25347
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-25347,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Francisco de Asis Cabrero y Torres. Propiedad particular
FRANCISCO DE ASÍS CABRERO TORRES-QUEVEDO

 

Arquitecto. Santander, 12 de octubre de 1912 – 26 de febrero de 2005.

 

Nació en el Paseo de Pereda, nº 7 y 8, de Santander en el seno de una familia numerosa, formada por su padre, don José Cabrero y Mons, su madre, doña Ana de Torres-Quevedo y Alsop, quienes tuvieron ocho hijos, incluido él[1]; familia acomodada y con especial relación tanto con las Bellas Artes como con la Ingeniería, estos hechos serán los que condicionarán fuertemente su formación y posterior trayectoria profesional. Falleció, a los 93 años de edad, en su domicilio madrileño de la Avda. de Miraflores, nº 14 (Ciudad Puerta de Hierro). Su cuerpo fue enterrado en Madrid, en su cementerio Sacramental de San Isidro[2]

 

Su padre, don José Cabrero y Mons, pintor simbolista[3], vivió en Paris y estudió con el maestro Puvis de Chavannes, gran pintor de finales del siglo XIX[4] y, evidentemente, sus gustos, y sus criterios artísticos y estéticos, debieron influir grandemente en su hijo. Francisco Cabrero en sus años de estudiante conviviría, en Madrid, con su tío materno, el ingeniero e inventor Leonardo Torres-Quevedo. En 1930 llega a Madrid empezando sus estudios universitarios; en 1932 ingresa en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando; y en 1934 ingresa en la Escuela de Arquitectura de Madrid.

 

La Guerra Civil (1936-1939) supuso un parón en su formación y no obtuvo el título de arquitecto hasta 1942. Reclutado por el Ejército Republicano y prisionero, meses después, en la brigada disciplinaria, consiguió pasarse al bando nacional tras vencer múltiples dificultades; luego, se alistó, voluntario, y se convirtió en oficial provisional del Ejército Nacional[5] y en el transcurso de la contienda recibió varias condecoraciones.

 

Ejerció la arquitectura como profesional liberal y, asimismo, ocupó altos cargos públicos, tanto en la Obra Sindical del Hogar (donde trabajaba con arquitectos como Sotomayor, Gamir, Olasagasti y Coderch), como en la Delegación Nacional de Sindicatos y en el Ministerio de la Vivienda, siendo uno de los principales responsables del cambio ideológico en el campo de la arquitectura durante la Posguerra. También fue Arquitecto de Alcorcón.

 

En 1941 viajó a Italia, donde conoció a Giorgio de Chirico y a Adalberto Libera, tomando contacto con la arquitectura de Giuseppe Terragni, y estableciendo relación con el mencionado Adalberto Libera y con el responsable de la Oficina Técnica de Roma, Gio Ponti.

 

En 1949, junto con Rafael Aburto, ganó el primer premio del concurso de la “Casa Sindical” (hoy, sede del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad), ”considerado internacionalmente como obra maestra” y “una de las primeras obras de la modernidad española después de la Guerra Civil”; construcción que se convertiría en su obra más conocida. Al respecto, señala Paloma Barreiro, en su necrológica, que[6] En 1954 fue nombrado jefe de la Oficina Técnica de la Obra Sindical del Hogar, donde aplicó -junto a Fisac, de Miguel, Coderch y Aburto- las fórmulas más avanzadas de normalización y estandarización de la vivienda social.

 

Se le suele incluir entre los arquitectos monumentalistas, fundamentalmente por su magnífico y ya mencionado edificio de “Sindicatos”, construcción que, en palabras de Antón Capitel[7], [ … ] finalizó la década de los cuarenta y abrió la siguiente al tener la habilidad de utilizar una monumentalidad que todavía podríamos llamar clásica, pero sin emplear el historicismo, y proponer la arquitectura moderna como representación oficial. El gran reconocimiento que de él se ha hecho en la selección de esta muestra significa una fuerte censura que hacen los arquitectos actuales -más intensa todavía al ser algo involuntaria- sobre el historicismo anterior a Sindicatos. Pues no se ha seleccionado ningún edificio del historicismo pleno de posguerra, reconociendo con ello que fue sobre todo Cabrero -y, en todo caso, quienes a él se parecían- quien supo dar la medida de lo que significaba un monumentalismo contemporáneo: esto es, el que hubiera correspondido a sus mayores.

 

Pero también pasó por una etapa constructivista, en la que “el hierro le proporciona la constatación de una relación nueva entre esbeltez y resistencia por desarrollar”[8]. Sus primeros ejemplos, en opinión del propio arquitecto biografiado, fueron el Colegio Mayor San Agustín y la segunda de sus dos viviendas en la Ciudad Puerta de Hierro, de Madrid (1952).

 

Su obra arquitectónica destacó “por una arquitectura racionalista, depurada y serena, siempre ligada a su función”; y, en opinión, de Paloma Barreiro[9], “[Era] Independiente e intuitivo [ …;] admiraba el magisterio de su amigo y colaborador Juan Antonio Coderch. Estudió a fondo la arquitectura racionalista europea de los años treinta, sobre todo la italiana, [ pues ] Su estancia en Italia, en 1941 y 1942, fue decisiva, no sólo en su condición de arquitecto sino también por su afición a la pintura”.

 

Otro rasgo de su carácter, plasmado también en toda su obra, fue la sencillez, la austeridad, la falta de ostentación. En palabras de su hijo José Cabrero[10], [ La ] comodidad, el confort más o menos sobrado [ … ] nunca representó [ para él ] no solo un valor en el que fijarse, desear o recordar sino todo lo contrario, algo simplemente innecesario. De ahí que acepciones como lo sencillo y lo sobrio se incorporasen enseguida como connaturales en su idea de entender la vida. El concepto o manifestación convencional del lujo pronto lo traduciría en términos de redundancia y sofisticación artificial.

 

Al respecto de su carácter como arquitecto, señala, asimismo, Antón Capitel, en su trabajo sobre Javier Vellés[11], arquitecto alumno de Sáenz de Oíza, que “Francisco de Asís Cabrero, se alzará también como una nueva referencia [suya]. Su exaltada condición “metafísica”, su fidelidad simultanea al racionalismo y al clasicismo, su continuidad, su valoración de la construcción y su óptica pictórica, hizo de Cabrero un personaje especialmente atractivo […] Personalmente, Javier Vellés realizó un intencionado homenaje a Cabrero: el cuadro al óleo del interior del pórtico principal del Museo del Prado, visto hacia fuera, y, así, con el edificio de Sindicatos al fondo. El homenaje adquiría gran significado, y apenas es preciso explicarlo, pero se inundaba también de una fuerte carga propia: como Cabrero, Vellés elegía el dibujo, e incluso la pintura, como un medio especial de expresión y de investigación, como una forma privilegiada de conocimiento, antigua y probada, segura. Una forma de ver el mundo, de dominarlo para sí.”

