26525
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-26525,qode-social-login-1.1.3,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Juan de Caramanchel, Carro festivo para el Corpus, 1646.
JUAN DE CARAMANCHEL

 

Maestro de obras y carpintero. Docum. Madrid 1632 – Madrid, 1677.

 

Juan de Caramanchel fue un especialista en carpintería de madera que trabajó también como maestro de obras. Se desconoce su fecha y lugar de nacimiento, pero pudo suceder hacia 1600 en Madrid o en algún lugar de su actual provincia, habida cuenta de su apellido.

 

En los años treinta trabajó en el nuevo real sitio del Buen Retiro a las órdenes de Alonso Carbonel, su maestro mayor. En 1632 talló las cabezas de los canecillos bajo el tejado del cuarto real de San Jerónimo, que se había ampliado. A partir de aquí nace el nuevo palacio del Retiro, y Caramanchel hizo en 1635 diversas labores. Con Domingo de Susvilla y Juan Lamier hizo una escalera secreta en la ermita de San Juan, y con estos mismos maestros de obras unos pilastrones para una arquería del jardín del Príncipe que prolongaba la galería del cuarto de Toledo. En solitario rehízo unos entramados de madera con celosías y plantas en el jardín de la Reina y cinco puentes de madera para el río o canal Chico. Ya en 1637 se ocupó de unos enverjados de madera para 24 arcos de piedra de la galería porticada en la panda sur de la plaza Principal y puertas para otros tres. Al año siguiente hizo con el maestro de obras Juan Sánchez la albañilería de diez grutas en la ermita de San Antonio de los Portugueses, y por su cuenta revistió de conchas, riscos, vidrios y colores la gruta de la ermita de San Bruno. Junto a esta estaba la atarazana del estanque Grande, que servía como vivienda del barquero y para atracar los barcos, y Caramanchel la hizo asociado a Lucas Crespo en 1639, año en que vació un tramo del río o canal Grande junto a la ermita de San Antonio.

 

En varios de los años que van desde 1636 hasta al menos 1670 contrató los carros triunfales y tablados para los autos de la procesión del Corpus que pagaba la villa de Madrid. Consiguió un contrato por cuatro años en 1636 junto con el carpintero Juan Rodríguez. Debía reparar las ruedas de los ocho medios carros o hacerlas nuevas, según hiciera falta, reforzar los suelos y paredes, y encargarse de los pintores que hicieran al temple arquitecturas, perspectivas, países e historias según el contenido de los autos que escribieran los poetas cada año. Este solía ser Pedro Calderón de la Barca, quien junto con el ingeniero y escenógrafo Cosme Lotti y Juan Gómez de Mora, maestro mayor de las obras reales y de la villa de Madrid[1], idearon en los primeros años el aspecto de los carros en madera y pintura, así como de los tablados. Se atribuye a Caramanchel un dibujo de carro conservado en el Archivo de Villa que contrató en 1646. Medía cinco metros de alto y tenía forma de torre, con dos pisos con vanos entre pilastras, el inferior con frontón curvo y el superior triangular, y chapitel rematado en bola[2].

 

En 1648 reparó el puente de Toledo con Francisco y Antonio de Mena[3]. Participó en las decoraciones para la entrada en Madrid de la nueva reina Mariana de Austria en Madrid (1649). Contrató junto con los carpinteros Alonso y Francisco Gómez los dos pedestales para las estatuas de Mercurio e Himeneo de la plaza de Palacio. Sus ocho caras contuvieron lienzos para dos escenas y seis poesías. Desde ahí salían dos carros triunfales hacia el Alcázar que acompañaron a la reina, y también los hicieron Caramanchel y los Gómez, aquel acostumbrado, como hemos visto, a hacer este tipo de carros para el Corpus. Tenían forma de nave y pedestales, uno con esfera terrestre y el otro celeste.

