27484
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-27484,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
JOSÉ MARÍA AGUILAR Y VELA,

 

Arquitecto, Madrid, 1827- Madrid, 4 septiembre de 1899

 

José María Aguilar y Vela nació en Madrid en 1827[1]. Era hijo de Francisco Javier Aguilar-Anchía y Mendoza de Sotomayor, Capitán de los Guardias de Corps de Carlos IV, y de Lorenza Vela Mayor. José María Aguilar contrajo matrimonio con Elisa Cuadrado Angulo[2], con la que al parecer tuvo diez hijos.

 

En 1846 comenzó los estudios de arquitectura en la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando, titulándose como arquitecto seis años después, en 1852. Presentó como trabajo de fin de carrera una “Memoria histórico descriptiva del Proyecto del Faro”, donde proyectaba un faro aislado dentro del mar, situado próximo a la costa, con habitación y oficinas para su jefe, subalternos y marineros[3]. En 1854, siendo su hermano Antonio director del Real Observatorio Astronómico de Madrid, se encargó de los trabajos de refuerzo y adaptación del salón oriental para la colocación del gran círculo meridiano de Repsold, acontecimiento que supuso todo un hito en la astronomía española por medir la posición de los astros y fijar la hora exacta. Hasta hace pocas décadas, la hora en España se regía aún desde esta sala y las emisoras de radio emitían desde aquí sus señales horarias[4]. Los trabajos de Aguilar se dirigieron a reforzar los cimientos de la sala, para proporcionar estabilidad al aparato, y a abrir nuevas ventanas verticales[5].

 

José María Aguilar sustituyó a Wenceslao Gaviña y Vaquero, posiblemente antes de 1862, como arquitecto de la Sacramental de San Justo, siendo probablemente, a decir de Carlos Saguar, el autor de la capilla del patio de San Miguel, fabricado en ladrillo, cuya fachada incorpora una puerta de arco gótico apuntado entre pilastras pareadas y frontón clásico. También debe ser suya la fachada posterior que da a la sección primera del patio de Santa Gertrudis. Asimismo, parece probable, a decir del mismo autor, que la configuración definitiva del patio de San Justo, bendecido en diciembre de 1857, sea también de Aguilar, así como las cuatro galerías cubiertas enfrentadas dos a dos a la izquierda de la entrada, construidas hacia 1860[6].

 

En 1870 colaboró con Fernando Arbós Tremanti en el proyecto de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad (Casa de las Alhajas), en la calle Hileras, 18, con vuelta a San Martin, 5 y plaza de San Martín, 1. El futuro edificio se levantaría sobre el solar que hasta 1868 había ocupado el desamortizado Convento de San Martín. La Caja de Ahorros había adquirido el solar en febrero de 1869 por un precio de 936.260 reales. Para la construcción del nuevo edificio se convocó un concurso, publicado en la Gaceta de Madrid de 14 de julio de 1870, que exigía como principales condiciones la insularidad de la construcción, para garantizar su seguridad, y que el salón de almonedas o ventas tuviese capacidad para 400 personas. El jurado estaba presidido por el ministro de Gobernación, y lo formaban los arquitectos de la Academia de San Fernando, Juan Bautista Peironnet y Francisco Jareño, y los vocales del Consejo de Administración de la institución, el marqués de la Vega de Armijo y Santiago de Angulo. En noviembre de 1870 se otorgó el primer premio al proyecto de Arbós y Aguilar, presentado bajo el lema “Miscuit utile dulci”. El edificio se organizó en torno a un patio octogonal, con soportes de hierro y cubierta asimismo de hierro y vidrio, que permitían una iluminación cenital, que iba a hacer las funciones de patio de operaciones. En torno al patio se distribuye el edificio, planteado con cuatro fachadas al exterior: una a la plaza de San Martín, donde se ubicaba el vestíbulo de entrada, otra a la calle de las Hileras, donde se situaba la sala de ventas, una tercera a la calle de Francisco Piquer, ocupada por los almacenes, y la última a la calle de San Martín, donde se situó la capilla. El exterior del edificio se destaca por su sencillez constructiva, donde se reparten regularmente vanos que no sobresalen de los muros de ladrillo visto. Los únicos elementos decorativos los constituyen los guardapolvos de las ventanas, realizados en piedra dorada y decorados con pequeñas rosetas, y la puerta de ingreso, también de piedra y de gusto italiano. El edificio se terminó en 1875, siendo su coste total de algo más de 4 millones de reales de vellón. En el moderno edificio contiguo de la plaza de las Descalzas se conserva la portada de la capilla del primitivo Monte de Piedad, seguramente terminada en 1721 y atribuida a Pedro de Ribera. Es el único elemento que ha quedado del primitivo edificio[7].

