCÍA TAPIA, NICOLÁS, «Juan Bautista de Toledo, Jerónimo Gili y Juan de Herrera, autores de la mar de Ontígola», Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología de la Universidad de Valladolid, 51 (1985), pp. 319-342.

 

SANCHO GASPAR, JOSÉ LUIS, La arquitectura de los Sitios Reales. Catálogo Histórico de los Palacios, Jardines y Patronatos Reales del Patrimonio Nacional, Madrid: Editorial Patrimonio Nacional, 1995.

 

TOAJAS ROGER, MARÍA ÁNGELES, «Las Ordenanzas de Aranjuez en los siglos XVI a XVIII: referentes documentales para la historia y la arquitectura del Real Sitio», Anales de historia del arte, 6 (1996), pp. 85-122.

 

TORIBIO MARÍN, CARMEN, La forma del agua. Temas e invariantes en el jardín y el paisaje. Análisis de casos (Holanda-España, 1548-1648) (tesis doctoral), Madrid: Escuela Técnica Superior de Arquitectura, Universidad Politécnica, 2015.

 

TORIBIO MARTÍN, CARMEN «Dams in the Renaissance Gardens of the Iberian Peninsula», en DUARTE RODRIGUES, ANA y TORIBIO, CARMEN (eds.), History of Water Management in the Iberian Peninsula between the Sixteenth and the Nineteenth Centuries: A comparative approach, Birkhäuser-Springer, 2020, pp. 159-177.

 

VV. AA., Arquitectura y Desarrollo Urbano. Comunidad de Madrid. Tomo IX. Aranjuez, Madrid: Comunidad de Madrid-Fundación Caja Madrid-Fundación Arquitectura, COAM, 2004.

 

MARÍA MAGDALENA MERLOS ROMERO

FECHA DE REDACCIÓN: 14 DE NOVIEMBRE DE 2021

FECHA DE REVISIÓN:

 

NOTAS

[1] JUAN ANTONIO ÁLVAREZ DE QUINDÓS, Descripción histórica del Real Bosque y Casa de Aranjuez, Madrid: Imprenta Real, 1804, p. 276. Su testimonio es prácticamente parafraseado por EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su restauración, Madrid: Imprenta Real, 1829, t. II, p. 94.

[2] JOSÉ LUIS SANCHO GASPAR, La arquitectura de los Sitios Reales. Catálogo Histórico de los Palacios, Jardines y Patronatos Reales del Patrimonio Nacional, Madrid: Editorial Patrimonio Nacional, 1995, p. 370.

[3] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, p. 244. Cédula real de 9 de enero de 1576.

[4] PASCUAL MADOZ Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar, 16 t., Madrid, Imprenta Pascual Madoz, 1845, t. 2, p. 441.

[5] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, p. 244. Cédula real de 9 de octubre de 1577. MADOZ, Pascual, Diccionario…, t. 2, p. 441.

[6] Para JUAN ANTONIO ÁLVAREZ DE QUINDÓS, Descripción…, y PASCUAL MADOZ, Diccionario…, t. 2, p. 441, la fecha es de 16 de diciembre de 1571, aunque se entiende como correcta de la 1575, por las fechas inmediatas en que fue sustituido por su hijo y las de las ayudas a su viuda, en 1566 y 1567 respectivamente.

[7] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 94.

[8] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 94.

[9] MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez y Felipe II. Idea y forma de un Real Sitio, Madrid: Comunidad, Consejería de Cultura, 1998.

[10] ANA LUENGO AÑÓN, Aranjuez utopía y realidad (tesis doctoral), Évora: Universidad, 2005, p. 78. Archivo General de Simancas (A.G.S.), Casas y Sitios Reales (C.S.R.), leg. 251.2, fol. 16, 1550. Memorial de Juan de Castro dirigido a los Reyes de Bohemia.

[11] HENRY KAMEN, Philip of Spain, Yale: University Press, 1998, p. 184.

[12] ANA LUENGO AÑÓN, Aranjuez…, p. 118. A.G.S., C.S.R., leg. 251.2, fol. 11. 20 de abril 1561, Pedro del Hoyo, Rugel Patie, Juan Bautista de Toledo, Jerónimo de Algora, Juan de Castro, Alonso de Mesa, Sancho Ruiz.

