25566
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-25566,qode-social-login-1.1.3,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Patricio Cajes. Casa del Rey. Arganda.
PATRICIO CAJES

 

Arquitecto y pintor   Arezzo h. 1540-El Pardo (Madrid) 1612

 

Patrizio Casciesi, castellanizado Patricio Cajés[1], nació en Arezzo hacia 1540. Llegó a España en 1567 para decorar al fresco algunas estancias del palacio del Pardo y el Alcázar madrileño. Pintor del rey, se asentó definitivamente en la Corte al contraer matrimonio en 1573. Dos años más tarde trazó y realizó el monumento para Semana Santa Monumento de la parroquia de San Ginés, que tenía escultura y pintura[2]. Ese mismo año decoró también con estucos y pinturas la capilla de don Francisco Osorio en el convento de San Felipe el real[3].

 

Pasan siete años sin que se conozcan noticias suyas, tal vez porque residiera fuera de Madrid, e incluso que tuviera que regresar a Italia por cuestiones hereditarias. De hecho, no otorgó escritura de dote y arras a su mujer, Casilda de Fuentes, hasta 1582. En ese mismo año decoró una capilla en el convento de la Merced con estucos, esculturas y pinturas[4].

 

De nuevo se pierde su pista hasta 1588, cuando contrató el retablo de la capilla de Fernán López de Segovia en la iglesia parroquial de Torrelaguna. Conservado, se trata de un simple marco dorado que encierra un monumental lienzo de la Encarnación del mismo aretino, todo en estilo escurialense[5]. Precisamente a lo largo de la década de 1590 realizó diversas labores en el monasterio de El Escorial, principalmente tasaciones de pintura.

 

En 1593 publicó una traducción de la Regola de Vignola a la que añadió grabados con composiciones arquitectónicas propias. Fue una empresa fundamental por permitir a los arquitectos españoles su entendimiento y estudio, hasta el punto de que se cita como argumento de autoridad en varios contratos de obras arquitectónicas españolas del siglo XVII.

 

En 1594 le encomendó el embajador imperial Hans Khevenhüller la traza y construcción de su casa de campo en Arganda del Rey, conocida como Casa del Rey. Los materiales, ladrillo y verdugados de mampostería, son los tradicionales en la época, al igual que la planta y los alzados: un patio rodeado por cuatro crujías y con torres en las esquinas. En la fachada principal había una portada de cantería almohadillada con escudo del propietario y dos cartelas. El sitio contaba también con otras dependencias y amplios jardines cerrados con tapias. El complejo persiste en la actualidad, aunque reformado e incompleto[6].

 

Se le atribuye la traza del retablo mayor del convento de San Felipe el real (1595)[7], donde había trabajado anteriormente. Según se deduce del contrato para su pintura y dorado, constaba de pedestal, custodia, dos cuerpos y remate, con separación por entablamentos con frisos de talla. Tenía cinco calles divididas por columnas, la central mayor contaba con dos pinturas, una sin duda dedicada al titular san Felipe, y seguramente el Calvario de bulto como remate, las laterales tenían cuatro pinturas, y las extremas, menores, nichos con seis santos que serían agustinos. Era, por tanto, una estructura similar al retablo mayor del colegio de doña María de Aragón y típica del estilo escurialense del momento.

 

Al año siguiente se rehízo, según su traza, la casa y enfermería del hospital de San Pedro de los Italianos, y seguramente poco después la iglesia[8]. Poco se conoce de este edificio desaparecido y por tanto de su proyecto. El hospital existía al menos desde 1581 y no es imposible que Cajés hubiera intervenido en él anteriormente. Las obras fueron esencialmente de albañilería. Unos planos de Francisco Jareño de 1879 permiten conocer la planta de una nave de la iglesia y algunos alzados, entre los que es digno de mención el de la fachada, de sencilla estructura: dos pares de pilastras toscanas a los lados de la puerta, entablamento y remate con tres nichos divididos por cuatro machones, dos bolas a los lados y frontispicio triangular. En 1598 hizo el retablo de la capilla del colegio de Santiago de Alcalá[9], que se componía de una custodia y probablemente un sencillo marco con la pintura del titular.

