27868
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27868,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
IGNACIO DE CÁRDENAS PASTOR

 

Arquitecto. Madrid, 22 de diciembre de 1898 – El Espinar (Segovia), 18 de agosto de 1979

 

Ignacio de Cárdenas Pastor era el penúltimo de los dieciséis hijos del matrimonio entre el fotógrafo cubano Ramón de Cárdenas Padilla, que se instaló en Madrid a finales del siglo XIX, y Enriqueta Pastor y de Mora Landero. Era por ello hermano del arquitecto Manuel de Cárdenas Pastor, que era veintiún años mayor que él.

 

Estudió en el Colegio del Pilar, y se estaba formando como arquitecto en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid cuando fue llamado a filas para luchar en la guerra que enfrentaba a España y Marruecos. Finalmente, obtuvo el título de arquitecto en 1924, y tas superar la correspondiente entrevista de trabajo, fue contratado por la Compañía Telefónica Nacional, que se había fundado en el mes de abril de ese mismo año por la IT&T (International Telephone and Telegraph) e inversores españoles[1]. El vínculo con esta entidad, que tenía como finalidad la reorganización, reforma y ampliación del servicio telefónico nacional, se prolongaría muchos años, durante los cuales ocupó el cargo de Jefe de la Sección de Edificios de la Telefónica. De su mano fueron los proyectos de diecisiete de las cuarenta y dos centrales de Telefónica que se erigieron en España, durante los años 20 y 30 del pasado siglo XX[2].

 

La primera de ellas fue la Central de Delicias, de 1926, en la calle Batalla del Salado, con vuelta a las calles de Delicias y Pedro Unanúe[3]. Otras sedes importantes fueron las de Plaza de Cataluña en Barcelona, la de Plaza de Castelar en Valencia[4], la de Avenida de Buenos Aires en Bilbao o la de la Avenida de la Independencia de Zaragoza[5].

 

Sin embargo, el edificio más emblemático, y que le proporcionó un reconocimiento internacional, fue el edificio de la Antigua Compañía Telefónica Nacional de España, que se levantó en la Gran Vía madrileña. Fue uno de los primeros rascacielos que le construyeron en la capital, siendo durante un tiempo el de más altura no solo en Madrid, sino en Europa[6]. En este sentido se aprecia el interés de la empresa IT&T en que sus edificios destacasen por su diseño, solidez y altura, como escaparate para la imagen corporativa de la compañía en España, y captar así la atención de futuros accionistas[7]. La elección de la Gran Vía no fue inocente, pues era un eje nuevo que vertebraba la vida social y comercial de una de las zonas más importantes de la capital, y gracias a la altura del edificio, destacaría su perfil desde todos los puntos de la periferia de Madrid[8].

 

El papel que desarrolló al principio Ignacio de Cárdenas fue el de colaborador del arquitecto Juan Moya, que fue elegido en un primer momento para dirigir la obra. Pero no terminará Ignacio de Cárdenas en encargarse de la totalidad del proyecto, porque a la presidencia de IT&T no le acababa de convencer el diseño de Moya, que encontraba muy recargado y conservador, frente a los deseos de presentar una arquitectura más novedosa, acorde con las corrientes americanas contemporáneas[9].

 

De hecho, Cárdenas realizó en 1925 un viaje a Nueva York para elaborar los planos del rascacielos con Louis S. Weeks, de la IT&T, teniendo en cuenta los avances que se estaban produciendo en ese tipo de arquitectura de altura en Estados Unidos[10].

 

El colosal proyecto se inicia en octubre de 1926[11], y se da por terminado el 1 de enero de 1930, si bien es cierto que en 1928, apenas dos años después, ya estaba en parte operativo, de modo que tuvo lugar la primera comunicación transatlántica Madrid-Nueva York, traducida en una llamada entre el rey Alfonso XIII y el presidente de los Estados Unidos, Calvin Coolidge, asistiendo al acto las cúpulas directivas de la IT&T y la C.T.N.E.[12]. Un elemento que se convirtió en icono de la modernidad de la entidad, fue el cuerpo de operadoras telefónicas, que destacaban en el conjunto de los 1.800 empleados que trabajaban en la sede.