 

También es de 1870 el proyecto de la fachada de la calle Arenal de la Iglesia de San Ginés, en la calle Arenal, 13. La primitiva iglesia de San Ginés es una de las más antiguas de Madrid, pues parece ser de origen visigodo o mozárabe y es en 1642, tras el hundimiento de la capilla mayor, cuando se encarga su reconstrucción a Juan Ruíz, que es así mismo autor de la Capilla del Santo Cristo, localizada a los pies de la iglesia. La intervención de Aguilar en 1870 se circunscribe a la fachada de la calle Arenal, donde opta por un estilo neoplateresco. Tras los desperfectos ocasionados en la Guerra Civil, la fachada fue modificada, desapareciendo toda la decoración. Los paramentos se rehicieron entonces de ladrillo y mampostería, además de completarse la portada de la calle Bordadores[8].

 

En 1878 Aguilar proyecta un palacete en la calle Don Ramón de la Cruz, 3, como residencia particular del notario Manuel Caldeiro, fundador del colegio Caldeiro de la Avenida de los Toreros, 45. Más tarde el palacete pasó a la propiedad de los vizcondes de Llantero y una placa de la fachada así lo recuerda. Los siguientes propietarios fueron el matrimonio norteamericano de coleccionistas de arte Arthur Byne y Mildred Stapley Byne, que encargó la reforma del edificio a Miguel Durán Salgado en 1931. Byne es tristemente conocido como la mano ejecutora de uno de los mayores saqueadores del patrimonio histórico español, el mítico William Randolph Hearst, que desmembró decenas de iglesias, palacios y conventos comprados ilegalmente y trasladados a Estados Unidos para que el “Ciudadano Kane” decorase sus mansiones. El palacete es interesante por tratarse de uno de los pocos ejemplos que quedan de hoteles unifamiliares que, junto con los edificios de viviendas colectivas, en su momento poblaron el ensanche de Salamanca. El edificio se alza en el ángulo sureste de un solar rectangular y se alinea con la vía pública, reservando el resto para un jardín de unos 1.150 metros cuadrados. Tiene planta cuadrada y dos niveles, además de sótano y sotabanco, que quizá se avanzó hasta la primera crujía durante la construcción, pues difiere de la solución planteada en el proyecto. Su fachada ecléctica es asimétrica, pues el lado izquierdo aparece reforzado al localizarse en él el portalón de entrada de carruajes, encima del cual se sitúa un gran mirador de hierro y cristal de copete triangular que, unido al tratamiento revocado del paramento, traslada visualmente a este lado todo el protagonismo de la fachada. El resto de paramentos es de ladrillo visto. Es uno de los primeros ejemplos de palacete de la zona, caracterizados por la existencia de un soportal cubierto de entrada mixta de carruajes y personas, adosado a la medianería, que da acceso por el lado derecho a la vivienda y al fondo al jardín y cocheras. La entrada a la vivienda se produce por medio de una escalinata y un distribuidor que da acceso a las plantas, ubicándose en él los núcleos de comunicación principal y secundario, unidos pero independientes visualmente[9].

 

En 1880 interviene en varias de las obras de acondicionamiento y modernización del Balneario de Archena, en Murcia, propiedad del Vizconde de Rías, que habían dado comienzo en 1858 bajo el plan del arquitecto Francisco Enríquez y Ferrer (1811-1870), entre cuyas intervenciones está el historicista patio de la Purísima Concepción del cementerio de San Isidro en Madrid y el tabernáculo de la iglesia-catedral de Málaga. Aguilar interviene en el edificio de las Termas añadiendo el ala derecha, que más tarde será decorado por Manuel Castaños en un estilo neoárabe con arcos polilobulados de yesería, azulejerías de diversos tonos cromáticos, capiteles con decoración vegetal y una gran cúpula de mocárabes en la escalera extrema del ala. Es también autor de la Ermita de la Salud (1878) y de las Fondas Sucursal del Pabellón de Madrid y del Pabellón de Levante[10].