 

De nuevo con Alonso Gómez y esta vez con el ensamblador Esteban de Córdoba, construyó una estacada en el camino del Pardo en 1651, según el testamento de este último[4]. En 1659 reparó la torrecilla de la Música en el prado de San Jerónimo[5]. Precisamente durante toda la década de 1660 hizo mediciones e informes para pavimentar y acondicionar el camino que iba del Prado al Buen Retiro[6]. También durante todo ese decenio realizó casi de manera anual las tasaciones de las reparaciones y nuevas obras en los corrales de comedias del Príncipe y de la Cruz[7], e igualmente para el concejo madrileño las reparaciones del Rastro, de las que llegó a ocuparse personalmente en 1660[8].

 

En 1661 volvió al Buen Retiro, esta vez para hacer una cerca. Al año siguiente se ocupó de otra tarea para la Corona, nivelar un terraplén entre el Alcázar y el Manzanares con condiciones de Bartolomé Hurtado. Ese año emitió un informe relativo al empedrado de las calles del entorno del convento de la Concepción jerónima[9]. En 1665 realizó un nuevo silo para el pósito de la villa con traza de Juan de Lobera.

 

Los últimos años los dedicó a la arquitectura doméstica. Hizo las casas de Lorenzo de Narváez, otra en la calle San Vicente con dibujo conservado y la de don Rodrigo de la Lastra en la calle Imperial, según afirmó en su testamento. Caramanchel fue un artífice versátil que combinó carpintería de madera con obras de diversa índole en ladrillo y piedra.

 

CRONOLOGÍA DE OBRAS MADRILEÑAS

 

– Cabezas de canecillos para el cuarto real de San Jerónimo (1632)

A.H.P.M. prot. 5283. A.G.S., T.M.C., leg. 3763.

BLANCO MOZO, p. 523.

 

– Diversas obras para el real sitio del Buen Retiro (1635-1639)

A.G.S., T.M.C., leg. 3763.

BLANCO MOZO, pp. 532, 562, 564, 568, 580, 588, 595, 599 y 603.

 

– Carros triunfales y tablados para el Corpus (varios años entre 1636 y 1670)

A.V., A.S.A., varios legajos.

PÉREZ PASTOR, pp. 166-171, 293-295, 304-307, 319-322. SHERGOLD y VAREY (1955), pp. 297-300. SHERGOLD y VAREY (1961), pp. 49, 114, 117, 130. AGULLÓ (2015), pp. 86-90.

 

– Reparaciones del puente de Toledo (1648 y 1674).

A.V., A.S.A., 1-154-17. A.H.P.M. prot. 6878.

NAVASCUÉS, p. 58. AGULLÓ, p. 270.

 

– Dos pedestales y dos carros triunfales para la entrada de Mariana de Austria (1649)

A.V., A.S.A., 2-58-13. A.H.P.M. 9038.

CRUZ VALDOVINOS (1998), p. 34. BLANCO MOZO, p. 416.

 

– Cerca en el real sitio del Buen Retiro (1661-1662)

A.H.P.M. prot. 9572.

AGULLÓ, p. 87.

 

– Silo del Pósito de la villa (1665)

A.V., A.S.A.

TOVAR (1982), p. 31.

 

– Casa de Lorenzo de Narváez (1670)

A.H.P.M. prot. 11724.

AGULLÓ, p. 90.

 

– Casa en la calle de San Vicente (1671)

A.V., A.S.A., 1-66-9.

TOVAR (1975), p. 65. TOVAR (1983), p. 65-66.

 

– Casa de don Rodrigo de la Lastra en la calle Imperial (antes de 1677)

A.H.P.M. prot. 9391.

AGULLÓ, p. 91.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la arquitectura española, vol. II, Boston-Madrid: Universidad de Massachusetts-Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2015.

 

BLANCO MOZO, JUAN LUIS, Alonso Carbonel (1583-1660), arquitecto del Rey y del Conde-Duque de Olivares, Madrid: Universidad Complutense, 2002.