[13] A.G.S., C.S.R., leg. 251.2, fol. 11. 20 de abril 1561.

[14] CARMEN TORIBIO MARÍN, La forma del agua. Temas e invariantes en el jardín y el paisaje. Análisis de casos (Holanda-España, 1548-1648) (tesis doctoral), Madrid: Escuela Técnica Superior de Arquitectura, Universidad Politécnica, 2015, p. 608, n. 156.

[15] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 244. Cédula real de 9 de enero de 1576.

[16] MARÍA ÁNGELES TOAJAS ROGER, «Las Ordenanzas de Aranjuez en los siglos XVI a XVIII: referentes documentales para la historia y la arquitectura del Real Sitio», Anales de historia del arte, 6 (1996), pp. 85-122, esp. 91-92.

[17] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, pp. 243-244. Cédula real de18 de febrero de 1563.

[18] VÍCTOR NAVARRO BROTONS, «Pedro de Esquivel», Diccionario Biográfico electrónico (DB~e) de la Real Academia de la Historia, s. f. https://dbe.rah.es/biografias/19332/pedro-de-esquivel

[19] JUAN ANTONIO ÁLVAREZ DE QUINDÓS, Descripción…, p. 276; EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 94.

[20] ANA LUENGO AÑÓN, Aranjuez…, p. 95, A.G.S., C.S.R., leg. 251.2, fol. 16. 1550. Juan de Castro a los Reyes de Bohemia.

[21] ANA LUENGO AÑÓN, Aranjuez…, p. 85.

[22] ANA LUENGO AÑÓN, Aranjuez…, p. 85. A.G.S., C.S.R., leg. 251.2, fol. 5.

[23] MAGDALENA MERLOS ROMERO y VICTORIA SOTO CABA, «Aranjuez and Hydraulic Engineering: Public Utility, Leisure Utility», en ANA DUARTE RODRIGUES, y TORIBIO, CARMEN (eds.), History of Water Management in the Iberian Peninsula between the Sixteenth and the Nineteenth Centuries: A comparative approach, Birkhäuser-Springer, 2020, pp. 281-307, esp. 292.

[24] JUAN ANTONIO ÁLVAREZ DE QUINDÓS, Descripción…, p. 321 y ss; EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, pp. 104 y 161-162; PASCUAL MADOZ, Diccionario…, t. 2, p. 442; FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista de Toledo y Felipe II. La implantación del clasicismo en España. Valladolid: Universidad, 1984, pp. 153-156; FRANCISCO JAVIER RIVERA y NICOLÁS GARCÍA TAPIA, «Juan Bautista de Toledo, Jerónimo Gili y Juan dc Herrera, autores de la mar de Ontígola», Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología de la Universidad de Valladolid, 51 (1985), pp. 319-342; GARCÍA TAPIA, NICOLÁS y RIVERA BLANCO, FRANCISCO JAVIER, «La Presa de Ontígola y Felipe II en el siglo XVI», Revista de Obras Públicas, 236 (1985), pp. 477-492; LÓPEZ GOMEZ, ANTONIO, Antiguos Riegos Marginales de Aranjuez («Mares», azudas, minas y canales). Discurso leído el día 5 de junio de 1988. Madrid: Real Academia de la Historia, 1988, p. 29; NICOLÁS GARCÍA TAPIA, Ingeniería y Arquitectura en el Renacimiento Español, Valladolid: Universidad, Secretariado de Publicaciones, 1990, pp. 415-423.

[25] JOSÉ LUIS SANCHO GASPAR, La arquitectura…, p. 370.

[26] MAGDALENA MERLOS ROMERO y VICTORIA SOTO CABA, «Aranjuez and Hydraulic…», p. 292.

[27] CARMEN TORIBIO MARÍN, La forma…, p. 567, n 73.

[28] NICOLÁS GARCÍA TAPIA, Ingeniería…, p. 415.

[29] MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez…

[30] EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, pp. 116 y 247; NICOLÁS GARCÍA TAPIA «Pedro Juan de Lastanosa y y «Pseudo-Juanelo Turriano»». Llull: Revista de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas (Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, SEHCYT) 10, 18-19 (1987), pp. 51-74; MAGDALENA MERLOS ROMERO y VICTORIA SOTO CABA, «Aranjuez and Hydraulic…», p. 298.