 

En 1880 realiza la sacristía de la Iglesia de Santa Teresa y Santa Isabel en la glorieta del Pintor Sorolla, 2[11]. De 1881 es el proyecto de un edificio de viviendas en la calle Imperial, 7, con vuelta a la calle Lechuga, 6[12]. De 1883 data el proyecto del edificio de viviendas para la duquesa de Prim en la Plaza de la Independencia, 3[13].

 

El 3 de junio de 1885 ingresa en el Banco de España en sustitución de Lorenzo Álvarez Capra, que a su vez había sustituido a Severiano Sainz de la Lastra tras su fallecimiento a finales de 1885. Desde entonces Aguilar, que entonces ya tenía 58 años, colaborará con Eduardo de Adaro en la construcción del nuevo edificio del Banco hasta que finalice la obra en 1891. El ingreso de Aguilar en el Banco de España se produjo en un momento clave de las obras, pues apenas se había iniciado la construcción. En 1882 el Banco de España había comprado el palacio del duque de Sesto, marqués de Alcañices, en la esquina de la calle Alcalá con el Paseo del Prado, que demolió para la construcción de un nuevo edificio. Tras el intento fallido de encargar el proyecto a algún arquitecto español, para lo que la entidad había convocado un concurso público, finalmente habían sido los arquitectos del Banco, Severiano Sainz de la Lastra y Eduardo de Adaro Magro, los encargados de realizar el proyecto. El proyecto fue aprobado por el Consejo de Gobierno del Banco a finales de 1883 y la primera piedra del edificio se colocó en julio de 1884. Cuando Aguilar ingresa en el Banco en junio de 1885 las obras estaban relativamente avanzadas, llegando ya al arranque de la primera planta, como muestra una conocida fotografía de Laurent que conserva el Archivo Histórico del Banco de España. Colaborará a partir de entonces en la construcción del edificio y en el importante replanteo que se origine como consecuencia de la adquisición de tres nuevos terrenos entre 1886 y 1887: el solar de la Congregación de San Fermín de los Navarros, un fragmento del de la Escuela de Caminos que se encontraba a las espaldas de aquel y el de la marquesa viuda de Larios que se ubicaba en la esquina del Paseo del Prado con la calle de los Madrazo. Aguilar trabajará mano a mano con Adaro en las sucesivas re-planificaciones que se produzcan, que afectaron tanto a las fachadas como a la distribución de los espacios interiores[14]. Firmará con Adaro cada plano, cada dibujo y cada informe que presenten al Consejo de Gobierno para su aprobación y sus sueldos serán iguales, de 6.000 pesetas, lo que refleja su papel de par en la construcción del edificio[15]. Finalizada la construcción, Aguilar permanece en la plantilla del Banco hasta su fallecimiento en 1899.

 

Para el Banco de España realiza otras intervenciones, como la adaptación y reforma de la sucursal de Teruel en 1887 (calle de la Paz, nº4), de Lérida en 1890 (Paseo de San Fernando, nº 20), de Pamplona en 1892 (edificio de la alhóndiga en la calle de San Ignacio, nº 2) y de Toledo también en 1892 (calle de las Cadenas, nº 18). Asimismo, en 1893 firmará el proyecto de nueva planta de la sucursal de Segovia en el solar de los Huertos, calle del Cronista Ildefonso Rodríguez, núm. 1 y 3, adquirido en 1892. Desgraciadamente el edificio fue demolido en 1949 para la construcción del nuevo edificio sucursal, cuyo proyecto firmará Romualdo de Madariaga en abril de ese mismo año[16].

 

En 1894 realiza el proyecto del monasterio de las Salesas en la plaza de las Mercedarias, de Sevilla[17]. En 1895 fimra el proyecto de la Capilla del Colegio de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, en la calle General Martínez Campos, 8. De estilo neo mudéjar, combina el ladrillo oscuro con piedra clara en el basamento, impostas, remates y alféizares, que recuerda la arquitectura industrial del periodo. El interior es de estilo neo románico, con una nave única con ábside semicircular dividida en siete tramos mediante arcos fajones apoyado en columnillas voladas sobre ménsulas[18].