 

CRUZ VALDOVINOS, JOSÉ MANUEL, «Observaciones generales sobre entradas de cuatro reinas y una princesa en Madrid (1560-1649)», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 38 (1998), pp. 17-36.

 

LOPEZOSA APARICIO, CONCEPCIÓN, Origen y desarrollo de un eje periférico de la capital, Paseo de Agustinos Recoletos, Paseo del Prado Viejo de San Jerónimo y Paseo de Atocha, Madrid: Universidad Complutense, 1999.

 

NAVASCUÉS PALACIO, PEDRO, «Trazas de Gómez de Mora, Olmo, Ardemans, Ribera y otros arquitectos para el puente de Toledo de Madrid», Villa de Madrid, 26 (1968), pp. 52-66.

 

PÉREZ PASTOR, CRISTÓBAL, Documentos para la biografía de D. Pedro Calderón de la Barca, Madrid: Establecimiento Tipográfico de Fortanet, 1905.

 

SALTILLO, MARQUÉS DE, «Arquitectos y alarifes madrileños del siglo XVII (1615-1699)», Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, LII (1948), pp. 161-221.

 

SHERGOLD, NORMAN DAVID, y VAREY, JOHN EARL, «Documentos sobre los autos sacramentales en Madrid hasta 1636», Revista de la Biblioteca, Archivo y Museo, 24 (1955), pp. 203-311.

 

SHERGOLD, NORMAN DAVID, y VAREY, JOHN EARL, Los autos sacramentales en Madrid en la época de Calderón, 1637-1681. Estudio y documentos, Madrid: Ediciones de Historia, Geografía y Arte, 1961.

 

SHERGOLD, NORMAN DAVID, y VAREY, JOHN EARL, Teatros y comedias en Madrid: 1666-1687. Estudio y documentos. Londres: Tamesis Books Limited, 1974.

 

SHERGOLD, NORMAN DAVID, Los corrales de comedias de Madrid: 1632-1745: reparaciones y obras nuevas. Estudio y documentos. Londres: Tamesis Books Limited, 1989.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, Arquitectos madrileños de la segunda mitad del siglo XVII, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1975.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, Real Pósito de la Villa de Madrid. Historia de su construcción durante los siglos XVII y XVIII, Madrid: Cámara de Comercio e Industria, 1982.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, Arquitectura madrileña del siglo XVII. (Datos para su estudio), Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1983.

 

JOSÉ MANUEL CRUZ VALDOVINOS

FECHA DE REDACCIÓN: 14 DE DICIEMBRE DE 2020

FECHA DE REVISIÓN:

 

NOTAS

[1] Caramanchel contrató los carros en 1644 y se custodia un dibujo de carro para este año de Gómez de Mora en el Archivo de Villa.

[2] Otros años en que se adjudicó estas obras fueron 1649, 1650, 1654 y 1655 –ya con traza de Baccio del Bianco, sucesor de Lotti- 1658, 1662, 1664 y 1670; se le atribuye otro dibujo para la tarasca de este año.

[3] Lo volvería a hacer en 1674 con motivo de la jornada de Carlos II a Aranjuez.

[4] SALTILLO, Marqués del, «Arquitectos…», p. 174. Ese mismo año fue albacea de un tal Eugenio Martínez y declaró vivir en el corral de la Villa (AGULLÓ Y COBO, Documentos…, p. 87).

[5] LOPEZOSA, Concepción, «Un singular edificio…», p. 98. José de Villarreal dictó las condiciones.

[6] IBÍD., Origen y desarrollo…, pp. 79-83, 134, 167, 174, 178 y 180.

[7] SHERGOLD, NORMAN DAVID y VAREY, JOHN EARL, Teatros y comedias…, pp. 58-61. SHERGOLD, NORMAN DAVID, Los corrales…, pp. 118-139.

[8] AGULLÓ Y COBO, Documentos…, p. 32.

[9] IBÍD., pp. 88-89.

X