 

En 1599 se produjo la entrada de la nueva reina Margarita de Austria en Madrid. Cajés tuvo la oportunidad de realizar dos obras[10]. Una fue la primitiva Puerta de Alcalá, hecha de ladrillo con pintura que fingía sillares de granito por el alarife Diego Sillero. Medía más de 25 metros de ancho, y contaba con una portada en arco de tres metros y medio de anchura y flanqueada por dos grandes pilastras de granito, en los laterales dos arcos y en los extremos dos pares de jambas de menor tamaño. La decoración estaba compuesta por escudos de armas reales y de Madrid y esculturas.

 

La otra tuvo su emplazamiento en la fuente o pilar del prado de San Jerónimo. Cajés tenía que aprovechar el canal de agua ahí existente para llenar un estanque que construiría de ladrillo, de unos 17 x 8,50 metros y escasa profundidad, en cuyo centro había una isleta con peñasco del que saldría agua. El agua caería también de un gran paramento de madera de casi 17 metros de alto y 25 de ancho. Constaba de un primer cuerpo de nueve metros de altura con un gran nicho rematado en mascarón, cuyo interior estaba compuesto por peñascos de los que salía agua, seis pilastras con trofeos en grisalla y otras tantas cartelas de yeso adornadas con hojas que imitaban bronce. Entre las pilastras iban nichos con el interior jaspeado y cinco figuras, unas desnudas de yeso y otras vestidas de lienzo pintado que fingía mármol blanco. El nicho iba flanqueado por cuatro columnas pintadas entre las cuales había historias también pintadas. Un entablamento con triglifos y metopas en el friso daba paso al segundo cuerpo de pilastras y más pinturas. Seguía otra cornisa y una balaustrada mármorea con cuatro obeliscos jaspeados donde se pondrían músicos. El remate tenía pilastras y cornisa y dos figuras vestidas que sostenían el escudo real.

 

En 1601 contrató los sepulcros del difunto presidente de Castilla don Rodrigo Vázquez de Arce y su mujer para la iglesia parroquial de Carpio (Toledo) y comenzó a colaborar en la pintura de sus retablos su hijo Eugenio, que le sucedería a su muerte como pintor del rey. Otro hijo suyo, Juan, escogió la carrera eclesiástica, por cuyo motivo mandó Patricio que se hiciera información de limpieza en Arezzo en 1590. Está documentado que en 1603 y 1606 contribuyó a la fundación de la academia madrileña de pintura[11].

 

Tres años más tarde le encargó la duquesa de Feria el retablo mayor y los colaterales para el convento de Santa Marina en Zafra, cuya pintura hizo su hijo y colaborador Eugenio[12]. El mayor, que ha pervivido en su parte arquitectónica, tiene dos pares de columnas con los tercios decorados y sostenidos por cuatro cartelas. El entablamento se retranquea en el centro y se remata por un ático con frontón triangular.

 

Pintó en este tiempo el salón de saraos del palacio real de Valladolid y desde 1607 la galería de la Reina en el palacio del Pardo. Se conserva en Palacio real un dibujo de Cajés sin fechar que muestra un ambicioso proyecto no realizado para unir las estribaciones de los terrenos del Alcázar con la Casa de Campo[13]. Se compone de una rotonda cubierta con esculturas dentro de nichos y escalinatas para salvar el desnivel, una galería o pasadizo y un puente para cruzar el Manzanares. Se suele datar al poco de su llegada a España pero pudo ser algo posterior, cuando comenzó a actuar como arquitecto. Hubiera sido una obra de gran importancia, pero seguramente su alto coste impidió su materialización.

 

La muerte le sorprendió mientras que pintaba en el Pardo en 1612. Su estilo, tanto en pintura como en arquitectura, tenía raíces manieristas al llegar a España que fue suavizando con elementos escurialenses durante su etapa madrileña, que transcurrió a lo largo de la mayor parte de su vida. En la arquitectura cortesana supuso una alternativa al maestro mayor de las obras reales Francisco de Mora, sucesor de Juan de Herrera.