 

Catedrático de la Escuela de Arquitectura, en 1882 fue presidente de la Junta de Gobierno de la Sociedad Central de Arquitectos[19] y ocupó asimismo el cargo de arquitecto del Tribunal de Visita Eclesiástica[20]. Falleció en septiembre de 1899, a los 72 años de edad, siendo sustituido en el Banco de España por José de Astiz, hasta entonces arquitecto auxiliar[21].

 

CRONOLOGÍA DE SUS OBRAS RELEVANTES EN MADRID

 

[1862], (Proyecto) Sacramental de San Justo, Capilla de San Miguel.

 

[1862], (Proyecto) Sacramental de San Justo, fachada posterior que da a la sección primera del patio de Santa Gertrudis.

 

[1862], (Proyecto) Sacramental de San Justo, configuración definitiva del patio de San Justo.

 

1870 (Proyecto) Caja de Ahorros y Monte de Piedad (Casa de las Alhajas), en la calle Hileras, 18

 

1870 (Proyecto) Fachada de la calle Arenal de la Iglesia de San Ginés, en la calle Arenal, 13.

 

1878 (Proyecto) Palacete residencia del notario Manuel Caldeiro en la calle Don Ramón de la Cruz, 3.

 

1880 (Proyecto) Sacristía de la Iglesia de Santa Teresa y Santa Isabel en la Glorieta del Pintor Sorolla, 2.

 

1881 (Proyecto) Edificio de viviendas en la calle Imperial, 7, con vuelta a la calle Lechuga, 6.

 

1883 (Proyecto) Edificio de viviendas para la duquesa de Prim en la Plaza de la Independencia, 3.

 

1885-1891 (Proyecto y obra) Banco de España, calle de Alcalá, 48.

 

1895 (Proyecto) Capilla del Colegio de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, calle General Martínez Campos, 8.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

AA.VV, Arquitectura madrileña en la primera mitad del siglo XX: Palacios Otamendi /Arbós / Anasagasti. Catálogo exposición. Madrid: Museo Municipal; Ayuntamiento de Madrid, 1997.

 

AA.VV, El arquitecto Fernando Arbós y Tremanti. Roma 1844-Madrid 1916. Madrid: Caja de Madrid, 1988.

 

ALONSO LÓPEZ, MARIA JOSÉ, “La arquitectura del Banco de España”, en Arquitectura del Banco de España: imágenes de un edificio histórico, fotografías de Javier Campano, Madrid: Banco de España, 2001, pp. 205-261.

 

ANTÓN RODRÍGUEZ, BRAULIO, Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Madrid. Noticias históricas y descriptivas. Madrid: Imp. Aribau, 1875.

 

BLANCO, Beatriz, Real Observatorio Astronómico. De Madrid al cielo [https://www.fomento.gob.es/NR/rdonlyres/1DF930FC-6019-4FBC-BC8D-11BD760DDCA0/140275/Nov44_50.pdf, consulta el marzo de 2021].

 

DÍAZ DE LIAÑO ARGUELLES, JOSÉ LUIS; DIÉZ ORTELLS, JUAN ENRIQUE, Madrid, la capital se hace ciudad: Economía, sociedad y arte, 2016.

 

GUERRA DE LA VEGA, RAMÓN, Guía para visitar las iglesias y conventos del antiguo Madrid. Madrid: ed. del autor, 1889.

 

LÓPEZ MUÑOZ, Jonatán Jair, “Revalorización del patrimonio termal en la Región de Murcia. El Balneario de Archena: historia y arquitectura”, en IMAFRONTE Nº 24-2015, pp. 9-42.

 

NAVASCUÉS PALACIO, PEDRO, Arquitectura y arquitectos madrileños del siglo XIX, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1973.

 

NAVASCUÉS PALACIO, PEDRO, “El Banco de España en Madrid. Génesis de un edificio”, en El Banco de España. Dos siglos de historia 1782-1982, Madrid: Banco de España, 1982, pp. 91-129.

