27879
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27879,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Hospital real de San Antonio de los Alemanes, 1690-1694.
LUCAS BLANCO

 

Maestro de obras y aparejador mayor de las obras reales. ¿Madrid 1640/1650? – Madrid, 1715.

 

No se conoce noticias de Lucas Blanco hasta 1682, en que se documenta su primera intervención, a la que siguieron otras en casas privadas, corrales de comedias y otros edificios públicos, a la vez que ascendía en el escalafón de oficios desde ayudante de trazador hasta aparejador mayor de las obras reales.

 

El 6 de junio de 1682 mandó la villa de Madrid, por orden del Consejo real, ejecutar el nuevo puente de Toledo, y el maestro mayor de la Villa, José del Olmo, hizo trazas y condiciones. Lucas Blanco se obligó y dio fianzas para la obra por 250.000 ducados y los despojos del puente arruinado[1]. El 18 de febrero de 1684 tasó unas casas[2]. Al año siguiente Manuel del Olmo, que había dado trazas y condiciones para la obra de la Cárcel real de la Villa, la inspeccionó y emitió un informe sobre la ejecución que había efectuado Lucas Blanco[3]. El 22 de mayo de 1686 contrató las reparaciones de las casas y palacio en Paracuellos de don Baltasar de la Cueva Enríquez, conde del Castellar y marqués de Malagón; en las condiciones figura revocar los tres frentes a imitación de ladrillo, hacer aleros de madera labrada y quitar la caballeriza[4]. El 4 de mayo de 1688 su sobrina María Sánchez Pardo otorgó carta de pago y recibo de dote de Juan López, oficial de albañil, y el 1 de julio del mismo año otorgó testamento su mujer María Jiménez de Pastrana[5].

 

Desde ese año hay documentación sobre reparaciones en corrales de comedias. Sin fecha pero en papel sellado de 1688 hizo postura de 7.000 reales para realizar reparos en el corral de la Cruz, pidiendo que se le diera la mitad para empezar la obra que haría en veinte días y la otra mitad al acabarla. La postura fue admitida el 12 de marzo; este mismo día presentó postura Domingo Benito Martínez por 64.000 reales con las mismas condiciones, que fue admitida. El 15 de marzo el corregidor y comisarios dieron orden para que se hiciera el remate dos días después. Hubo posturas de Francisco López en 6.000 reales, Francisco de Cabanillas en 5.900, Lucas Blanco en 5.000 y Cabanillas en 4.800, a quien se le otorgó el contrato. En 1690 efectuó diferentes reparos en los corrales de comedias de la Cruz y del Príncipe, que examinó el 8 de marzo por orden de don Jerónimo de Miranda y Testa, regidor de la Villa y comisario de los corrales. En julio se nombró a José del Olmo para la tasación, quien se excusó por dos veces por estar ocupado en el servicio real y en el reconocimiento de la fábrica del puente de Toledo. El día 19 se eligió a Jerónimo Bodega, maestro de obras, que tasó el 5 de septiembre en 2.095 reales y el 22 la Villa acordó que se libraran a Blanco, que el 24 de agosto había presentado una memoria de lo realizado[6].

 

El 7 de octubre del mismo año 1690 presentó el gasto empleado en reparar la armadura de la iglesia de San Antonio de los Alemanes, que ascendía a 19.000 reales incluidas mejoras. Declaró que había puesto “en el estrellón de la armadura dos esquadras de hierro por ser precisas y necesarias y en el cascarón de la iglesia dos zinchas para tapar dos quiebras que avía en la parte combexa del óbalo”. La tasación hecha el 6 de noviembre añadió 4.214 reales y 4.270 por ello además de los 19.000. En los años siguientes cobró también de San Antonio de los Alemanes por reparar la cueva (1692), casa de la plazuela de la Cebada (1693) y otras obras (1694)[7].

 

En 1690 Felipe Sánchez redactó un informe sobre los reparos que había que hacer en la puerta llamada de la Sisa, en todos los tejados del Rastro, en las naves de la vaca y del carnero y en trastejar los tejados del Matadero y del corralón donde se apartaba el ganado; calculó el gasto en 10.000 reales y Lucas Blanco ofreció hacer la obra por ese precio, aunque desconocemos si llegó a realizarla. Ardemans, por orden del Ayuntamiento, informó en 1691 acerca de las obras que había que llevar a cabo, coincidiendo con lo indicado por Sánchez[8]. En diciembre de 1691 hubo pregones para presentar las posturas para hacer las portadas del Ayuntamiento con trazas de Ardemans y condiciones de José del Olmo; Lucas Blanco y su hermano Manuel figuran en primer lugar por delante de otros nueve maestros, pero por 19.500 reales la obra se adjudicó a Ardemans[9].

