26529
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-26529,qode-social-login-1.1.3,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Francisco de Aspur y Pedro de la Torre, Nave de la iglesia de Santa María de Montserrat de Madrid, 1674-1679.
FRANCISCO DE ASPUR

 

Maestro de obras. Docum. Madrid, 1652 – Madrid, 1679

 

Francisco de Aspur fue hijo del maestro de obras Juan de Aspur o Aizpuru, nacido en Azpeitia[1] y activo en Madrid en la primera mitad del siglo XVII. Francisco tuvo un hermano que ejerció igualmente el oficio, Tomás, y ambos debieron aprenderlo con su padre. A la muerte de este heredarían su obrador, y la primera noticia que conocemos de Francisco data de 1652, cuando figura como testigo de una escritura otorgada por el cantero Juan Labad para acabar el claustro del convento de Nuestra Señora de Atocha[2].

 

José de Villarreal, maestro mayor de la Villa y aparejador de las obras reales, había contratado en 1647 la iglesia y el monasterio de las capuchinas descalzas, pero debió de faltar dinero y hasta 1654 no pudo finalizar la iglesia. Del monasterio había hecho solo una pequeña parte y a partir de ese año debió de encargarse a Francisco y Tomás de Aspur hacerlo casi en su totalidad, sin duda por trazas del propio Villarreal. Este tasó en 1658 una pequeña parte (cuartos del cierzo, vivienda del capellán y sacristán, patio y portería) y desde ese momento hasta 1663 acabaron las restantes dependencias, como el claustro, refectorio, oficinas y celdas.

 

En 1662, cercano a finalizar las Capuchinas, Francisco de Aspur contrató un nuevo monasterio cuya iglesia se había terminado ya, el de las mercedarias descalzas de la Concepción, conocido como de don Juan de Alarcón. Se ocuparía de todo el complejo: claustro, viviendas y oficinas, según la planta que había hecho él mismo. La obra se prolongó en el tiempo hasta 1675, y gracias al dinero adelantado en forma de préstamo por Juan Bautista de Benavente, tesorero general del consejo de Órdenes, pudo hacerlo Aspur en su totalidad, de albañilería, cantería, carpintería, fontanería, puertas y ventanas y cerrajería.

 

Aspur continuó haciendo obras durante este período de tiempo, y así en 1667 se obligó en favor del monasterio de carmelitas descalzos de San Hermenegildo a hacer un cuarto que lindaba con la lonja y el patio, y un cuerpo de celdas, de albañilería y carpintería. Las condiciones eran de fray Lorenzo de San Nicolás, posible tracista; Aspur había modificado algunas de ellas. Además, en 1669 diseñó el propio agustino recoleto la casa de don Juan Enrique de Guzmán en la calle de San Miguel y la materializó Aspur.

 

En 1668 había contratado Aspur junto con Pedro de la Torre el monasterio benedictino de Montserrat de Madrid según el proyecto de Sebastián de Herrera Barnuevo, maestro mayor de las obras reales, encargado por la regente Mariana de Austria. Sin embargo, en 1674 no se había hecho prácticamente nada por falta de recursos para pagar a los maestros, y estos aprovecharon la circunstancia, más la del fallecimiento de Herrera Barnuevo, para presentar a los monjes una traza nueva que abaratara la obra y que es la que se siguió. Hemos hallado un nuevo concierto de Aspur y Torre con el convento que daba por cancelado el de 1668, incluidas sus trazas y condiciones, y por libres de su obligación unos a otros para evitar pleitos. El poco dinero recibido lo habían empleado los artífices en comprar materiales, abrir las zanjas y cimentar, porque unos meses más tarde encargaron la cantería a otros maestros que debían seguir sus diseños y comenzar la obra desde sus fundamentos. Aunque, nuevamente, la falta de caudales y la muerte de Aspur y Torre impidieron que se acabara la iglesia, al menos dejaron hecha su nave. La construcción de la iglesia y del monasterio se continuó en los siguientes años, sobre todo con la intervención de Pedro de Ribera entre 1716 y 1720. Una planta del piso alto del monasterio conservada en el Archivo Histórico Nacional y atribuida a Alonso Carbonel, maestro mayor de las obras reales, la hemos identificado como una copia del proyecto de Francisco de Aspur y Pedro de la Torre. El modelo de iglesia es habitual en la Corte: cruz latina, cabecera con camarín para la Virgen, crucero de brazos cortos y posible media naranja, nave con capillas y coro a los pies. Lo más destacable es al exterior el gran desnivel que hubo que salvar y en el interior el diferente y extraño ritmo de las pilastras y las cartelas con cabezas de querubines.