 

NAVASCUÉS PALACIO, PEDRO, “La arquitectura del Banco de España”, en Elena Serrano García (ed.), Planos históricos de los edificios del Banco de España. Madrid y sucursales, Madrid: Banco de España, 2015, pp. 11-38.

 

PRIEGO, CARMEN (dir.), Arquitectura Madrileña de los siglos XIX y XX. Dibujos en el Museo de Historia de Madrid, Madrid: Museo de Historia de Madrid, 2010.

Revista de Obras Públicas 1853, Tomo I.

 

Revista de la Sociedad Central de Arquitectos, año IX, 1882.

 

RUÍZ PALOMEQUE, E., Ordenaciones y transformaciones urbanas del casco antiguo de Madrid durante los siglos XIX y XX, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1976 .

 

SAGUAR GUER, CARLOS (2002) “El cementerio de la sacramental de San Justo: historia y arquitectura”, en Anales del IEM, tomo XLII, 2002, pp. 103-129.

 

SERRANO GARCÍA, ELENA (ed.), Planos históricos de los edificios del Banco de España. Madrid y sucursales, Madrid: Banco de España, 2015.

 

SERRANO, ELENA Y PATRICIA ALONSO, Primeras fotografías del edificio del Banco de España (1891), Madrid: Banco de España, 2019.

 

SERRANO GARCÍA, ELENA, “Eduardo de Adaro Magro”, en Guía de arquitectos, IEM, [https://xn--institutoestudiosmadrileos-4rc.es/portfolio_page/a-1-adaro-magro-eduardo/, consulta 20.03.2020]

 

SERRANO GARCÍA, ELENA, “Severiano Sainz de la Lastra”, en Guía de arquitectos, IEM, [https://xn--institutoestudiosmadrileos-4rc.es/portfolio_page/s-1-sainz-de-la-lastra-rivas-severiano/ consulta 20.03.2020]

 

SERRANO GARCÍA, ELENA, “El nuevo edificio del Banco de España y el eje financiero del “Madrid moderno”. Proceso constructivo y modernidad tecnológica”, conferencia pronunciada el 13 de octubre de 2020 en la sede del Instituto de Estudios Madrileños.

 

SUÁREZ GARMENDIA, JOSÉ MANUEL, Arquitectura y urbanismo en la Sevilla del siglo XIX, Sevilla: Diputación Provincial, 1986.

 

URRUTIA NÚÑEZ, A., “Bibliografía básica de arquitectura en Madrid.

 

VV. AA., Arquitectura de Madrid: casco histórico y ensanches, Madrid: Fundación COAM-Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, 2003.

 

ELENA SERRANO GARCÍA

FECHA DE REDACCIÓN: 18 DE DICIEMBRE DE 2020

FECHA DE REVISIÓN:

 

NOTAS

[1] SAGUAR QUER (2002)

[2] Archivo Histórico Banco de España (AHBE), Secretaría, C. 1043

[3] Archivo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (RABASF), leg. 2-14-3

[4] BLANCO (2018)

[5] Revista de Obras Públicas, 1853 Tomo I (13) 163-165. http://ropdigital.ciccp.es/pdf/publico/1853/1853_tomoI_13_02.pdf

[6] SAGUAR QUER (2002)

[7] NAVASCUÉS (1973), pp.247-248; VV.AA. (2003), T. 1, p. 188; Archivo de la Villa de Madrid (AVM): 5-51-24

[8] VV.AA. (2003), T. 1, p. 72; AVM: 5-30-65

[9] VV.AA. (2003), T. 2, p. 43; AVM: 5-233-6, 6-386-50, 44-119-1

[10] LÓPEZ MUÑOZ (2015)

[11] VV.AA. (2003), T. 2, p. 599

[12] AVM 7-531-3

[13] VV.AA. (2003), T. 1, p. 414

[14] NAVASCUÉS (1973); SERRANO (2020)

[15] AHBE, Escalafón de empleados, 1886

[16] SERRANO (2015)

[17] SUÁREZ GARMENDIA (1986), p. 339

[18] AVM 11-430-17

[19] Revista de la Sociedad Central de Arquitectos, año IX, 1882

[20] SAGUAR QUER (2002)

[21] AHBE, Consejo de Gobierno, sesión de 9 de septiembre de 1899, L. 27126

X