 

OBRAS MADRILEÑAS

 

Estucos y pintura para la capilla de Francisco Osorio en San Felipe el real (1575)

 

AHPM, escribano Francisco Testa (año 1575).

PÉREZ PASTOR (1914), pp. 22-23

 

Decoración de una capilla en el convento de la Merced (1582)

 

AHPM, prot. 743.

PÉREZ PASTOR (1914), p. 40.

 

Retablo de la capilla de Fernán López de Segovia en la iglesia parroquial de Torrelaguna (1588-1590)

 

AHPM, prot. 1398, 1399 y 1401.

PÉREZ PASTOR (1914), pp. 56, 63-64. CID SÁNCHEZ (1991). CRUZ VALDOVINOS (1995), p. 54

 

Traducción de la Regola de Vignola (1593)

 

Patricio Cajés, regla De las cinco órdenes de architectvra, de Iacopo Vignola. Agora de nueuo traduzido de Toscano en Romance por patricio caxesi Florentino, pintor y criado de su Mag. …, Madrid: 1593.

 

Casa de Hans Khevenhüller en Arganda (1594-1599)

 

DE LA TORRE BRICEÑO, MUR RAURELL, BARROS CAMPOS, HUELVES MUÑOZ (1997).

 

Traza para el retablo mayor del convento de San Felipe el real (1595)

 

PÉREZ PASTOR (1914), pp. 67 y 128.

 

Traza para la reforma del Hospital de los Italianos (1596)

 

AHPM, prot. 1080.

AGULLÓ Y COBO (1978), p. 39. SOLACHE VILELA (2000).

 

Retablo para el colegio de Santiago de Alcalá (1598-1600)

 

ROMÁN PASTOR (1980)

 

Puerta de Alcalá para la entrada de la reina Margarita de Austria (1599)

 

AHPM, prot. 194.

PÉREZ PASTOR (1914), pp. 77-79 Y 122. DEL AMO HORGA (2000). CRUZ VALDOVINOS (1998).

 

Fuente y nicho en el pilar del Prado de San Jerónimo para la entrada de la reina Margarita de Austria (1599)

 

AHPM, prot. 194.

PÉREZ PASTOR (1914), pp. 77-79 Y 122. DEL AMO HORGA (2000). CRUZ VALDOVINOS (1998).

 

Proyecto no realizado para unir el Alcázar con la Casa de Campo (sin fecha conocida).

 

BIBLIOTECA REAL, IX-M-242.

MARQUESA DE CASA VALDÉS (1981).

 

BIBLIOGRAFÍA

 

MERCEDES AGULLÓ Y COBO, Noticias sobre pintores madrileños de los siglos XVI y XVII, Granada: Universidad, 1978.

 

MERCEDES AGULLÓ Y COBO, Documentos para la historia de la pintura española II, Madrid: Museo del Prado, 1996.

 

DIEGO ANGULO ÍÑIGUEZ Y ALFONSO E. PÉREZ SÁNCHEZ, A Corpus of Spanish Drawings, Volume One, 1400-1600, Londres: Harvey Miller, 1975.

 

LUZ MARÍA DEL AMO HORGA, «Nuevos documentos en torno a la antigua Puerta de Alcalá de Madrid», Madrid: Revista de arte, geografía e historia, III (2000), pp. 433-477.

 

JOSÉ MANUEL BARBEITO DÍEZ, El Alcázar de Madrid, Madrid: Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, 1992.

 

MARÍA BELÉN BASANTA REYES, «La parroquia de San Ginés de Madrid: datos histórico-artísticos», Cuadernos de Arte e Iconografía, 17-18 (2000), pp. 1-402.

 

PATRICIO CAJÉS, Regla de las cinco órdenes de arquitectura, de Jacopo Vignola, Madrid: 1593.

 

VICENTE CARDUCHO, Diálogos de la pintura, Madrid: Francisco Martínez, 1633.

 

MARQUESA DE CASA VALDÉS, «Proyecto de Caxesi para unir Palacio con la Casa de Campo», Reales Sitios, XVIII (1981), pp. 31-36.