 

Y Font Arellano, afirma[12], al respecto, que “Cabrero, como una exquisita unión poética entre lo real y lo onírico, participa tanto del grupo de arquitectos visionarios como del que logra llevar a término las obras proyectadas, muchas de ellas con fuertes rasgos clasicistas.

 

Fue, Francisco de Asís Cabrero y Torres-Quevedo, profesor de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid y de la Escuela Superior de Arquitectura de Navarra.

 

Recorrió los cinco continentes estudiando, a fondo y de manera personal y directa, llegando a los ámbitos y aspectos más recónditos, la realidad y la evolución temporal de la arquitectura, “tanto en su funcionalidad como en sus materiales”[13]; y conoció a arquitectos de la talla de Frank Lloyd Wright, Max Bill, Alvar Aalto, Richard Neutra…; relacionándose, también, con Le Corbusier, Van der Rohe, Max Bill, etc.

 

Fruto de toda esta experiencia vital, viajera y relacional fue su monumental obra titulada Cuatro Libros de Arquitectura[14], de la que se hablará más adelante.

 

Es cierto que, en general, y durante la mayor parte de su vida, no logró obtener el deseado tiempo necesario para dedicarse a su otra gran pasión, la pintura[15]; debido, como señala José Cabrero[16], a”La crisis económica derivada de la primera crisis del petróleo de 1973, la crisis política a la muerte de Franco, la crisis de encargos profesionales y cierto desinterés por la producción arquitectónica del momento…”.

 

Y esta “crisis” personal le llevó, de un lado, a terminar la redacción de su libro relativo a la historia de la arquitectura; y, sobre todo, a volver a la pintura, pues le permitió tener el tiempo necesario para pintar; fruto de ello, entre los años 1992 y 1993 fueron las exposiciones de diversos óleos en varias capitales de España[17]. Para ello, había bebido de los conocimientos de su padre y de su observación del mismo; José Cabrero y Mons, su padre, fue un auténtico pintor de hogar, en el sentido de no haber expuesto públicamente y de no haber vivido de su obra pictórica, aunque se hubiese dedicado a ella durante toda su vida; vivió en París en su juventud y se relacionó con el último impresionismo de finales del siglo XIX, siendo amigo personal de Toulouse-Lautrec, Van Gogh, Matisse, Regoyos, Iturrino, Nonell, Picasso, etc., como se puede ver, por menor, en la citada tesis de su bisnieta Mª Dolores Cabrero y Rodríguez-Jalón. Y Francisco Cabrero “bebió” de su padre el conocimiento de lo plástico y del color y la dinámica crítica de lo moderno rechazando lo académico[18]. Varias de sus obras fueron donadas por su familia al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía que, al tiempo, adquirió por compra otras varias[19].

 

Hombre sencillo, austero, despegado de sí mismo, generoso y honesto –en palabras de Paloma Barreiro–, seco pero cariñoso, socarrón pero firme, vio, a lo largo de su vida, reconocido su talento con premios como la medalla de oro de la Arquitectura, en 1990[20], la mención honorifica Juan de Herrera del Colegio de Arquitectos de Cantabria, en 2004, y el premio del COAM, también en el año 1990.

 

El 6 de octubre de 1946 contrajo matrimonio con María Josefa Cabrera Fontana (madrileña, de familia de infanzones aragoneses[21]), de cuyo matrimonio, feliz e ininterrumpido hasta la muerte del arquitecto, nacieron ocho hijos que, de alguna manera, siguieron los caminos de las artes y de las ciencias, llamados Ana (Restauradora de pintura), María Josefa (Decoradora), José (Arquitecto), Francisco (Ingeniero de Caminos Canales y Puertos), Santiago (Empresario informático), Jesús (Empresario de jardinería y paisajística), Juan (Pintor) y Herlinda Cabrero Cabrera (Restauradora de pintura), que tienen su continuación en su propia descendencia, también amplia.

 

Y, aunque no se puede decir que haya dejado “escuela”, que pueda titularse así, como tal, sí tiene sus más cercanos continuadores y seguidores[22] en su hijo José Cabrero Cabrera, en su yerno, Luis de Lucas Ruiz, en sus sobrinos Gabriel Ruiz Cabrero, Joaquín Bustamante Cabrero, Francisco de Asís Cabrera Silvestre y Carlos Cabrera Ceñal, en su nieto, Francisco de Asís Cabrero y Rodríguez-Jalón, y en sus sobrinas nietas Ana de Miguel Cabrera y María Fernández-Xesta Cabrera; por ahora….

 

Pero también es cierto que, desde su altura, la gran sombra de Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo oscurece un tanto la luz que de ellos emana…

 

LOS CUATRO LIBROS DE ARQUITECTURA

 

A lo largo de su vida, Francisco Cabrero llevó al papel impreso algunas de sus creaciones, en forma de artículo[23] o de libro.

 

Sus obras más conocidas fueron la Casa Cabrero en Puerta de Hierro[24]; Cabrero: la arquitectura de Francisco Cabrero[25]; y sus Cuatro libros de arquitectura, del que hablaremos a continuación.

 

Esta obra así titulada, Cuatro libros de arquitectura, es, en opinión de quien esto escribe, el testamento arquitectónico de Asís Cabrero; en ella se plasma toda su sabiduría al respecto, sus conocimientos, su vida, su trayectoria, su forma de ver la realidad arquitectónica…

 

Señala su hijo arquitecto, José Cabrero Cabrera, que[26] “[ … ] desde los primeros años de la década de los 40 [ lo ] comenzó a escribir. Luego el rigor que se exigió en su elaboración y los viajes que con ese propósito tuvo que realizar, le emplearon casi toda su vida hasta 1988 que lo culminó”.