 

En 1675 contrató Aspur otra obra costeada por la Corona, la iglesia y el monasterio de las mercedarias descalzas de la Concepción conocidas como las Góngoras. Manuel del Olmo la había realizado entre 1669 y 1674 y Aspur tenía que finalizarla. Posiblemente tuvo que ver en su entrada en la empresa la presencia como pagador de la obra de Juan Bautista de Benavente, con quien había coincidido en don Juan de Alarcón, de la misma orden. Aspur se comprometió a finalizar la nave de la iglesia y una serie de cuartos bajos y altos, de yesería, solado, puertas y ventanas y rejas[3].

 

Se conoce algunas noticias relativas a la construcción de viviendas por parte de Aspur. En 1678 levantó la casa del marqués de Astorga y Velada en la calle del Soldado, que contó con una portada de cantería de piedra berroqueña que pudo tener alguna complejidad decorativa[4]. Existe un dibujo en el Archivo de Villa con un ejemplo de casa de Aspur emplazada en la calle del Pozo. El alzado es simple y habitual en la Corte: piso bajo con zócalo de piedra, puerta sin decoración, vanos con balcones, y encima pisos, en este caso tres, con vanos con balcones y tejado.

 

Francisco de Aspur murió en 1679[5]. Destacó por realizar iglesias y dependencias en monasterios y algunas viviendas, unas veces con trazas ajenas y otras propias. En estas utilizó principalmente ladrillo y dispuso una austera decoración, acorde con los caudales disponibles de los comitentes.

 

CRONOLOGÍA DE OBRAS MADRILEÑAS

 

– Monasterio de las capuchinas descalzas (1655-1663)

A.H.P.M. prot. 9336.

TOVAR (1975), p. 129. TOVAR (1983), p. 301. AGULLÓ, p. 41.

 

– Monasterio de don Juan de Alarcón (1662-1675)

A.H.P.M. prot. 11083 y 11086.

VERDÚ, pp. 567-571. FERNÁNDEZ TALAYA.

 

– Cuarto y celdas para el monasterio de San Hermenegildo (1667)

A.H.P.M. prot. 10260.

VERDÚ, p. 355.

 

– Casa de don Juan Enríquez de Guzmán en la calle de San Miguel (1669)

A.H.P.M. prot. 10849.

TOVAR (1975), pp. 87-88.

 

– Iglesia y monasterio real de Montserrat (1668-1679)

A.H.P.M. prots. 9438 y 9443.

TOVAR (1975), pp. 108-113. ZARAGOZA. CRUZ YÁBAR, pp. 146-150.

 

– Continuación de la iglesia y el monasterio real de las Góngoras (1675-1679).

A.H.P.M. prots. 11086 y 11087.

VERDÚ, pp. 748-753.

 

– Casa del marqués de Astorga en la calle del Soldado (1678-1679)

A.H.P.M. prot. 10360 y 10751.

DÍAZ FERNÁNDEZ, p. 82. AGULLÓ, p. 95.

 

– Casa en la calle del Pozo (antes de 1679).

A.V., A.S.A., 1-66-100.

TOVAR (1975), p. 66.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la arquitectura española, vol. I, Boston-Madrid: Universidad de Massachusetts-Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2015.

 

CRUZ YÁBAR, JUAN MARÍA, «Mariana de Austria y las obras para el convento y el hospital de Montserrat de Madrid», en Mulheres da realeza Ibérica. Mediadoras políticas e culturais, Lisboa: Movimiento Internacional Lusófono, 2019, pp. 145-157.

 

DÍAZ FERNÁNDEZ, ANTONIO JOSÉ, «El maestro de cantería Rodrigo Carrasco Gallego (c. 1640-1690) y su período toledano», Espacio, Tiempo y Forma, Serie VII, Historia del Arte, 14 (2001), pp. 73-88.

 

FERNÁNDEZ TALAYA, MARÍA TERESA, «Convento de Mercedarias Descalzas, llamado Don Juan de Alarcón», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 43 (2003), pp. 159-170.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, Arquitectos madrileños de la segunda mitad del siglo XVII, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1975.

 

TOVAR MARTÍN, VIRGINIA, Arquitectura madrileña del siglo XVII. (Datos para su estudio), Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1983.

 

VERDÚ BERGANZA, LETICIA, La arquitectura carmelitana y sus principales ejemplos en Madrid (s. XVII), Madrid: Universidad Complutense, 2002.

 

ZARAGOZA PASCUAL, ERNESTO, «El primer plano del monasterio de Montserrat de Madrid», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 31 (1992), pp. 353-366.

 

JUAN MARÍA CRUZ YÁBAR

FECHA DE ENTREGA: 17 DE DICIEMBRE DE 2020

FECHA DE REVISIÓN:

 

NOTAS

[1] VERDÚ BERGANZA, Leticia, La arquitectura…, p. 753.

[2] AGULLÓ Y COBO, Mercedes, Documentos…, p. 213.

[3] Tras su muerte acabó todo el complejo conventual su hermano Tomás.

[4] La subcontrató con el conocido cantero Rodrigo Carrasco, quien había hecho también la cantería de Montserrat para él.

[5] VERDÚ BERGANZA, Leticia, La arquitectura…, p. 752.

X