 

Ignacio de Cárdenas dedicó prácticamente su vida al edificio que diseñó y construyó. Tanto se consagró al mismo, que durante la Guerra Civil se instaló en él. También sirvió de gabinete de prensa para los corresponsales extranjeros que se alojaban en el desaparecido Hotel Florida, situado en la cercana plaza de Callao. La construcción sobrevivió milagrosamente al efecto destructor de los numerosos obuses que impactaron en la Gran Vía, aunque causaron algunos daños en la estructura y en la fachada principal del edificio. Durante el periodo de tiempo que duraron las labores de reconstrucción y reparación de daños, Cárdenas se mantuvo a pie de obra[13]. En los años 50 se procedió a realizar una ampliación del inmueble que estaba contemplada en el proyecto original, y que concluyó en 1955, de forma que el edificio dominaba la Gran Vía con el aspecto que había soñado su arquitecto.

 

Cárdenas no fue herido durante los mencionados ataques de artillería durante el asedio de Madrid, pero cayó enfermo de tuberculosis, de modo que tuvo que trasladarse con su mujer y sus cuatro hijos a la alta Saboya para recuperar su salud. En Francia permaneció unos años exiliado debido a su cercanía a los postulados republicanos; de hecho, cuando volvió a España el 13 de junio de 1944, se enfrentó a una sanción que le inhabilitaba durante cinco años para ejercer la profesión de arquitecto de forma privada, y de forma perpetua para ocupar cargos públicos.

 

Sin embargo, pudo trabajar junto a su sobrino, Gonzalo de Cárdenas Rodríguez, que era uno de los hijos de su hermano Manuel, arquitecto como ellos y que apoyaba el régimen de Franco. Gonzalo ocupaba el cargo de Director de Regiones Devastadas, que era un organismo creado para la reconstrucción de las poblaciones que sufrieron especialmente los efectos destructivos de la Guerra Civil. Gonzalo invitó a su tío en 1947 para elaborar los planos del edificio Bancaya, que era un rascacielos destinado a albergar viviendas, situado en la Avenida de América 2, con esquina a la calle María de Molina[14]. Se levantó entre 1949 y 1953, y se conoció en Madrid como la Torre Iberia, ya que en su punto más alto colocaron un enorme anuncio con el logo de esa compañía aérea. Este rascacielos formaba parte de un amplio proyecto inmobiliario impulsado por el Banco de Vizcaya (en la actualidad es el BBVA), que comprendía siete edificios, con un total de 254 viviendas. Destaca su diseño racional, con fachada de ladrillo visto, y que presenta al exterior una serie de terrazas alargadas que se van repitiendo en altura.

 

Sin embargo, a pesar de haber cumplido la sanción, Ignacio de Cárdenas ya no tendría oportunidad de plasmar su genio en otros edificios emblemáticos de la capital. Pudo hacer algunas obras de menor nivel, y tenemos noticias sobre una colaboración con su yerno, el arquitecto Fernando Higueras, para la construcción de viviendas sociales en el barrio de La Soledad, en El Espinar, Segovia, y de las cocheras municipales de basura[15].

 

Ignacio Cárdenas Pastor falleció en la citada localidad de El Espinar, el 18 de agosto de 1979.

 

CRONOLOGÍA DE OBRAS MADRILEÑAS

 

– Edificio de la Compañía Telefónica Nacional de España. Madrid, Gran Vía. Planos 1925 – Construcción 1926-1930.

ANÓNIMO 1926. ANÓNIMO 1931. CÁRDENAS 1927b. CÁRDENAS 1928. GIMÉNEZ RICO. NAVASCUÉS y FERNÁNDEZ. PEÑA.

 

– Edificio BANCAYA Planos 1947 – obra 1949-1953 en colaboración con su sobrino Gonzalo de Cárdenas Rodríguez.

URRUTIA.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

ANÓNIMO, «Empiezan las obras del edificio de teléfonos en Madrid», Revista Telefónica Española, 10 (1926), pp. 8-12.

 

ANÓNIMO, «El primer rascacielos de Europa», Boletín de la Sociedad Central de Arquitectos, 3 (1931), p. 15.

 

ANÓNIMO, «Los edificios de la Compañía Telefónica Nacional de España (Noticias)», La Construcción Moderna, 2 (1928), p. 30.

 

ANÓNIMO, «La Central -Telefónica de Barcelona. Bases para el concurso de proyectos», Boletín de la Sociedad Central de Arquitectos, 202 (1925), pp. 8-13.

 

C.T.N.E. (Compañía Telefónica Nacional de España), La nueva red telefónica de España, Madrid: Espasa-Calpe, 1928.

 

CABEZAS, JUAN ANTONIO, Cien años de teléfono en España, Madrid: Espasa-Calpe, 1974.

 

CÁRDENAS, IGNACIO DE, «El Departamento de Edificios. Notas de su varia y acertada actuación», Revista Telefónica Española, 8 (1927), pp. 12 -21.