 

Esta obra, absolutamente excepcional, editada en 1992, la concibe Francisco de Asís Cabrero distribuida en cuatro diferentes libros (los cuatro libros de arquitectura) en los que trata (y consigue) de encontrar y presentar la realidad de la “arquitectura” desde los propios orígenes del hombre hasta el momento de su edición; y que se titulan, cada uno,

 

Libro 1º: Estructuras Vernáculas

Libro 2º: Estilos Clásicos

Libro 3º: Crisis Moderna

Libro 4º: Proyección futura

 

Realmente, la obra recoge la realidad, vista por su autor, de la “edificación habitacional” en todo el período de la existencia del hombre, con una metodología perfecta, apoyada en tres criterios básicos: La historia concreta, la visita in situ y la comparación entre todos los elementos con arreglo a métodos claros de representación.

 

El texto general, las imágenes, las fotografías y dibujos, la planimetría descriptiva de la geografía, topografía y morfología del territorio donde se ubica cada ejemplo comentado por él en su obra, devienen en su propio concepto de la vida y de la arquitectura que, en palabras de su hijo, se caracteriza por[27]. [ … ] una permanente conciencia y búsqueda de lo esencial como aproximación a lo verdadero rechazando lo gratuito o lo superfluo, no solo como regla ética y trascendente del comportamiento humano, sino también como causa de fuerza expresiva y estética que permite además de acceder al arte, el disfrute de la propia vida”.

 

C.- Biografía de sus realizaciones en relación con la ciudad de Madrid. “Como arquitecto, [Asís Cabrero] fue un sólido representante de los pioneros y maestros de la arquitectura moderna española de mediados del siglo XX. Arquitecto sereno, independiente, aislado e intuitivo, introdujo el racionalismo italiano en una España de arquitectura academicista endémica y panfletaria, desde una visión de la arquitectura moderna desde la materialidad, la simbología y la experimentación tecnológica, obteniendo un conjunto de obras un tanto ecléctico, pero ordenado; personal, pero universal, y principalmente funcional. [ … ] Fue un concienzudo estudioso de la arquitectura y su historia”.

 

Así, de manera breve pero contundentemente, describe María José Aldea la realidad de la obra de Francisco de Asís Cabrero y Torres-Quevedo[28].

 

Y, aunque no toda, la mayor parte de esta obra se sitúa en Madrid o en sus alrededores. Destacando, sobre todo, y entre sus numerosas obras, las siguientes:

 

Colonia Virgen del Pilar de Madrid (1947)

 

La Casa Sindical frente al Museo del Prado de Madrid (1949)

 

La Escuela Nacional de Hostelería (Recinto Ferial de la Casa de Campo de Madrid ( 1959)

 

Sus dos viviendas particulares, ambas en la Ciudad Puerta de Hierro, de Madrid: Calle Cabeza de Hierro 5 (1952) y Avda. Miraflores 14 (1962)

 

El edificio del periódico Arriba (Paseo de la Castellana, 222, Madrid, 1962)

 

El Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid (1964)

 

El Ayuntamiento de Alcorcón (Madrid) (1973)

 

La Casa del Pastor, en Madrid (1988) (Premio COAM).

 

BIBLIOGRAFÍA

 

La bibliografía relativa a Francisco de Asís y Torres-Quevedo es muy abundante[29]; pero se hace necesario reducirla a aquella que el autor de esta “ficha” entiende que, en sus diferentes campos, es la más importante –o la más conocida– acerca de la vida o de la obra –o de ambas– de Francisco de Asís Cabrero y Torres-Quevedo.

 

Pero no todo son libros; hay un sinfín de artículos; y, sobre todo, mucha de la llamada “literatura gris”, sólo visible a través de Internet (no toda válida, por supuesto), como artículos, reseñas y comentarios en diferentes blogs, etc., etc.

 

Así, y sin ánimo de exhaustividad, y además de aquella bibliografía concreta utilizada en este trabajo, ya citada en las notas a pie de página, merecen ser reseñados los siguientes trabajos (en cuyo listado, y por su propio carácter, se incluyen algunas obras ya citadas):

 

ALDEA HERNÁNDEZ, MARÍA JOSÉ, “Francisco de Asís Cabrero: Vuelta al mundo en busca de historia”, en Alcolea, R.A., Tárrago-Mingo, J (eds.), Congreso internacional: Inter photo arch “Interferencias”, Pamplona, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, 2016.

 

ASENJO ÁLVAREZ, FELIPE, La nueva arquitectura. La contribución de las publicaciones periódicas de la Dirección General de Arquitectura (1948-1958), Tesis doctoral presentada en la Universidad de Alcalá de Henares, en 2015.

https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=16&ved=2ahUKEwjo1Lnr3P3kAhUOV8AKHYhYChwQFjAPegQIBRAC&url=https%3A%2F%2Febuah.uah.es%2Fdspace%2Fbitstream%2F10017%2F22750%2F1%2FTesis%2520de%2520Felipe%2520Asenjo.pdf&usg=AOvVaw1U2rWEtwV-BPy-iI9Bh2SD

 

BARREIRO, PALOMA, “Francisco Cabrero, poeta de la esencia arquitectónica”, COAM, nº 301, 1º trimestre 1995, págs. 89-97,

En la página web https://www.coam.org/media/Default%20Files/fundacion/biblioteca/revista-arquitectura-100/1993-2000/docs/revista-articulos/revista-arquitectura-1995-n301-pag88-97.pdf

 

CABRERO CABRERA, JOSÉ, “Francisco de Asís Cabrero. Una visión interior”, Conferencia en el COAM, pronunciada el 04-10-2012; su texto en http://franciscocabrero.com/Conferencia.pdf

 

CLIMENT ORTIZ, JAVIER, Francisco de Asís Cabrero, Arquitecto 1939-1978, Ediciones Xarait, Madrid 1978

 

COCA LEICHER, JOSÉ DE, Tesis doctoral titulada El recinto Ferial de la Casa de Campo de Madrid (1050-1975), presentado en la ETSA de Madrid, en 2013

http://oa.upm.es/19952/1/JOSE_DE_COCA_LEICHER.pdf

 

COCA LEICHER, JOSÉ DE, El dibujo de viaje de los arquitectos. 15 Congreso Internacional de Expresión Gráfica Arquitectónica, Escuela de Arquitectura de las Palmas de Gran Canaria (marzo de 2014).

 

FLORES, CARLOS, Guía de la Arquitectura de Madrid. COAM, Madrid 1967, pág. 65

 

FLORES, CARLOS, “Francisco Cabrero”, Arquitectos 118, nº 90, Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España 1990.