 

JUAN AGUSTÍN CEÁN BERMÚDEZ, Diccionario Histórico de los más ilustres profesores de las Bellas Artes en España, t. II, Madrid: Viuda de Ibarra, 1800.

 

MARIANO JOSÉ CID SÁNCHEZ, «Una obra del Patricio (Patricio Caxés o Caxiesi) en Torrelaguna (Madrid)», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, XXX (1991), pp. 127-134.

 

JOSÉ MANUEL CRUZ VALDOVINOS, «Retablos de los siglos XV y XVI en la comunidad de Madrid», en Retablos de la Comunidad de Madrid, Madrid: Comunidad, 1995, pp. 29-57.

 

JOSÉ MANUEL CRUZ VALDOVINOS, «Observaciones generales sobre entradas de cuatro reinas y una princesa en Madrid (1560-1649)», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, XXXVIII (1998), pp. 17-36.

 

JESÚS ANTONIO DE LA TORRE BRICEÑO, Ana Mur raurell, José Barros Campos, María José Huelves Muñoz, La Casa del Rey. Cuatro siglos de Historia, Arganda del Rey: Ayuntamiento, 1997.

 

MATÍAS FERNÁNDEZ GARCÍA, Parroquia madrileña de San Sebastián. Algunos personajes de su archivo, Madrid: Caparrós editores, 1995.

 

EUGENIO LLAGUNO Y AMÍROLA, Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su restauración, t. III, Madrid: Imprenta real, 1829.

 

CONCEPCIÓN LOPEZOSA APARICIO, «Precisiones y nuevas aportaciones sobre la primitiva Puerta de Alcalá. Del Arco de Cajés a la propuesta de Ardemans», Anales de Historia del Arte, 14 (2004), pp.181-191.

 

ANTONIO MATILLA TASCÓN, La Academia madrileña de San Lucas, Goya, 161-162 (1981), pp. 260-265

 

ALEJANDRO MARTÍN ORTEGA, Noticias de documentos de tema madrileño, Anales del Instituto de Estudios Madrileños, X (1974), p. 533

 

JOSÉ LUIS MORALES Y MARÍN, «Noticias documentales sobre pintores del siglo XVI», Boletín del Museo e Instituto Camón Aznar, IX (1982), pp. 5-55.

 

ANTONIO PALOMINO, El museo pictórico y escala óptica, t. III, Madrid: Lucas Antonio de Bedmar, 1724.

 

CRISTÓBAL PÉREZ PASTOR, «Noticias y documentos relativos a la Historia y Literatura Españolas» en Memorias de la Real Academia Española, vol. 11, Madrid: 1914.

 

ALFONSO E. PÉREZ SÁNCHEZ, «La academia madrileña de 1603 y sus fundadores», Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología, 48 (1982), pp. 281-290.

 

ANTONIO PONZ, Viage de España, t. V y VI, Madrid: Ibarra, 1772-1776.

 

CARMEN ROMÁN PASTOR, «El Colegio de Santiago o de los Manriques, de Alcalá de Henares», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, XVII (1980), pp. 73-83.

 

JUAN CARLOS RUBIO MASA, «Artistas madrileños de comienzos del seiscientos en la baja Extremadura», Espacio, Tiempo y Forma, Serie VII, 7 (1994), pp. 181-200.

 

GLORIA SOLACHE VILELA, «La actividad arquitectónica de Patricio Cajés y la obra del Hospital de los Italianos de Madrid», Madrid: Revista de arte, geografía e historia, III (2000), pp. 413-431.

 

VIRGINIA TOVAR MARTÍN, «Significación de Juan Bautista Crescencio en la arquitectura española del siglo XVII», Archivo Español de Arte, 215 (1981), pp. 297-317.

 

VIRGINIA TOVAR MARTÍN, Arquitectura madrileña del siglo XVII. (Datos para su estudio), Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1983.

 

FRAY JULIÁN ZARCO CUEVAS, Pintores españoles en San Lorenzo de El Escorial (1566-1613), Madrid: 1931.

 

FRAY JULIÁN ZARCO CUEVAS, Pintores italianos en San Lorenzo de El Escorial (1575-1613), Madrid: 1932.