 

El 31 de julio de 1696 hizo obras en las casas de la condesa de Alba de Liste en la calle de Amaniel[10] y en 1698 se documenta un reconocimiento de casas[11]. El 19 de abril de este último año Jacinta Zabalza, viuda de Pedro de Urbina, solicitó que se abriese información para que se demostrase que era la dueña de unas casas en la calle de San Ildefonso, otras en la calle del Espino y de otras en la de Tribulete, que habían sido medidas y tasadas por Lucas Blanco[12].

 

En todas las noticias recogidas hasta ahora Blanco aparece mencionado como maestro de obras y todavía lo será algunas veces más adelante pues nunca dejó de serlo. Pero el 15 de diciembre de 1694 se le concedió una plaza de ayudante de trazador de las obras reales sin sueldo hasta que se hallase vacante. En 1695 accedió a aparejador segundo de dichas obras[13]. Al morir en 1698 Bartolomé Hurtado, primer aparejador de las obras reales, se convocó por la junta de Obras y Bosques un concurso al que se presentaron siete aspirantes además de Blanco. La prueba consistía en trazar la planta y alzado de un templo, oval y de 150 x 97 pies. Blanco alegó inmediatamente que siempre se había ascendido de segundo a primero y que se hiciera la novedad de una oposición era contrario a su crédito y opinión. Más tarde suplicó al Rey exponiendo que había servido con desinterés y cuidado en el Palacio real, en el del Pardo y en la Casa de Campo[14]. El 5 de marzo de 1700 el tribunal propuso a Ardemans, Manuel de Arredondo y José Benito de Churriguera, pero el Rey nombró a Blanco siguiendo el criterio del superintendente duque de Medina Sidonia, que expuso que siempre fue estilo que ascendiera el segundo aparejador. El 26 de junio fue nombrado aparejador primero o mayor[15].

 

Desconocemos noticias familiares a excepción de que su hermano Manuel falleció el 15 de agosto de 1701. Otorgó poder para testar a favor de Lucas, quien lo hizo el 13 de octubre. Dispuso que le enterraran -lo que se había hecho- en la iglesia parroquial de San Andrés, a la que pertenecía, que se dijeran cien misas rezadas por su alma, que se dieran cuatro reales a las mandas forzosas y nombró heredera a doña Catalina de Peña, su viuda, encargándole que pagara las deudas que hubiera[16].

 

Durante los años en que vivió del siglo XVIII, Lucas Blanco siguió desarrollando su actividad como maestro de obras y aparejador de las obras reales. El 5 de mayo de 1702 fue nombrado junto a Manuel García para efectuar la tasación de los bienes inmuebles de José del Olmo, maestro y trazador mayor recién fallecido[17]. El marqués de Villafranca, mayordomo mayor y superintendente de las obras reales, dio orden en 1703 de que se revisara el estado de la capilla de Palacio y el 4 de febrero Ardemans, Francisco Sánchez y Lucas Blanco informaron que se necesitaba poner piezas de cantería y se mandó ejecutar el reparo[18]. El 19 de enero de 1708 otorgó carta de pago por importe de 3.141 reales a favor de don Gaspar de Lara, administrador de unas casas principales en la calle de Amaniel que ocupaba el conde de Monterrey “que an ynportado los materiales y manos de los reparos de tejados y otros dentro de dicha casa principal que han sido precisos y necesarios para su avitación y conservazión”[19].

 

El 13 de julio de 1713 junto con Juan de Morales hizo la medida y tasación del sitio y fábrica de las casas principales y accesorios, huerta y demás sitios que fueron de don Diego de Silva, por orden del Ayuntamiento[20]. La última actuación de Lucas Blanco tuvo que ver con la torre de la colegiata de Medinaceli (Soria). Simón Rosillo dibujó una planta en 1699; sobre esa traza inicial introdujeron reformas varios maestros y principalmente Lucas Blanco. La realización de la obra se adjudicó en 1715 a Francisco Rosillo, vecino de Medinaceli, con obligación de seguir las reformas citadas. Se conserva un dibujo del interior del remate de la torre firmado en 1715 por Blanco y otro general de la torre firmado por éste por el reverso[21].

 

Blanco murió en aquel año de 1715 y le sucedió Juan Román, mientras su hijo José fue segundo aparejador, y no Pedro de Ribera, en atención a “haver servido su padre ambas ocupaciones con toda satisfacción y allarse instruido en ellas”[22].

 

CATÁLOGO DE OBRAS MADRILEÑAS

 

-Puente de Toledo (construcción) (desde 1682)

LLAGUNO, t. II, p. 185.

 

-Cárcel real de la Villa (labores) (antes de 1683)

TOVAR (1975), p. 227.

 

-Palacio del conde del Castellar y marqués de Malagón en Paracuellos (reparaciones) (1686)

A.H.P.M., prot. 10.360.

AGULLÓ (2015), vol. I, p. 61.

 

-Corrales de comedias de la Cruz y del Príncipe (reparaciones) (1690)

SHERGOLD, pp. 68, 128-131, 160-165, 168, 172-173 y 176-177.

 

-Hospital real de San Antonio de los Alemanes (diversas obras) (1690-1694).