 

FLORES, CARLOS, “Francisco Cabrero, Casa Cabrero en Puerta de Hierro”, Arquitecturas Contemporáneas, T6 Ediciones, ETSA Navarra, 2002

 

FULLAONDO, JUAN DANIEL, NUEVA FORMA, nº 76, 1976

 

GRIJALBA BENGOETXEA, ALBERTo, Cabrero, La Arquitectura de Francisco Cabrero, , Universidad de Valladolid, 2000

 

GRIJALBA BENGOETXEA, ALBERTO, Cabrero, One Hundred Houses for One Hundred European Architects of the Twentieth Century. Editorial TASCHEN, 2004, pág. 66-69.

 

GRIJALBA BENGOETXEA, ALBERTO, Cabrero, Pabellón de Cristal, Cabrero /Labiano/Ruiz. Edición 2008. Madrid Espacios y Congresos S.A., en la página web www.espaciosycongresos.com

 

RIVAS QUINZAÑOS, PILAR, Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo, Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia,

http://dbe.rah.es/biografias/18090/francisco-de-asis-cabrero-torres-quevedo

 

RUIZ CABRERO, GABRIEL Y SÁNCHEZ DE LA CHICA, JUAN MANUEL, Legado 02, Francisco de Asís Cabrero. 1ª edición 2007. Fundación COAM, Madrid.

 

RUIZ CABRERO, GABRIEL, In memoriam. Francisco de Asís Cabrero (1912-2004), ARQUITECTURA COAM 340.

 

SÁNCHEZ DE LA CHICA, JUAN MANUEL, Pensar con el ojo, pensar con la mano. Cuadernos de Proyectos Arquitectónicos, no 4, 2013, ETSA Málaga.

 

  1. AA., Guía de la Arquitectura de España. 1920-2000, Tarnais Ediciones, Madrid 1998, pago. 255

 

CRONOLOGÍA DE LAS OBRAS MÁS RELEVANTES DE FRANCISCO DE ASÍS CABRERO Y TORRES-QUEVEDO EN MADRID, CON INCLUSIÓN DE REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA Y REFERENCIA DOCUMENTAL RESPECTIVA.

 

La relación de las obras de Francisco de Asís Cabrero sería enorme; se encuentran por toda España, e, incluso, fuera de ella[30]; incluso inventariarla referida sólo a las obras realizadas en Madrid capital o en su provincia sería excesivamente exhaustiva.

 

Por ello, y de acuerdo con los criterios del Instituto de Estudios Madrileños para la confección de esta ficha, sólo se reseñarán las más relevantes de toda ella; haciendo, evidentemente, la advertencia de que la documentación de éstas y de la mayoría del resto de sus obras, se encuentran (como en cada caso se señalará) dentro del legado que la familia inmediata de Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo hizo al Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), y cuyo inventario, en fichas, se encuentra, en 35 páginas, en la página oficial del Servicio Histórico de dicho COAM, señalándose, en la misma, la signatura correspondiente a la documentación de cada una de sus obras[31].

 

– 1941

 

Concurso Cruz de los Caídos. Cuelga Muros, Madrid[32].

 

– 1943

 

Exposición de óleos en la Sala Macarrón de Madrid[33].

 

– 1945

 

Viviendas c/Francisco Silvela, Madrid[34].

– 1948

 

Feria del Campo, Casa de Campo, Madrid[35].

 

– 1948

 

Viviendas Virgen del Pilar, IV Fase, Madrid[36]

 

– 1949

 

Primer Premio Casa Sindical, Paseo de la Castellana, Madrid[37]

 

– 1950

 

Primer Premio, Concurso Catedral de Madrid[38].

 

– 1952

 

Puerta de Hierro I, c/ Cabeza de Hierro 5, Madrid[39].

 

– 1953

 

Pabellón de “La Pipa” (Palacio de Agricultura), Casa de Campo, Madrid[40]

 

– 1954

 

Gran Premio Gobierno Cubano.

 

– 1955

 

Concurso Monumento a Calvo Sotelo[41].

 

– 1956

 

Segundo Premio, Concurso Ministerio Industria y Comercio.

 

– 1956

 

Escuela de Hostelería, Casa de Campo, Madrid[42]

 

– 1956

 

Piscina Parque Sindical, Puerta de Hierro, Madrid[43].

 

– 1956

 

Viviendas en C/ Reyes Magos, Madrid[44].

 

– 1959

 

Pabellón Exposiciones del Ministerio de la Vivienda, Madrid[45].

 

– 1960

 

Edificio Periódico Arriba, Paseo de la Castellana, Madrid[46].

 

– 1961

 

Colegio Mayor San Agustín, Ciudad Universitaria, Madrid[47].

 

– 1961

 

Puerta de Hierro II, Avd. Miraflores 14, Madrid35.

 

– 1964

 

Pabellón de Cristal, Casa de Campo, Madrid[48].

 

– 1966

 

Capilla y Residencia de los PP. Agustinos, Ciudad Puerta de Hierro, Madrid[49].

 

– 1969

 

Club Deportivo en la Urbanización Santo Domingo, Algete, Madrid[50].

 

– 1969

 

Accésit Concurso Plaza de Colón, Madrid.

 

– 1971

 

Zona de Servicios de la Autopista Villalba-Villacastín, Madrid[51].

 

– 1973

 

Ayuntamiento de Alcorcón, Madrid[52].

 

– 1973

 

Tercer Premio Concurso Bolsa de Madrid.

 

– 1976

 

Apartamentos, c/Infantas 10, Madrid[53].

 

– 1978

 

Concurso Internacional Centro Islámico, Madrid[54].

 

– 1985

 

Primer Premio Ayuntamiento de Alcorcón, Madrid[55].

 

– 1986

 

Concurso Restringido Sede de la Comunidad de Madrid[56].

 

– 1986

 

Concurso para la Ordenación de la Plaza de Castilla, Madrid[57].

 

– 1988

 

Viviendas Casa del Pastor, c/ Segovia, Madrid. Premio COAM[58].

 

– 1990 Edificio para los Juzgados de Santander[59].

 

– 1992 Exposición de óleos sobre arquitectura, en Madrid.

