27461
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27461,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
FERNANDO ARBÓS Y TREMANTI

 

Arquitecto. Roma, 22 de octubre de 1844 – Madrid, 18 de diciembre de 1916.

 

Hijo de Manuel Arbós y de la italiana Gertrude Tremanti. Fernando nació en Roma cuando su padre, pintor de cámara de Isabel II y académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, era corresponsal de dicha academia en la capital italiana.

 

En 1862 ingresó en la Escuela de Bellas artes de París y en 1865 llegó a España para seguir estudiando en la Escuela de Arquitectura de Madrid, donde se graduó en 1869.

 

Obtuvo, junto con José María Aguilar, su primer proyecto profesional en 1870, cuando ambos ganaron el concurso convocado para la construcción de la sede del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Madrid o Casa de las Alhajas, en los terrenos que hasta 1868 ocupó el antiguo convento de San Martín. El proyecto ganó un concurso cuyas condiciones prioritarias eran: la incombustibilidad, edificio aislado para mayor seguridad de los objetos que allí se guardaban y que el salón de ventas tuviese capacidad para cuatrocientas personas. El proyecto ganador destacó por su claridad de composición, distribuida alrededor de un patio de operaciones con soportes de hierro y cubierta también de hierro y vidrio para tener iluminación cenital. En las cuatro fachadas se reparten regularmente vanos que no sobresalen de los muros de ladrillo visto. Los únicos elementos ornamentales se centran en los guardapolvos de los vanos decorados con pequeñas rosetas. El edificio, con sus estructuras metálicas, muestra un innovador tono funcional y estilo sobrio con leves influencias del medievalismo italiano. En los años 80 del siglo XX fue restaurado para convertirlo en sala de exposiciones y conferencias y el único elemento que se conservó fue la portada de 1721 atribuida a Pedro Ribera. Posteriormente la misma entidad le encargó en 1884 el edificio de almacenes del Monte de Piedad en la plaza de las Descalzas y en 1911 las sucursales de la Caja de Ahorros en las calles de Eloy Gonzalo y Ronda de Valencia. Ambos son edificios casi severos, construidos en ladrillo visto. El edificio de la Ronda de Valencia, hoy conocido como La Casa Encendida, fue el destinatario de la segunda sucursal de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid. Se trata de una construcción de estilo neomudéjar con ladrillos en dos colores; tiene dos torreones, uno en cada esquina del edificio y en el centro un pequeño frontón con reloj encima de la cornisa. Es una obra de planta rectangular desarrollada alrededor de un gran patio. El edificio se mantiene en buen estado y hoy día, es un destacado espacio cultural.

 

En 1878, el Ayuntamiento de Madrid convocó un concurso para la construcción de una necrópolis de grandes dimensiones, dado el ritmo de crecimiento de la ciudad y que debía ubicarse en terrenos del municipio de Vicálvaro. El proyecto ganador fue el presentado por los arquitectos Fernando Arbós y José Urioste con una propuesta grandiosa y arriesgada.

 

En 1879 se empezaron a tapiar los terrenos de lo que terminaría siendo el cementerio de las Epidemias que fue el primero en terminarse de manera urgente debido al aumento de la mortalidad que produjo la epidemia de cólera de 1884-1885.

 

El proyecto de cementerio de Arbós y Urioste presentaba una fórmula arquitectónica cerrada y adaptada al desnivel del terreno en un plano de inspiración bizantina con cruz griega, brazos trilobulados y anillos concéntricos a diferentes niveles. Dificultades de gestión y costes paralizan este proyecto en 1902 del que pasa a ocuparse el arquitecto municipal Francisco García Nava.

 

En ese mismo año de 1884, Arbós fue nombrado arquitecto del Ministerio de Gracia y Justicia.

 

Entre los años de 1888 y 1890 perteneció a la Junta de Gobierno de la Sociedad Central de Arquitectos de la que presidió su Sección Artística.