[31] MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez…; NICOLÁS GARCÍA TAPIA, Ingeniería…, p. 415.

[32] FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista…, pp. 144-145; NICOLÁS GARCÍA TAPIA, Ingeniería…, 1990, pp. 427-433; NICOLÁS GARCÍA TAPIA, «Juan de Herrera…», p. 76; MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez…

[33] GARCÍA TAPIA, NICOLÁS, «Juan de Herrera y la ingeniería civil», en Juan de Herrera y su influencia. Actas del simposio. Camargo 14-17 julio 1992 (ARAMBURU-ZABALA, MIGUEL ÁNGEL, ed.), Santander: Universidad de Cantabria, 1992. pp. 69-77, esp. 76.

[34] ANA LUENGO AÑÓN, Aranjuez…, pp. 139-140. A.G.S., C.S.R., leg 254.8, fol. 83. 1571.

[35] NICOLÁS GARCÍA TAPIA, «Juan de Herrera…», p. 76.

[36] MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez…; MAGDALENA MERLOS ROMERO, «Se busca en Aranjuez: jardines que fueron y ya no están», en ANA LUENGO AÑÓN (ed.), Cultura y naturaleza en Madrid. Estrategias para un mañanaCiclo de Conferencias, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 2019, pp. 145-172.

[37] PASCUAL MADOZ, Diccionario… t. 2, p. 441; JOSÉ LUIS SANCHO GASPAR, La arquitectura…, p. 367. MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez… Dice Madoz: “Al frente del Jardín de la Isla, había otro paso, donde se construyó al formarse el Real Sitio un puente de madera que llamaron Puente de Tajo y servía de entrada principal por la parte de Madrid; le dirigió Juan de Castro, maestro de las obras del Sitio, y por su muerte en 16 de diciembre de 1571, le sucedieron sus hijos Juan y Gabriel. En 1748 se reedificó por D. Leonardo de Vargas, maestro hidráulico, y se hicieron las portadas de cantería por dibujo y dirección de D. Ventura Rodríguez […]. Arruinado por una creciente, se mandó deshacer en 1788 lo que habían perdonado las aguas, quedando la portada sin uso. En 1728 se ordenó construir más abajo y frente a las huertas otro puente de hitos de madera que en el día se llama Puente Verde”.

[38] VV. AA., Arquitectura…, pp. 223-224.

[39] JUAN ANTONIO ÁLVAREZ DE QUINDÓS, Descripción …, pp. 128

[40] JUAN ANTONIO ÁLVAREZ DE QUINDÓS, Descripción …, pp. 274-275.

[41] A.G.S., C.S.R., leg. 251-2, fol. 15, 17 y 22. FRANCISCO JAVIER RIVERA, Juan Bautista…, pp. 149-150. ANA LUENGO AÑÓN, Aranjuez…, pp. 129-130; EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA, Noticias…, t. II, p. 243. Cédula real de 13 julio de 1561 y 16 de julio de 1562.

[42] A.G.S., C.S.R., leg. 252, fol. 110 y 164, cfr. NICOLÁS GARCÍA TAPIA, Ingeniería…, pp. 466-467, n. 182 y 183.

[43] A.G.S., C.S.R., leg. 253, fol. 112, 114 y 115, cfr. NICOLÁS GARCÍA TAPIA, Ingeniería…, n. 185 y 187; MAGDALENA MERLOS ROMERO, Aranjuez…; ANA LUENGO AÑÓN, Aranjuez…p. 85.

[44] NICOLÁS GARCÍA TAPIA, Ingeniería…, p. 169; CARMEN TORIBIO MARTÍN, «Dams in the Renaissance Gardens of the Iberian Peninsula», en ANA DUARTE RODRIGUES, ANA y CARMEN TORIBIO (eds.), History of Water Management in the Iberian Peninsula between the Sixteenth and the Nineteenth Centuries: A comparative approach, Birkhäuser-Springer, 2020, pp. 159- 77, esp. 173.

X