 

ERNESTO FERNÁNDEZ-XESTA Y VÁZQUEZ[60]

FECHA DE REDACCIÓN: 7 DE OCTUBRE DE 2019

FECHA DE REVISIÓN: 20 DE NOVIEMBRE DE 2019

 

NOTAS

[1]Don José Cabrero y Mons, a su vez, era hijo de don Antonio Cabrero y de doña Carmen Mons; y doña Ana de Torres-Quevedo y Alsop, lo era de don Luis de Torres-Quevedo y de doña Georgiana Alsop: estos datos, así como los de la familia propia (mujer e hijos de Francisco de Asís Cabrero y Torres-Quevedo) pueden verse en Ernesto Fernández-Xesta y Vázquez, Los Cabrera de Bielsa y Tamarite de Litera, Zaragoza, Institución ‘Fernando el Católico’, 2001.

[2]Muchos datos de su Biografía y de sus proyectos, pueden verse en http://franciscocabrero.com

[3]Véase María de los Dolores Cabrero y Rodríguez-Jalón, José Cabrero y Mons en la tertulia del Café de Pombo, Tesis doctoral en la Universidad Complutense de Madrid, 2017

[4]Pierre Cécile Puvis de Chavannes nació en Lyon en 1825, y falleció en 1898. Su ficha en historia-arte (https://historia-arte.com/artistas/pierre-puvis-de-chavannes) señala que “… es el más clásico de los simbolistas. Su arte coincide con el de los impresionistas, pero nada tendrá que ver con estos pues presenta en su obra una simplicidad y hasta un cierto academicismo que la hace todavía más desconcertante y hermosa.

[5]Su hijo Santiago Cabrero Cabrera editó, a sus expensas, la visión y experiencias de Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo durante la Guerra Civil, recogidas en unos apuntes manuscritos, con sus dibujos, en Francisco Cabrero Torres-Quevedo, Diario de un soldado, Madrid, Santiago Cabrero Cabrera, 2012; y, al respecto, es más que interesante el trabajo de Alberto Grijalba Bengoetxea, “El cuaderno olvidado. La guerra de Asís Cabrero”, El dibujo de viaje de los arquitectos. Actas del 15 Congreso Internacional de Expresión Gráfica y Arquitectónica, Las Palmas de Gran Canaria 22-23 de mayo de 2014,

[6]Paloma Barreiro Pereira, “Francisco de Asís Cabrero, la arquitectura bien hecha”, Agenda necrológica, El País, 2 /3/ 2005.

[7]Antón González Capitel, “Las décadas oscuras: Arquitectura de Madrid 1941-1960”, Arquitectura de Madrid, siglo XX, Tanais, Madrid, pp. 72-101

[8]José Cabrero Cabrera, “Francisco de Asís Cabrero. Una visión interior”, Conferencia en el COAM, pronunciada el 04-10-2012;

su texto en http://franciscocabrero.com/Conferencia.pdf

[9]Barreiro Pereira, op. cit.

[10]Cabrero Cabrera, op. cit.

[11]Antón Capitel, Javier Vellés, Madrid, Fundación Argentaria, colección Artistas Españoles Contemporáneos, nº 3. Arquitectura, 1995.

[12] Juana Font Arellano, La arquitectura de Antonio Font de Bedoya, Tesis doctoral presentada en la Universidad de Valladolid en 2015; p. 65, visible

en la página web https://uvadoc.uva.es/bitstream/handle/10324/16871/Tesis1024-160506.pdf?sequence=1 .

[13] González Capitel, op. cit.

[14] CABRERO Y TORRES-QUEVEDO, FRANCISCO DE ASÍS, Cuatro libros de Arquitectura, Madrid, Fundación Cultural COAM, 1992. Véase, sobre su gestación y conjunto, el magnífico trabajo de María José Aldea Hernández, “Francisco de Asís Cabrero: Vuelta al mundo en busca de historia”, en Alcolea, R.A., Tárrago-Mingo, J (eds.), Congreso internacional: Inter photo arch “Interferencias”, Pamplona, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, 2016; en su página 17 presenta un completo cuadro de los diferentes viajes de Cabrero para su libro. Asimismo, es muy interesante y esclarecedor el minucioso trabajo de José de Coca Leicher, “Un viaje al paraíso: Tikopia y Vanikolo. Dibujo y utopía, Asís Cabrero y los Cuatro libros de arquitectura”, 15 Congreso Internacional de Expresión Gráfica Arquitectónica El dibujo de viaje de los arquitectos, que se incluye dentro de la página web http://oa.upm.es/36277/1/INVE_MEM_2014_159655.pdf

[15]Mariano Conesa Tejada, “Francisco Cabrero. Instrumentos universales al servicio de la arquitectura”, Actas del I Congreso Nacional Pioneros de la Arquitectura Moderna Española. Vigencia de su pensamiento y obra, Madrid, Fundación Alejandro de la Sota, mayo de 2014, señala que “Antes de dedicarse plenamente a la arquitectura el joven Cabrero se desplazó desde su Santander natal a Madrid donde ingresó en la Escuela de Bellas Artes, deseaba seguir los pasos de su padre y ser pintor -ser colorista-, llegando a afirmar en el ocaso de su carrera profesional que se hubiese dedicado con gran gusto solo al arte, le hubiese gustado consagrarse a la pintura.” Y que “Consideraba la pintura plenamente artística, el arte por el arte, y la arquitectura como un arte que debía buscar la belleza en la utilidad y en el rigor funcional. Finalmente, a pesar de esta disociación auto impuesta respecto a las dos disciplinas a las que dedicó su vida, el rigor y su deseo de juventud nos han dejado como legado su arquitectura colorista y su pintura ordenada. ”El articulo incluye una espléndida Bibliografía sobre su obra y una breve relación de trabajos biográficos sobre el arquitecto, entre ellos, dos proyectos (2011 y 2012) de Tesis doctorales.

[16]Cabrero Cabrera, op. cit.