 

En 1890 llegaría su reconocimiento internacional al ganar el concurso, promovido por el alcalde de Madrid José Abascal, que dio paso a la nueva construcción de la Real Basílica de Atocha y Panteón de Hombres Ilustres. Esta gran construcción definió con rotunda claridad su personal estilo ecléctico neobizantino y neomedieval. Arbós tituló al proyecto “Nigra sum sed fermosa”. El mismo se componía de una iglesia con planta de cruz griega con una enorme cúpula en el crucero. El interior se dibujaba amplio y diáfano para posibilitar grandes celebraciones con espacios diferenciados para los distintos estamentos. Constaba, además, de un Campanille con un reloj de cuatro esferas y tres campanas que se alzaba separado al final de la prolongación del ábside central. Los ejes eran ortogonales, uno como se ha dicho, rematado por el Campanille, el eje opuesto discurría paralelo al Paseo de la Reina Cristina enlazando el Panteón con la entrada Real por Atocha a través de los brazos absidales de la cruz del templo. El Panteón, a modo de claustro de basílica era un espacio abierto y exento de la iglesia. Todo el conjunto se podía leer como influencia del camposanto de la Plaza del Duomo de Pisa. La idea nuclear del proyecto era que esta Basílica fuese, como en tiempos pasados, sede de las ceremonias religiosas de la Corte. El Panteón, ubicado en el claustro, era de planta cuadrada con dos cúpulas semiesféricas en los extremos unidas por tres galerías de arcos y vidrieras. En el interior aparece un jardín y es donde está situado el mausoleo al que se puede acceder desde la puerta de las galerías. Una verja de hierro envuelve todo el conjunto. De todo este proyecto iniciado en 1891 solo se materializaron el Panteón y el Campanille. Las obras se interrumpen definitivamente en 1899 debido, una vez más, a su elevado presupuesto.

 

Entre 1902 y 1911 Arbós lleva a cabo la obra, tal vez, más destacada y característica de su carrera, la Iglesia de San Manuel y San Benito, en su origen del Salvador, en la calle de Alcalá, 83, justamente frente al parque de El Retiro. Es el año de 1902 cuando la señora Benita Maurici dona los terrenos a los Agustinos para levantar una iglesia que sea panteón para su recién fallecido marido, el empresario catalán Manuel Caviggioli, además de convento y fundación. Dicha Fundación Caviggioli tendrá como misión la formación gratuita de obreros. Se le encarga la obra a Fernando Arbós. La iglesia de San Manuel y San Benito es un ejemplo único de la arquitectura neobizantina madrileña. En esta construcción se aprecian claramente los elementos arquitectónicos italianos y las fórmulas decorativas orientalizantes que entroncan con el mundo bizantino. Se trata de un cuerpo arquitectónico compacto que se corona con una gran cúpula forrada de cobre rojo cuya decoración la forman arcos ojivales ciegos; se remata con una delgada linterna. El cuerpo central es de planta octogonal con cuatro grandes vanos flanqueados por ocho ligeras torres de decoración geométrica que sirven de contrafuertes a la cúpula. En el interior, el ábside semicircular abraza el Altar Mayor que está hecho de mármol blanco. La bóveda, cubierta de mosaicos al más puro estilo bizantino, representa un Pantocrátor, Cristo –Majestad, rodeado de una iconografía representativa de los doce apóstoles. En el brazo derecho del templo se encuentra la capilla funeraria que acoge los sepulcros de los donantes: D. Manuel Caviggioli y Doña Benita Maurici, situados a ambos lados del altar. El brazo izquierdo es una capilla de planta pentagonal cubierta por una bóveda facetada con mosaicos que continúan el estilo general del edificio. Junto a la entrada principal y unida interiormente al cuerpo central de la iglesia, está la torre, dividida en cuatro cuerpos como un campanille italiano.

 

En el año 1892 consigue el cargo de arquitecto de Construcciones Civiles, puesto en el que sustituye al desaparecido Francisco Jareño. En 1896 el Ministerio de Instrucción Pública le nombra vocal de la Junta de Construcciones Civiles.

 

Ingresó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando como académico de número en el año 1898; para la ceremonia de acceso leyó el discurso titulado “Transformaciones más Culminantes de la Arquitectura Cristiana”[1].