Archivo de San Antonio de los Alemanes de Madrid, legs. 515 y 548.

 

-Casas de la condesa de Alba de Liste en la calle de Amaniel (labores) (1696)

A.H.P.M., prot. 11.734.

AGULLÓ (2015), vol. I, p. 61.

 

-Casas del conde de Monterrey en la calle de Amaniel (reparaciones) (antes de 1708).

A.H.P.M., prot. 14.753.

AGULLÓ (2015), vol. I, p. 62.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la escultura española, Madrid: Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2005.

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la pintura española III, Madrid: Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2006.

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la arquitectura española, vol. I, Boston-Madrid: Universidad de Massachusetts-Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2015.

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la arquitectura española, vol. II, Boston-Madrid: Universidad de Massachusetts-Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2015.

 

CASTAÑO PEREA, ENRIQUE, Arquitectura y música, policoralidad en la Capilla Real del Alcázar de Madrid, Madrid: Universidad Politécnica, 2006.

 

FERNÁNDEZ-DELGADO ORDÓÑEZ, MARÍA DEL CARMEN, Arte religioso y civil en Medinaceli (Soria), Sevilla: Universidad, 1974.

 

LLAGUNO Y AMÍROLA, EUGENIO, Noticias de los arquitectos y arquitectura de España desde su restauración, Madrid: Imprenta Real, 1829, t. II.

 

RIVERA BLANCO, JAVIER, «Nuevos datos documentales de Teodoro Ardemans, José de Churriguera y otros arquitectos barrocos cortesanos», Boletín del Seminario de Arte y Arqueología, 48 (1982), pp. 444-451.

 

SÁNCHEZ GONZÁLEZ, ANTONIO, El arte de la representación del espacio: mapas y planos de la colección Medinaceli, Huelva: Universidad, 2017.

 

SÁNCHEZ GONZÁLEZ, ANTONIO, «La colegiata de Medinaceli a través de la documentación y planimetría artística de sus patronos», Vegueta, 21-1 (2021), pp. 583-612.

 

SHERGOLD, NORMAN DAVID, «Nuevos documentos sobre los corrales de comedias de Madrid (1652-1700)», Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, XXXV (1959), pp. 209-346.

 

SHERGOLD, NORMAN DAVID, Los corrales de comedias de Madrid 1632-1745: Reparaciones y obras nuevas. Estudio y documentos, Londres-Madrid: TamesisBooksLimited-Comunidad Autónoma de Madrid, 1989.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, Arquitectos madrileños de la segunda mitad del siglo XVII, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1975.

 

VERDÚ RUIZ, MATILDE, El arquitecto Pedro de Ribera (1681-1742), Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1998.

 

JOSÉ MANUEL CRUZ VALDOVINOS

FECHA DE REDACCIÓN:

FECHA DE REVISIÓN:

 

NOTAS

 

[1] LLAGUNO, t. II, p. 185.

[2] AGULLÓ (2015), vol. I, p. 61.

[3] TOVAR (1975), p. 227.

[4] AGULLÓ (2015), vol. I, p. 61.

[5] Lo había sido antes de Diego Sánchez Portal (AGULLÓ (2015), vol. I, p. 61).

[6] SHERGOLD, pp. 68, 128-131, 160-165, 168, 172-173 y 176-177.

[7] Archivo de San Antonio de los Alemanes de Madrid, legs. 515 y 548.

[8] AGULLÓ (2015), vol. II, pp. 133-134.

[9] TOVAR (1975), p. 250.

[10] AGULLÓ (2015), vol. I, p. 61.

[11] AGULLÓ (2015), vol. I, p. 61.

[12] AGULLÓ (2006), p. 243.

[13] CASTAÑO (2006), p. 602.

[14] “Dize que a estado sirviendo a V.M. en este empleo de las obras que se han ofrezido así en el Real Palazio como en el del Pardo y Casa de Campo con el desinterés y cuidado que es notorio y aprouación del maestro mayor y oficiales reales y siendo su ascenso regular la plaza que a vacado de primer Aparejador por muerte de Bartolomé Vrtado, suplica a V.M. que en consideración de lo que a deseado merecer en su servicio y sirva mandar se le despache cédula de Aparejador primero en la conformidad que la tubo el dicho Bartolomé Vrtado. Que en ello recibirá merced de la grandeza de V.M.”.

[15] RIVERA (1982), pp. 444 y 450.

[16] AGULLÓ (2015), vol. I, p. 62.

[17] TOVAR (1975), p. 237. AGULLÓ (2005), p. 146.

[18] CASTAÑO (2006), pp. 511-512.

[19] AGULLÓ (2015), vol. I, p. 62.

[20] A.V., A.S.A., fol. 776.

[21] FERNÁNDEZ-DELGADO, pp. 75-76. SÁNCHEZ (2017), pp. 113 y 327. SÁNCHEZ (2021), p. 591, figs. 5 y 6.

[22] VERDÚ, p. 42.

X