[17]Véase el artículo “La geometría en el arquitecto Francisco Cabrero”, en el diario El País, de 6 de abril de 1992, en el que se señala que “El arquitecto Francisco Cabrero (Santander, 1912), una de las figuras de la arquitectura moderna en España, expone 18 cuadros salidos de la clandestinidad de su estudio, al concebir la pintura como una actividad íntima o un entretenimiento». Las obras, presentadas con anterioridad en el Palacete del Embarcadero de Santander, se exponen hasta el 21 de abril en el Colegio de Arquitectos de Madrid (Barquillo, 12). En sus pinturas y dibujos, Francisco Cabrero recoge su interés por el neoplasticismo, las ciudades surrealistas de Chirico y las formas geométricas puras. La muestra reúne además dibujos, planos y fotografías de sus proyectos arquitectónicos, como la Casa Sindical, el pabellón de Cristal de la Casa de Campo, el edificio Arriba, el Colegio Mayor San Agustín, la Casa del Pastor y los Juzgados de Santander.“

[18] Utilizo, en este párrafo, criterios plasmados por su hijo José Cabrero Cabrera en su mencionada conferencia. Pero, sobre su obra y su especial visión sobre ella, es imprescindible leer la estupenda entrevista que le hizo (7.2.1994 y 14.2.1994) Javier Seguí de la Riva, Cultura del proyecto (IV), Conversaciones con Javier Seguí de la Riva, Pedro Tomás Ortiz y Nima Haghighatpour (edición), págs. 13-19. Asimismo, Alberto Grijalba Bengoetxea, “La pintura de Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo”, en VV. AA., Dibujo y Arquitectura, Investigación Aplicada: Actas del IV Congreso Internacional de Expresión Gráfica Arquitectónica, Valladolid, 1992, págs. 255-258.

[19] En la Memoria de Actividades 2016 del Museo se señala, en la página 24, la adquisición, como ingresos onerosos, de varias obras de la posguerra, entre las que se señalan de Santiago Lagunas y de Asís Cabrero, figurando, en la página 32, la obra titulada Casa Sindical. Madrid, fachada, de 1949, Arquitectura, signada como AD07374. Y en la Memoria de Actividades para 2018, en su página 26 se señalan hasta 9 piezas adquiridas de manera onerosa (Estudios para la Cruz de los Caídos, 1941; proyecto Feria del Campo, 1948; Proyecto Casa sindical, 1949; Concurso Basílica de Madrid, 1952; Concurso Monumento a Calvo Sotelo, 1955; Concurso del Mausoleo de Alihinahh Karachi, 1958; Edificio Arriba, 19672; Concurso Sede Internacional en Viena, 1971; y Monumento a los caídos en Aravaca, s/f); en la página 36 se habla de Donaciones, y se indica la obra de Francisco de Asís Cabrero donada por sus herederos, apareciendo en la página 38 hasta 5 maquetas (Monumento a los caídos en Aravaca, de 1937; Edificio diario Arriba, 1961; Basílica de Madrid, 1952; Concurso sede Internacional de Viena, 1969; Monumento a Calvo Sotelo, 1955) y 1 dibujo (de planta para el Concurso Basílica de Madrid, 1952), de Francisco de Asís Cabrero; y en la pagina 164 se habla de haberse recibido el Fondo documental de Francisco de Asís Cabrero en torno a la publicación “Cuatro libros de Arquitectura”.

[20] Compartida con Oriol Bohigas

[21]Hermana del Coronel de Infantería e Ingeniero Geógrafo Lorenzo Cabrera Fontana y del también arquitecto José Antonio Cabrera Fontana, e hijos del Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, Francisco de Paula Cabrera Warleta; las genealogías de las familias Cabrera y Fontana en Fernández-Xesta, Los Cabrera de Bielsa y Tamarite de Litera, ya citado; y en Ernesto Fernández-Xesta y Vázquez, El linaje Fontana, de Logroño, procedente de Somma-Lombardo (Italia), Madrid, 2017.

[22] Influencia a veces compartida con su primo Gabriel Ruiz y su cuñado, José Antonio Cabrera Fontana

[23] Quizás el más interesante sea Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo, José Cabrero y Pio Santamaría, “Ampliación de los Juzgados, Santander”, BAU, Revista de arquitectura, Arte y Diseño, nº 11 (1º994), págs. 50-53. Y, sobre todo por la juventud del autor, Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo, “Comentario a las ideas estilísticas”, Boletín de la Dirección General de Arquitectura (BDGA), nº 15, de septiembre de 1948.

[24] Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo, Casa Cabrero en Puerta de Hierro, Pamplona, t. 6 (2002)

[25]Alberto Grijalba Bengoetxea y Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo, Cabrero: la arquitectura de Francisco Cabrero, Valladolid, Secretariado de Publicaciones e Intercambio Editorial, Universidad de Valladolid, 2000.

[26] Cabrero Cabrera, op. cit.

[27]Ibidem

[28] Aldea Hernández, op. cit.

[29]Bibliografía de Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo, que se puede ver en la página web https://www.coam.org/media/Default%20Files/fundacion/biblioteca/revista-arquitectura-100/1993-2000/docs/revista-articulos/revista-arquitectura-1995-n301-pag88-97.pdf

[30]Un ejemplo puede ser el proyecto presentado al concurso para la edificación del Mausoleo del Quai de Azan Mohamed Ali Jinnah en Karachi (Paquistán, 1958), del que Capitel señala ser “un inmenso cubo vacío en cuyo hueco se encuentra, solemne, la minúscula tumba [como] una experiencia especial hasta la fecha inédita”; o el presentado por él al Concurso internacional para la sede de Organizaciones Internacionales y Centro de Conferencias en Viena (1969), como nos dice Pilar Rivas Quinzaños en la ficha del arquitecto incluida en el Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia

[31]https://www.coam.org/media/Default%20Files/fundacion/servicio-historico/fondos/docs/2015/cabrero-torres-quevedo.pdf. Según aparece en la ficha de esta Fundación, que aparece completa en Internet (http://legados.fcoam.eu/#fon.FCT), la familia hizo donación con convenio, por un total de 459 proyectos con 3285 planos, 225 unidades de documentación textual y 289 fotografías.

[32] Señalan todos sus biógrafos, que no se aceptó su proyecto porque aún no había terminado la carrera de Arquitectura, si bien parece que la realidad fue que Muguruza, en aquel tiempo autoridad fundamental del concurso, no aceptó la presentación del proyecto de Cabrero porque, si bien la carrera sí la había terminado ya, se encontraba pendiente de finalizar por la Escuela la tramitación burocrática de su título, que es lo que indica Carlos Saguar Quer, “La cruz soñada: concepción y construcción del Valle de los Caídos”, Anales del Instituto de Estudios Madrileños, nº XLV (2005), págs. 757-796, al decir que “El joven Francisco Cabrero, poco después autor del edificio de los Sindicatos (hoy Ministerio de Sanidad y Consumo) que alza su potente y depurada volumetría frente al Museo del Prado, no pudo participar por no haber tramitado aún el título de arquitecto; sin embargo, llegó a dibujar una propuesta de indudable interés –claramente impresionada por la pintura de Giorgio De Chirico y el Palazzo della Civiltà del Lavoro, en el EUR de Roma–, pero que habría causado un efecto deletéreo sobre las cumbres del Guadarrama”. El más completo estudio breve sobre el proyecto, en Antón González Capitel, “Abstracción plástica y significado en la obra de arquitectura de Francisco Cabrero”, Arquitectos, nº 118, págs. 12-25 (págs. 13-14).