 

En el mismo año de 1898 recibe Arbós el encargo de la marquesa de La Puente y Sotomayor para hacer dos edificios en el Paseo de la Castellana. Se trata de edificios de clase alta estructurados en tres plantas principales más una de desvanes y otra de semisótanos. Cada vivienda gira alrededor de un patio central con escalera principal y escalera de servicio. El arquitecto realiza unas fachadas muy cuidadas lejos de su tendencia al medievalismo italiano; en su lugar se decide por un clasicismo ecléctico en el que destacan las cristaleras de hierro con remates de inspiración neogótica. Actualmente el edificio se ha adaptado para oficinas con algunas ligeras transformaciones.

 

Desde su puesto de vocal de Construcciones Civiles inició en 1914 la primera ampliación del Museo del Prado aunque realmente estaba trabajando en el mismo desde 1893, año en que la Junta Inspectora de obras le nombra para reformas menores y mantenimiento, hasta su fallecimiento en 1916. En 1894 desarrolla la reforma del sistema de incendios, trabajo que se complementa con la sustitución de las estructuras de madera de las cubiertas de los cuerpos norte y sur, por otras metálicas, esta reforma le ocupa desde 1897 a 1901. Entre tanto lleva a cabo en 1895, la construcción de seis viviendas para empleados, reformando los pabellones creados por su antecesor Jareño. En 1902 pone en uso una nueva sala cuya finalidad es exponer de forma destacada, el cuadro de Las Meninas. Pero fue en 1914 cuando proyectó la primera ampliación del Museo ocupando la fachada posterior del edificio Villanueva con dos pabellones que conforman sendos patios interiores con el edificio original y que están destinados a salas para exponer pinturas. Su fallecimiento en 1916 le impidió terminar estas obras a las que dará fin el arquitecto Amós Salvador, sin hacer cambios en el proyecto original de Fernando Arbós.

 

A lo largo de toda su vida profesional Fernando Arbós y Tremanti realizó siempre un trabajo cuidado y minucioso que confiere a su obra una ecléctica elegancia que circula con fluidez entre la sobriedad de las construcciones de ladrillo y la exuberancia de la influencia italiana y oriental.

 

OBRAS REALIZADAS EN MADRID

1870. Edificio del Monte de Piedad y Caja de Ahorros. Con J.M. Aguilar.

 

1876. Edificio de viviendas en la calle del Dr. Fourquet.

 

1878. Proyecto de la Necrópolis del Este (Cementerio de la Almudena). Con J. Urioste.

 

1879-1881. edificios de viviendas en las calles Almirante, Salitre, Dr. Fourquet, Ronda de Valencia, Tutor y Torrijos.

 

1881. Palacete de E. Corredor.

 

1882. Edificios de viviendas en las calles de Arlabán, Dr. Fourquet, y Ronda de Valencia.

 

1884. Almacén del Monte de Piedad. Con J.M. Aguilar.

 

1884. Cementerio de Epidemias. Con J. Urioste.

 

1889. Edificio de viviendas en la calle General Castaños.

 

1890. Proyecto de la Real Basílica de Atocha y Panteón de Hombres Ilustres.

 

1890. Edificio de viviendas de la calle Orellana.

 

1893-1916. Reformas en el Museo del Prado.

 

1898-1901. Edificios de viviendas en el paseo de la Castellana. Casas de la marquesa de La Puente y Sotomayor.