 

MARÍA TERESA CRUZ YÁBAR

FECHA DE REDACCIÓN: 15 DE OCTUBRE 2019

FECHA DE REVISIÓN: 28 DE DICIEMBRE 2019

 

NOTAS

[1] Aparece en los documentos también mencionado como Cascesi, Caccesi, Cajesi, Cagesi, Caxete, Caxessi, o Caxiesi

[2] Archivo parroquial de San Ginés, Fábrica, Libro de cuentas de 1540-1586. María Belén Basanta Reyes, «La parroquia de San Ginés de Madrid: datos histórico-artísticos», Cuadernos de Arte e Iconografía, 17-18 (2000), pp. 1-402, espec. 50.

[3] AHPM, escribano Francisco Testa. Cristóbal Pérez Pastor, «Noticias y documentos relativos a la Historia y Literatura Españolas» en Memorias de la Real Academia Española, vol. 11, Madrid: 1914, espec. pp. 22-23.

[4] AHPM, prot. 743. Pérez Pastor (1914), p. 40.

[5] AHPM, prot. 1398, 1399 y 1401. Pérez Pastor (1914), pp. 56, 63-64. Mariano José Cid Sánchez, «Una obra del Patricio (Patricio Caxés o Caxiesi) en Torrelaguna (Madrid)», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, XXX (1991), pp. 127-134. José Manuel Cruz Valdovinos, «Retablos de los siglos XV y XVI en la comunidad de Madrid», en Retablos de la Comunidad de Madrid, Madrid: Comunidad, 1995, pp. 29-57, espec. 54.

[6] Vid. Jesús Antonio de la Torre Briceño, Ana Mur raurell, José Barros Campos, María José Huelves Muñoz, La Casa del Rey. Cuatro siglos de Historia, Arganda del Rey: Ayuntamiento, 1997.

[7] A partir de noticia documental de Pérez Pastor (1914), pp. 67 y 128.

[8] AHPM, prot. 1080. Mercedes Agulló y Cobo, Noticias sobre pintores madrileños de los siglos XVI y XVII, Granada: Universidad, 1978, p. 39. Gloria Solache Vilela, «La actividad arquitectónica de Patricio Cajés y la obra del Hospital de los Italianos de Madrid», Madrid: Revista de arte, geografía e historia, III (2000), pp. 413-431.

[9] AHN, Sección de Universidades, Libro 1058-F. Carmen Román Pastor, «El Colegio de Santiago o de los Manriques, de Alcalá de Henares», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, XVII (1980), pp. 73-83, espec. 80-81.

[10] AHPM, prot. 194. Pérez Pastor, pp. 77-79 y 122. Luz María del Amo Horga, «Nuevos documentos en torno a la antigua Puerta de Alcalá de Madrid», Madrid: Revista de arte, geografía e historia, III (2000), pp. 433-477. José Manuel Cruz Valdovinos, «Observaciones generales sobre entradas de cuatro reinas y una princesa en Madrid (1560-1649)», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, XXXVIII (1998), pp. 17-36. Véase también: Alfonso E. Pérez Sánchez, «La academia madrileña de 1603 y sus fundadores», Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología, 48 (1982), pp. 281-290.

[11] Pérez Pastor (1914), pp. 89-101. Prot. 2188, fols 1372-1374 (22/61603), referencia en: Alejandro Martín Ortega, «Noticias de documentos de tema madrileño», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, X (1974), p. 533 y AHPM Prot. 2269, fols. 1095,1096-1097, 1099, 1100 (17/11/1606), 1103, 1104-1106 (24/11/1606), referencia en: Antonio Matilla Tascón, «Academia madrileña de San Lucas», Goya, 161-162 (1981), pp. 262

[12] Juan Carlos Rubio Masa, «Artistas madrileños de comienzos del seiscientos en la baja Extremadura», Espacio, Tiempo y Forma, Serie VII, 7 (1994), pp. 181-200.

[13] Biblioteca Real, IX-M-242. Marquesa de Casa Valdés, «Proyecto de Caxesi para unir Palacio con la Casa de Campo», Reales Sitios, XVIII (1981), pp. 31-36.

X