[33] Entre cuyas obras se encontraban un Autorretrato (óleo sobre tabla) y La Villa Médicis (óleo sobre tabla), Escalinata (óleo sobre tabla), Montaña (óleo sobre tabla), Bomba (óleo sobre lienzo), Fábrica (óleo sobre lienzo), Jinete (óleo sobre tabla), San Juan Bautista (óleo sobre tabla) y Nacimiento (óleo sobre tabla) junto un busto, en bronce, de su hermano Juan; véase, a este respecto, http://franciscocabrero.com/Exposición%20Macarron.htm

[34] Se hace interesante leer el artículo (más dedicado a Férriz) de Iñaki Bergera y Cristina Jiménez, “Férriz y Cabrero: lecciones de una desconocida y paradigmática colaboración entre fotógrafo y arquitecto”, Revista de Arquitectura, vol. 18 (2016), págs. 53-60, en la que, entre otras cosas, se presentan datos interesantes acerca de esta construcción, primera en la que colaboraron ambos personajes. Probablemente la documentación de este proyecto se encuentre en el expediente A001059 (FCT/D009), nº FCT/P032, FCT/P036, FCT/P047-0, FCT/P135, FCT/P382, FCT/?431, FCT/D009 y FCT/D131, del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[35] Para conocer bien este proyecto se hace básica la lectura de la Tesis doctoral del Arquitecto José de Coca Leicher, de 2013, titulada El recinto Ferial de la Casa de Campo de Madrid (1050-1975), presentado en la ETSA de Madrid, y visible en la página web http://oa.upm.es/19952/1/JOSE_DE_COCA_LEICHER.pdf, en la que hace un completo estudio de la intervención global de Francisco Cabrero en este trabajo. Parece ser su documentación la contenida en el expediente A001638, nº FCT/P406, del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[36] J. López, “Vivienda social y Falange: ideario y construcción en la década de los 40”, Scripta Nova. Revista electrónica de geografía y ciencias sociales, Barcelona, universidad de Barcelona, 1.8.2003, vol. VII, núm. 146 (024), http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-146(024).htm, señala que esta construcción (Situación: Entre las calles Cartagena, Fco. Silvela y Av. de América; Arquitectos: Francisco Cabrero y Abaurre) [es] Una de las mejores realizaciones del momento, obra de Cabrero (1ª fase). Es una superposición del modelo dúplex con bóveda tabicada. Las cotas de calidad técnica y arquitectónica, mezclando artesanía, tradición y diseño (los materiales y estructuras aparecen ante el espectador sin recurrir al revoco) no impiden ver que la solución de Cabrero se acerca más a los ideales del Régimen que a una solución realista (por el guiño a la tradición artesana en un momento álgido del período autárquico, alejándose de las soluciones estandarizadas basadas en la industria). Se convierte en un diseño aislado que no repetirá más la OSH.

[37] El primer trabajo a destacar es el conjunto incluido en Nueva forma: arquitectura, urbanismo, diseño, ambiente, arte, nº 786 (1972) en el que, además de otros sobre diferentes proyectos, fundamentalmente de Asís Cabrero (Grupo de Viviendas de la Virgen del Castañar, de Béjar, Monumento a la Contrarreforma, Viviendas de Nuestra Señora del Pilar, de Madrid, Feria del Campo, Basílica Catedral de Madrid, Proyecto de Monumento a Calvo Sotelo, Comedores para la Escuela J. A. Girón, en Barcelona, Colegio Mayor Sam Agustín, de la Ciudad Universitaria de Madrid, casa en la calle Reyes magos, de Madrid, Mausoleo del Qaide Azam Mohamed Ali Jinnah, Viviendas unifamiliares en Puerta de Hierro, Diario ’Arriba’, Club Santo Domingo, Escuela de Hostelería de Madrid, Concurso Internacional Sede de Organizaciones Internacionales y Centro de Conferencias de Viena, Pabellón de Exposiciones del Instituto Nacional de la Vivienda, Pabellón de Exposiciones Feria Internacional del Campo de Madrid), aparecen varios de Cabrero y de Cabrero y Aburto sobre el Concurso y el Edificio de la Casa Sindical de Madrid: “Concurso Casa Sindical, proyecto de Francisco Cabrero, 1948”, “Edificio de la Organización Sindical, 1949”, y “Edificio de la Organización Sindical”; asimismo, ,la página de la Fundación docomomo ibérico, dedicada a la Casa Sindical de Madrid, en la página web http://www.docomomoiberico.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=1516:casa-sindical-de-madrid&lang=es

[38] Proyecto conjunto de Cabrero y Aburto, del que habla, in extenso, José de Coca Leicher, “La basílica catedral de Madrid. Cabrero y Aburto: Arquitectura, pintura, fuentes no reveladas e influencia posterior”, Concursos de arquitectura: Actas del 14 Congreso Internacional de Expresión Gráfica Arquitectónica.», 31/05/2012 – 06/06/2012, Oporto. pp. 381-38. Felipe Asenjo Álvarez, La nueva arquitectura. La contribución de las publicaciones periódicas de la Dirección General de Arquitectura (1948-1958), Tesis doctoral presentada en la Universidad de Alcalá de Henares, en 2015.En la web https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=16&ved=2ahUKEwjo1Lnr3P3kAhUOV8AKHYhYChwQFjAPegQIBRAC&url=https%3A%2F%2Febuah.uah.es%2Fdspace%2Fbitstream%2F10017%2F22750%2F1%2FTesis%2520de%2520Felipe%2520Asenjo.pdf&usg=AOvVaw1U2rWEtwV-BPy-iI9Bh2SD, cita la Revista Nacional de Arquitectura, nº 123, de marzo de 1952, que presenta en su portada el fotomontaje del proyecto de Cabrero y Aburto, en formato apaisado.

[39] Esta primera vivienda suya, y la posterior, de 1962, se incluyen en la ficha de la Fundación do.co, mo. mo_ibérico (http://www.docomomoiberico.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=399:casas-y-estudio-de-francisco-de-asis-cabrero&Itemid=11&vista=1&lang=es), como Casas y estudio de Francisco de Asís Cabrero, señalando que ambas edificaciones están incluidas en el Plan Nacional del siglo XX, y describiéndose en el trabajo ambos chalets, que aún hoy en día son visitados por arquitectos de todo el mundo.