 

1902. Iglesia de San Manuel y San Benito.

 

1903. Escuelas para obreros de la Fundación Caviggioli-Maurici.

 

1903. Sepulcro de Simón y Radó en el Cementerio del Este.

 

1903. Panteón de la familia Bauer en el cementerio Británico.

 

1910. Reformas del Teatro Real.

 

1911. Sucursales norte y sur de la Caja de Ahorros, calles Eloy Gonzalo y Ronda de Valencia respectivamente.

 

1913. Edificio de viviendas en la calle del Príncipe para D. Manuel López-Roberts.

 

1914. Ampliación del Museo del Prado.

 

REFERENCIAS ARCHIVÍSTICAS

 

A.V.M. S. 5-51-24

A.V.M. S. 11-40-22 Y 14-441-21

A.V.M. S. 19-46-7

 

BIBLIOGRAFÍA

 

ARBÓS, FERNANDO Y URIOSTE, J.: Proyecto de Cementerio de las Epidemias 1882. Arquitectura Madrileña de la primera mitad del Siglo XX. Madrid 1987. COAM

 

ARBÓS, FERNANDO Y URIOSTE, J.: Perspectiva del proyecto de Cementerio del Este, 1878. El arquitecto Fernando Arbós y Tremanti. Arquitectura Madrileña de la primera mitad del siglo XX, 1988. COAM.

 

ARQUERO SORIA, FRANCISCO: Visitas Reales al Santuario de Atocha. Instituto de Estudios Madrileños. Madrid, 1976.

 

BALDELLOU, MIGUEL ANGEL: Arquitectos en Madrid. Madrid. Madrid, 2005. Págs. 46-47.

 

GUERRA DE LA VEGA, R.: Guía de la Arquitectura 1800-1919 Madrid, 1978

 

LAMPÉREZ Y ROMEA, VICENTE (1917). “Apéndice II. Datos biográficos del Excmo. Sr. D. Fernando Arbós y Tremanti. Las ciudades españolas y su arquitectura municipal. Madrid. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

 

MONLEÓN GAVILANES, PEDRO: Proyectos y obras para el Museo del Prado. Fuentes documentales para su Historia, Madrid, Museo del Prado, 1996.

 

NAVASCUÉS PALACIO, PEDRO: Arquitectura y arquitectos madrileños del siglo XIX, Madrid, Instituto de estudios Madrileños, 1973.

 

PASTOR MATEOS, E.: El Panteón de Hombres Ilustres. Instituto de Estudios Madrileños. Madrid, 1970.

 

RADA Y DELGADO, J.D.: “Iglesia de San Manuel y San Benito y Escuelas para obreros en Madrid”, Arquitectura y Construcción, 1912.

 

REPULLÉS, E.M.: “Concurso para la construcción de una necrópolis al Este de Madrid”, Anales de la Construcción y de la Industria, 8 (1878).

 

REPULLÉS, E.M.: “Excmo. Sr, D. Fernando Arbós y Tremanti”, Boletín de la Real Academia de Bellas artes de San Fernando, 40 (1916).

 

RUBIO PARDOS, CARMEN: “La calle de Atocha”, Anales del Instituto de estudios Madrileños. Tomo IX, 1973.

 

RUIZ PALOMEQUE, E.: “Ordenaciones y transformaciones del casco antiguo madrileño durante los siglos XIX Y XX. Instituto de Estudios Madrileños. Madrid, 1976.

 

SAGUAR QUER, CARLOS: “La Arquitectura de la Necrópolis del Este”. Madrid, 1998.

 

VV.AA. “Fernando Arbós Tremanti”, en Arquitectura Madrileña de la primera mitad del siglo XX, Madrid, Museo Municipal, 1987.

 

VV.AA., “El arquitecto Fernando Arbós y Tremanti (Roma 1844-Madrid 1916)”, Madrid, Caja de Madrid, 1988.

 

VV.AA.: Arquitectura madrileña de la primera mitad del siglo XX: Palacios-Otamendi, Arbós y Anasagasti (Exposición): Museo Municipal; Madrid 1987.

 

www.guia-arquitectura-madrid.coam.org

 

RAQUEL FERNÁNDEZ-BURGOS

FECHA DE REDACCIÓN: 19 DE DICIEMBRTE, 2020

FECHA DE REVISIÓN:

 

NOTAS

 

[1] FERNANDO ARBÓS Y TREMANTI; Transformaciones más culminantes de la arquitectura cristiana/Discurso leído en la recepción pública de Fernando Arbós y Tremanti el día 12 de junio de 1898, y contestación de Juan de Dios de la Rada y Delgado.

X