26530
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-26530,qode-social-login-1.1.3,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-3.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
José de Almelda (traza de Alonso Carbonel), Ermita de San Antonio de los Portugueses en el Buen Retiro, 1635 (grabado de Louis Meunier, 1665-1668).
JOSÉ DE ALMELDA

 

Maestro de obras. Activo Madrid 1634 – 1647.

 

Se desconoce el lugar y fecha de nacimiento de José de Almelda, un maestro de obras documentado en Madrid entre 1634 y 1647. Sin duda había tenido cierta actividad antes del primer año, porque a finales del mismo presentó una baja junto a Juan de Mondéjar, maestro de obras que había trabajado en el Buen Retiro, a la oferta de Gaspar Ordóñez y Miguel del Valle para hacer el nuevo oratorio de la reina Isabel de Borbón en el Alcázar, pero Felipe IV prefirió que lo hicieran estos últimos maestros, más acreditados[1].

 

Entre 1635 y 1637 hizo con Manuel del Corral la albañilería y la mampostería de la ermita de San Antonio de los Portugueses en los jardines del Buen Retiro. Fueron elegidos para esta tarea por el aparejador de las obras reales y maestro mayor del real sitio, Alonso Carbonel, quien trazó y realizó la ermita subcontratando las diversas especialidades. Ambos maestros percibieron una fuerte suma por su labor, más de 30.000 reales.

 

En 1638 contrató otra obra de importancia, esta vez en su totalidad, el cuarto principal del palacio y jardín del conde de Monterrey, que acababa de regresar de su virreinato napolitano. Estaba situado entre la actual calle del marqués de Cubas y el paseo del Prado. La traza era del maestro mayor de las obras reales y de la villa de Madrid Juan Gómez de Mora. Consistía la labor en la remodelación de la obra antigua y en nuevas edificaciones. El nuevo cuarto tenía una planta baja y otra alta con sus aposentos, desvanes, cubierta con su armadura y buhardas, fachada a la calle y escalera principal, puertas y ventanas, herrajes, rejas y balcones, y solado de ladrillo de Toledo. Además hizo una galería que daba a los jardines y al prado de San Jerónimo, y tuvo que hacer labores similares y ocho nichos para esculturas. Almelda cobraría más de 70.000 reales y tenía que acabar en cuatro meses y medio, para fin de marzo de 1639. Al año siguiente publicó el poeta don Juan Silvestre Gómez un largo poema en honor del nuevo sitio.

 

A comienzos de enero de 1647 dictó testamento el conocido maestro de obras Juan de Aguilar, y en él declaró que había llevado a cabo una serie de obras en las que había participado José de Almelda, seguramente como maestro al pie de la obra. La primera que enumeró Aguilar fue las reparaciones de la torre del monasterio de Nuestra Señora de la Victoria de los mínimos, situada junto a la puerta del Sol. Habían hecho el revoco, la armadura y puesto nueva pizarra en el chapitel[2]. La segunda y tercera eran las obras que había hecho en el monasterio de la Encarnación benita o de San Plácido para el protonotario de Aragón don Jerónimo de Villanueva, así como la casa adyacente que pertenecía a este; sin duda Almelda había realizado ambas obras para Aguilar. También había contratado Juan de Aguilar la iglesia del monasterio de mercedarias descalzas de la Concepción, llamadas de don Juan de Alarcón. Por último, había asistido para Aguilar en el Alcázar y su parque y en el palacio de la Zarzuela, labores de este que son conocidas. Aguilar pidió que Almelda informara a los tasadores de todos los extremos relativos a la tarea, dado que las conocía bien.

 

Aguilar ordenó además dar a Almelda la importante cantidad de 500 ducados por la labor para don Jerónimo de Villanueva “y lo mucho que le estimo”. No sabemos si José de Almelda aprendió con Juan de Aguilar o bien trabaron conocimiento a comienzos de los años treintas en las obras del Buen Retiro, en las que este tuvo un papel protagónico. Almelda trabajó para él y tal vez acabara las obras que tenía empezadas según su testamento, pues no sabemos cuánto tiempo le sobrevivió. También trabajó de manera independiente o asociado a otros maestros, siguiendo trazas de Gómez de Mora y de Carbonel.

 

CRONOLOGÍA DE OBRAS MADRILEÑAS

 

– Albañilería y mampostería de la ermita de San Antonio de los Portugueses en el real sitio del Buen Retiro (1635-1637).

A.H.P.M. prots. 5573 y 5575.

BLANCO MOZO, p. 593.

 

– Palacio del conde de Monterrey en el prado de San Jerónimo (1638-1639).

A.H.P.M. prot. 3520.

SALTILLO, 70-72. LOPEZOSA (1993). LOPEZOSA (1999), pp. 711-714. PONCE y RIVAS.

 

– Reparaciones de la torre del monasterio de Nuestra Señora de la Victoria (antes de 1647).

A.H.P.M. prot. 7478.

VERDÚ, pp. 1130.

 

– Iglesia del monasterio de don Juan de Alarcón (antes de 1647)

A.H.P.M. prot. 7478.

VERDÚ, pp. 563 y 1131-1132.

 

– Monasterio de San Plácido (antes de 1647)

A.H.P.M. prot. 7478.

VERDÚ, pp. 1131 y 1133.

 

– Casa de don Jerónimo Villanueva junto a San Plácido (antes de 1647)

A.H.P.M. prot. 7478.

VERDÚ, pp. 1131 y 1133.

 

– Obras en el Alcázar y en su parque (antes de 1647)

A.H.P.M. prot. 7478.

VERDÚ, p. 1133.

 

– Palacio de la Zarzuela (antes de 1647)

A.H.P.M. prot. 7478.

VERDÚ, p. 1133.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

AGULLÓ Y COBO, MERCEDES, Documentos para la historia de la arquitectura española, vol. II, Boston-Madrid: Universidad de Massachusetts-Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2015.

 

BLANCO MOZO, JUAN LUIS, Alonso Carbonel (1583-1660), arquitecto del Rey y del Conde-Duque de Olivares, Madrid: Universidad Complutense, 2002.

 

LOPEZOSA APARICIO, CONCEPCIÓN, «La casa de los Monterrey en el Prado Viejo de San Jerónimo de Madrid», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, XXXIII (1993), pp. 277-288.

 

LOPEZOSA APARICIO, CONCEPCIÓN, Origen y desarrollo de un eje periférico de la capital, Paseo de Agustinos Recoletos, Paseo del Prado Viejo de San Jerónimo y Paseo de Atocha, Madrid: Universidad Complutense, 1999.

 

PONCE CÁRDENAS, JESÚS, y RIVAS ALBADALEJO, ÁNGEL, El jardín del conde de Monterrey. Arte, naturaleza y panegírico, Madrid, Editorial Delirio, 2018.

 

SALTILLO, MARQUÉS DE, «Casas madrileñas del pasado», Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 51 (1945), pp. 25-102.

 

VERDÚ BERGANZA, LETICIA, La arquitectura carmelitana y sus principales ejemplos en Madrid (s. XVII), Madrid: Universidad Complutense, 2002.

 

JUAN MARÍA CRUZ YÁBAR

FECHA DE ENTREGA: 17 DE DICIEMBRE DE 2020

FECHA DE REVISIÓN:

 

NOTAS

[1] BLANCO MOZO, Juan Luis, Alonso Carbonel…, pp. 333-334.

[2] Así se deduce de la presencia de otros contratistas como el carpintero Felipe de las Heras y el pizarrero Juan García Barruelos.

X