 

CÁRDENAS, IGNACIO DE, «El Edificio de la Compañía Telefónica Nacional de España en Madrid», Arquitectura, año X, 106 (febrero 1928), pp. 42-46.

 

CÁRDENAS, IGNACIO DE, «Estado, en mayo, de las obras del edificio de la Compañía en la Gran Vía de Madrid», Revista Telefónica Española, 6-7 (1927), pp. 33 -38.

 

CORRAL, JOSÉ DEL, «La Gran Vía de José Antonio. Datos sobre su historia y construcciones», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 2 (1967), pp. 369-389.

 

DIÉGUEZ PATAO, SOFÍA, La Generación del 25. Primera Arquitectura Moderna en Madrid, Madrid: Cuadernos de Arte Cátedra, 1997.

 

FERNÁNDEZ MUÑOZ, ÁNGEL LUIS, La telefónica: un americano en Madrid, El edificio de la Telefónica, Madrid: Espasa-Calpe S.A., 1984.

 

FLORES, CARLOS, Arquitectura española contemporánea I, 1880-1950, Madrid: Aguilar, 1961 (edición de 1989).

 

GARCÍA OVIES, ASCENSIÓN, El pensamiento creativo de Fernando Higueras, Buenos Aires, Diseño Editorial, 2000, p. 21.

 

GIMÉNEZ RICO, ANTONIO, «Telefónica. El edificio más alto de Europa», Revista Madrid Histórico, 15 (mayo-junio 2008), pp. 80-83.

 

MERINO, IGNACIO, Biografía de la Gran Vía, Barcelona: Ediciones B, 2010.

 

NAVASCUÉS, PEDRO, y FERNÁNDEZ MUÑOZ, ÁNGEL LUIS, El Edificio de la Telefónica de Madrid, Madrid: Espasa-Calpe S.A., 1984.

 

PEÑA, H. R. DE LA, «El rascacielos de la Telefónica», Nuevo Mundo, 1 (1929).

 

ROMERO FRÍAS, RAFAEL, Colección Histórico-Tecnológica de Telefónica, Madrid: Fundación Arte y Tecnología, 1994.

 

SERRA DESFILIS, AMADEO, Eclecticismo tardío y Art Decó en la ciudad de Valencia (1926-1936), Valencia: Ayuntamiento de Valencia, 1996.

 

URRUTIA NÚÑEZ, ÁNGEL, Arquitectura española. Siglo XX. Madrid: Cátedra, 1997.

 

CRISTÓBAL MARÍN TOVAR

– Fecha de redacción:

– Fecha de revisión:

  

NOTAS

 

[1] DIÉGUEZ PATAO, Sofía, La Generación del 25...

[2] CÁRDENAS, Ignacio de, «El Departamento…»; CÁRDENAS, Ignacio de, «El Edificio…».

[3] Estos datos aparecían en la Exposición “Ignacio de Cárdenas, un arquitecto pionero”, celebrada ente los meses de marzo y septiembre de 2016 en el Espacio Fundación Telefónica, c/ Fuencarral, 3, Madrid. Se indica en la misma que mucha información se ha obtenido de los escritos del propio Cárdenas, que había titulado “Apuntes para mis memorias”, y que la familia ha permitido utilizar; nosotros reflejamos parte de esa documentación en el desarrollo del texto; ROMERO FRÍAS, Rafael, Colección…

[4] SERRA DESFILIS, Amadeo, Eclecticismo tardío….

[5] ANÓNIMO, «Los edificios…»; ANÓNIMO, «La Central –Telefónica…».

[6] MERINO, Ignacio, Biografía… NAVASCUÉS PALACIO, Pedro, y FERNÁNDEZ MUÑOZ, Ángel Luis, El Edificio…

[7] ANÓNIMO, «El primer…»; PEÑA, H. R. de la, «El rascacielos…».

[8] CORRAL, José del, «La Gran Vía…».

[9] FLORES, Carlos, Arquitectura española

[10] FERNÁNDEZ MUÑOZ, Ángel Luis, La telefónica…

[11] ANÓNIMO, «Empiezan las obras…».

[12] C.T.N.E. CABEZAS, Juan Antonio, Cien años... CÁRDENAS, Ignacio de, «Estado, en mayo…».

[13] GIMÉNEZ RICO, Antonio, «Telefónica…».

[14] URRUTIA NÚÑEZ, Ángel, Arquitectura...

[15] GARCÍA OVIES, Ascensión, El pensamiento…

X