[40]José de Coca Leicher, “Arquitecturas expositivas en peligro. El Recinto Ferial de la Casa de Campo de Madrid”, VI Jornadas Arte y Ciudad (III Encuentros Internacionales), 1, 2 y 3 de abril de 2014, Madrid. Interesantísima es también la Memoria histórica para el proyecto de rehabilitación del Pabellón de Bancadas, elaborado, documentado y redactado por Pablo del Ser y promovido, encargado y seguido por la Dirección General de Proyectos Culturales, y Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid. Su documentación en el expediente A001635, nº FCT/P313-314, FCT/P416, FCT/P4, FCT/DF098 y FCT/D154 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[41]Véase el blog el Madrid que no fue, enhttp://elmadridquenofue.blogspot.com/2015/09/monumento-calvo-sotelo.html, de 30/9/ 2015, titulado, precisamente, Monumento a Calvo Sotelo; asimismo, el titulado Pasión por Madrid, del 8.7.2013, El Monumento a Calvo Sotelo que no llegó a construirse, en https://www.pasionpormadrid.com/2013/07/el-monumento-calvo-sotelo-que-no-llego.html

[42] Del proyecto de Francisco Cabrero para la Escuela Nacional de Hostelería (1956-1957), en el Recinto Ferial de la Casa de Campo, de Madrid, señalan A. Grijalba y E. Carazo (Revista de Arquitectura BAU, nº 56), que “La volumetría, fruto de la unión de los contenedores perfectamente diferenciados constructiva y funcionalmente, resulta menos rígida que las anteriores obras y responde a la frase que él mismo pronunció: la construcción mejor si es sencilla, casi inmediata”. El estudio del proyecto, con sus planos y comentarios, en la citada Tesis doctoral de Coca Leicher, pp. 306-311. Su documentación en el expediente A001608, nº FCT/P060-061. Asenjo Álvarez, op. cit., señala que en la portada del número de la Revista Nacional de Arquitectura correspondiente a noviembre de 1957 se incluye la Escuela Nacional de Hostelería.

[43]En http://www.docomomoiberico.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=1506:parque-sindical-deportivo-puerta-de-hierrro&lang=es se indica que “Se planteó originalmente con una playa artificial en un embalse formado por una presa construida por el ingeniero Alfredo Semelas. El proyecto ganador, el de Muñoz Monasterio, organizaba una secuencia de equipamientos dispuestos a lo largo de un itinerario próximo al río con un claro sentido paisajista. En él se suceden, a lo largo de un tramo ajardinado que aprovechaba el denso arbolado, el restaurante, la torre depósito, vestuarios y aseos, el pabellón de dirección y administración y el bar (dispuesto en proyecto en una isla artificial del embalse), jalonado por diversas pistas deportivas; al otro lado de este paseo arbolado y hasta la carretera de El Pardo –hoy, M-30–, se amplió el conjunto con nuevas pistas –un estadio, un campo de fútbol, velódromo, las canchas de tenis– y una gran piscina, considerada en su momento la más grande de Europa, con sus edificios adyacentes, obra de Francisco de Asís Cabrero [ … ] Cabrero utiliza su habitual abstracción formal, sin referencias estilísticas, reflejada en la fuerte geometrización de la piscina, trazada mediante la suma de diferentes figuras cuadrangulares, hoy transformada”. El expediente relativo al Parque Deportivo Puerta de Hierro (Antiguo Parque Sindical), se encuentra en el expediente A001273, nº FCT/P088-089, FCT/P118, FCT/F002 y FCT/D019 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[44] La documentación de este proyecto, en el expediente A001065, nº FCT/P041 y GCT/D013, del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo, en la Fundación COAM, citado.

[45] Citado como Pabellón del Ministerio de la Vivienda para la Feria del Campo, en el propio año 1959, su documentación se encuentra en el expediente A001619, nº FCT/P153-154 y FCT/D031 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM

[46] Su documentación en el expediente A001289, nº FCT/P104 y FCT/P449 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[47]Su documentación en el expediente A001328, nº FCT/P153-154 y FCT/D031 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[48] Su documentación en el expediente A001648, nº FCT/P419 y FCT/D156 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[49] Su documentación, incluida en las sin fecha, aparece con el expediente A002414,m como Residencia de PP. Agustinos en Puerta de Hierro, con el nº FCT/P152del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[50] Su documentación en el expediente A001497, nº FCT/P316, FCT/P364, FCT/P367, FCT/D099 y FCT/D141 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[51] Incluida como Área de servicio en la Autopista A-6, su documentación se encuentra en el expediente A001482, nº FCT/P280-291, FCT/F011 y FCT/D095 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[52]Su documentación en el expediente A001479, nº FCT/P278, FCT/P296-299, FCT/P301-302, FCT/D085-087 y FCT/D093 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[53] Su documentación en el expediente A001471, nº FCT/P255-259 y FCT/D068-069 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[54] Su documentación en el expediente A001556, nº FCT/P371, FCT/F0216 y FCT/D122 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[55] En http://www.epdlp.com/edificio.php?id=160 se señala que es de 1973

[56] Posiblemente su documentación sea la citada como “Concurso de remodelación de la Casa de Postas para la Asamblea de Madrid (Dependencias de la Comunidad de Madrid) en Pza. Pontejos, 3, c/v callejón de San Ricardo), cuyo expediente A001554 lleva los números FCT/369 y FCT/D120 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[57] Su documentación en el expediente A000485, nº FCT/P368, FCT/F015 y FCT/D119 del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[58] Aunque señalando el año 1971, existe un expediente, A001577, llamado así, La Casa del Pastor (c/ Segovia, 21, c/v Bailén c/v Caños Viejos), con los nº FCT432, FCT/F032-033 y FCT/D140, del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[59]Aunque señalando el año 1985, existe un expediente, A001495, llamado Edificio para la Audiencia Provincial y Juzgados de Santander, con los nº FCT307 y FCT/P343-344, del Inventario del Legado Cabrero Torres-Quevedo de la Fundación COAM.

[60] No me habría sido posible este breve estudio de Francisco de Asís Cabrero y Torres-Quevedo, sin el entusiasta apoyo de sus hijos, mis primos políticos, José y Santiago Cabrero Cabrera, a los que (junto a sus hermanos y hermanas) quiero agradecer dicha ayuda.

X